Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-05-2010

Qu mercados financieros?

Vicen Navarro
Pblico


Es posible que tu navegador no permita visualizar esta imagen. El lenguaje que se utiliza para explicar la crisis es un lenguaje que aparenta ser neutro, meramente tcnico, cuando, en realidad, es profundamente poltico. As, se nos dice que los mercados financieros estn forzando a los pases de la Unin Europea y, muy en especial, a los pases mediterrneos Grecia, Portugal y Espaa e Irlanda, a seguir polticas de gran austeridad, reduciendo sus dficits y deudas pblicas, con el fin de recuperar la confianza de los mercados, condicin necesaria para alcanzar la recuperacin econmica. Como dijo hace unos das Jean-Claude Trichet, presidente del Banco Central Europeo (BCE): La condicin para la recuperacin econmica es la disciplina fiscal, sin la cual los mercados financieros no certifican la credibilidad de los estados (Financial Times, 15-05-10). La realidad, sin embargo, es muy distinta. Estas medidas de austeridad, promovidas por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y por la Unin Europea (UE), estn creando un gran deterioro de la calidad de vida de las clases populares, pues estn afectando negativamente su proteccin social y estn destruyendo empleo, dificultando su recuperacin econmica. As ha ocurrido en Lituania, donde su PIB ha disminuido un 17% y su desempleo ha alcanzado el 22% de la poblacin activa (vase mi artculo Quin paga los costes del euro? en www.vnavarro.org). Una situacin semejante ocurrir en los pases citados anteriormente.

Parecera, pues, que son los mercados financieros los que estn imponiendo estas polticas a los gobiernos. Ahora bien, qu quiere decir los mercados financieros? En teora, en la dogmtica liberal que domina los establishments europeos (el Consejo Europeo, el BCE y la Comisin Europea, as como en los gobiernos de la mayora de los pases de la UE), los mercados son procesos de libre comercio entre agentes financieros los bancos que obtienen beneficios para compensar sus riesgos, pues se asume que existen riesgos en tales mercados. Pero tal retrica no define la realidad, pues tales entidades los bancos operan dentro de mbitos e instituciones enormemente proteccionistas de sus intereses, en los que el riesgo, en general, brilla por su ausencia. En realidad, los mal llamados mercados tienen muy poco de mercado. Son bancos con mucho beneficio y poco riesgo. Y lo que est ocurriendo muestra la certeza de este diagnstico.

En EEUU, donde existe amplio consenso sobre el hecho de que la crisis financiera fue iniciada por los comportamientos de Wall Street, la crisis bancaria fue resuelta con la aportacin a los bancos de casi un billn de dlares pagados por el Estado, que benefici enormemente a los banqueros y a sus accionistas, consiguiendo incluso ms beneficios de los que tenan antes de la crisis. La obscenidad de tales beneficios y las prcticas deshonestas y criminales de los banqueros (causantes de la crisis) explica su enorme impopularidad y la de tales medidas, que no repercutieron favorablemente sobre la poblacin que vio cmo sus estndares de vida disminuyeron debido a la crisis provocada por los bancos. No fueron los mercados, sino los bancos y sus polticos en el Congreso (con nombres y apellidos conocidos) y en las administraciones Clinton, Bush y Obama (tambin con nombres y apellidos conocidos), los que crearon la crisis, salvaron a los bancos y ahora llaman a la austeridad.

Una situacin casi idntica est ocurriendo en la UE. Los comportamientos especulativos de la banca europea fueron consecuencia de decisiones polticas que desregularon la banca, decisiones que se tomaron especialmente, no slo en Wall Street, sino tambin en los centros financieros, principalmente la City de Londres y en Frncfort, consecuencia de la enorme influencia de la banca sobre los gobiernos britnico y alemn. La mal llamada ayuda del FMI-EU (de 750.000 millones de euros) a los pases con dificultades no es una ayuda a las poblaciones de aquellos pases, sino a los bancos (y muy en especial a los alemanes y franceses) para asegurarles que los estados les pagarn las deudas con los intereses confiscatorios que han exigido. En realidad, si los mercados financieros fueran mercados de verdad (y, por lo tanto, hubiera competitividad y riesgo en su comportamiento), los bancos tendran que absorber sus prdidas en inversiones financieras fallidas. Si el Gobierno de Grecia, por ejemplo, fuera a la bancarrota, la banca alemana tendra que absorber las prdidas de haber tomado la decisin de comprar bonos del Estado griego.

Ahora bien, esto no ocurre en los mal llamados mercados financieros debido a que hay toda una serie de instituciones que protegen a los bancos. Y la ms importante es el FMI, que presta dinero a los estados para que los pague a los bancos. De ah que, como en EEUU, los bancos nunca pierden. Las que pierden son las clases populares, pues el FMI exige a los gobiernos que extraigan el dinero para pagar a los bancos de los servicios pblicos de tales clases populares. Lo que el FMI hace es la transferencia de fondos de las clases populares a los bancos. Esto es lo que se llama conseguir la credibilidad de los estados frente a los mercados.

Estas transferencias, sin embargo, adems de ser profundamente injustas, son enormemente ineficientes. El fracaso de las polticas de austeridad propuestas por el FMI en los pases en crisis es bien conocido, lo que explica el descrdito de tal institucin. El FMI, desde la poca Reagan, es la organizacin financiera que ha impuesto ms sacrificios a las clases populares de los pases que han recibido su ayuda, con resultados econmicos altamente negativos, tal como ha denunciado correctamente Joseph Stiglitz. No son los mercados, sino los intereses bancarios y sus aliados entre los que destacan el FMI y el BCE los que estn imponiendo estos sacrificios. Al menos, llamemos a los culpables por su nombre.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter