Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-05-2010

El servicio secreto alemn, muy arbitrario a la hora de esclarecer su pasado nazi

Ingo Niebel
Rebelin

En el mundo de los servicios secretos hay de todo menos una cosa: casualidades. Por lo tanto, no era ninguna casualidad cuando a mediados de marzo el diario conservador Frankfurter Allgemeine Zeitung sorprendi con la noticia de que el servicio secreto exterior, el Bundesnachrichtendienst (BND), haba abierto sus archivos sobre los oficiales nazis de las SS que trabajaban en su seno.


El servicio de inteligencia est adscrito a la Cancillera Federal de Berln. Su misin consiste en proporcionar al Gobierno alemn las informaciones que necesita para su trabajo. Se habla ms de sus fracasos que de sus xitos. Muy daina para su imagen resulta su vinculacin con el nacionalsocialismo.

En marzo, por fin, un redactor del diario Frankfurter Allgemeine Zeitung recibi el permiso para acceder a documentos clasificados que certifican cmo a principios de los aos sesenta un grupo especial del BND buscaba entre sus 2.500 funcionarios a aqullos que haban participado en los crmenes que el nazismo cometi durante la Segunda Guerra Mundial (1939-45).

Al final de aquella investigacin la lista contena los nombres de 200 personas que procedan de la Oficina General de la Seguridad del Reich (RSHA), a la que pertenecieron tanto la Gestapo como el servicio secreto de las SS, el SD. En 1965, slo 71 hombres tuvieron que dejar el servicio, pero no para ser juzgados por sus crmenes contra la humanidad sino para disfrutar de su jubilacin anticipada.

Pocas novedades

Lo nico nuevo en este asunto era que el BND permiti el acceso a aquellos documentos porque el hecho de que hubiera fichado a oficiales de las SS era cualquier cosa menos un secreto. Desde 1961, cuando se detuvo al topo Heinz Felfe, se saba que contaba entre sus filas con miembros de las SS que haban cometido atrocidades y que, por lo tanto, eran vulnerables a ser chantajeados por la KGB sovitica como el propio Felfe.

Adems hace ya un decenio que los Archivos Nacionales de EEUU publicaron los nombres de los nazis que trabajaron al servicio de la CIA.

Por lo tanto, la apertura del BND ha llegado bastante tarde. Adems, es un tanto hipcrita porque, una vez ms, se centra slo en las SS aunque ha quedado demostrado que la guerra de liquidacin, el Vernichtungskrieg, la llevaron a cabo tanto las SS como las Fuerzas Armadas.

El servicio de inteligencia del Ejrcito de Tierra lo dirigi el general Reinhard Gehlen. Despus de la derrota blica se puso al servicio de EEUU para seguir luchando contra el comunismo. Bajo la tutela de la CIA, la Organisation Gehlen se convirti, en 1947, en el embrin del posterior BND, que adquiri esta denominacin en 1956. Los altos puestos fueron ocupados por militares para, de esta forma, proteger a sus compaeros de las SS. Gehlen mantena a todos aquellos que, adems de ser miembros de las SS, ostentaban un rango militar o policial o que militaban en la denominada SS de Armas. A la luz de la investigacin histrica no slo esa decisin era arbitraria sino que tambin lo es la reciente desclasificacin de los documentos.

Con ello el servicio de inteligencia pretende lavar su imagen y desviar la atencin de otro caso mucho ms importante.

Los artculos del Frankfurter Allgemeine Zeitung salieron una semana antes de que se celebrara la fiesta inauguracin del nuevo cuartel general que el BND est construyendo, con un presupuesto de 1.200 millones de euros, en la Chausseestrae de Berln.

Cortina de humo

Para lucir como un servicio moderno, los agentes optaron por deshacerse de su pasado nazi. Por eso, con los artculos del Frankfurter Allgemeine Zeitung, que fueron secundados por informaciones similares en otros medios, crearon una cortina de humo tras la que quieren esconder su colaboracin con aquellos miembros de las SS que no llegaron a ser funcionarios.

Uno de estos colaboradores era nada ms y menos que el organizador del exterminio de los judos, Adolf Eichmann. En 1958, el BND inform a la CIA de que lo tena fichado bajo el nombre clave de Clement y con la identidad falsa de Ricardo Clement, residente en Buenos Aires. En 1960, el Mossad israel lo secuestr y lo llev a Israel donde muri en 1962 tras ser condenado a muerte.

La versin oficial del secuestro la cuestiona la periodista alemana Gaby Weber. Segn sus pesquisas, Eichmann fue entregado a los israeles porque saba demasiado sobre la colaboracin entre Bonn, Tel Aviv y Buenos Aires a la hora de dotar al Gobierno israel de la bomba atmica.

En Argentina vivan unos cuantos cientficos alemanes, expertos del programa nuclear de Hitler. A Bonn le interesaba la colaboracin con Tel Aviv porque su industria nuclear tena prohibidas dichas labores en Alemania e Israel se enfrentaba al problema de que el entonces presidente de EEUU, John F. Kennedy, quera evitar que obtuviera la bomba atmica.

Weber recibi el visto bueno de la Cancillera alemana para poder consultar los documentos relativos a la conexin del BND con Eichmann, pero de repente le retiraron el permiso. La periodista se ha dirigido al Tribunal Federal de lo Contencioso para que decida sobre su acceso a los 4.500 folios secretos. El BND argumenta que perdera su fiabilidad ante los dems servicios, porque la mayora de los documentos proceden de un ente extranjero.

Ms bien parece que Berln y Tel Aviv no quieren que se vuelva a hablar ni de la colaboracin de Eichmann y otros nazis con los sionistas antes del genocidio ni de su continuacin despus, cuando est en marcha la actual campaa meditica contra Irn, que hace referencia exclusivamente a su bomba nuclear vinculndole con la negacin del Holocausto.

Fuente: http://www.gara.net/paperezkoa/20100524/200991/es/El-servicio-secreto-aleman-muy-arbitrario-hora-esclarecer-su-pasado-nazi

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter