Portada :: Otro mundo es posible :: Cumbre de los Pueblos. Contra la Europa del capital y la guerra
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-05-2010

El Tribunal Permanente de los Pueblos condena a la UE por su complicidad en los delitos sociales y ecolgicos de las transnacionales


El TPP alerta a la opinin pblica sobre la violacin de los derechos y la dignidad de las vctimas


Ayer se dio a conocer la sentencia del Tribunal Permanente de los Pueblos (1) que ha juzgado desde el pasado viernes 14, los ventisiete casos documentados de violaciones de derechos humanos cometidos por multinacionales europeas en Amrica Latina con el apoyo de las instituciones y gobiernos de la Unin Europea.

En el acto celebrado en el Crculo de Bellas Artes de Madrid, el presidente del Tribunal, el magistrado espaol Perfecto Andrs Ibez, acompaado de otros miembros del jurado, present la sentencia que coment Alirio Uribe, miembro del colectivo de abogados Jos Alvear Restrepo. Entre las alegaciones se pide a los Estados miembros la adopcin de normas nacionales que garanticen el acceso a su jurisdiccin nacional civil y penal, por parte de las vctimas de abusos de derechos humanos o contra el medio ambiente, cometidos fuera de la Unin Europea por parte de una empresa o una de sus filiales con sede en un Estado miembro.

Segn se cita en la sentencia, a la vista de los casos examinados por el TPP, es posible identificar una estrecha relacin de funcionalidad entre las polticas pblicas de la Unin Europea y los intereses de las ETN en sectores estratgicos. Es evidente que las instituciones europeas son permeables a la accin de los lobbies empresariales, y que existe una relacin de interdependencia y trfico de influencias entre los sectores privado y pblico. Asimismo, se declara que el derecho a la reparacin es la garanta y reconocimiento de los derechos a la verdad y la justicia y no puede entenderse satisfecho cuando se sustenta en un marco de impunidad y olvido.

Esta sesin del Tribunal Permanente de los Pueblos se convoc a propuesta de la Red Birregional Enlazando Alternativas IV, dentro del programa de Actividades de la Cumbre Alternativa de los Pueblos que se clausur el domingo en Madrid.

El texto completo de la sentencia se encuentra en www.enlazandoalternativas.org

El dossier de prensa del TPP en el siguiente enlace: http://www.enlazandoalternativas.org/spip.php?article653

Nota:

La sentencia del TPP no es solamente el resultado del trabajo de la Sesin Pblica, que se ha desarrollado a lo largo de das muy intensos de manera totalmente independiente, en el contexto de la Cumbre de los Pueblos. Es la conclusin y expresin completa de una camino que a lo largo de 5 aos ha implicado a una red de ms de 300 grupos representativos de las poblaciones de Amrica Latina y de Europa, comprometidos en un trabajo de coleccin de datos, testimonios, evidencias en todos los Pases de Amrica Latina y el Caribe para documentar la extensin y el impacto concreto de las polticas y de las prcticas cmplices de la UE y de sus ETNs sobre la vida y las posibilidades de autodeterminacin de los pueblos de la Regin.

Los ms de 50 casos que han sido examinados por el TPP documentan dramticamente el amplio espectro de violaciones cometidas que se confirman a lo largo de los aos, gracias a un estado de substancial impunidad, nacional e internacional de todos los actores privados internacionales.

. El TPP pone en evidencia que esta invisibilizacin de las vctimas y de los pueblos an con respecto a principios e instrumentos de derecho vigentes, han sido considerados especficamente una caracterstica cultural y poltica de los Pases europeos, es la consecuencia de un acelerado y profundo cambio de paradigma que se expresa de manera ejemplar en la relacin entre Europa y Amrica Latina y el Caribe: a una reiteracin formal de la adhesin a los principios del derecho corresponde una disociacin sistemtica de la prcticas.

La sesin del TPP de Madrid puede considerarse un modelo al documentar la complicidad, a travs del anlisis de los casos presentados, entre las transnacionales europeas y las instituciones de la Unin Europea, para dar prioridad exclusiva y obligatoriedad a las reglas econmicas, evitando los compromisos jurdicos a favor de la autorregulacin en cuanto al respeto del derecho internacional de los derechos humanos.

La orientacin creciente de la Unin Europea en el sentido de privilegiar objetivos de competitividad y no brindar atencin concreta a las evidencias sobre las consecuencias trgicas, aparece en total contradiccin con los compromisos asumidos con el Tratado de Lisboa, que pretenden conformar su antigua vocacin de ser cuna y modelo del derecho, como gua y trmino de referencia para la sociedad.

Retomando, calificando, articulando las acusaciones y las pruebas que han sido presentadas durante las diferentes sesiones por los testigos y los expertos que han contribuido, el TPP cumple con este dictamen que debe ser ledo en todo su detalle, con su misin de traducir en trminos de responsabilidad precisa de la Unin Europea y de las transnacionales las numerosas violaciones. Es tarea especfica del TPP dar espacio prioritario no solamente a la denuncia de las violaciones sino a un futuro que debe ser posible. La situacin presente no permite ilusiones. El TPP es perfectamente consciente que la resistencia, la lucidez, la conciencia de los pueblos son la nica posible garanta de un futuro diferente. Las recomendaciones que se formulan no quieren llenar un vaco: son un cuadro de referencia donde hay obligaciones claras, posibilidades que debieran ser, pero no son, obvias. Se hacen propuestas de instrumentos de visibilidad, de afirmacin, de lucha para los derechos de las vctimas, como marco de referencia para determinar si la Unin Europea y sus empresas transnacionales son capaces de decidir de manera clara e inequvoca entre los derechos de las vctimas y los derechos del mercado, y, bajo esa perspectiva poder juzgar su comportamiento.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter