Portada :: frica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-06-2010

La lucha por la liberacin africana es un movimiento de base

Mark P. Fancher
Black agenda report

Traducido del ingls para Rebelin por Mariola y Jess Mara Garca Pedrajas


La descolonizacin de frica empez como un sueo de prosperidad a travs de la unidad, articulado especialmente por el presidente de Ghana, Kwame Nkrumah. Pero Nkrumah fue derrocado por fuerzas apoyadas por EEUU y la visin de unos Estados Unidos de frica se desvaneci. Sin embargo, las demandas por una frica unida por parte de sus bases ha sido incesante, alimentadas por los anhelos de las bases.

Ser la nacionalizacin del petrleo y de los minerales preciosos de frica la que dar, finalmente, al continente la soberana que ha ansiado.

10 de Marzo de 1957, la larga y dura lucha de Ghana por su independencia del dominio colonial britnico ha acabado. Kwame Nkrumah, el primer presidente del pas, preside triunfante sobre el campo de polo de Accra y observa una marea danzante de su pueblo todos con lgrimas en sus ojos, alegra en su corazn y la determinacin de celebrarlo como nunca antes haban hecho-. En ese momento, el jbilo pareca que nunca terminara, pero slo nueve aos despus el Gobierno de Nkrumah haba sido derrocado.

Exiliado y solo, Nkrumah escribi: La palabra golpe no debera usarse para describir lo que tuvo lugar en Ghana el 24 de Febrero de 1966. Ese da, Ghana fue capturada por traidores de dentro del ejrcito y de la polica, que fueron inspirados y ayudados por neocolonialistas y ciertos elementos reaccionarios entre nuestra propia poblacin. Fue un acto de agresin, una invasin planeada para que tuviera lugar en mi ausencia y para ser mantenida por la fuerza. Raramente en la historia ha habido un intento ms estpido y cobarde de destruir la independencia de una nacin.

Sabemos ahora que el derrocamiento de Nkrumah, planeado por la CIA, no fue un hecho aislado. Las operaciones encubiertas, o a travs de sus agentes, para destruir liderazgos progresistas en frica fueron hechos rutinarios en la agenda del ejrcito y las agencias de inteligencia de EEUU. Los documentos demuestran que los planes para asesinar a Patrice Lumumba, el Primer Ministro de la Repblica Democrtica del Congo, se urdieron en la Casa Blanca. EEUU apoy y colabor activamente con el rgimen del apartheid en Sudfrica y con las fuerzas contrarrevolucionarias africanas para intentar la desestabilizacin del Gobierno de Angola. EEUU ha jugado un papel crucial en el mantenimiento de las agobiantes y mortales sanciones econmicas contra Zimbabue.

Las operaciones encubiertas, o a travs de sus agentes, para destruir liderazgos progresistas en frica fueron hechos rutinarios en la agenda del ejrcito y las agencias de inteligencia de EEUU

EEUU, sin embargo, niega que sea un imperio, y limitar el uso de tropas estadounidenses en frica, que tiene una notoria historia de colonialismo, es importante para mantener la ilusin de la no intervencin. Por tanto, y a pesar de que la Casa Blanca ha solicitado 275 millones de dlares para financiar operaciones del AFRICOM (Comando de EEUU para frica), el despliegue de las propias tropas de EEUU ha sido un hecho poco comn. AFRICOM se ha diseado para evitar una presencia visible de tropas estadounidenses en frica y, en lugar de ello, mantenerlos escondidos en las sombras del continente dirigiendo a las fuerzas militares africanas para llevar a cabo misiones que ayuden a los intereses de EEUU. Pero la entrometida mano del imperialismo de EEUU ha dejado sus inconfundibles huellas por toda frica, y Nkrumah fue de los primeros en detectarlas.

Nkrumah saba que muchos pases africanos se sienten demasiado intimidados incluso para intentar responder a las operaciones de desestabilizacin de EEUU. Para reforzar la fuerza y el valor de estos pases, y con el propsito de la autodefensa y una eventual prosperidad, Nkrumah urgi a todos ellos a que cerraran filas contra el imperialismo y estableci cul podra ser la ms poderosa entre las superpotencias del mundo: Los Estados Unidos de frica. sta es una idea que siempre ha resonado entre las masas africanas, pero que ha sido evitada por muchos lderes africanos como si fuera una enfermedad mortal y muy contagiosa. Por ejemplo, alrededor de 1960, el entonces Primer Ministro de Nigeria declar: El plan ampliamente discutido en los ltimos tiempos para unos Estados Unidos de frica slo puede ser una fuente de nuevos problemas. Nigeria todava necesita muchos decenios para alcanzar el nivel de otros pases. Nuestros problemas ms urgentes estn aqu (en Nigeria) y slo aqu.

Nkrumah urgi a los africanos a que cerraran filas contra el imperialismo y estableci cul podra ser la ms poderosa entre las superpotencias del mundo: Los Estados Unidos de frica.

Sin embargo, las demandas por la unidad de frica por parte de sus bases han sido incesantes, y eso podra explicar que la Unin Africana haya hecho de la unidad un rasgo fundamental de su programa. Pero, mientras que se ha aceptado la idea de unidad, tambin ha habido reticencias para adoptar el otro elemento crtico de la formulacin de Nkrumah socialismo en todo el continente-. Ser la nacionalizacin de del petrleo y los minerales preciosos de frica la que, finalmente,dar al continente la soberana que ha ansiado. An pocos jefes de estado africanos tienen el valor de defenderse frente a los pases extranjeros y las multinacionales que estn robando y explotando los valiosos recursos de frica y expulsarlos del forma permanente del continente. Estos lderes probablemente tengan miedo de sufrir el mismo destino que Nkrumah, Lumumba, Robert Mugabe, Thomas Sankara y otros que han desafiado a las fuerzas imperialistas. Dada la reticencia de los jefes de Estado africanos para avanzar con un programa de unidad y socialismo, qu puede hacerse?

Despus de muchos debates infructuosos, Nkrumah tuvo que aceptar que muchos lderes africanos nunca estableceran un nico Estado socialista en todo el continente. Si esto ocurriera, la agitacin para conseguirlo vendra desde abajo y no desde arriba. Nkrumah identific a los obreros y campesinos como elementos crticos de una alianza revolucionaria, pero tambin incluy a: estudiantes que tenan la motivacin y los medios para hacer saltar la chispa de las insurrecciones, miembros de las burguesas nacionales con la voluntad para cometer suicidio de clase, y hombres y mujeres descendientes de africanos y que viven en el extranjero. Nkrumah dijo: Hay un espacio para toda esta gente en nuestra gran lucha.

En EEUU estamos en una posicin nica para exponer la verdad sobre lo que es AFRICOM y para destruir su credibilidad.

Por tanto, cmo podemos aquellos de nosotros que somos hombres y mujeres descendientes de africanos y que viven en el extranjero contribuir a la lucha de frica? En EEUU estamos en una posicin nica para exponer la verdad sobre lo que es AFRICOM y para destruir su credibilidad. Podemos presionar para normalizar las relaciones con Zimbabue. Podemos organizar boicots estratgicos contra aquellas multinacionales que instigan la violencia en la Repblica Democrtica del Congo. Del mismo modo que Cuba enva brigadas de profesionales sanitarios a frica para proporcionar asistencia internacional, nosotros tambin podemos desarrollar programas para nuestros profesionales y hombres de negocios, para que puedan invertir su tiempo en aquellas zonas de frica donde sean ms necesarios. Sin embargo, estos y otros proyectos slo tendrn xito si son llevados a cabo por organizaciones.

De este modo, unirse a una organizacin que luche por frica es la primera y la ms importante tarea para cualquier africano que quiera hacer una contribucin significativa. Una buena manera de aprender sobre estas organizaciones es asistir a los programas del Dia de la Liberacin Africana que se organizan. El Partido Revolucionario del Pueblo Africano y otras muchas organizaciones esponsorizan los actos del Da de la Liberacin Africana, sobre el 25 de Marzo, en toda frica y en cada rincn de la dispora africana. Se puede encontrar informacin sobre estos actos enwww.africanliberationday.net.

Una frica poderosa creara, con su mera existencia, una poderosa dispora africana, as que tenemos todo por ganar si completamos la misin de Nkrumah. Con este fin debemos dejar atrs a todos los cobardes y canallas que pretenden liderar los gobiernos africanos y que usan sus posiciones para robar, traicionar y subvertir la marcha revolucionaria del pueblo africano. Nos corresponde a nosotros, los obreros, campesinos y estudiantes africanos, y a los hijos exiliados del continente traer la redencin a frica.

Mark P. Fancher es abogado, escritor y activista. Puede ser contactado en Mark P. Fancher's blog 

Fuente: http://www.blackagendareport.com/?q=content/african-liberation-struggle-grassroots-thing

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter