Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-06-2010

Narcopoltica, el secreto de las elecciones colombianas

Gilberto Lopes
Rebelin


Las elecciones presidenciales colombianas, del pasado 30 de mayo, se saldaron con una sorpresa: los candidatos favorables al presidente lvaro Uribe se dispararon en la votacin. El candidato del presidente, del Partido de la U, Juan Manuel Santos, a quien las encuestas daban un 37,5% de las preferencias, sac casi diez puntos ms. Y Germn Vargas, de Cambio Radical, prcticamente triplic el 3,8% que le daban las encuestas. Nada sali como prevean las encuestadoras ms serias y los expertos multiplican las interpretaciones. Pero no he visto una que incluya lo que quizs sea la clave de los resultados inesperados: la narcopoltica.

Hace unos meses, Rafael Garca Torres, el exjefe de informtica del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), el rgano de seguridad del gobierno colombiano, explic en detalle como el narcotrfico y los paramilitares se aduearon de la vida poltica en Colombia.

Garca Torres, parte de ese engranaje, huy al sentir que su vida corra peligro. Pero, en su huda, habl largo y detalladamente.

Desde 1999 las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), que agrupa a paramilitares y grupos de narcotraficantes, hicieron alianzas con polticos tradicionales de sus reas de influencia, con el fin de apoderarse paulatinamente de la administracin pblica, asegur.

Los efectos de esa alianza se hicieron sentir rpidamente.

Para la elecciones legislativas del ao 2002, celebradas en marzo, las Autodefensas lograron apoderarse de aproximadamente 40% de las curules del congreso, afirma Garca Torres. Y agrega: De no haber sido por el apoyo paramilitar, lvaro Uribe no habra obtenido esta victoria en primera vuelta, en las elecciones de ese ao.

La historia vuelve ahora a repetirse. En las elecciones parlamentarias de marzo, los sectores uribistas lograron un cmodo triunfo. El Partido de la U, de los seguidores del presidente lvaro Uribe, alcnazaron 25% de los votos, y los conservadores, aliados suyos, casi 21%, en unas elecciones en las que participaron apenas 44% de los inscritos.

Las elecciones legislativas del pasado 14 de marzo son las ms viciadas en una larga historia de fraudes y anomalas electorales en Colombia. Los resultados y el triunfo de la abstencin, dejan importantes lecciones y alertas que no deben pasar desapercibida, dijo la escritora colombiana Mauren Maya.

Pero eso no es lo ms grave. Citando a comentaristas colombianos, Maya agregque, en esas elecciones fueron elegidos 22 senadores que estn en las investigaciones de la 'parapoltica' o son herederos de quienes estn presos o condenados por estos delitos: 8 del partido de 'la U', 7 en el PIN, 5 en el Partido Conservador, 1 en Cambio Radical y 1 en el Partido Liberal. La influencia en la Cmara de Representantes es an ms grande

El PIN, un partido creado con reconocidos miembros de la narco y la parapoltica, logrun milln de votos en esas elecciones parlamentarias, lo que le vali8 curules en el senado y 11 en la Cmara de Representantes.

Los nombres son bien conocidos y, en Colombia, cuando no hay qurum en el congreso, dice, en broma, que vayan a sesionar a la crcel de La Picota. Ahsiempre hay qurum, porque senadores, diputados, ministros, embajadores, militares, los parientes ms cercanos al presidente Uribe, incluyendo su hermano y un primo hermano, exsenador, estn bajo investigacin judicial o condenados por los crmenes de la parapoltca.

En la primera administracin de lvaro Uribe (2002-2006) la burocracia, es decir los cargos y entidades, fueron distribuidos entre los congresistas recin elegidos que haban apoyado su candidatura. Esto dio como resultado que los cargos se distribuyeron entre los diferentes bloques de las autodefensas, puesto que esos congresistas, en su inmensa mayora, le deban el haber conseguido esa curul en el congreso al apoyo paramilitar, afirm Garca Torres en sus declaraciones.

En ese escenario, se celebraron el pasado 30 de mayo las elecciones presidenciales. Uribe no pudo competir, porque la Corte Constitucional rechaz su pretensin de convocar un plebiscito que le permitiera aspirar a un tercer mandato.

Nuevamente, gansu candidato. Nuevamente votapenas la mitad de los electores. Y el resultado no dej de sorprender. Las encuestas, todas, daban un virtual empate entre el uribista Juan Manuel Santos, exministro de Defensa, y Antanas Mockus, exrector universitario y exalcalde de Bogot, pero los resultados le dieron a Santos ms del 46% de los votos, y apenas 21% de Mockus. Ambos irn a una segunda vuelta, que confirmar el triunfo de Santos.

"El establecimiento cre un candidato como Mockus para legitimar elecciones. Sabemos que fue ficticio y meditico su crecimiento", dijo la senadora Piedad Crdoba, para explicar el resultado electoral.

Colombia seguir sometida a la narcopoltica, en medio de escndalos que no terminan, del descubrimiento de fosas comunes con 2.000 y 3.000 cuerpos de campesinos asesinados por los militares y los paramilitares, con 100 mil (algunos hablan del doble) desaparecidos, con ndices de desigualdades sociales y pobreza solo comprables a los peores de Amrica Latina, con una polica acusada de corrupcin, de vigilancia y seguimiento a magistrados, periodistas y opositores.

La narcopoltica ha salpicado a todo el gobierno. Ciertamente, por eso, en Colombia se oye, cada vez con mayor frecuencia, que el jefe de todos debera estar sentado en el Tribunal Penal Internacional, acusado de crmenes de genocidio.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante unalicencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter