Portada :: Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-05-2010

Respuesta a Indianismo y pachamamismo de Pablo Stefanoni
Reivindicando el espritu y las luchas indgenas

Hugo Blanco
Rebelin


Pablo Stefanoni inicia su artculo "Indianismo y pachamamismo" deslindndose de la estpida evaluacin que de la Cumbre de Cochabamba hizo la derecha, pareca que hara un anlisis de la reunin, pero por lo visto el racismo anti-indgena lo encegueci y no hay ninguna evaluacin seria.

Veamos lo que de esa reunin dice Silvia Ribeiro , i nvestigadora, periodista y coordinadora de campaas en temas ambientales en Uruguay, Brasil y Suecia. Conferencista internacional sobre esos temas y que ha seguido las negociaciones de diversos tratados ambientales de la ONU:

La convocatoria a esta cumbre rebas todas las expectativas, tanto en nmero (35,000) como en contenido, convirtindose en un hito histrico en el debate internacional sobre la crisis climtica. Ante las maniobras de los gobiernos poderosos en Copenhague, Bolivia convoc a las bases de las sociedades del mundo a manifestar sus posiciones y plantearlas a los gobiernos. Ambas cosas sucedieron en forma contundente. Tambin se afirmaron las redes e interacciones entre los movimientos

Se cre s, una base comn para la comprensin, el anlisis crtico y las estrategias frente a la crisis climtica, enriquecida por diversas perspectivas desde muchas culturas, pueblos, organizaciones temticas y sectoriales del continente y el mundo. El Acuerdo de los Pueblos en Cochabamba refleja esto ( www.cmpcc.org ) .

Un analista serio debiera haber comenzado precisamente evaluando las conclusiones de la reunin: El Acuerdo de los Pueblos que menciona Ribeiro, Stefanoni no hace eso, el nico comentario que hizo de dicha reunin en otro artculo suyo es: poco provechosa sera la cumbre si slo sirviera para confirmar la (merecida) popularidad internacional de nuestro Presidente y para hacer anticapitalismo emotivo en una multitudinaria catarsis colectiva.

Stefanoni dice: Muchos de los errores oficiales en la cumbre no son ajenos a haberle entregado a los pachammicos la temtica del cambio climtico

Quin les entreg? Morales luego de su correcta intervencin en Copenhague, que precisamente concordaba con el sentimiento de los 100, 000 que protestaban ante la inaccin de los gobiernos, fue el nico presidente que convoc a la cumbre no slo a los indgenas sino a la poblacin mundial.

Nadie ha entregado a los indgenas la temtica del cambio climtico, son ellos quienes da a da vienen luchando y muriendo como en Bagua, Per, en defensa de la Madre Tierra y contra la contaminacin ambiental que produce la accin de las grandes empresas multinacionales. En estos momentos los indgenas ecuatorianos han pasado a la oposicin al Socialismo del Siglo XXI de Correa por su poltica extractivista. Pero estas batallas ecologistas no tienen importancia para el autor, no igualan al ecologismo civilizado: En Europa hay mucha ms conciencia del reciclado de basura (incluyendo los plsticos) que en nuestro pas, donde en muchos sentidos est todo por hacer, y un ecologismo informado -y tcnicamente slido- parece mucho ms efectivo que manejar el cambio climtico desde una supuesta filosofa originaria.

Concordamos con las crticas de los compaeros de la mesa 18 a la continuacin del extractivismo que practica el gobierno boliviano, ellos precisamente le critican por no se ser, en palabras de Stefanoni, un pachamamista consecuente. 

Entre otras cosas Stefanoni dice Yo nunca vi, pero quizs me equivoque, un bloqueo por el "vivir bien".

En el Per las batallas mencionadas en defensa del medio ambiente, son dadas por el buen vivir en contra de la escuela que nos da el capitalismo de ganar ms dinero en el menos tiempo posible, hace poco una mujer combatiente declar: no voy a comer oro.

El discurso pachammico, en este y otros puntos, no hace ms que llevar los debates al terreno de la filosofa, una disciplina digna del mximo respeto excepto cuando se la usa como coartada para no abordar los problemas candentes que debemos enfrentar.

Estamos de acuerdo en no usarlo como coartada, pero tenemos derecho a usarlo para defender a Pachamama, no ha de ser Stefanoni quien nos ordene abandonar nuestro modo indgena de ver el mundo que por supuesto no es el suyo. Tenemos derecho a mantener y desarrollar nuestra identidad as como l tiene el derecho a mantener su visin del mundo.

El debate sobre la descolonizacin no puede dejar de lado la tensin entre la supervivencia del gueto (bajo la forma de la preservacin de la identidad y la cultura ancestrales o de las teoras del indio buen agricultor

En primer lugar hablemos del gueto, La gran mayora de los indgenas no somos ni queremos ser un gueto. (Por supuesto que hay excepciones que s tienen ese espritu racista al revs, como Felipe Quispe mencionado con respeto por el autor). El partido Pachacuti de Ecuador admite gringos en sus filas, con tal de que estn de acuerdo con su programa. En el Per nos consideramos parte del movimiento popular. Morales invit a todo el mundo a venir a la reunin (desgraciadamente muchos de los europeos que estuvieron en Copenhague no pudieron hacerlo porque las cenizas del volcn islands impidieron los vuelos),

El mejor ejemplo son los mayas de Chiapas que declararon Somos indgenas, estamos orgullosos de serlo, queremos que nos respeten como indgenas. Nos consideramos hermanos de todos pobres de Mxico y del mundo. Recordemos que la primera reunin internacional para debatir Contra el neoliberalismo, por la humanidad, mucho antes que los Foros Sociales Mundiales, se realiz en el barro de Chiapas ante el llamado de los indgenas zapatistas, a ella asistieron representantes de 70 pases.

Sobre el indio buen agricultor , por supuesto que es as, tenemos una herencia milenaria acerca de cmo cultivar resguardando el suelo, la agricultura indgena no practica el monocultivo asesino del suelo ni usa agroqumicos que tambin matan el suelo, como s lo hace la agroindustria moderna que adems usa transgnicos y ha descubierto la maravilla del terminator, que es una semilla que no sirve para la reproduccin. La agricultura indgena practica, entre otras cosas, los cultivos asociados y la rotacin de cultivos, que conservan el suelo.  

el proceso de cambio es demasiado importante para dejarlo en manos de los pachammicos

Quin quiere eso? El movimiento indgena, que lucha por el cambio, llama a todo el pueblo a que se incorpore a esa lucha.

La pose de autenticidad ancestral puede ser til para seducir a los turistas revolucionarios en busca del "exotismo familiar" latinoamericano .. pero no parece capaz de aportar nada significativo en trminos de construccin de un nuevo Estado, de puesta en marcha de un nuevo modelo de desarrollo, de discusin de un modelo productivo viable o de nuevas formas de democracia y participacin popular.

su generalidad filosfica no da ninguna pista sobre la superacin del capitalismo dependiente, el extractivismo o el rentismo, ni sobre la construccin de un nuevo Estado

La comunidad indgena existe en cualquier pas americano con poblacin indgena, Bolivia, Chile, Honduras, Mxico, EEUU, Canad.

El espritu de dicha comunidad es que es la colectividad quien manda (esto no excluye que haya comunidades deformadas por el entorno capitalista que les rodea). Es, en pequeo, un organismo de poder poltico, en lucha y convivencia con el poder del sistema.

Las luchas contra el sistema la fortalecen como organismo de poder. Eso viv personalmente en La Convencin, Cusco, durante la lucha por la tierra. Eso vimos el ao pasado luego de la masacre de Bagua, cuando la polica tena miedo de entrar a muchas comunidades selvticas que eran regidas por el gobierno comunal. Ese fortalecimiento vemos ahora en Ecuador como producto de la tensin que existe entre los indgenas y el socialismo del siglo XXI. En el Cauca, Colombia, a pesar del ataque del gobierno, los paramilitares y las FARC, la organizacin indgena se da a niveles superiores de la comunidad, estn organizados conjuntos de comunidades.

El mejor ejemplo son los indgenas de Chiapas, donde hace ms de 16 aos los indgenas se gobiernan a s mismos en forma colectiva, autnticamente democrtica, mediante las Juntas de Buen Gobierno en que sus componentes practican la rotatividad y no ganan sueldo, El Ejrcito Zapatista de Liberacin Nacional, compuesto tambin por indgenas, no participa del gobierno, sus miembros estn impedidos de ser miembros de las juntas, su funcin es resguardar a las poblaciones indgenas de los ataques del mal gobierno.

Los indgenas no toman el poder, lo construyen en forma autnticamente democrtica desde abajo, no lo llaman socialismo porque el gobierno socialista de Chile encarcelaba mapuches usando las leyes de Pinochet, y, en Ecuador, como dijimos, estn en lucha con el Socialismo del Siglo XXI. Ms tarde o ms temprano se enfrentarn en Bolivia con el gobierno del Movimiento al Socialismo, que todava no es el gobierno democrtico indgena, sino un gobierno antimperialista intermediario entre la oligarqua y la poblacin indgena y boliviana en general, algo parecido a los gobiernos de Ecuador y Venezuela.

Esperamos que la poblacin no indgena tambin participe en la construccin de la nueva sociedad, nos alegra la existencia de fbricas recuperadas en Argentina, probablemente hay otros ejemplos.

El uso del lenguaje pachammico por organismos de gobierno y ONGs, que lo usan para frenar el movimiento y otros fines, no invalidan el espritu indgena, la cosmovisin indgena, el lenguaje indgena, la lucha indgena.

El marxismo-leninismo tambin fue usado en la Unin Sovitica para masacrar a la vanguardia obrera, lo que no invalida el marxismo ni el leninismo. Los gobiernos neoliberales llamados democrticos, no invalidan la democracia.

Hugo Blanco es editor del mensuario peruano Lucha Indgena

 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter