Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-05-2010

Comienza la VI Cumbre Amrica Latina y Caribe Unin Europea
ALCA con la Unin Europea?

Julio C. Gambina
Alai-amlatina


Empieza esta semana en Madrid, Espaa, la VI Cumbre Amrica Latina y Caribe Unin Europea, ALCUE. En ese marco se reabren las suspendidas negociaciones entre la UE y el Mercosur para celebrar un acuerdo de libre comercio.

Un interrogante es si a 5 aos de enterrado el debate del acuerdo de libre comercio entre EEUU y Amrica Latina y el Caribe se reabre uno entre Europa y el Mercosur. Hay que recordar que en Mar del Plata, Argentina, durante la IV Cumbre de Presidentes de Amrica, los principales opuestos al tratado de libre comercio de la regin con la potencia del norte fueron los pases del Mercosur y Venezuela (an no haba requerido su ingreso a la integracin entre Brasil, Uruguay, Paraguay y Argentina). En simultneo sesionaba la Cumbre popular que haba sustentado lo esencial en la denuncia a la sociedad sobre los negativos efectos de la liberalizacin para la mayora de la poblacin. La cumbre actual tambin tiene su movilizacin popular alternativa que incluye un enjuiciamiento al accionar de las transnacionales europeas en la regin.

La discusin con Europa se inici en el 2000 y se interrumpi en simultneo con los lmites establecidos a Washington. Ya que las asimetras son gigantes y los pases capitalistas desarrollados proponen apertura de la economa, liberalizacin, para poder colocar su produccin en nuestros pases, al mismo tiempo que mantienen gigantescos subsidios a su produccin local o a sus exportaciones, impidiendo el ingreso de los productos del resto del mundo, es decir, proponen una apertura asimtrica conservando alta proteccin segn sus intereses.

El supuesto actual de la reapertura de negociaciones se justifica en la orientacin gubernamental crtica a las polticas hegemnicas en los ltimos aos al frente de ambos procesos de integracin. De un lado la presidencia temporal de Jos Luis Rodrguez Zapatero, socialista espaol, y del otro Cristina Fernndez, con un fuerte discurso contra el neoliberalismo y las polticas hegemnicas de la dcada pasada. La coincidencia en la coordinacin temporal de ambos bloques anim la reapertura de la discusin por un tratado de libre comercio, pero la realidad enturbia lo que pareca un trnsito por senda de rosas.

La crisis de la economa mundial oscurece los acuerdos, pues el socialismo europeo intenta respuestas anticrisis de neto corte neoliberal, similar a las aplicadas en los 80 y 90 en la regin latinoamericana y caribea. Qu son las disminuciones de salarios, las extensiones de las jubilaciones, los congelamientos de pensiones y las disminuciones de partidas de gasto pblico social de gobiernos socialistas en Grecia o en Espaa? Pero tambin se complica la situacin por este lado y Argentina intenta frenar el crecimiento de las importaciones, lo que supone reclamos de los principales socios comerciales: Brasil, China y especialmente Europa; un territorio de larga tradicin en el intercambio con nuestro pas.

Pero yendo a la cuestin de fondo lo que se discute es el ingreso de produccin agropecuaria a Europa y de productos industriales al Mercosur. Es difcil que en medio de la crisis europea se reduzcan sustancialmente los subsidios a la produccin agropecuaria, siendo Francia uno de los principales afectados y responsable de la poltica comunitaria, no slo en cuestiones de produccin en el agro.

Desde el otro ngulo es Argentina la ms perjudicada con el tratado, pues si se abre la puerta al ingreso de bienes industriales, Argentina es el pas ms vulnerable. Brasil tiene un desarrollo industrial que le permite competir con la industria europea, y Paraguay y Uruguay son pases con ms desarrollo en los servicios que en la produccin manufacturera. El que tiene ms para perder es Argentina, que no desarroll en su reciente ciclo de crecimiento de la economa una produccin fabril diversificada y en condiciones de competir en el mercado mundial.

Un elemento crtico adicional a la suscripcin de un tratado de libre comercio proviene de la vulnerabilidad a que se someten los pases con estos estatutos de la liberalizacin. Argentina es el pas de Amrica que ms tratados bilaterales de defensa de las inversiones ha suscrito y que con ello el pas fue llevado a tribunales internacionales por sumas millonarias, que an cuando no terminen en sentencias favorables a las empresas, sirven como chantaje contra el pas en la obtencin de ventajas en materia de precios internos que afectan y deterioran la calidad de vida de la poblacin.

Nada favorable generan estos estatutos de libre comercio para los pueblos, por lo tanto la expectativa es que junto a las trabas objetivas que supone la crisis capitalista en curso y con epicentro en Europa, las movilizaciones de la cumbre popular difundan un programa de alternativa ante la nueva ofensiva del capital por la liberalizacin del orden socioeconmico mundial.

Julio C. Gambina es Profesor Titular de Economa Poltica en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Rosario, UNR. Presidente de la Fundacin de Investigaciones Sociales y Polticas, FISYP. Integrante del Comit Directivo del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales, CLACSO.


Fuente: http://alainet.org/active/38244

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter