Portada :: Cultura :: Tres aos de la muerte de Eva Forest: Eva vive
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-05-2010

Necesitamos tanto a Eva

Luis Alegre Zahonero y Carlos Fernndez Liria
Rebelin


 Eva se apresur a publicar nuestro libro Comprender Venezuela, pensar la Democracia y se empe en que lo publicaran en Venezuela, aprovechando para entregrselo a Farruco, el ministro de cultura, en cuanto tuvo la menor ocasin. Al da siguiente visitamos las barriadas de Caracas. Haba mucha fuerza en su mirada y mucha esperanza por esa revolucin que en el 2006 estaba todava en su apogeo. A veces, Eva nos miraba tambin con una sonrisa pcara, como si se hubiese salido con la suya: el libro estaba ya en manos de Farruco: eso la haca muy feliz. Seguramente hay que ser editora para sentir tanto entusiasmo por sacar un libro adelante. Pero Eva estaba, ante todo, trabajando por una revolucin. Jams podremos sentirnos tan orgullosos como ese da en que Eva nos deca con la mirada que nuestro libro iba a ser partcipe de un proceso revolucionario.

La fe de Eva abra un mundo de posibilidades. Mientras ella estuviera all creyendo en una revolucin, era imposible el desnimo.

*****

Desde que muri Eva hace ahora 3 aos, las cosas han ido de mal en peor. El sistema financiero quebr y le inyectaron miles de millones de nuestro bolsillo. Dijeron que lo inyectaban para no decir que lo pagaban, porque en ese caso quizs nos habra parecido lgico quedarnos con los bancos (apelando a ese bsico principio liberal de que quien lo paga se lo queda). Pero en vez de quedarnos con la banca que habamos comprado, se nos oblig a prestarle dinero a un inters ridculo. Inmediatamente, ese mismo dinero se lo pedimos prestado, pero esta vez a un inters desorbitado. Esta operacin encaja mal en cualquier cdigo mercantil (y perfectamente en cualquier cdigo penal), pero se llev a cabo sin resistencia. Cuando la caja se qued vaca, dijeron que haba que apretarse el cinturn, y se lo apretaron a los funcionarios, a los ancianos, a los dependientes y, para redondear, a los receptores de los fondos de cooperacin. Es como si se hubieran enterado de que Eva ya no estaba y ahora se atreviesen a hacer cosas a las que en ningn caso se atrevieron durante las dcadas en las que Eva estuvo pendiente.

Quiz no parezca una hiptesis muy realista. Ya sabemos que para entender lo que est pasando hacen falta explicaciones ms serias y ms estructurales. Sin embargo, cuando uno recuerda la fuerza de Eva, no puede evitar preguntarse se habran atrevido a hacerlo si Eva estuviese aqu? Sabemos que es una pregunta muy ingenua, pero nos acordamos de Eva y nos parece verosmil, de verdad se habran atrevido? Y se atreveran si nosotros tuvisemos la fuerza de Eva? Se atreveran si cientos de nosotros tuvisemos una centsima de su fuerza? Y si hubiese miles con una milsima? Cuntos millones con una millonsima de la fuerza de Eva haran falta para que ya no se atrevieran? En todo caso, la cosa pinta mal: necesitamos a Eva ms que nunca y no la podemos recuperar ni la podemos sustituir. Como mucho, nos podemos organizar.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de los autores mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter