Portada :: Espaa :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-06-2010

Mierda caliente y mierda fra

Rafael Calero Palma
Rebelin


A finales de la dcada de los sesenta, el gran poeta y novelista Charles Bukowski escribi un artculo en su columna Escritos de un viejo indecente para la revista contracultural Open City, en el que aluda a los dos principales candidatos que concurran a las elecciones presidenciales de los Estados Unidos de 1968: Richard Nixon, aspirante por el Partido Republicano, y Hubert H. Humphrey, el candidato del Partido Demcrata. Entre otras muchas cosas, el viejo Bukowski deca: Que te den la oportunidad de elegir entre Nixon y Humphrey es como que te den la oportunidad de elegir entre comer mierda caliente y mierda fra.

Si cambiamos el escenario americano de los ltimos aos de la dcada de los sesenta por la Espaa de nuestros das, y los nombres de Richard Nixon y Hurbert H. Humphrey por los de Jos Luis Rodrguez Zapatero y Mariano Rajoy, o lo que es lo mismo, el proyecto poltico del Partido Socialista y el del Partido Popular, resulta que tenemos el mismo men que anunciaba Bukowski para aquellos Estados Unidos de 1968: plato nico. Slo vara la temperatura: uno se servir caliente; el otro fro. El problema es, adems, que no sabemos muy bien quin es el caliente y quin el fro.

Porque, a da de hoy, quin es capaz de establecer diferencias reales entre los proyectos econmicos, polticos y sociales de ambos partidos? La sociedad espaola est viviendo, durante estas ltimas semanas, en un estado de confusin que bordea la paranoia. El partido en el gobierno, el PSOE, de corte socialdemcrata, est llevando a cabo las polticas ms reaccionarias y antisociales de todo el continente europeo. A saber: congelacin de las pagas de los jubilados, fuertes recortes en los sueldos de los empleados pblicos, reduccin drstica de las ayudas para los pases subdesarrollados, anulacin del cheque-beb, recortes en las ayudas a la aplicacin de la Ley de Dependencia y un recorte drstico en las inversiones pblicas en obras e infraestructuras. Por otro lado, hemos asistido durante los ltimos aos de mandato socialista a una serie de medidas surrealistas e, incluso, injustas. Pongamos un par de ejemplos esclarecedores. El famoso cheque-beb que se suprime a partir del uno de enero del prximo ao: durante el tiempo que ha estado vigente, cualquier mujer ha recibido dos mil quinientos euros por el nacimiento de un beb, independientemente de su nivel de renta. Es decir, si eres multimillonaria y tienes un beb, el Estado te premia con dos mil quinientos euros. Exactamente lo mismo que si no tienes donde caerte muerta. Lo mismo ha ocurrido con la gratuidad de los libros de texto, o con los famosos ordenadores para los nios de quinto y sexto de primaria y con otras muchas cosas. Se trata de la poltica del caf para todos, o mejor dicho, de derroche generalizado, al que son tan aficionados los socialistas, que nos ha llevado al punto en el que nos encontramos ahora.

Y qu ocurre con el principal partido de la oposicin? A pesar de que el pasado 27 de mayo votaron en contra del decreto del Gobierno que atenta contra la misma base del Estado del Bienestar de nuestro pas, todos sabemos que en su fuero interno se alegran enormemente de estas medidas, ya que son las disposiciones de la derecha, neoliberales y reaccionarias. Exactamente lo mismo que ocurri en los aos ochenta con Felipe Gonzlez y su reconversin industrial, con la permanencia de Espaa en la OTAN, etc., etc. Y es que la derecha espaola ya est acostumbrada a que el PSOE le haga el trabajo sucio cuando gobierna. Hace unos das el diario britnico Financial Times entrevistaba al ex presidente Aznar, reconvertido ahora en el cerebro en la sombra del sector ms duro de la derecha espaola. Entre sus principales recetas para atajar la crisis econmica, a la que, por cierto, l tanto contribuy con su poltica de apoyo al ladrillo, estn: Privatizar los servicios pblicos de empleo y reducir las prestaciones por desempleo, bajar los impuestos, potenciar la energa nuclear y suprimir las ayudas a las energas renovables, bancarizar las cajas, recortar las pensiones y aumentar la edad de jubilacin, privatizar todas las empresa pblicas dignas de ser privatizadas y reformar la negociacin colectiva. Como se puede ver, en la mayora de estas medidas coinciden tanto la socialdemocracia como la derecha pura y dura. En nuestras manos est darle un giro a esta Europa de los mercaderes, del capitalismo salvaje y canbal que tratan de imponernos. As que ya sabes, cuando te den a elegir entre la mierda caliente y la mierda fra, no te dejes embaucar: que se la coman ellos.

Fuente: http://mimargenizquierda.blogspot.com

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter