Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Ataque terrorista israel a la Flotilla solidaria
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-06-2010

La impunidad de Israel ante el derecho internacional
Tanto el ataque a la flotilla como el sitio de Gaza son ilegales

George Bisharat
Counterpunch

Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens


El mortfero ataque de Israel a la Flotilla de la Libertad de Gaza fue descaradamente ilegal. La flotilla, revisada cuidadosamente en busca de armas antes del desembarque, gozaba del derecho a la libre navegacin en aguas internacionales, e Israel no tena una justificacin legal para interrumpir su misin pacfica.

Los pasajeros de la flotilla tenan derecho a defenderse del abordaje de Israel, por la fuerza, del Mavi Mrmara, disparasen o no los comandos israeles al llegar a la cubierta del barco, como sostienen los pasajeros. El abordaje de un barco desde el aire por parte de 100 soldados armados no es una maniobra pacfica. Los comandos armados israeles tampoco pueden pretender que actuaron en defensa propia, no ms que un ladrn que se enfrenta a una vctima que decide reaccionar. Por lo tanto, Israel es culpable de las muertes que sobrevinieron.

Israel ha afirmado que se encuentra en un conflicto armado con el gobierno de Hams en la Franja de Gaza y que por lo tanto sus acciones en alta mar para imponer el bloqueo de la Franja son permisibles. Esa afirmacin es errnea.

De hecho, segn el derecho internacional consuetudinario que Israel acepta como vinculante, Israel sigue ocupando la Franja de Gaza, a pesar de la retirada de sus tropas terrestres y de sus colonos de esa regin en el ao 2005. Un territorio est ocupado cuando fuerzas extranjeras ejercen un control efectivo sobre l, sea o no impuesto mediante la presencia continua de tropas terrestres.

Israel patrulla las aguas territoriales y el espacio areo de la Franja de Gaza, regula las fronteras terrestres de Gaza, restringe los movimientos internos al excluir a los gazates de una zona de separacin que incluye un 46% de la tierra arable de la Franja, y controla los suministros de electricidad, combustible para la calefaccin y gasolina. En conjunto, esos factores equivalen a un control efectivo remoto. Por lo tanto la Franja de Gaza sigue ocupada, como lo han reconocido todos: las Naciones Unidas, el gobierno de EE.UU. y el Comit Internacional de la Cruz Roja.

Israel tiene autoridad para detener las importaciones de armas a la Franja de Gaza. Pero tambin tiene un deber general de proteccin de los civiles bajo su control, y tiene deberes especficos para permitirles el acceso a suministros adecuados de alimentos y medicinas, y de mantener estndares sanitarios pblicos deberes que ha violado deliberadamente al imponer el sitio de Gaza- Actualmente un 77,2% de los palestinos de Gaza se enfrentan o son vulnerables al hambre; de stos, un 65% son nios menores de 18 aos. Segn UNICEF, un 10% de los nios de Gaza muestra seales de bajo crecimiento, mientras la Organizacin Mundial de la Salud sostiene que otro 10% se enfrenta a una desnutricin crnica.

Adems el castigo colectivo est especficamente prohibido por el Artculo 33 de la Cuarta Convencin de Ginebra. Responsables israeles han declarado repetidamente que el objetivo del bloqueo es debilitar la economa de Gaza y disminuir el apoyo a Hams. Es un objetivo poltico, no militar, y no est permitido segn el derecho internacional afectar a civiles inocentes para lograr objetivos no militares.

Las acciones emprendidas para imponer un sitio ilegal no pueden, por lo tanto, ser legales. El bloqueo israel viola los derechos humanos de los palestinos de Gaza y debe terminar.

El ataque de Israel a la Flotilla de la Libertad es la consecuencia lgica de aos de impunidad israel ante el derecho internacional favorecida por la cobertura diplomtica suministrada por el gobierno de EE.UU. En algn momento, verdaderos amigos de los judos israeles y de los rabes palestinos deben recalcar a Israel que su ilegalidad en serie no es buena para nadie, al multiplicar el resentimiento y el dolor, y al postergar las perspectivas de paz regional hacia un futuro ms distante.

George Bisharat es profesor en el Hastings College de Derecho y escribe frecuentemente sobre temas de derecho y poltica en Oriente Prximo.

Fuente: http://www.counterpunch.org/bisharat06092010.html

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter