Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-06-2010

Espaa, prximo foco del incendio europeo

Michael R. Krtke
Freitag


Los bancos y cajas de ahorros de la Pennsula Ibrica se tambalean preocupantemente. Un mayor endeudamiento de Espaa no dejara ni a las bolsas ni al euro indemnes.

Uno de cada cinco espaoles est actualmente en el paro, ms de cuatro millones de personas carecen de trabajo. El porcentaje de paro superar este ao la marca del 20%. Espaa tiene asimismo la mayor tasa de paro juvenil de toda la Unin Europea oficialmente se admite que llegar al 40%, por lo que se enfrenta a una catstrofe a largo plazo. De hecho, a los menores de 25 aos slo les depara un trabajo temporal con escasos derechos laborales o prcticas de trabajo no remuneradas.

A todo ello se suma una corrupcin endmica, que nada tiene que envidiar a la griega, un sector de la construccin sobredimensionado, una industria financiera dbil (pese a todos los que se han aprovechado de la crisis) [1] y un sector turstico que gimotea bajo la excesiva sobrecapacidad. Exacto: Espaa no es Grecia. Su produccin econmica es ms de cuatro veces mayor: un peso pesado en Europa. En comparacin, Grecia es un enano. Pero justamente ah reside el problema.

El foco del incendio no ha de buscarse en Grecia sino en Espaa, segn el premio Nobel de economa Paul Krugman. En 2007 Madrid an tena un supervit presupuestario del 1'9%. Mientras tanto, el dficit oficial esto es, la cuota anual de nuevo endeudamiento para la refinanciacin del endeudamiento del Estado era del 11'4 por ciento. Y eso bien tiene un nivel griego. La cuota de endeudamiento asciende hasta este momento a nada ms y nada menos que algo ms del 60% y el Estado espaol puede an situar sus prstamos sin problemas en los mercados financieros internacionales, aunque cada vez con mayor dificultad. Pero esto puede cambiar rpidamente. La deuda privada con un 225%, ms que el Reino Unido o los Estados Unidos es un problema tan ciclpeo como la deuda pblica. Y lo peor an est por llegar, cuando en toda Europa, tambin en Espaa, aumenten los intereses y millones de espaoles ya no puedan satisfacersus deudas hipotecarias. Hasta este momento la crisis laboral ha originado un torbellino de insolvencia privada. Los bancos y cajas de ahorros espaolas se tambalean de manera preocupante.

El Gobierno del presidente Zapatero persigue ahora un severo plan de ahorro: se recortarn en los prximos aos 50.000 millones de euros de la administracin pblica. Pero eso no alcanza. Como era de esperar, despus de Grecia y Portugal, tambin los espaoles han sido castigados por las agencias de calificacin: Standard & Poor's rebaj sustancialmente a finales de abril la calificacin de los bonos del Gobierno espaol a diez aos. Como Atenas, Madrid tambin present expedita y rpidamente una elevada factura en forma de crecientes primas de riesgo. En los ltimos dos aos el pinchazo de la burbuja inmobiliaria ha afectado a las cajas de ahorros y bancos regionales espaoles, tradicionalmente los ms importantes financiadores de hipotecas. Casi 30 de las 45 cajas de ahorros espaolas buscan salvarse de la crisis mediante fusiones. Una de estas instituciones, Cajasur, ha sido intervenida tras el fracaso de las negociaciones de fusin y ser administrada por el Banco de Espaa, que junto con el Gobierno, apremia al sector a acelerar las fusiones. Eso supone la liquidacin de los crditos hipotecarios basura, que en Espaa contrataron muchas personas. Si se llegase a una accin de rescate como sa, llevara al Estado espaol siguiendo el patrn britnico al desembolso de varios miles de millones adicionales y nuevas medidas de austeridad. Ni la deuda pblica y mucho menos el euro saldran sin rasguos como consecuencia.

En una crisis de estas proporciones no puede ahorrarse nada, ninguno de los excesivos planes de austeridad modifican en nada los problemas estructurales de la eurozona: la crisis se convertir en una larga y persistente depresin. Europa, el mayor rival del podero econmico estadounidense en el mundo, se dispone a recibir una soberana paliza en el siguiente round.

NOTA T.:

[1] Krisengewinnler, en el original. Juego de palabras con Kriegsgewinnler, palabra alemana que designa a quien obtiene sustanciosos beneficios de la guerra.

Michael R. Krtke, miembro del Consejo Editorial de SINPERMISO, es profesor de poltica econmica y derecho fiscal en la Universidad de msterdam, investigador asociado al Instituto Internacional de Historia Social de esa misma ciudad y catedrtico de economa poltica y director del Instituto de Estudios Superiores de la Universidad de Lancaster en el Reino Unido.

Traduccin para www.sinpermiso.info: ngel Ferrero

Fuente: http://www.freitag.de/politik/1021-der-naechste-brandherd-ist-da



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter