Portada :: Europa :: De la Constitucin Europea al Tratado de Lisboa...
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-05-2010

Persisten las dudas sobre el futuro cuerpo diplomtico europeo

Josu Juaristi
Gara

Tras el visto bueno poltico que los estados dieron al plan de Catherine Ashton para crear el futuro Servicio Europeo de Accin Exterior, llega la hora del Parlamento Europeo, que debe aprobar el presupuesto del cuerpo diplomtico europeo. Esas negociaciones comenzarn enseguida; entonces se sabr para qu servir ese cuerpo diplomtico que anuncian. Hoy, todo son dudas y preguntas.


De qu narices hablaron durante las negociaciones del Tratado de Lisboa? Uno no puede evitar volver a preguntrselo, vistas las dificultades que el tan anunciado futuro servicio exterior europeo est encontrando incluso en sus preliminares. Si ya desde la entrada en vigor del flamante nuevo Tratado se vio que muchas de sus disposiciones eran ms deseos que realidades, hoy se sabe que, en algunos casos, los Veintisiete simplemente se limitaron a dar nombre al deseo, sin concretar prcticamente nada.

se es el caso del Servicio Europeo de Accin Exterior (SEAE), tal y como se ha podido comprobar recientemente. Los ministros de Asuntos Exteriores de la Unin lograban, tras una larga jornada de negociaciones, un acuerdo poltico para respaldar la ltima propuesta de la Alta Representante para la Poltica Exterior y Seguridad Comn, Catherine Ashton. Pero, en realidad, lo que ese acuerdo poltico reflejaba o, ms bien, destapaba, era todo lo que quedaba por hacer para que el cuerpo diplomtico europeo comience a ganarse ese nombre.

Entre los principales escollos que el plan de Ashton (que es una mezcla de su propuesta inicial presentada el 25 de marzo y de los intereses y temores de los estados) deber superar est el del Parlamento Europeo, que desde el inicio ha exigido mayor participacin de la que el proyecto le destina.

Negociacin con el Parlamento

El Parlamento Europeo tiene poder de codecisin con el Consejo para cambiar el staff y las normas de financiacin y, sobre todo, para aprobar, o rechazar, el presupuesto del futuro servicio diplomtico de la Unin Europea. Pero lo curioso del caso es que los diputados europeos no se fan de los estados, porque esta semana han llegado a exigir garantas por escrito al Consejo de que el Parlamento podr controlar el gasto de ese nuevo servicio europeo.

Tampoco se sabe qu suceder en caso de que el Parlamento Europeo rechace el presupuesto propuesto para ese Servicio Europeo de Accin Exterior.

Queda por fijar, asimismo, el sistema de eleccin y designacin de los funcionarios del SEAE. Se sabe que los cerca de 6.000 funcionarios que estarn bajo el mando de Catherine Ashton saldrn de los aparatos de la Comisin y del Consejo, principalmente, y que el tercio restante deber ser aportado por los estados, pero los Veintisiete siguen discutiendo sobre si los funcionarios de la Comisin o del Consejo computarn como nacionales a la hora de atribuir cuotas de funcionarios nacionales a los diplomticos en servicio especial designados por los estados.

Por otra parte, nada se sabe sobre la cadena de mando del Servicio de Accin Exterior, entre otras cosas porque algunas de las atribuciones de ese nuevo cuerpo europeo son hoy de la Comisin y Durao Barroso pretende que siga siendo as.

Tampoco se sabe cul ser el poder o la responsabilidad sobre el presupuesto de las delegaciones del SEAE que ostentarn los jefes de las mismas. Lo nico que es conoce es que, en teora, las 136 delegaciones internacionales de la Comisin y del Consejo deberan fusionarse para pasar a convertirse oficialmente en el embrin de las futuras embajadas de la Unin.

Un problema aadido es que, aunque parezca increble, todava se desconoce para qu servirn exactamente esas delegaciones europeas, puesto que sigue sin concretarse hasta qu mbito se extender su capacidad de realizar servicios consulares para los europeos que viajen fuera de la Unin. Lo nico que se sabe es que los servicios que ofrecern sern limitados.

Y an no hay decisin firme sobre si ese servicio de accin exterior tendr un secretario general (una especie de segundo de Catherine Ashton) o, como parece ms probable, tres directores, para evitar crear un cargo con demasiado poder.

Lo nico que est claro es que prcticamente todo est por negociar. Formalmente, el Consejo ya ha dado luz verde al plan de Ashton, pero ese visto bueno poltico podra quedar en nada cuando comiencen las negociaciones en serio con el Parlamento. La mayora de los lderes de los grupos polticos han anunciado que, en principio, el segundo plan de Ashton pasar la prueba parlamentaria (el de marzo fue rechazado), pero es bien sabido que la Unin es especialista en abrir negociaciones que parecan cerradas.

Calendario probable

Si salvan el escollo de la Cmara de Estrasburgo, los jefes de Estado y de Gobierno podran aprobar el Servicio Europeo de Accin Exterior en la cumbre de junio y el Parlamento Europeo lo ratificara en el pleno de julio, con lo que podra empezar el proceso de seleccin de personal durante el verano. De ser as, a partir de octubre se pondra en marcha la infraestructura necesaria para que el Servicio Europeo de Accin Exterior alcance su velocidad de crucero a mediados de 2011.

Dos cosas distintas

En todo caso, conviene no confundir el cuerpo diplomtico que se plantea con lo que estrictamente sera, o debera de ser, una poltica exterior comn europea. Son dos cosas diferentes, por mucho que Pars est presionando para que el servicio exterior permita a los 27 adoptar medidas ms rpidas en poltica exterior. No se habla de una poltica exterior comn, sino de un cuerpo diplomtico compartido o comn. Y que nadie piense que eso supondr, como consecuencia lgica, que los estados miembros dejarn de tener embajadas en el mundo.

Al respecto, las palabras pronunciadas por el ex alcalde de Angelu Alain Lamassoure, presidente de la Comisin de Presupuestos del Parlamento Europeo, son sin duda esclarecedoras para situar la cuestin en sus justos trminos: Nuestra meta debe ser sustituir a 27 servicios exteriores y tener en 20 30 aos un nico servicio exterior, por lo que, si nos tomamos en serio a los contribuyentes, tenemos que decirles que se ahorrarn dinero.

Veinte o treinta aos!

Todas estas dudas de cara a la negociacin con el Parlamento se reflejarn, como casi siempre, en el uso de una terminologa lo suficientemente ambigua como para que todos queden contentos, tanto los que desean un servicio diplomtico nico y completo (muchos diputados y los estados ms pequeos) como Londres, que prefiere que el SEAE tenga ms nombre que contenido y no haga sombra a su potente Foreign Office.

http://www.gara.net/paperezkoa/20100523/200836/es/Persisten-dudas-sobre-futuro-cuerpo-diplomatico-europeo



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter