Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-06-2010

La decisin estratgica ms importante del Frente Sandinista en el siglo XXI
Nicaragua y el ALBA

Jorge Capeln
Tortilla con Sal


Para retornar al gobierno luego de 17 aos de neliberalismo, el Frente Sandinista tuvo que tomar varias decisiones de importancia estratgica, como por ejemplo, la de apostar por un modelo de desarrollo econmico basado en la produccin campesina de alimentos, el reconocimiento profundo del papel que juegan las creencias religiosas en la formacin social nicaragense, etctera.

Sin embargo, se puede afirmar que la ms importante de todas esas decisiones fue la entrada del pas a la entonces denominada Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra Amrica, anunciada por el comandante Daniel Ortega a escasos momentos de asumir la presidencia a inicios de 2007.

El ALBA, como es sabido, le da a Nicaragua los medios materiales en las condiciones necesarias que le permiten al gobierno sandinista desarrollar una poltica que, a tres aos de gestin, nadie que no est enceguecido por el fanatismo o guiado por la ms desvergonzada mala fe, podra menos que calificar como de altamente exitosa.

Pero adems, y sobre todas las cosas, el ALBA dota al proyecto sandinista de un horizonte en el que es posible apuntar a la materializacin un modelo socialista, al cumplimiento de aquella mxima de Carlos Fonseca Amador en el sentido de que se trata, no de lograr un simple cambio de hombres en el poder, sino un cambio de sistema: el derrocamiento de las clases explotadoras y la victoria de las clases explotadas.

Qu recibe Nicaragua del ALBA?

Los primeros pasos del ALBA

Nicaragua comenz a beneficiarse de varios de los proyectos del ALBA mucho antes de la victoria electoral del FSLN en diciembre de 2006.

Corran los ltimos aos de la presidencia de Enrique Bolaos y el neoliberalismo haca agua por los cuatro costados. Nada funcionaba: apagones de luz todos los das, deficiente servicio de agua, constantes y masivas protestas populares por las alzas del transporte urbano, colapso de servicios pblicos prcticamente privatizados como la salud y la educacin, altsimas tasas de desnutricin infantil y pobreza generalizada.

Adems de la corrupcin de las lites liberales y del fracaso total de las recetas del FMI, en el fondo de la crisis estaba la negativa fundamentalista de Bolaos, atado a los intereses de las multinacionales y los EE.UU, hacia todo acercamiento al ALBA que permitiese una importacin de petrleo barato. En ese contexto, son las fuerzas populares como las cooperativas y los alcaldes progresistas y revolucionarios, las que deciden dar el primer paso.

En noviembre de 2005, a menos de un ao de la firma del acuerdo fundacional de la entonces Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra Amrica entre Venezuela y Cuba, la cooperativa nicaragense de segundo grado NICACOOP firma un acuerdo con la empresa estatal petroqumica de Venezuela PEQUIVEN para la compra a precios justos de fertilizantes que beneficiara a unos cien mil campesinos nicaragenses y centroamericanos.

Al ao siguiente lleg a Nicaragua la Operacin Milagro, que hasta fines de 2009 haba beneficiado a 58 mil nicaragenses con operaciones de la vista cuyo precio de mercado oscila entre los 2000 y 2500 dlares, dependiendo del tipo de enfermedad a tratar. En un pas que slo contaba con 89 oculistas, se impuls la formacin acelerada de jvenes en esas carreras y se han construido dos centros oftalmolgicos en la tradicionalmente olvidada Costa Atlntica del pas.

En ese mismo ao de 2006, y por iniciativa del Frente Sandinista, el alcalde de Managua Dionisio Marenco, entonces presidente de la organizacin que rene a todos los alcaldes del pas, entabl negociaciones con la empresa venezolana PETROCARIBE que condujeron a la formacin, en abril de 2006, de la empresa mixta ALBANIC con el fin de importar hasta 10 millones de barriles de petrleo al ao equivalentes al consumo promedio del pas a precio de mercado pero con condiciones de pago extraordinariamente beneficiosas.

Por ejemplo, 40 por ciento del valor del combustible se pagara en 23 aos ms dos de gracia al 1 por ciento de inters.

El gobierno de Bolaos puso todos los obstculos posibles para la llegada del petrleo y se neg a comprarlo, pero la entrada de Nicaragua al ALBA bajo la administracin sandinista cambi totalmente la situacin.

Gracias a la cooperacin cubano-venezolana, en abril de 2007 se instalaron de emergencia docenas de plantas generadoras de energa para una capacidad instalada total de 480 megavatios que redujeron drsticamente los apagones en todo el pas. Al mismo tiempo, unos 130 trabajadores sociales cubanos ayudaban a cambiar casi dos millones de bombillos por otros fluorescentes en los hogares nicaragenses, lo que signific una disminucin del consumo elctrico de unos 70 megavatios con su consecuente impacto en la economa popular y nacional.

En julio de 2007 se form la empresa ALBANISA con el fin de canalizar el petrleo venezolano, esta vez con la petrolera estatal nicaragense PETRONIC como contraparte. Segn el nuevo esquema, Venezuela aportara el 51 por ciento del capital y Nicaragua el resto, aunque la toma de decisiones en la empresa es colectiva, estando los jefes nicaragenses en abrumadora mayora frente al presidente venezolano Rafael Paniagua.

En realidad hay por lo menos dos muy buenas razones para la implementacin de este tipo de empresa binacional prcticamente privada (aunque de ninguna manera hermtica o no-transparente, como dice la oposicin al gobierno): Por un lado, ste tipo de construccin queda fuera del control de un parlamento de polticos corruptos y oligarcas cuyo nico objetivo es el de sabotear toda iniciativa del gobierno; por otro lado, al quedar fuera del presupuesto general de la nacin, los proyectos del ALBA no pueden ser sujetos a los condicionamientos del FMI, que Nicaragua en las actuales condiciones no est en posicin de abandonar.

Es as como el gobierno actualmente distribuye un Bono Cristiano, Socialista y Solidario a 136 mil 878 trabajadores del Estado y de las 152 alcaldas de todo el pas consistente en unos 25 dlares mensuales hasta fin del presente ao. El bono, que proviene de los fondos del ALBA e incluye aguinaldo e indexacin ante un eventual deslice del crdoba, est destinado a paliar los efectos de la crisis sobre los trabajadores estatales e menores ingresos y el FMI, con el que Nicaragua actualmente est negociando, ha sido totalmente incapaz de pararlo a pesar de sus airadas protestas.

Gracias a mecanismos de este tipo, Nicaragua hoy en da es probablemente el nico pas en el mundo que tiene un TLC con los EE.UU (heredado de los neoliberales), otro con la Unin Europea (recientemente firmado) y a su vez es miembro del ALBA. Se critica al gobierno sandinista porque el pas todava est en el FMI, etctera, pero a menudo se olvida que el actual es un gobierno de minora en proceso de construccin de una mayora propia.

De hecho, nunca antes el pas haba tenido una posicin de negociacin tan fuerte con respecto al Fondo como hoy. En esas negociaciones ya no hay lugar para condicionalidades tales como privatizaciones, bajas de salarios, etctera. Adems, y contrariamente a las prcticas de los gobiernos liberales, estas negociaciones se hacen en base a una propuesta del equipo econmico del gobierno nicaragense previamente discutida con los diferentes sectores del pas y no a travs de cheques en blanco como era la prctica de los gobiernos liberales.

Segn el nuevo sistema, el 50 por ciento de la factura petrolera se paga en 25 aos al uno o dos por ciento de inters, dependiendo del precio del petrleo. Los distribuidores en Nicaragua (y en ltima instancia, los consumidores) pagan la totalidad del precio del combustible, pero la mitad de lo que pagan no va de inmediato a Venezuela, sino que se queda en el pas por 25 aos en forma de prstamos muy, pero muy blandos. La administracin de esos fondos, que son utilizados para proyectos sociales, construccin de carreteras, escuelas, centros de salud, y otras actividades en Nicaragua, qued a cargo de empresas como ALBA-Caruna y otras vinculadas a ALBANISA.

La transnacional ESSO se neg inicialmente a vender o alquilar sus tanques para almacenar el petrleo venezolano, lo que llev a fuertes confrontaciones que se resolvieron a fines de ese ao por medio de un entendimiento comercial entre las partes.

Uno de los aspectos ms visibles de la ayuda del ALBA, sobre todo en la capital del pas, ha consistido en un subsidio al combustible para el transporte urbano colectivo y de taxis que diariamente beneficia a casi dos millones de nicaragenses en todo el pas. En Managua, esto ha significado la congelacin del pasaje de buses en 2.50 crdobas lo que significa un importante elemento de defensa del salario real. En la actualidad, Nicaragua es el pas centroamericano en el que la gasolina para el sector de transporte colectivo es ms barata.

Paralelamente, se inici la construccin acelerada y de tanques propios de PETRONIC (y la reparacin de tanques ya existentes) para superar la dependencia de las transnacionales. A fines de 2009, y luego de una inversin de unos 50 millones de dlares, Nicaragua haba logrado una capacidad de almacenamiento de un milln 20 mil barriles equivalentes a unos 40 das de consumo nacional.

La soberana energtica

Pero los aportes de ALBANISA no se han limitado a resolver los problemas ms acuciantes en el terreno energtico, sino que apuntan a ambiciosas inversiones con el fin de lograr la soberana nacional en ese sector.

Una de estas inversiones es la refinera Supremo Sueo de Bolvar, un proyecto que muchos consideran como la mayor obra de ingeniera de la historia de Centroamrica, slo superada por el Canal de Panam.

El proyecto incluye una refinera y un complejo petroqumico con capacidad de procesar 150 mil barriles diarios a partir del ao 2019 para abastecer el mercado nicaragense y centroamericano de petrleo y productos derivados, desde tuberas de PVC hasta enseres de plstico, etctera.

La refinera Supremo Sueo de Bolvar ya se encuentra en fase avanzada de planificacin y se piensa comenzar a construirlo en 2012 para tenerla terminada en 2014, procesando inicialmente unos 100 mil barriles diarios de combustible.

La soberana alimentaria

Otro proyecto estratgico de desarrollo impulsado con la ayuda inicial del ALBA es la irrigacin de toda la costa del Pacfico Nicaragense con aguas del lago de Cocibolca. Este proyecto, con un costo total de 1920 millones de dlares, significar que Nicaragua, al cabo de 15 aos habr incorporado 559 mil manzanas de tierra que ya no estarn expuestas a la sequa de El Nio y producir un estimado de 3 millones 584 mil toneladas de alimentos al ao para abastecer las necesidades de Nicaragua, del ALBA y de la regin centroamericana.

Este proyecto, que haba sido diseado por la revolucin Sandinista en los 80s y se pensaba ejecutar con ayuda sovitica, tuvo que ser abandonado por la guerra y fue echado al cesto de la basura por los gobiernos neoliberales de los 90s.

Muchas de las polticas financiadas a travs de los fondos del ALBA apuntan al objetivo de garantizar la soberana alimentaria del pas sobre la base de la produccin campesina, una estrategia que en repetidas ocasiones ha sido elogiada por la FAO de las Naciones Unidas.

De hecho, el primer acuerdo, firmado a fines de 2005, consista en la compra de fertilizante venezolano urea para la produccin campesina de granos bsicos para aumentar el rendimiento por manzana y, entre otras cosas, ayudar a restaurar los suelos erosionados. Este proyecto inicial contina hasta hoy en da, y a fines de 2009 se haban beneficiado de l ms de 19.000 productores individuales y 402 cooperativas.

Al mismo tiempo, y con ayuda del ALBA, el gobierno ha acopiado casi mil quintales de granos bsicos con el fin de mantener los precios de los alimentos y combatir la especulacin. Este proyecto ha beneficiado a unos 50 mil productores y a 300 mil familias consumidoras.

Para capitalizar a las familias campesinas ms pobres y al mismo tiempo contribuir a una mejora de su dieta, se ha introducido el Bono Productivo Alimentario, que consiste en la asignacin de ganado menor y aves de corral a dichas familias bajo control de las mujeres. As se llegaron a beneficiar, hasta el tercer trimestre de 2009, a casi 12 mil mujeres cabezas de familia y a casi 50 mil de sus dependientes.

La ayuda del ALBA tambin ha permitido el acceso a crditos baratos para la produccin agrcola y pecuaria, un servicio que en la prctica le estuvo negado al campesinado durante 17 aos de gobiernos neoliberales. Hasta el tercer trimestre de 2009 se haban entregado crditos a 17.466 pequeos y medianos campesinos para actividades agrcolas y a 7.683 pequeos y medianos ganaderos. Asimismo, 7.881 productores recibieron financiamiento para la retencin de vientres con el fin de mejorar la calidad del ganado en poder de los pequeos y medianos productores.

Miles de campesinos han recibido ttulos de propiedad durante los ltimos tres aos. A travs del Programa Socialista ALBA Solidaria se apoya el trabajo del gobierno en la titulacin de tierras de los campesinos. Hasta marzo de este ao se haban hecho levantamientos de tierras de 1,165 y unos 69.59 Km2 en el marco de dicho programa.

Asimismo, hay varios proyectos agroindustriales en ejecucin que refuerzan esta estrategia de desarrollo a partir de la produccin campesina de alimentos, tales como la primera planta de procesamiento de harina de maz a construirse en Ciudad Daro, con una capacidad de procesamiento de 36 mil toneladas mtricas anuales a un costo de 10 millones de dlares, 2 mataderos industriales a un costo de 40 millones de dlares cada uno, y dos procesadoras de leche a un costo de 20 millones cada una.

Estos complejos agroindustriales, estructurados alrededor de empresas socialistas, darn valor agregado a la produccin campesina de alimentos al mismo tiempo que crearn fuentes de empleo en zonas muy pobres del campo y de la Costa Atlntica. La meta con estos proyectos es la de incorporar a 65 mil productores agropecuarios organizados.

PYMES, medio ambiente y explotacin de recursos

El proyecto ALBA Forestal, iniciado en octubre de 2009, capacita y da financiamiento a las comunidades indgenas de la Costa Atlntica para el manejo y explotacin sostenible de sus recursos forestales, as como la exportacin de los mismos bajo total control de estas comunidades que dispondrn de los excedentes de acuerdo a sus prioridades.

A travs del proyecto de apoyo a la pesca artesanal, 157 pescadores han logrado adquirir 13 barcos, 38 pangas, 4 lanchas y 10 200 redes, recursos que han sido distribuidos con la finalidad expresa de promover la participacin de la mujer en esta actividad econmica. Asimismo, la construccin de nuevos muelles en el departamento de Chinandega, en el occidente del pas, ha beneficiado a 1 800 pescadores y 3 mil pobladores de las costas aledaas que de una u otra forma dependen de la actividad pesquera.

La limpieza de la arena y las piedras de unos 30 kilmetros del cauce del Ro San Juan, fronterizo con Costa Rica, beneficiar en su fase inicial a unos 90 mil habitantes que dependen de la navegacin por el ro. Este proyecto recuperar el caudal histrico del mismo posibilitando su navegacin hasta su desembocadura en el Caribe y mitigar los efectos de los frecuentes y fuertes temporales que afectan la regin. Adems. El proyecto constituye una reafirmacin de la soberana nacional sobre esta regin fronteriza.

Los proyectos del ALBA tambin se han hecho sentir en el sector del comercio y las empresas a pequea escala, como los prstamos de unos 5 mil dlares otorgados a 700 comerciantes afectados por el incendio en 2008 del Mercado Oriental de Managua (el ms grande de Centroamrica). Para otorgar los crditos se formaron grupos solidarios entre las y los comerciantes. Hasta el tercer trimestre de 2009 se haban otorgado 1 429 crditos a pequeas empresas en los sectores manufacturero, agroindustrial, turstico y de las comunicaciones que generaron 8 574 empleos en 58 municipios del pas.

Comercio justo

Otra dimensin de la relacin entre Nicaragua y el ALBA es la del comercio justo. Gracias al ALBA, Venezuela se convirti en escasos dos aos y medio en el tercer socio comercial del pas, slo por detrs de los EE.UU y El Salvador con entre 8 y 9 por ciento del comercio exterior de Nicaragua, adquiriendo el 10 por ciento de la produccin de caf, el 30 por ciento de la carne, el 10 por ciento del frijol, el 21 por ciento de la leche y el 38 por ciento del ganado en pie todo ello a precios preferenciales para Nicaragua.

La exportacin de Nicaragua al ALBA crece todo el tiempo. En la ltima visita del presidente venezolano Hugo Chvez a Managua a mediados de abril de 2010, se firmaron acuerdos para la exportacin de 24 mil toneladas anuales de carne bovina, 20 mil toneladas de frijol negro, 300 mil toneladas de caf, as como exportaciones de novillos y vaquillas en pi.

Las cantidades a exportar, segn explicaba el ministro de desarrollo agropecuario y forestal Ariel Bucardo Rocha, sern mayores que las de aos anteriores y en muchos de los casos se han triplicado y hasta cuadruplicado. En algunos rubros como el del aceite de soja, las solicitudes de Venezuela sobrepasaron abiertamente la capacidad de produccin de Nicaragua, para lo que se elaboraron planes contingentes que actualmente son analizados por ambos gobiernos.

Programas sociales

El ALBA est adems presente en una gran cantidad de proyectos sociales en la ciudad y el campo. Uno de ellos es la campaa de alfabetizacin, que redujo el analfabetismo del 35 al 3 por ciento, pero hay muchos otros:

El proyecto ALBA-Salud, por ejemplo, en slo un ao, hasta abril de 2009, haba logrado atender a 100 mil nicaragenses con la apertura del Centro de Alta Tecnologa donado por Venezuela, y manejado por tcnicos cubanos contando con equipos para resonancia magntica, tomografa, ultrasonido, electrocardiografa, y telecomando para estudios especiales, entre otros.

Otro de los fines de este proyecto, cuyo financiamiento asciende a 3,4 millones de dlares, es la creacin de un centro regulador de medicamentos del ALBA para el registro sanitario y la creacin de una empresa encargada de la distribucin y comercializacin de productos farmacuticos con calidad, seguridad y eficacia, evaluados mediante criterios unificados y aceptados por todos los pases participantes.

La brigada de especialistas cubanos que desarroll el estudio gentico social de las discapacidades Todos con Voz en Nicaragua (el primero en su tipo en la historia del pas), en 129 das de estudio de diciembre a marzo de este ao logr visitar 43 municipios del pas brindado 82 mil 501 consultas a personas con discapacidad y a sus familiares en 71 mil 747 viviendas, as como 8 mil 94 consultas de especialistas en gentica.

A travs de los programas Casas para el Pueblo y Petrocasas se han construido cientos de viviendas para los sectores populares. El proyecto Una Casa Mejor ha consistido en la realizacin de mejoras en casas de adobe y techos de latn beneficiando a ms de 17.000 moradores.

A travs del programa Calles para el Pueblo se han pavimentado y/o adoquinado ms de 1200 calles en 105 municipios del pas, lo que en reas como la Costa del Caribe ha permitido tambin la instalacin de tuberas de agua potable y de aguas negras. El plan para Managua, actualmente en ejecucin, prevee la reparacin de 82 de los 300 kilmetros de calles de la capital en un plazo de 60 das.

La entrega de casi 25.000 cocinas de gas con sus respectivos cilindros a los sectores populares ms necesitados ha contribuido a reducir sustancialmente las enfermedades pulmonares y cardiovasculares producidas por el uso de lea para cocinar, para no mencionar los efectos positivos para el medio ambiente.

La construccin de 16 nuevos espacios deportivos y la reparacin de otros 192 ha beneficiado a casi 77 mil jvenes en situacin de riesgo en todo el pas.

La construccin y remodelamiento de unos 25 Centros de Desarrollo Infantil ha beneficiado a unos 4.000 nios y nias en edad preescolar, as como a unas 3 mil 500 madres que ahora tienen un lugar dnde dejar a sus hijos durante la jornada laboral. En esos centros, los nios participan en actividades ldico-pedaggicas al mismo tiempo que reciben seguimiento mdico y nutricional a cargo de personal especializado.

A travs del programa Usura Cero, 44.185 mujeres pobres y en condiciones de alta vulnerabilidad (cifras hasta el tercer trimestre de 2009) organizadas en grupos solidarios recibieron microcrditos a un 4 por ciento de inters con 6 meses de gracia y a 18 meses de plazo. Slo en 2009 se entregaron ms de 522 millones de crdobas.

Hacia nuevas relaciones sociales para un nuevo modelo

En total, y hasta el tercer trimestre de 2009, los proyectos del ALBA en Nicaragua haban beneficiado a un total de 3 millones 974 mil nicaragenses creando ms de 134 mil puestos de trabajo. El espectro de actividades abarcado por la cooperacin del ALBA se ampla todo el tiempo con la firma de nuevos acuerdos de cooperacin, por ejemplo, hacia reas como el turismo lacustre entre los pases del ALBA y proyectos culturales, etctera.

La entrada en funcionamiento del Banco del ALBA y el inicio del intercambio comercial unido al Sistema nico de Compensacin Regional (SUCRE), que en total podra superar los 2 mil millones de dlares al ao, crearn mejores condiciones para que Nicaragua se logre independizar del Fondo Monetario Internacional y as romper definitivamente con el modelo neoliberal.

Es difcil cuantificar en trminos estrictamente econmicos el significado de esa ayuda, no slo porque todo el tiempo surgen nuevos proyectos y acuerdos, sino tambin porque las modalidades de dicha ayuda superan los marcos tradicionales de la rentabilidad estrecha y del asistencialismo.

El caso ms patente es el de la factura petrolera, que en realidad se convierte en un prstamo altamente subvencionado para financiar una serie de proyectos sociales y productivos en los sectores populares. Pero qu decir de los proyectos culturales, de la entrada de Nicaragua a TeleSur, etctera?

Qu recibe el ALBA de Nicaragua?

Sin embargo, Nicaragua no es un mero receptor pasivo de los proyectos del ALBA sino un sujeto activo de los mismos. Por ejemplo, proyectos como Hambre Cero y todos los relacionados con el tema de la soberana alimentaria han sido elaborados por cientficos sociales, activistas y funcionarios nicaragenses a partir de la experiencia de la revolucin de los aos 80 y de la experiencia amarga de la larga noche neoliberal que vino despus. Otro tanto se puede decir de los proyectos sociales, etctera.

Los proyectos dentro del sector energtico tambin estn insertos en una estrategia propia que apunta a la independencia de las fuentes no renovables de energa y su reemplazo por fuentes renovables, con una estrategia propia sobre la gestin de los recursos acuferos y del medio ambiente, etctera. Y es que Nicaragua entra al ALBA con sus propios planes de desarrollo producto de su experiencia histrica.

La capacidad actual y potencial de produccin de alimentos dotan a los pases del ALBA de una importante reserva mientras se avanza hacia la soberana alimentaria de sus miembros, pero la importancia de la entrada de Nicaragua al ALBA va mucho ms all.

Las fuerzas armadas nicaragenses, de races populares y revolucionarias que 16 aos de neoliberalismo y los intentos de los EE.UU no lograron borrar, enriquecen con sus experiencias las capacidades defensivas del ALBA.

El ejrcito nicaragense, que libr una exitosa guerra defensiva contra la agresin estadounidense en la dcada de los 80s (la contra jams pudo establecer una cabeza de playa en 10 aos de guerra terrorista) mantuvo, a pesar de todos los intentos por corromperlo, dividirlo y asfixiarlo materialmente, su capacidad operativa y su orientacin de servicio a la poblacin ms all de sus tareas estrictamente militares.

Las experiencias del ejrcito nicaragense en reas que van desde la lucha contra el narcotrfico hasta su modelo de apoyo a la defensa civil, probado en grandes desastres naturales que peridicamente han azotado al pas desde 1979, fortalecen las capacidades de los otros miembros del ALBA, en especial de aquellos en los que la tarea de la transformacin de las fuerzas armadas en aparatos al servicio del pueblo todava se encuentra en su fase inicial.

Otro tanto se puede decir de la Polica Nicaragense y su amplia experiencia, reconocida internacionalmente, en la aplicacin de estrategias de lucha contra la criminalidad basadas en la prevencin y el contacto con el pueblo antes que en la represin. Por eso, en los ltimos acuerdos firmados entre Venezuela y Nicaragua se encuentra la formacin de unos 50 cadetes y oficiales venezolanos en la Academia de Polica Walter Mendoza de Managua que se prepararn aprendern sobre el modelo comunitario proactivo utiizado por la polica nicaragense.

Nicaragua tambin refuerza las voces de los pases del ALBA y del tercer mundo en la arena internacional. Es conocido el papel desempeado por el padre Miguel D'Escoto Brockman al frente de la Asamblea General de las Naciones Unidas ante crisis con el genocidio israel contra la poblacin de Gaza, el ataque colombiano contra el territorio ecuatoriano o el golpe fascista en Honduras, as como su actividad para promover la reforma de las Naciones Unidas, etctera.

Pero Nicaragua tambin est representada en otros organismos importantes de las Naciones Unidas, como el Foro Permanente para las Cuestiones Indgenas y el Comit de Descolonizacin.

La amplia experiencia internacional acumulada y los contactos forjados por el sandinismo durante la dcada de los 80s refuerzan el frente internacional del ALBA ante los retos actuales, como la necesidad de hacerle frente al cambio climtico o a la crisis del capitalismo.

El ALBA como garanta de un cambio sistmico en Nicaragua.

El Frente Sandinista gan las elecciones de diciembre de 2006 con una de las votaciones ms bajas de su historia. Sin embargo, lo que a menudo olvidan los analistas fuera del pas es que ya para ese entonces el entusiasmo de ciertos sectores del electorado con las polticas neoliberales haba desaparecido por completo, como lo demuestran las continuas protestas sociales en los ltimos aos del gobierno de Enrique Bolaos.

Divididas y desprestigiadas, la derecha y la oligarqua carecan y carecen de una poltica propia y su espacio ha sido cada vez ms relegado a una realidad meditica virtual para el consumo exterior, con un peso real cada vez menor entre el pueblo nicaragense.

La poltica (pragmtica) de restitucin de derechos, de salud y educacin gratuitas, de transporte colectivo subvencionado, de defensa del salario real de los trabajadores, y de ampliacin de las relaciones internacionales, estn transformando profundamente el panorama poltico del pas que apunta a un gobierno sandinista con mayora propia luego de las elecciones del prximo ao que le permita realizar cambios estructurales para desmontar definitivamente el sistema neoliberal y comenzar a construir un socialismo nicaragense.

Nicaragua tiene relaciones de cooperacin con una gran cantidad de pases a pesar de los intentos de chantaje de parte de los EE.UU y de los sectores atlantistas de la UE. Pases como Espaa y Alemania todava mantienen niveles importantes de ayuda en sectores clave como las obras de agua potable. Las relaciones con pases como Rusia han sido muy importantes, desde su establecimiento en el sector de las telecomunicaciones hasta sus donaciones de buses para el transporte urbano.

Sin embargo, es el ALBA y su apoyo a la estrategia de desarrollo del pas lo que le permite a Nicaragua encontrar una salida ms all del capitalismo.

Fuente: http://tortillaconsal.com/tortilla/node/6078



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter