Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-05-2010

Las armas nucleares de Israel surgen de entre las sombras

Jonathan Cook
CounterPunch

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez


Israel se enfrenta a presiones sin precedentes para que abandone su poltica oficial de ambigedad respecto a su posesin de armas nucleares, al mismo tiempo que la comunidad internacional se rene esta semana en las Naciones Unidas, Nueva York, para considerar la erradicacin de tales arsenales de Oriente Medio.

Diversos informes publicados el lunes echaron por tierra la equvoca posicin de Israel respecto a su estatus atmico cuando se supo que en 1975 se ofreci a vender misiles Jeric dotados de armamento nuclear al rgimen del apartheid sudafricano.

Las revelaciones son profundamente embarazosas para Israel dada su oposicin, que viene de antiguo, a firmar el Tratado de No Proliferacin Nuclear, argumentando que es una potencia responsable que nunca hara un mal uso de las tecnologas de armamento nuclear en caso de adquirirlas.

Los informes sobre las relaciones nucleares de Israel con el apartheid sudafricano van a servir para impulsar tambin una propuesta de Egipto en la conferencia organizada por las Naciones Unidas para revisar la no proliferacin, por la que a Israel como nica potencia nuclear en la regin se le va a exigir que firme el Tratado.

Las autoridades israeles han dicho ya sentirse incomodadas por la decisin de Washington de primeros de mes de acordar una declaracin con otros miembros del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, en la que se hace un llamamiento para el establecimiento de un Oriente Medio libre de armas nucleares.

Esta poltica va fundamentalmente dirigida contra Irn, del que EEUU e Israel piensan que est desarrollando en secreto una bomba nuclear, pero en la que tambin podra quedar atrapado Israel. EEUU ha venido apoyando la poltica de ambigedad de Israel desde los ltimos aos de la dcada de los sesenta.

En una reunin del rgano de las Naciones Unidas para el control nuclear, la Agencia Internacional de la Energa Atmica, que tendr lugar el mes prximo en Viena, se va a someter tambin a debate el programa nuclear de Israel.

Se ha informado que la administracin del presidente estadounidense Barack Obama mantuvo discusiones a alto nivel con Israel el pasado fin de semana para persuadirle de que acepte la propuesta de una conferencia en 2012 que proscriba las armas de destruccin masiva de Oriente Medio.

Como las presiones sobre Israel aumentan, los analistas locales han estado debatiendo los beneficios de mantener la poltica de ambigedad, advirtiendo que si ese principio se alterara podra llevar inexorablemente a que Israel se viera forzado a desmantelar su arsenal.

Hacindose eco del consenso existente en la seguridad israel, Yossi Melman, un periodista de la inteligencia militar del peridico Haaretz, advirti tambin que declarar el estatus nuclear israel nos pondr en manos de Irn al centrar la atencin en Tel Aviv en vez de en Tehern.

Israel se neg a firmar el Tratado de No Proliferacin Nuclear de 1970, tras haber desarrollado, varios aos antes, su primera ojiva nuclear con la ayuda de Gran Bretaa y Francia.

Tom Segev, historiador israel, inform que Israel consider durante breve tiempo, en 1967, la posibilidad de mostrar su capacidad nuclear cuando Shimon Peres, el actual presidente de Israel, propuso llevar a cabo abiertamente una prueba nuclear que impidiera la inminente guerra de los Seis Das. Sin embargo, Levi Eshkol, el primer ministro de la poca, rechaz esa propuesta.

El Sr. Peres, que fue quin plane y organiz el programa nuclear, formul despus tambin la poltica de ambigedad, por la cual Israel tan slo declara que no ser el primero en introducir armas nucleares en el Oriente Medio.

El gobierno estadounidense de Richard Nixon fue el que acept, en 1969, esta postura y la promesa de no llevar a cabo pruebas nucleares.

Segn los analistas, el acuerdo entre Israel y EEUU se impuls en parte por la preocupacin de que Washington no pudiera dar ayuda exterior a Israel ayuda que hoy alcanza un valor de miles de millones de dlares si Israel se declaraba estado nuclear pero se negaba a aceptar la supervisin internacional.

Sin embargo, segn han pasado los aos las revelaciones que han ido apareciendo hacen cada vez ms difcil que la comunidad internacional ignore el arsenal de Israel.

Mordechai Vanunu, tcnico en la planta de energa nuclear Dimona en el Nguev, proporcion en 1986 pruebas fotogrficas y descripciones detalladas del programa de armamento del pas. Se estima en la actualidad que el arsenal israel cuenta con ms de 200 ojivas nucleares.

En 2006, el entonces primer ministro Ehud Olmert se fue de la lengua respecto al estatus nuclear de Israel durante una entrevista en la televisin alemana, cuando ofreci una relacin de pases con armamento nuclear: EEUU, Francia, Israel y Rusia.

Pero fue el peridico britnico Guardian el que ofreci esta semana una confirmacin ms lesiva para Israel, al publicar una serie de documentos desclasificados que se recogen en un libro reciente, The Unspoken Alliance, de Sasha Polakov-Suransky, un historiador estadounidense, sobre las relaciones entre Israel y el rgimen del apartheid sudafricano.

Los documentos, muy secretos, revelan que en 1975 el Sr. Peres, entonces ministro de Defensa de Israel, se reuni con su homlogo sudafricano, P. W. Botha, para discutir la venta a su rgimen de misiles dotados de armamento nuclear. El acuerdo fracas parcialmente porque Sudfrica no poda permitirse las armas. Ms tarde Pretoria desarroll su propia bomba, y casi podra asegurarse que fue con ayuda de Israel.

Israel, dijo el Sr. Polakow-Suransky, luch bastante para impedir que se desclasificaran esos documentos.

A pesar de la publicacin del Guardian del acuerdo fotografiado que lleva la fecha y las firmas tanto del Sr. Peres como del Sr. Botha, la oficina del Sr. Peres emiti un comunicado el lunes negando la veracidad de la informacin.

Se considera que el cada vez ms claro estatus nuclear de Israel es un obstculo para los esfuerzos estadounidenses tanto de imponer sanciones contra Irn como de reducir una potencial y ms amplia carrera de armas nucleares en el Oriente Medio.

Este mes, los sorprendidos funcionarios estadounidenses en Tel Aviv no consiguieron sacar el programa nuclear israel de la agencia de la AIEA de la prxima reunin, el 7 de junio. La cuestin se ha discutido slo en dos ocasiones con anterioridad, en 1988 y en 1991.

Consciente de las crecientes presiones para que Israel se responsabilice de los hechos, Benjamn Netanyahu, el primer ministro israel, rechaz una invitacin para asistir a una conferencia sobre seguridad nuclear que se celebr en Washington el mes pasado, en la que los participantes haban amenazado con preguntarle a Israel sobre su armamento.

En la reunin, el presidente estadounidense Barack Obama hizo un llamamiento a todos los pases, incluido Israel, para que firmaran el Tratado de No Proliferacin.

En la conferencia de revisin de las Naciones Unidas que se celebrar la prxima semana, se est estudiando un proyecto de declaracin que de nuevo le exige a Israel, y a los otros dos Estados de los que se sabe que tienen armas nucleares, India y Pakistn, que firmen el tratado.

Egipto ha propuesto que los 189 estados que han firmado ya el tratado, incluido EEUU, prometan que no enviarn equipamiento, informacin, material o ayuda profesional nucleares a Israel hasta que no lo firme.

Reuven Pedatzur, un analista israel de temas de defensa, advirti recientemente en Haaretz que exista el riesgo de que EEUU asumiera la propuesta egipcia, o de que pudiera utilizarse como instrumento para obligar a un recalcitrante Israel a que aceptara mayores limitaciones sobre su arsenal. Sugiri terminar con lo que denomin la ridcula ficcin de la poltica de ambigedad.

Sin embargo, Emily Landau, una experta en control de armas de la Universidad de Tel Aviv, dijo que quienes crean que Israel debera ser ms transparente estaban equivocados. Acabar con la ambigedad, dijo, llevara finalmente a que a Israel se le exigiera un desarme total y completo.

La conferencia para la revisin del Tratado de No Proliferacin de hace cinco aos fracas cuando EEUU rechaz las peticiones de desarme y se neg a presionar a Israel respecto a su programa nuclear.

Jonathan Cook es escritor y periodista. Vive en Nazaret, Israel. Sus libros ms recientes son: Israel and the Clash of Civilizations: Iraq, Iran and the Plan to Remake the Middle East (Pluto Press) y Disappearing Palestine: Israels Experiments in Human Despair (Zed Books). Su pgina en Internet es: www.jkcook.net

Fuente:

http://counterpunch.org/cook05262010.html

rJV



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter