Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-05-2010

Se falsific la evidencia?
Incidente como pretexto de guerra? El hundimiento de la corbeta sudcoreana en el Mar Amarillo

Oleg Revenko y Alexander Vorontsov
Global Research

Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens


Sel ha dado a conocer los resultados de la investigacin de la corbeta Cheonan en el Mar Amarillo el 26 de marzo. Segn el informe confeccionado por una comisin de militares surcoreanos y expertos annimos de EE.UU., Canad, Gran Bretaa, y Suecia, Cheonan se hundi como resultado de una explosin submarina externa causada por un torpedo hecho en la DPRK [siglas en ingls de Repblica Democrtica Popular de Corea]. La evidencia apunta abrumadoramente a la conclusin de que el torpedo fue lanzado por un submarino norcoreano.

La responsabilidad por declarar que la conclusin apunta abrumadoramente pertenece por completo a los autores del documento. La parte clave de la evidencia citada es un fragmento del propulsor de un torpedo recuperado de alguna manera en la fase final de la investigacin con una marca que dice N 1 y que sera compatible con un torpedo norcoreano encontrado hace 7 aos en el Mar Amarillo. Considerando que la explosin fue supuestamente causada por un torpedo con una carga explosiva neta de 250 kilos, los investigadores deben haber sido extraordinariamente afortunados al encontrar el fragmento adecuado con la marca que implicaba a Corea del Norte. La simple marca N 1, que es la nica indicacin del pas de origen del torpedo, podra posiblemente encontrarse de la misma manera en un torpedo surcoreano.

La comisin produce nuevos hechos y detalles que evidentemente pretenden hacer estallar la imaginacin. Segn se informa, varios mini-submarinos y un buque madre norcoreanos partieron de la base naval no especificada del pas en el Mar Amarillo entre 2 y 3 das antes del incidente, dirigindose a un destino desconocido, y volvieron 2 3 das despus del incidente. Aunque los submarinos hubieran tenido que maniobrar en una zona fuertemente monitoreada cerca de la frontera martima entre las Coreas, sus rutas no haban sido rastreadas ya que lograron evadir los radares. La versin contradice la afirmacin previa de EE.UU. de que el reconocimiento satelital y acstico no mostraba seales de presencia de algn barco o submarino norcoreano en la regin del naufragio de la Cheonan.

Las consecuencias indirectas de la versin presentada por el informe comenzaron inmediatamente despus de su aparicin, y existe la impresin clara de que los eventos siguen un plan a priori. La Casa Blanca apoy las conclusiones de la comisin que implican a la DPRK y conden el acto de agresin en una declaracin hecha, casi sincronizada con el informe. Incluso antes, el presidente de EE.UU., B. Obama, habl por telfono con el presidente de la Repblica de Corea, Lee Myung-bak, y decidi que todos los contactos con Corea del Norte deban suspenderse hasta que quedara en claro lo que caus la tragedia y quin perpetr el ataque. Japn, el pas que propugna ms presin sobre Corea del Norte y su aislamiento internacional como una actitud universal, tambin expres su pleno apoyo a Sel sin evaluar de alguna manera los datos recolectados por la investigacin.

En Corea del Sur la campaa fue dirigida por el presidente Lee Myung-bak quien instruy a las fuerzas armadas para que emprendieran decididas contramedidas contra Corea del Norte para imposibilitar nuevas provocaciones. Los crculos polticos, y an ms los militares, murmuran que alguna forma de represalia podra ser factible, incluso actos militares puntuales. El conjunto de ideas fue expresado por el ministro surcoreano de defensa nacional Kim Tae-Young quien dijo que Corea del Norte debe pagar el precio ntegro por lo que haba hecho. Los centros de control de crisis que estudian la condicin de la seguridad nacional, la preparacin de las instituciones estatales para encarar una situacin de emergencia, etc., se multiplican como hongos en Sel, y existe un sentimiento general de estar sentados sobre un barril de dinamita a punto de estallar.

Sin embargo, Sel es consciente de las consecuencias potenciales de una ofensiva militar contra Corea del Norte para toda la pennsula coreana y claramente la ve como una opcin de ltimo recurso. La solucin ideal desde la perspectiva de Sel es an ms presin diplomtica sobre Pyongyang, preferentemente con la bendicin del Consejo de Seguridad de la ONU. Para poner en prctica el plan, Corea necesita el apoyo de los pases que tienen papeles cruciales en la regin, sobre todo de los participantes en las conversaciones de seis partes, y de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU. Ya que la posicin de Occidente es totalmente cooperativa, la actual prioridad de Sel es convencer a Rusia y China para que accedan a un castigo de Pyongyang.

El 21 de mayo el ministro de Exteriores de Rusia S. Lavrov habl por telfono con su homlogo surcoreano Yu Myung-hwan. Este ltimo reiter que la evidencia obtenida por la investigacin apuntaba a Pyongyang, pero la respuesta del primero como muestra el informe oficial publicado por el ministro de exteriores ruso fue diplomticamente cautelosa. Lavrov dijo que Mosc estudiar cuidadosamente los materiales pertinentes, tanto los de Corea del Sur como de otras fuentes. Por lo tanto dej claro que Mosc tiene reservas sobre la versin surcoreana del incidente y considera que es necesaria ms verificacin. Lavrov tambin inst a que ambas partes del conflicto mostraran circunspeccin para impedir una escalada en la pennsula coreana. Es exactamente el tipo responsable de conducta requerido bajo las actuales circunstancias, y esperemos que la posicin de Mosc no se cambie.

La posicin de China al respecto es en general la misma. El portavoz de su ministerio de Exteriores describi el hundimiento de la Cheonan como un trgico incidente y opin que la prioridad del manejo de la situacin debe ser mantener la paz y la estabilidad en la pennsula coreana y en todo el Noreste Asitico. Pekn llama a la calma y la circunspeccin hasta que se vea lo que sucedi exactamente. Extraoficialmente, China critica la evidencia a disposicin de Corea del Sur como poco convincente, poco uniforme y contradictoria y dice que va a evaluar la situacin de modo independiente.

Tres documentos importantes de Corea del Norte que rechazan su conexin con el incidente declaraciones de la comisin nacional de defensa, del ministerio de Exteriores y del comit por la reunificacin pacfica de Corea aparecieron en el pas durante los ltimos das. Segn las declaraciones, la evidencia fue falsificada y la DPRK est dispuesta a enviar sus inspectores para evaluarla. Pyongyang dirige una enrgica crtica contra la campaa en relacin con el hundimiento de la Cheonan, calificando la actual situacin de una fase de la guerra con todas las consecuencias resultantes. Debido a esas condiciones, Corea del Norte promete movilizar sus recursos para proteger la soberana nacional y responder con una guerra generalizada y el uso ilimitado de fuerza en caso que Corea del Sur se decida a favor de represalias. Sin duda no se trata slo de palabras.

La oferta de Pyongyang de delegar representantes para estudiar la evidencia de Corea del Sur es una iniciativa oportuna y racional. Esta forma de cooperacin debera mantener a flote el dilogo entre las Coreas durante la crisis, y si las dos partes enfocan el problema honestamente, ayudar a desactivar el conflicto. Mucho depende de cmo reaccione Selante la propuesta pero, lamentablemente, los primeros informes parecen indicar que la dirigencia de Corea del Sur busca, usando diversos pretextos, eludir el tema. El aislamiento de Pyongyang por Corea del Sur disminuira an ms la credibilidad de la evidencia.

(Continuar)

Alexander Vorontsov, jefe del Departamento de Corea y Mongolia, Instituto de Estudios Orientales, de la Academia de Ciencias rusa.

Oleg Revenko, Analista Poltico

Strategic Culture Foundation

Fuente: http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=19351

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter