Portada :: Cultura :: Manuel Sacristn: 25 aos de su fallecimiento
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-06-2010

Anotaciones sobre el ltimo Marx y sus reflexiones metahistricas
La segunda arista de la concepcin marxista del mundo: la dialctica (dcimocuarta aproximacin)

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Adems de la carta a Mnica Guitan, en Reserva de la BC de la UB [1] pueden verse trabajos anotados por Sacristn donde pueden consultarse sus notas y reflexiones sobre trabajos del ltimo Marx y la revision de sus posiciones sobre filosofa de la historia.

De varias carpetas depositadas en Reserva y de fichas comentadas de conferencias de 1983, estas anotaciones de Sacristn en torno el volumen 19 de MEW [Marx-Engels-Werke]

I. Del Vorwort [Prlogo] de los editores.

1. Y afirmacin rotunda en el dogmatismo oficial: A principios de los aos setenta emprende Marx un estudio intensivo de fuentes originales rusas acerca de la propiedad de la tierra y de las condiciones agrcolas en general. El anlisis de la economa rusa, particularmente en el de la produccin agrcola, ocup un lugar muy importante en los trabajos preparatorios de Marx para el libro tercero del Capital (MEW 19, Prlogo editores, XXIII).

Ya esta presentacin es una manera de minimizar el asunto: el estudio de Marx se debera slo -eso es lo que se sugiere- a que tiene que tratar los problemas de la renta de la tierra, y no a revisiones de su anterior pensamiento. Se ignora la pregunta poltico-terica de Vera Sasslich y los problemas tericos de la respuesta.

2. Dada la multiplicidad de formas tanto de la propiedad de la tierra como de la explotacin de los productos agrcolas en Rusia, escribi Engels en el prlogo al libro tercero del capital, en la seccin sobre la renta de la tierra Rusia tena que desempear la misma funcin que Inglaterra en el libro primero, a propsito del trabajo asalariado industrial (K. Marx, Das Kapital, Band 3, Berlin 1959, s. 8).

Engels ha empezado esa lectura, cosa muy natural: l cree estar editando un pensamiento acabado: esto es lo mejor de la crtica de Rubel a Engels.

3. [...] En 1877 la cada del zarismo le pareca a Marx inminente. Pensaba que la revolucin rusa creara condiciones favorables para la victoria del proletariado europeo occidental*, mientras que, por su parte, el proletariado europeo occidental podra ayudar a evitar a Rusia el camino de desarrollo capitalista. Esta concepcin de Marx no tena nada en comn con el sueo de los populistas** de llegar al orden social sin desarrollo de la gran industria, slo con la ayuda de la comunidad aldeana rusa (MEW 19, Prlogo editores, XXIV-XXV)

(*) Interpretacin falsa, por asimilacin con Engels 1875 y Marx/Engels 1882.

(**) Sus propios corresponsales. Minimizacin mxima. El vicio fundamental es dar por clara y segura la doctrina de Marx al respecto. Luego, el pasar por alto la cuestin del estatuto de la teora que no es clave. Luego, el pasar por alto la recusacin de la filosofa de la historia. Por ltimo, ocultar la oposicin de todo eso a la vulgata marxista.

Sobre el volumen: Karl Marx, Kritik des Gothaer Programms [Crtica del programa de Gotha], con carta a Bracke del 5.5.1875, comentaba Sacristn (obsrvese el comentario crtico, a calzn quitado, de la segunda nota):

Observacin: En la CPG Marx recupera su condena de las medias ricardianas, pero sin mala teora de la ciencia: es la crtica de la igualdad jurdica como desigualdad concreta o material.

1.En la medida en que el trabajo se desarrolla socialmente, convirtindose en fuente de riqueza y cultura, se desarrollan la pobreza y el abandono por el lado del trabajador, y la riqueza y la cultura por el del no trabajador. KMarx: Esa es la ley de toda la historia sida hasta ahora. Por lo tanto, en vez de decir generalidades sobre el trabajo y la sociedad, haba que mostrar resueltamente cmo finalmente, en la actual sociedad capitalista, se han creado las condiciones materiales, etc. que permiten y fuerzan a los trabajadores a romper esa maldicin histrica (p.17).

MSL: La diccin es todava sin problema, dos aos antes de la carta a O.S [Otechestwenniye Sapiski (Anales de la Patria)].

2. KM: El mero hecho de que los representantes de nuestro partido fueran capaces de cometer un atentado tan monstruoso contra la comprensin difundida en la masa del partido, no basta por s mismo para probar la ligereza, la (falta de conciencia) con que obran al redactar el programa de compromiso?.

MSL: De acuerdo con mi vieja experiencia de que muchas veces el sufrimiento, el esfuerzo y, en general, el mrito no mejoran al individuo, sino que lo empeoran, Marx haba sufrido y se haba esforzado tanto que era un endiosado insoportable.

3. pgina 28. El desarrollo tiene bastantes consecuencias, sobre todo para la relacin base-sobrestructura: una base puede soportar varios estados; ergo, puede haber diferentes dictaduras del proletariado.

La carta de Karl Marx a la redaccin de Otechestwenniye Sapiski [OS] (Anales de la patria), de noviembre 1877, fue analizada con detalle por Sacristn:.

1. La estructura es simple, mucho ms que los borradores de 1881: 1) Entradilla sobre la polmica de Mijailowski. 2) Tesis. 3) Limitacin o reduccin de su modelo a historia. 4) Recusacin de la filosofa de la historia.

2. Este ha tratado en notable artculos la cuestin de si Rusia tiene que empezar por la destruccin de la comuna campesina, como lo postulan los economistas liberales, y luego pasar al rgimen capitalista, o si, por el contrario, sin atravesar los tormentos de ese sistema puede apropiarse de todos los frutos del mismo, desarrollando sus propios presupuestos histricamente dados (pp.107-108).

MSL: Ya aqu, en 1877, est la inconsecuencia bajo la aparente sencillez de la cuestin: una cosa es aprovechar lo que un inevitable capitalismo ya ha hecho en otro sitio, para acelerar la negacin de la negacin, y otra desarrollar en continuidad positiva presupuestos no capitalistas. Lo segundo no es dialctico, ni desarrollo por el lado peor. La idea del aprovechamiento por la comuna rusa de los frutos del capitalismo podra dejarlo todo en una trivialidad, si no fuera por la otra idea de que la aldea desarrolla sus propios presupuestos positivamente. Esto es lo que se aparta del esquema dialctico.

3. La tesis: En resolucin, como no me gustara dejar nada por adivinar, voy a hablar sin reservas. Para poder estimar con pleno conocimiento de causa el desarrollo econmico de Rusia he aprendido ruso y luego he estudiado a lo largo de muchos aos los impresos oficiales y no oficiales referentes al mismo. El resultado al que he llegado es este: si Rusia sigue avanzando por el camino que emprendi en 1861, desperdiciar la posibilidad ms hermosa que la historia haya ofrecido jams a un pueblo, y a cambio de ello atravesar todas las fatales vicisitudes del sistema capitalista (p. 108).

El condicional da muy bien la naturaleza terica del modelo aplicado. No pura empiria. El que Rusia tuviera esa posibilidad excluye la negacin de la negacin, la evolucin por dialctica interna. Se podra sostener que el resultado del proceso indicado por Marx, an sin haber pasado por la negacin del punto de partida (la obschchina), es, sin embargo, negacin de la negacin de sta. Pero de modo descriptivo slo, no dinmico. Se podra decir, pero vacuamente.

4. La idea de aprovechamiento por la comuna rusa de los frutos del capitalismo podra dejarlo todo en una trivialidad, si no fuera por la otra idea de que la aldea desarrolla sus propios presupuestos (p.108). Esto es lo que se aparta del esquema dialctico.

5. Mantiene, por cita, la negacin como dinmica del sistema capitalista (p. 108).

6.Qu aplicacin a Rusia podra hacer mi crtico de ese esbozo histrico [1]? Simple y exclusivamente sta: si Rusia aspira a convertirse en una nacin capitalista segn modelo europeo [2] -y en los ltimos aos ha estado dispuesta a cargar con mucho esfuerzo en este sentido-, no conseguir sin transformar antes una buena parte de sus campesinos en proletarios; y entonces, una vez arrastrada al torbellino de la economa capitalista, tendr que soportar las leyes implacables[3] de ese sistema, exactamente igual que los dems pueblos profanes[4]. Eso es todo. Pero demasiado poco para mi crtico. El est absolutamente obligado a transformar mi esbozo histrico del origen del capitalismo en Europa occidental 5 en una teora filosfico-histrica del proceso evolutivo general, prescrito por el destino a todos los pueblos, cualesquiera que sean las circunstancias histricas en que se encuentren, para llegar finalmente a la formacin econmica que, con el florecimiento mximo de las fuerzas productivas del trabajo social, asegura el desarrollo ms omnilateral del ser humano. Pero que me perdone(Esto es hacerme al mismo tiempo demasiado honor y demasiado agravio). Tomemos un ejemplo (pg. 111).

(1) Del captulo sobre a acumulacin originaria.

(2) El condicional muestra que eso no es inevitable y, por lo tanto, que tampoco lo son las etapas del camino, ni el camino mismo, sino que aqu slo hay un modelo hipottico, terico.

(3) El implacables no debe ocultar su naturaleza de evitables.

(4) Resto de polmica antiesclavista.

(5) Reducido a eso, su modelo no tiene necesidad de Hegel.

Sigue el caso romano, como en El Capital, pero con comentario

7. El ejemplo de Roma hace realmente al modelo un modelo histrico, no repetible, explicacin (no comprensin), de algo singular (p. 111). Eso s que es destruccin de la dialctica: los trminos o categoras que usa estaban dados en el modelo dialctico, pero no el milieu, que es otro concepto, no de su sistema terico, sino emprico. El ejemplo romano lleva una coda metodolgica.

8. Particular importancia de la recusacin de la filosofa de la historia, que da mucha transcendencia a la discusin sobre la obschchina. Tesis terico-metodolgica ms profunda, que sigue al ejemplo de Roma: Acontecimientos de llamativa analoga, pero que se desarrollan en un milieu histrico diferente, condujeron, pues, a resultados completamente diferentes. Si se estudia cada uno de esos desarrollos por s mismo y se comparan luego unos con otros, se hallar fcilmente la clave de este fenmeno, pero nunca se llegar a ello con la clave universal de una teora de filosofa de la historia cuya mayor excelencia consiste en ser suprahistrica (p.112).

Como lo sera la dialctica. El original es francs. Tenerlo en cuenta por milieu.

Igualmente fue estudiada por Sacristn la carta a Vera Ivanovna Sasslich, de 8 de marzo de 1881:

1. La estructura es muy simple: 1. Planteamiento de la cuestin segn el modelo del capital. 1.1. Limitacin del modelo y su razn. 1.2. El modelo del Capital no resuelve la cuestin de la obschchina. 2. Tesis, y su condicin.

2. Rebajamiento displicente de la teora: (...) mi supuesta teora (p. 242).

3. El argumento no tiene dialecticidad fuerte: La inevitabilidad histrica de ese movimiento est, pues, explcitamente limitada a los pases de la Europa Occidental. El fundamento de esta limitacin se aduce en el siguiente paso del cap.XXXII : La propiedad privada fundada en trabajo personal... es desplazada por la propiedad privada capitalista, que se funda en la explotacin del trabajo ajeno, en el trabajo asalariado (pp.242-243).

Sigue: En el caso de este movimiento en el oeste se trata de la transformacin de una forma de la propiedad privada en otra forma de la propiedad privada. En el caso de los campesinos rusos, por el contrario, se transformara su propiedad colectiva en propiedad privada (pp. 242-243).

La razn tomada del modelo es poco convincente (consistente): el modelo, en su anterior versin ingenua (de filosofa de la historia) dira que de la propiedad colectiva se pasa a la privada o personal, y de sta a la capitalista. Y as se mantiene en esta misma poca en otros pasos de los borradores. Pero es claro que lo que Marx quiere negar aqu es la necesidad del primer paso, del paso de la formacin primaria a la secundaria, como dice hegelianamente en los borradores.

No puede funcionar la escapatoria de mantener la dialctica para el paso al socialismo y no para otros pasos. Eso no sera dialctica en sentido fuerte. No dialctica como visin general.

4. El modelo del Capital no decide el caso: El anlisis dado en El Capital no contiene, pues, ninguna prueba, ni a favor ni en contra, de la vitalidad de la comuna aldeana (p. 243). En El Capital quizs no, pero si en Misre [de la filosofa] y en el MC [Manifiesto].

5. La idea "proudhoniana del desarrollo natural: (...) pero para que [la comuna aldeana] pueda actuar en este sentido, habra que eliminar antes las influencias destructivas que la acosan por todas partes, y luego asegurarle las condiciones normales de un desarrollo natural (p. 243).

No menciona aqu la variable externa de la revolucin en Occidente, aunque puede estar incluida en el ltimo prrafo. Como tampoco en la carta de 1877 (nov?). Pero lo decisivo es la idea de evolucin natural fuera del modelo europeo, es decir, no por dinmica interna negativa (no por negacin). En conjunto, la conclusin o tesis de esta carta es la ms radicalmente opuesta a la vulgata marxista.

La gran cuestin es: por qu no envi sus desarrollos de los borradores? No por las razones de Nikolaievski, claro; pero tampoco por las de Riaznov. Sino por duda de la consistencia. Se limit a la poltica.

Tambin el prlogo de Marx y Engels a la 2 edicin rusa del Manifiesto del PC., de 1 de enero de 1882, fue comentado por l:

1.Hoy (...) Rusia constituye la vanguardia de la accin revolucionaria en Europa (p. 296).

Muestra de lo que inspiraba a Marx la revolucin rusa, tan poco afn a su modelo eurocntrico. Por lo dems, es una constatacin poltica, fuera de deducciones a partir del modelo terico. Engels reneg completamente de esta tesis, llamndola absurda, en 1893-1894.

2. El Manifiesto Comunista tena como misin la de proclamar la inminente e inevitable disolucin de la propiedad burguesa moderna. Pero en Rusia encontramos, frente a la especulacin capitalista en rpido auge y a la propiedad burguesa de la tierra que apenas si est en desarrollo, la mayor parte del suelo en propiedad comn de los campesinos. Cabe preguntarse ahora: puede la comunidad rural rusa -aun cuando es una forma fuertemente socavada de la antiqusima propiedad comn del suelo [1]- convertirse directamente en la forma superior de la propiedad comn comunista? O, por el contrario, deber recorrer primeramente el mismo proceso de disolucin que constituye la evolucin histrica del Occidente?... (p. 296).

(1) Concepto no marxiano, a tenor de la teora histrica de los borradores a V.S. Esta versin es la ltima del problema. Luego hace autoridad. En ella es manifiesta la relacin con el resultado del modelo europeo -aunque en la forma de accin recproca, no en la engelsiana de accin de Europa occidental sobre Rusia-, pero tambin la admisin de un desarrollo propio, no por negacin y negacin de la negacin [sino positivo, natural], salvo en un sentido puramente descriptivo y metafrico, no dinmico. La negacin de la negacin no sera el dinamismo de ese proceso.

Como en otras ocasiones, el sentido comn de Engels y su realismo llevan razn polticamente, concretamente. Pero ese llevar razn le impide ver la problemtica de fondo, y salirse del esquema, cosa que puede hacer Marx.

El esquema del prlogo es as: 1. Cambio de sentido entre la primera y segunda edicin rusas del MC: de curiosidad a cosa importante. 2. Cambio de situacin desde diciembre 1847 del movimiento obrero. 3. Cambio del papel de los USA. 4. Cambio del papel de Rusia. 5. La cuestin de la obschchina.

Los borradores a Vera Sasslich de febrero-marzo de 1881 fueron comentados por l con todo detalle.

Nota:

[1] Toda la documentacin de este trabajo est extrada de las carpetas depositadas en Reserva de la BC de la UB, fondo Sacristn.

Referencia Prlogo:

El prlogo de Sacristn en la red: http://archivo.juventudes.org/node/114

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter