Portada :: frica :: Denuncia genocidio ruands
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-05-2010

La lista de objetivos a eliminar de Ruanda: revisionismo, negacin y la conspiracin del genocidio

Keith Harmon Snow
Black Agent Report

Traducido del ingles para Rebelin por Mariola y Jess Mara Garca Pedradas


Los gobiernos europeos y de EEUU y los sionistas hacen uso de la acusacin de genocidio en Ruanda para promover los intereses israeles e imperialistas en frica, y convertir en hroes a los mercenarios ms mortferos de EEUU en el continente, la dictadura militar de la minora Tutsi en Ruanda. El rgimen ha sacado una lista de sus crticos como objetivos a elminar, incluyendo a esta autora.

Se me ha advertido que permanezca lejos de Ruanda por parte de ruandeses que residen en el pas.

Mi experiencia con la regin de los Grandes Lagos de frica empez en 1991. Cuando viajaba por el sur de Uganda fui testigo de los disparos a un hombre desarmado por parte de asaltantes desconocidos considerados rebeldes del Frente/Ejrcito Patritico Ruands (FPR). Desde entonces he trabajado sin descanso para sacar a la luz la verdad sobre la guerra en la Repblica Democrtica del Congo (RDC) y el genocidio en Ruanda. Empec a investigar e informar sobre crmenes de guerra, crmenes contra la humanidad y genocidio en Ruanda en 1995; empec a informar sobre acontecimientos en Zaire (RDC) en 1996. En el ao 2000 en el Tribunal Penal Internacional para Ruanda (TPIR) en Arusha, Tanzania, investigu el caso del comandante Bernard Ntuyahaga, ex- Forces Arme Rwandaise (ex-FAR), un aclamado cabecilla genocida Hutu, al que conoc personalmente all.

Por supuesto, presupuse al hombre culpable de conspiracin para cometer genocidio, antes de que tuviera lugar ningn juicio, de acuerdo con el clima imperante de sospecha institucionalizada y asunciones de culpabilidad contra todo el pueblo Hutu, y ciertamente contra todos los dirigentes del anterior gobierno del presidente Juvenal Habyarimana. El comandante Ntuyahaga cometi un genocidio. Todos lo sabamos. Para que molestarse con el juicio?

El 6 de abril de 2001 aniversario del doble asesinato presidencial testifiqu como experto en una vista de la Cmara de Representantes de EEUU, convocada por Cynthia McKinney, miembro del Subcomit de Derechos Humanos y Operaciones Internacionales, Comit de Relaciones Internacionales, convocado para evaluar operaciones encubiertas y genocidio en frica Central. (1)

Durante los ltimos 15 aos he estado investigando milicias y tinglados criminales y propaganda sobre frica Central. Investigu masacres, asesinatos, tortura, uso de la violacin como arma de guerra, y desapariciones, individuales y de grupos, corporaciones multinacionales, los actores de estos sucesos gubernamentales y no gubernamentales, africanos y no africanos.

Durante los ltimos 15 aos he estado investigando milicias y tinglados criminales y propaganda sobre frica Central.

Las provincias del Congo oriental, en el Norte, y de Kivi, en el Sur estn controladas de hecho hasta el da de hoy por una red criminal desde Ruanda: hay ruandeses que han huido de Ruanda, y otros que son aliados del rgimen de Kagame.(2) En la RDC investigu numerosas denuncias de atrocidades cometidas por el Frente/Ejrcito Patritico Ruands (FPR) y las  Fuerzas de Defensa del Pueblo de  Uganda (UPDF por sus siglas en ingls) mientras marchaban a travs de Zaire (RDC), llamndose a s mismas Alianza de Fuerzas Democrticas para la Liberacin de Zaire/Congo (ADFL, por sus siglas en ingls), persiguieron y masacraron alrededor de 600.000 refugiados, entre 1996 y 1997, la mayora mujeres y nios menores de 15 aos.(3) Tambin he entrevistado europeos que vivan en Ruanda que fueron testigos directos de masacres o de la creacin de fosas comunes, y la destruccin de pruebas (lo que inclua la recogida, traslado e incineracin de cuerpos y/o esqueletos).(4)

Mis primeros reportajes sobre Ruanda (1995-1997) sin saberlo promovieron versiones falsas sobre vctimas frente a asesinos, y la naturaleza y la culpabilidad por las atrocidades, incluyendo el genocidio en Ruanda.

La narrativa establecida permanece demasiado simplificada y la verdad ha sido secuestrada y suprimida por los medios de comunicacin de masas. Mi trabajo ha sido muy destacado y he sido advertida de que permanezca fuera de Ruanda por parte de ruandeses que residen all. Hace algunos aos el gobierno de Ruanda me puso la etiqueta de negadora del genocidio y me considero a m misma persona non grata en Ruanda (y Etiopa).

En febrero de 2010 se recibi un comunicado por correo electrnico desde una organizacin de derechos humanos ruandesa en Blgica, escrito en kinyarwanda y presuntamente filtrado, incluyendo una lista de presuntas directivas de los servicios de inteligencia ruandeses a los miembros del Retiro de Altos Comisionados y Embajadores Anual de Ruanda. La reunin a puerta cerrada del 17-18 de febrero de 2010 oficialmente organizada por el Ministerio Ruands de Exteriores y Comunicaciones (MINAFFET), cuya titular es Louis Mushikiwabo, y oficialmente celebrada en la cede central de MINAFFET en Kigali, Ruanda fue de hecho celebrad en Gisenyi. El tema fue: Fallos en la implementacin de las rdenes de Kigali: medidas enrgicas contra la oposicin y otras personas que estn empaando la imagen del gobierno del FPR.

El documento circul coincidiendo con la desercin y fuga de finales de febrero de los embajadores de Ruanda en Holanda e India (ver ms abajo). Aunque su origen permanece sin identificar, este documento ejemplifica el modus operandi del Gobierno de Ruanda en las relaciones internacionales y pblicas: Algunas conclusiones de la reunin de embajadores en Kigali

Durante una reunin a puerta cerrada entre los embajadores ruandeses y el Presidente Kagame en febrero de 2010, se discutieron muchos asuntos.

Los embajadores han sido criticados por fracasar en el cumplimiento de sus misiones de representar a Ruanda en el extranjero. Se les record las instrucciones que no cumplieron adecuadamente, con la consecuencia de empaar la imagen de Ruanda tras la propaganda negativa por parte de refugiados ruandeses. Se les dio un informe de los Servicios de Inteligencia donde se revelaban los enemigos del pas contra los que se debera luchar con todos los medios posibles y si era necesario el asesinato. Lo siguiente son nombres de extranjeros y organizaciones contra las que se necesita luchar urgentemente.

Objetivos extranjeros: Robin Philpot(5); C. Peter Erlinder; Keith Harmon Snow; Jordi Palou-Loverdos; Peter Verlinden; Pierre Pan; Charles Onana; Filip Reyntjens; Luc de Temmerman.

Tambin son objetivo refugiados ruandeses que representan al FDLR (Fuerzas para la Liberacin Democrticas del Congo) en frica, Europa, Amrica; y cualquier otro lugar.

Organizaciones que son un objetivo, empezando por sus lderes (CLIIR; COSAR; FEDA; AJIIR; AGPJR; OPJDR).

Partidos polticos que son activos en el extranjero, empezando por sus lderes (FDU/UDF; Intwari Partnership; PDR-Ihumure; PDP-Imanzi).

Estamos an reuniendo informacin sobre la lista de objetivos ruandeses especficamente porque estn saboteando el rgimen de Kigali. Esta lista es larga y sigue creciendo, conforme los enemigos se hacen ms numerosos.

A los embajadores se les dio toda la autoridad para que mandaran eliminar o desacreditaran a estas personas. Cada embajador pedira, segn fuera necesario, al gobierno que proporcionara los medios para alcanzar sus objetivos. Cualquiera que obtenga ms informacin que la comparta amablemente con otros miembros del grupo. Os deseo a todos lo mejor.

Los occidentales relacionados ms arriba (los nombres de unos cuantos enemigos clave no aparecen, incluyendo a Christopher Black, Wayne Madsen, Cynthia McKinney, Luc Marchal, Mick Collins and Helmut Strizek) han presionado en contra de la opinin pblica y la propaganda para exponer las mentiras, desinformacin y terrorismo que persigue a gente inocente y protege a los verdaderos perpetradores de los crmenes en frica Central. Mientras que se nos lleva a creer que los perpetradores son esos horribles genocidaires, los extremistas Hutus, sus milicias Interahamwe, las Fuerzas para la Liberacin Democrtica de Ruanda (FDLR) en Congo, y otros indeseables, a los principales perpetradores se les protege siempre:

Estos son:

  1. El Presidente ruands Paul Kagame y el Frente/Ejrcito Patritico Ruands: la lite, red extremista Tutsi que ha cometido enormes atrocidades y terrorismo generalizado en frica Central ya en 1980, y responsable fundamental de genocidio, crmenes de guerra y crmenes contra la humanidad en Ruanda (desde 1990 hasta el presente) y en la Repblica Democrtica del Congo (desde 1996 hasta el presente);
  1. El Presidente ugands Yoweri Museveni y las Fuerzas de Defensa del Pueblo Ugands (UPDF, por sus siglas en ingls): la lite, las redes extremistas Hema que operan fuera de Uganda y el origen de las redes del FPR Tutsi, quienes conjuntamente perpetraron crmenes de guerra masivos, crmenes contra la humanidad, y genocidio, en Uganda (1980-actualidad), Ruanda (1990-1998) y la RDC (1996-actualidad);(6)

 

  1. Los patrocinadores, socios, aliados y propagandistas de los regmenes de Kagame y Museveni que son de EEUU, Reino Unido, Canad y Europa.

Cmo estas redes terroristas mantienen y diseminan su ideologa y terrorismo por todo el mundo, incluso dentro de EEUU?

La deshumanizacin del pueblo Hutu

La lite, red extremista Tutsi que ha cometido enormes atrocidades y terrorismo generalizado en frica Central ya desde 1980.

Cualquier persona de origen ruands, ugands o burunds, sin importar su sexo, edad o etnia, o estatus civil o militar, que haya buscado asilo o, de alguna manera, irritado al gobierno de Ruanda, ser perseguido, sometido a intimidacin, arresto arbitrario, y detencin sin juicio, cuando no a tortura, trabajos forzados, ejecucin extrajudicial, o desaparicin. Ruandeses dentro y fuera de Ruanda son acusados de genocidio o complicidad en genocidio con pruebas inventadas, testimonios obtenidos con coacciones, sobornos y celos mezquinos. No hay ninguna posibilidad de ninguna clase de procedimiento judicial justo en Ruanda y ninguna posibilidad de investigar los hechos libremente, o de identificar y asegurar testigos.

Las categoras de Hutu extremista y Hutu moderado lo mismo que las categoras de Hutu y Tutsi son complejas y no fcilmente negociables en el contexto de genocidio, terrorismo y otros tipos de violencia en Ruanda desde 1990 hasta el presente. Las etiquetas genocidaire y Interahamwe se aplican libremente por parte del rgimen del FPR para demonizar cualquiera que les interese, sin importar la veracidad o falsedad de las alegaciones de aquellos a los que acusan.(7)

El gobierno de Ruanda bajo el control del partido nico de Paul Kagame proyecta un brillante barniz de turismo, desarrollo y emprendedores, pero sumergido apenas bajo la superficie de este barniz existe un clima de terror absoluto y hay profundas divisiones tnicas que llevan hacia la guerra. Estamos empezando a ver esto ms abiertamente al aproximarse las elecciones de 2010.(8)

 

Ruanda (y Uganda) estn regidas por una organizacin militar criminal secreta en paralelo con las estructuras oficiales de gobierno, responsables de las muertes intencionales y sistemticas de: un nmero indeterminado de miles de personas en Ruanda desde el 1 de octubre de 1990 al 5 de abril de 1994; cientos de miles de personas en Ruanda desde el 6 de abril de 1994 al 31 de diciembre de 1995; decenas de miles de personas en Ruanda desde el 1 de enero de 1995 al 1 de enero de 2010; entre 200.000 y 700.000 refugiados ruandeses en la RDC y entre 100.000 y 300.000 refugiados burundeses en la RDC entre septiembre de 1996 y septiembre de 1997; y millones de personas de origen ruands, congoleo, burunds y ugands en la RDC entre septiembre de 1996 y el presente.(9)

El lenguaje tambin se ha manipulado para deshumanizar a todo el pueblo Hutu. Por ejemplo la etiqueta Interahamwe ha venido a significar milicias Hutu asesinas extremistas y se ha traducido usualmente del kinyaruanda como aquellos que atacan juntos. El Presidente Paul Kagame y el aparato de inteligencia militar del FPR aplica esta terminologa con el significado de cualquiera que est en la oposicin al movimiento del FPR, su gobierno, o sus redes clandestinas de lite, y en el caso de Paul Kagame, incluso cualquiera que no me guste, y las etiquetas Interahamwe y genocidaire se aplican para deshumanizar a todo el pueblo Hutu, lo mismo que los judos fueron deshumanizados por el Nacional Socialismo en Alemania antes de la II Guerra Mundial. Esto ha creado las condiciones econmicas, polticas y sociales para la perpetracin de un genocidio por el gobierno del FPR, y sus colaboradores, y esta deshumanizacin ha sido perpetuada a travs de los medios de masas internacionales, instituciones de derechos humanos, think tanks, organizaciones no gubernamentales, y gobiernos extranjeros en todas partes.

Ruanda (y Uganda) estn regidas por una organizacin militar criminal secreta en paralelo con las estructuras oficiales de gobierno

La deshumanizacin de todo el pueblo Hutu y la persecucin de cualquiera que se oponga al FPR, fue apoyada ya en 1988 por ciertas instituciones legales y de derechos humanos que trabajaban como agentes clandestinos, y/o cmplices de la agenda del FPR.

Los trminos genocidaire e Interahamwe no tienen sentido debido a su circunscripcin y fluidez. Por ejemplo, el Presidente de Interahamwe, presentada al mundo como una organizacin asesina Hutu extremista, fue Robert Kajuga, un hombre de negocios Tutsi. De forma similar, el tesorero de Interahamwe fue Dieudonne Niyitegaka, un hombre de negocios Hutu reasentado en Canad en recompensa por su colaboracin en acusar e incriminar falsamente a otros Hutus de genocidio. El FPR ha infiltrado y controlado Interahamwe, y eso convierte a esta terminologa, y su fuerza ideolgica, en un sinsentido.

La estructura paralela criminal tras el gobierno de Ruanda ha sido investigada por numerosos expertos e investigadores, incluyendo ms de siete Paneles de Expertos de las Naciones Unidas entre 2000 y 2009(10); los altos tribunales de Espaa (Audiencia Nacional)(11) y Francia (12); el exhaustivo anlisis por parte de eminentes expertos ruandeses, incluyendo el Dr. Filip Reyntjens (13); el trabajo de periodistas de investigacin como Charles Onana, Wayne Madsen y yo misma (14); el informe de Michael Hourigan que evala la responsabilidad por los asesinatos presidenciales del 6 de abril de 1994; el informe de Robert Gersony que documenta atrocidades del FPR contra decenas de miles de ruandeses en Ruanda en 1994; el informe de Helmut Strizek al Tribunal Internacional Penal para Ruanda (TIPR) titulado Desacreaditando a la Poblacin Hutu para Siempre; (15) los abogados defensores del TIPR Chris Black, Meter Erlinder, John Philpot, Phil Taylor y otros; las vistas de la congresista McKinney; e investigaciones de acadmicos; y de muchas fuentes crebles, documentos de derechos humanos, testimonios y otros ejemplos en el dominio pblico.

Incluso Tutsis las supuestas vctimas (de la supuesta conspiracin Hutu) han sido perseguidas por el victorioso y extremista rgimen del FPR en Ruanda. Todos conocemos la historia estndar sobre entre 800.000 y 1.2 millones de Tutsis asesinados. Bien, estos nmeros son errneos, y la circunscripcin de los muertos es errnea. No puede ser negado que cientos de miles de Tutsis fueron asesinados en Ruanda, especialmente si confinamos nuestra discusin a los 100 das de genocidio desde el 6 de abril de 1994.

Claramente, hay pruebas de persecucin y amenazas de persecucin en contra de Tutsis basadas en realidades establecidas sobre actos de genocidio cometidos por miembros del grupo tnico Hutu en Ruanda entre el 6 de abril de 1994 y julio de 1994, y ha habido tambin violentas represalias despus de 1994, contra Tutsis. Sin embargo, hay documentacin substancial sobre el asesinato de Tutsis por el rgimen del FPR, debido a que esta fuerza rebelde de lite Tutsi no se fiaba de ningn miembro de la minora Tutsi que permaneci en Ruanda tras la llegada al poder del Presidente Juvenal Habyarimana en 1973: Tutsis ruandeses fueron sistemticamente eliminados, desplazados internamente, asesinados y/o forzados a huir de Ruanda.

El Genodynamics Project de los investigadores acadmicos Dr. Christian Davenport y Dr. Alan Stam, ambos ciudadanos de EEUU, ha cuestionado seriamente los mitos del genocidio de Ruanda. Stam y Davenport fueron etiquetados como negadores del genocidio por los medios de masas y la comunidad de expatriados Tutsis tras publicar su investigacin provisional sobre genocidio en Ruanda y son persona non grata en Ruanda hoy en da.(16)

Hay considerable documentacin sobre el asesinato de Tutsis por el rgimen del FPR, debido a que esta fuerza rebelde de lite Tutsi no se fiaba de ningn miembro de la minora Tutsi que permaneci en Ruanda tras la llegada al poder del Presidente Juvenal Habyarimana en 1973

Hay pruebas aplastantes que establecen que los crmenes definidos, perseguidos y/o castigados como genocidio en Ruanda, tanto en 1994, antes de 1994, o despus de 1994, fueron por otras razones que las tnicas. El propio gobierno de Ruanda admite que tanto Tutsis como Hutus moderados fueron vctimas de la violencia en 1994. As mientras que estos actos de violencia pueden constituir crmenes de guerra, crmenes contra la humanidad, y otros tipos de crmenes incluyendo actos de genocidio el alegato de que los Hutus fueron tanto las vctimas como los perpetradores de la violencia de 1994 no cumple la intencin especifica requerida de un genocidio tal y como lo define la Convencin para la Prevencin y Castigo del Crimen de Genocidio internacional.(17) El actual rgimen es responsable de derramamientos de sangre masivos contra todos los grupos tnicos en Ruanda, y su fachada de legitimidad es apoyada internacionalmente debido a los intereses, econmicos, polticos y militares en juego.(18) El Tribunal Penal Internacional para Ruanda (TPIR) tambin apoy esta fachada, como lo confirma Carla del Ponte, la antigua Fiscal General del TPIR, en sus memorias.(19)

Los acusados de genocidio en Ruanda han sido trados delante de los llamados tribunales populares de Gacaca de repetidamente, forzados por el gobierno de Ruanda a revisar sus casos hasta que se establece un veredicto de culpabilidad; muchos civiles inocentes han sido juzgados y juzgados de nuevo hasta que se los hay culpables. Despus de que un tribunal de Gacaca encontrara a los acusados inocentes los miembros del jurado popular huyeron temiendo por sus vidas, fueron capturados, devueltos a Gacaca y obligados a juzgar de nuevo el caso, y dar un veredicto de culpabilidad. Expertos en derechos humanos ha criticado el sistema de Gacaca como un mecanismo de terror usado para silenciar a los crticos.(20)

Apologistas del rgimen

La organizacin no-gubernamental radicada en Londres African Rights (Derechos Africanos) fue co-fundada por Rakiya Omaar, una mujer de origen somal que ha trabajado desde 1990-1991 como un agente pagado del rgimen del FPR, siempre presentando a los Hutus como perpetradores y los Tutsis, y especialmente a los extremistas Tutsis del FPR, como vctimas de la violencia, creando una imagen positiva del FPR.(21)

El actual rgimen es responsable de derramamientos de sangre masivos contra todos los grupos tnicos en Ruanda, y su fachada de legitimidad es apoyada internacionalmente debido a los intereses, econmicos, polticos y militares en juego

African Rights ha generado falsas acusaciones contra ruandeses que han llevado a su arresto y encarcelacin, y sus investigaciones sobre derechos humanos han sido un encubrimiento del terrorismo del FPR. African Rights ha hecho peticiones a gobiernos, al TPIR y a otros cuerpos legales, incluso el Papa Juan Pablo II, y difunde desinformacin en los medios internacionales (raudos en difundirla sin cuestionarla), y acusado y asegurado el arresto y persecucin de disidentes del FPR.(22) Por ejemplo, African Rights ayud a incriminar falsamente al Monseor Augustin Misado, el Obispo de Gikongoro, que fue subsecuentemente arrestado y encarcelado en 1999, pero fue considerado inocente por la Corte Ruandesa en 2000.(23) African Rights ha producido desinformacin cuyo objetivo eran opositores ruandeses en la RDC(24) (usada por los abogados de la acusacin del TPIR(25)).

Un agente ruands que ha trabajado para African Rights durante los ltimos 8-10 aos, primero en Kigali y despus en Zambia, huy para pedir asilo en Blgica en febrero de 2010. Felicien Bahizi recientemente testific en un tribunal (Escandinavia) sobre los lazos clandestinos de African Rights con el FPR, la falsificacin de documentos y alegaciones usadas para acusar, llevar a juicio y encarcelar enemigos del rgimen.

Como una extensin de la red del FPR en el sector de los derechos humanos, African Rights est en la nmina del gobierno del FPR, como demuestra una carta de Rakiya Omaar pidiendo el pago de 100.159 dlares pendientes de pago por producir un libro de propaganda que beneficia al rgimen.(26) Rakiya Omaar trabaja libremente en Ruanda, donde tiene una oficina especial.

Hay otros organismos de derechos humanos y expertos en genocidio en Ruanda que han protegido a los asesinos y criminalizado a las vctimas, incluyendo la pro-FPR Comisin Internacional de Investigacin sobre Violaciones de Derechos Humanos en Ruanda desde el 1 de octubre de 1990, informes iniciales de Africa Watch y Human Rights Watch, y otros.(27)

La Comisin Internacional de Investigaciones (ICI, por sus siglas en ingls) sobre Ruanda de 1993 incluy a la experta en Ruanda de Human Rights Watch, Alison Des Forges, y al profesor de leyes canadiense William Schabas, ambos han proporcionado testimonio de expertos usado para condenar a ruandeses por genocidio o cargos relacionados, y ambos han sido desacreditados en los tribunales. Schabas ha sido uno de los testigos elegidos por el gobierno de EEUU para cazar refugiados (28) y viaja libremente en Ruanda. William Schabas y el activista de derechos humanos francs Jean Carbonare, ambos miembros del ICI, estuvieron entre los primeros en aplicar el trmino genocidio a Ruanda y contra el gobierno Hutu de Juvenal Habyarimana.

El 22 de enero de 1993, en un declaracin a la prensa publicada en Pars tras volver de Kigali (como miembro del ICI), acusaron al Presidente Habyarimana de haber cometido ya genocidio contra los Tutsis bajo el pretexto de de la guerra del FPR lanzada el 1 de octubre de 1990. En un programa de televisin con Bruno Masure el 28 de enero de 1993, a Jean Carbonare se le dio la oportunidad de repetir la acusacin a una audiencia de millones de personas.(29)

El TPIR no ha perseguido a ningn sospechoso del FPR, sin importar las pruebas que hubiera de sus crmenes, incluyendo: los asesinatos del Presidente de Ruanda (Juvenal Habyarimana) y Burundi (Cyprien Ntaryamira), sus jefes de gabinete, varios asesores, los pilotos franceses del avin Dassault Falcon 50 (un regalo del Presidente francs Miterrand) el 6 de abril de 1994, el hecho fundamental que hizo saltar la chispa del genocidio de 1994;(30) o los crmenes masivos descritos en los procesos de las judicaturas de Francia y Espaa.(31)

Organismos de derechos humanos y expertos en genocidio en Ruanda han protegido a los asesinos y criminalizado a las vctimas.

En diciembre de 2008, la Sala 1 del TPIR absolvi a los cuatro oficiales de ms alta graduacin del antiguo ejrcito del gobierno, la ex-Forces Arme Rwandaise (ex-FAR), incluyendo al General Theoneste Bagosora (el supuesto cerebro del genocidio), de conspiracin para cometer genocidio.(32)

En noviembre de 2009, el Trbunal de Apelaciones del TPIR absolvi a Protais Zigiranyirazo, cuado del Presidente Juvenal Habyarimana, de los cargos de planificacin de genocidio, tras siete aos de juicio en el TPIR, donde la corte concluy que las pruebas del fiscal se explicaban por la planificacin militar normal en el curso de cuatro aos de guerra civil en Ruanda (1990-1994).

En noviembre de 2009, la Corte de Apelaciones del TPIR absolvi, y orden la inmediata puesta en libertad de Hormistas Nsengimana, acusado de genocidio y crmenes contra la humanidad cometidos en Ruanda en 1994.

Las sentencias mencionadas del TPIR destruyen la conspiracin para cometer genocidio universalmente atribuida al antiguo gobierno Hutu y que es responsable de la total deshumanizacin del pueblo Hutu en todas partes.

Periodismo vigilante

El actual rgimen de Ruanda est persiguiendo de forma agresiva a cualquier cosa que se perciba como una amenaza, incluyendo disidentes, refugiados, la oposicin poltica, antiguos soldados del gobierno de Habyarimana (ex-FAR) y antiguos miembros del FPR, sin importar su grupo tnico.

El profesor Dr. Leopold Munyakazi del Goucher College (EEUU) es uno de sus ltimos objetivos, acusado falsamente de ser un genocidaire meramente porque ha sido abiertamente un crtico del rgimen. El Dr. Munyakazi fue falsamente incriminado en apoyo de la agenda del FPR para neutralizarlo por un efmero programa de televisin de NBC News que busc ganar ndices de audiencia en horas de mxima audiencia (lase beneficios corporativos) localizando y desenmascarando supuestos genocidaires. El programa se titul THE WANTED (Los Buscados), y la moralidad del bien contra el mal fue subrayada subliminalmente por la eleccin del comentarista del programa, Scott Tyler, un ex-miembro del cuerpo de operaciones especiales de la Marina estadounidense (Navy Seal), quien por implicacin moral encarna la santidad, mientras que el hombre buscado, Dr. Leopold Munyakazi, encarna al mismo demonio. El entusiasta equipo de NBC News, actu como acusador, juez y jurado contra el Dr. Munyakazi.(33) La embajada de EEUU en Kigali supuestamente ayud al rgimen criminal del FPR a incriminar falsamente al Dr. Munyakazi y, desde agosto a diciembre de 2009, la embajada de EEUU colabor en la campaa del FRP de intimidacin, soborno, detencin y castigo de cientos de personas que conocan al Dr. Munyakazi, para inventar pruebas y coaccionar testigos contra l.

Una agitada comitiva de unos 10 cmaras, tcnicos, e interrogadores profesionales descendieron sobre el Dr. Munyakazi cuando sala de impartir una clase de francs en el Gouche College.(34) Liderando la banda estaba el productor de NBC Adam Ciralsky: cuando periodistas contactaron con l, Ciralsky se escondi tras el departamento de Relaciones Pblicas de la corporacin NBC.(35) Prejuzgado por periodistas y medios de masas, ya sea actuando con demasiado celo o en colaboracin con el rgimen del FPR, los crticos de Ruanda, refugiados y supervivientes han sido falsamente acusados y, a travs de los medios de masas, pblicamente marcados como genocidaires.

De igual manera que el equipo de televisin de NBC News eligi como blanco al Dr. Leopold Munyakazi del Goucher College en febrero de 2009, el sensacionalismo de los medios de masa y la etiqueta de genocidaire han sido usados con anterioridad para anticipar los objetivos criminales del gobierno de Ruanda.

En Laredo, Tejas, en 1998 Elizaphan Ntakirutimana, un pastor de la iglesia Hutu, fue abordado por el escritor Philip Gourevitch de la revista New Yorker, un partidario del FPR y amigo personal de Kagame, cuyo libro fue uno de los primeros tratados de propaganda que propugnaba la ahora afianzada narrativa de Hutus (asesinos) contra Tutsis (vctimas) y los llamados 100 das de genocidio en Ruanda.(36) Ntakirutimana fue extraditado, juzgado y condenado por el TPIR; su historia sensacionalizada y novelada por Philip Gourevitch fue publicada en el galardonado libro de no ficcin cuyo ttulo toma su nombre de una carta escrita por el pastor Elizaphan Ntakirutimana, carta que Gourevitch malinterpret y criminaliz.(37)

La British Broadcasting Corporation (BBC) pblicamente etiquet como genocidaire al Dr. Vincent Bajinya, un mdico Hutu y ciudadano de Reino Unido que vivi y trabaj en Londres durante aos. De forma similar a la confrontacin no esperada por parte del equipo de cmaras de la NBC del Dr. Leopold Munyakazi en Maryland, sin pedir cita o avisar, un equipo de la BBC apareci en la calle en Londres y meti una cmara de televisin en la cara del Dr. Bajinya y empez a interrogarlo sobre su presunto papel como cerebro del Genocidio ruands.(38)

A los pocos das del reportaje de la BBC, la historia del Dr. Vincent Bajinya estaba en todas partes en las noticias y se combin con historias difamatorias sobre otros tres refugiados ruandeses (Charles Munyaneza, Emmanuel Nteziryayo, y Celestin Ugirashebuja) que supuestamente se escondan en Reino Unido.

La BBC incrimin falsamente a los cuatro refugiados como los criminales ms buscados y cerebros del genocidio en Ruanda en 1994. Despus de enfrentarse a Bajinya en Londres el equipo de la BBC viaj a Ruanda y, escortado por agentes del gobierno de Ruanda, film los lugares y las personas que testificaron ante la cmara de los presuntos crmenes.

Los cuatro ruandeses fueron encarcelados durante 28 meses y el caso respaldado por el agente de los servicios de inteligencia Jean Bosco Mutanga, jefe de la unidad de rastreo de fugitivos del genocidio de Ruanda, quien tambin se present con el equipo de NBC News que se enfrent al Rector del Goucher College y Dr. Leopold Munyakazi.(39)

Los Magistrados del tribunal de la ciudad de Westminster ordenaron la extradicin de los cuatro ruandeses, pero un tribunal de apelacin el 8 de abril de 2009 sentenci que no haba libertad o justicia en Ruanda y orden su liberacin.(40), (41)

Enemigos del estado

Quines son los enemigos del rgimen de Paul Kagame y el FPR?



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter