Portada :: Opinin :: Ctedra Che Guevara-Amauta
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-01-2005

Reflexiones actuales a propsito de la biografa clsica de Isaac Deutscher
Stalin

Armando Hart Dvalos
Rebelin


Nota introductoria

El siguiente texto ha sido elaborado por Armando Hart Dvalos a propsito de una biografa clsica del pensamiento poltico socialista que las nuevas generaciones de militantes revolucionarios no deberan dejar de consultar. Se trata de Stalin. Biografa poltica escrita por el clebre historiador comunista, judo y polaco, Isaac Deutscher [Cracovia 1907-1967], quien la public originariamente en ingls en el verano de 1949, generando una de las mayores polmicas ideolgicas que recuerde el mundo anglosajn. De todos los pases en donde el libro de Deutscher se discuti, los mayores ataques provinieron desde los Estados Unidos. [Para una reconstruccin de la trayectoria de Isaac Deutscher como historiador socialista puede consultarse con provecho el ensayo El legado de Isaac Deutscher de Perry Anderson. Vase P.Anderson: Campos de batalla. Barcelona, Anagrama, 1998].

Esta biografa poltica de Stalin apareci traducida a nuestro idioma y publicada en La Habana por el Instituto del Libro en 1968. Esa es la edicin que adopta como base Armando Hart Dvalos. Fuera de Cuba, tambin ha sido publicada en castellano en Mxico por editorial ERA, sello que vendi al menos cinco ediciones (segn tenemos noticias, la ltima corresponde a 1988).

Armando Hart Dvalos, dirigente histrico de la Revolucin Cubana desde los tiempos de la lucha insurreccional contra Batista, compaero de Fidel y el Che y habitual colaborador de la Ctedra Ernesto Che Guevara, recupera aquella biografa clsica a partir de los problemas polticos e ideolgicos contemporneos. El balance que aqu Hart nos propone no est dirigido nicamente a revisitar el pasado sino que est pensado en funcin del futuro y de los desafos que las nuevas revoluciones seguramente nos pondrn por delante.

Su balance terico y poltico se inscribe de lleno en el horizonte de reflexiones filosficas y preguntas abiertas que ha formulado en su reciente libro Marx y Engels: Dimensin tica y contemporaneidad. Una visin desde Cuba [La Habana-Australia-Estados Unidos, Ocean Press, 2005. Vase el prlogo de ese libro de Armando Hart Dvalos en el sitio de la Ctedra Ernesto Che Guevara: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=4454].

Agradecemos a su autor la generosidad de permitirnos publicar este trabajo.

[Fin de nota introductoria de Nstor Kohan]



Stalin

Reflexiones actuales a propsito de la biografa clsica de Isaac Deutscher

Estas reflexiones constituyen un homenaje a todos los revolucionarios sin excepcin que sufrieron el gran drama histrico de ver frustradas las ideas socialistas de octubre de 1917. Lo hacemos con admiracin y respeto hacia el pueblo ruso que supo llevar a cabo la primera revolucin socialista de la historia y derrotar al fascismo dcadas ms tarde bajo la direccin de Stalin. Ese mismo pueblo ruso que 130 aos antes derrot tambin la ofensiva militar de Napolen Bonaparte.

Tengo como fundamento la experiencia de cerca de 50 aos de brega a favor de las ideas socialistas en la hermosa trinchera de la Revolucin Cubana, fidelista y martiana, es decir, la primera revolucin de orientacin marxista que ha triunfado en lo que se ha llamado occidente.

Precisamente, en el primer punto de la crtica a Feuerbach, Marx y Engels le reprochan que no tiene en cuenta el factor subjetivo. Dicen:

El defecto fundamental de todo el materialismo anterior incluido el de Feuerbach es que slo concibe las cosas, la realidad, la sensoriedad, bajo la forma de objeto o de contemplacin, pero no como actividad sensorial humana, no como prctica, no de un modo subjetivo.

Desde los aos iniciales de la Revolucin, Fidel y el Che nos hablaron de la importancia del factor subjetivo. La vida ha mostrado su valor en favor de la causa del progreso humano, tambin ha puesto en evidencia que el mismo influye, a la vez, en el estancamiento y retroceso histricos. Se puede hacer una larga relacin que lo muestra en la prctica tanto en lo positivo como en lo negativo. Stalin es uno de los grandes ejemplos de esto ltimo, quizs sea la ms importante muestra en el siglo XX de cmo la subjetividad puede influir negativamente en la historia. Tngase en cuenta, como aqu expreso, que lo subjetivo se revela en la cultura.

La leccin esencial que se puede extraer de toda esta historia est en el entretejido humano, es decir, el factor subjetivo desempe una influencia decisiva en el trgico desenlace del llamado socialismo real que, por serlo de manera tan simplista, perdi toda realidad.

Un aspecto clave que nos revela la experiencia del siglo XX consiste en que no se aprendieron en la URSS las enseanzas de Engels, quien con su inmenso talento y modestia expres crticamente que tanto l como Marx, al destacar el contenido econmico como determinante, haban olvidado la forma y, por tanto, el proceso de gnesis de las ideas. Textualmente expres:

Falta, adems, un solo punto, en el que, por lo general, ni Marx ni yo hemos hecho bastante hincapi en nuestros escritos, por lo que la culpa nos corresponde a todos por igual. En lo que nosotros ms insistamos y no podamos por menos de hacerlo as era en derivar de los hechos econmicos bsicos las ideas polticas, jurdicas, etc., y los actos condicionados por ellas. Y al proceder de esta manera, el contenido nos haca olvidar la forma, es decir, el proceso de gnesis de estas ideas, etc. Con ello proporcionamos a nuestros adversarios un buen pretexto para sus errores y tergiversaciones. [Vase C. Marx, F. Engels, Obras Escogidas, t. 3, p, 523, Editorial Progreso Mosc].

En la prctica poltica que represent Stalin se pasaron por alto esenciales aspectos formales de carcter tico, jurdico y poltico lo que result particularmente grave porque a travs de ellos se manifiesta la vida real de millones y millones de personas que inciden, desde luego, en el curso de la historia. Al subestimarlos no se les dio la debida atencin o quedaron relegadas dos categoras fundamentales situadas en el corazn de la cultura y de las luchas revolucionarias: la tica y la jurdica.

En la antigua Petrogrado y, en general, en Rusia, se combinaron, en 1917, el pensamiento poltico y social ms avanzado de la intelectualidad europea y las condiciones de explotacin y miseria del campesinado y la clase obrera rusos, donde se unan la necesidad de luchar contra la dominacin extranjera, es decir, el imperialismo, y a la vez contra lo que representaban el feudalismo y el zarismo. En la antigua Rusia no se haba producido hasta febrero de 1917, una revolucin burguesa triunfante, que en Europa haba comenzado ms de dos siglos antes. El feudalismo, la dominacin imperialista y el rgimen monrquico de los zares fue el escenario que nutri la formacin poltica de Stalin, desde luego, influido tambin por el leninismo, lo recepcion con las limitaciones culturales antes aludidas. Stalin era un revolucionario, pero no pudo alcanzar la dimensin de un dirigente socialista cabal.

A diferencia de Lenin y de otros bolcheviques, Stalin nunca vivi ni viaj por otros pases del viejo continente ni se nutri de la sabidura revolucionaria de otras regiones del mundo. Desde luego, recibi la influencia de Lenin, no debemos negarlo porque es parte componente del drama, pero lo hizo sobre el fundamento de la vieja cultura rusa a la cual, an oponindosele, nunca pudo extraer consecuencias socialistas vlidas para el mundo de su poca.

Objetivamente, Europa por s sola tampoco pudo llevar a cabo la revolucin socialista, las razones seran objeto de un anlisis que rebasa los objetivos del presente texto. Pero para entender la cultura de Marx y Engels en su profundidad, sobre todo para aplicarla creadoramente, haba que asumir la tradicin intelectual del viejo continente porque los forjadores del socialismo fueron sus ms consecuentes exponentes en el siglo XIX. Ellos resultaron los legtimos sucesores de las ideas revolucionarias de los siglos anteriores expresadas en la ilustracin y los enciclopedistas. De este hecho cultural, Stalin no extrajo las debidas consecuencias, por lo que se limit su alcance universal.

Fidel Castro, al comparecer en la televisin en ocasin de la visita a Cuba de Juan Pablo II, en enero de 1998, aludiendo a los errores de la poltica aplicada en tiempos de Stalin subray que:

Como polaco al Papa le toca vivir el cruce de las tropas soviticas y la creacin de un Estado socialista bajo los principios del marxismo leninismo, aplicados de una manera dogmtica, sin tomar para nada en cuenta las condiciones concretas de aquel pas, y sin ese sentido poltico y dialctico extraordinario que tena Lenin, capaz de una paz de Brest-Litovsk, capaz de una N. E. P. y capaz de cruzar antes en un tren sellado por el territorio de un pas que estaba en guerra contra Rusia, hechos demostrativos de una inteligencia, una capacidad, un valor y un verdadero genio poltico, que no dej de ser jams marxista. [Vase Castro, Fidel. Comparecencia ante la televisin cubana, 16 de enero de 1998, peridico Granma, 20 de enero de 1998].

Lenin fue educado en los trajines revolucionarios de la Europa de su poca y al estudiar la vida del fundador del estado sovitico se ver que enriqueci su saber con la inmensa cultura y la activa participacin en los escenarios de diversos pases europeos, entre ellos, los que precisamente dieron nacimiento al pensamiento de Marx y Engels. Sucedi de igual forma con otros ejemplos paradigmticos como Ho Chi Minh. El ilustre vietnamita fue fundador del Partido Comunista Francs, vivi y trabaj en Estados Unidos, viaj a muchas partes del mundo y recibi en su patria natal la influencia de la cultura francesa que haba llegado imponiendo el colonialismo y la supo asumir desde su autoctona asitica tercermundista y universal.

Las concepciones leninistas de la revolucin rusa planteaban las tesis de que ese pas era el eslabn ms dbil de la cadena imperialista europea. Se aspiraba a que el proceso iniciado en octubre de 1917 en Petrogrado acabara repercutiendo en un estallido revolucionario en el occidente de Europa, comenzando por Alemania. No ocurri as, surgi la idea de la construccin del socialismo en un solo pas. Por otro lado, Rusia como pas euroasitico formaba parte del inmenso mundo asitico. Esta consigna pudo tener un valor coyuntural para un momento posterior de la revolucin de octubre, pero lo que nadie podr admitir es que fuera una estrategia revolucionaria correcta para todo un siglo.

La genialidad de Lenin para abordar estos temas fue extraordinaria, pero Stalin no extrajo de sus textos las conclusiones acerca de la posibilidad y necesidad de articular los intereses del socialismo con la situacin que se estaba generando desde entonces en los pases asiticos y en general en lo que posteriormente hemos llamado Tercer Mundo.

Vayamos a la caracterizacin de Stalin hecha por Lenin, y se observar que fue un verdadero profeta. Dijo en 1922:

Yo creo que lo fundamental en el problema de la estabilidad, desde este punto de vista, son tales membros del C. C. como Stalin y Trotski. Las relaciones entre ellos, a mi modo de ver, encierran una buena mitad del peligro de esa escisin que se podra evitar, y a cuyo objeto debe servir entre otras cosas, segn mi criterio, la ampliacin del C. C. hasta 50 o hasta 100 miembros.

El camarada Stalin, llegado a ser Secretario General, ha concentrado en sus manos un poder inmenso, y no estoy seguro que siempre sepa utilizarlo con la suficiente prudencia. Por otra parte, el camarada Trotski segn demuestra su lucha contra el C. C. con motivo del problema del Comisariado del Pueblo de Vas de Comunicacin, no se distingue nicamente por su gran capacidad. Personalmente, quiz sea el hombre ms capaz del C.C., pero est demasiado ensoberbecido y demasiado atrado por el aspecto puramente administrativo de los asuntos.

Estas dos cualidades de dos destacados jefes del C.C. actual pueden llevar sin quererlo a la escisin, y si nuestro Partido no toma medidas para impedirlo, la escisin puede venir sin que nadie lo espere. [Vase V. I. Lenin, Carta al Congreso, Mosc. Ediciones en Lenguas Extranjeras, /S.A./].

La poltica seguida por Stalin durante la gestacin de la II Guerra Mundial y su pacto con Hitler es uno de los procesos ms turbios de su larga carrera. El nazismo era rechazado por los pueblos y en particular por las fuerzas progresistas y socialistas, coloc a estas ltimas en una posicin bien difcil, incluso en Alemania.

El propio Fidel seala, en la ya mencionada comparecencia, que ... al conversar con visitantes soviticos, yo les haca tres preguntas: Por qu el Pacto Molotov-Ribbentrop?, eso ocurri en 1939, y yo tendra 13 aos (...) Por qu haban invadido Polonia para ganar unos cuantos kilmetros de terreno?, terreno que se perdi despus de una manera desastrosa en cuestin de das (...) Por qu la guerra con Finlandia?, tercera cosa que les preguntaba. (...) Bien, aquello le cost muy caro al movimiento comunista internacional, a los comunistas de todas partes del mundo, tan disciplinados y tan fieles a la Unin Sovitica y a la Internacional Comunista, que cuando deca: Hay que hacer esto, era eso. Entonces, todos los partidos comunistas del mundo explicando y justificando el Pacto Molotov Ribbentrop, se aislaban de las masas. [Vase Castro, Fidel. Comparecencia citada].

La historia revel despus, como agravante, que oper de esta forma no obstante los informes de la inteligencia de su pas en cuanto a que Hitler preparaba la ofensiva contra la Unin Sovitica. Sin embargo, ha de reconocerse que luego de la agresin nazi, Stalin dirigi exitosamente la contraofensiva. El pueblo sovitico luch heroicamente, el Ejrcito Rojo lleg hasta Berln en un esfuerzo sobrehumano en el cual murieron millones de personas. La guerra concluy con la victoria sobre el fascismo, pero, a su vez, se suscribieron los acuerdos de Yalta y Potsdam y se crearon as las condiciones para la divisin del mundo en dos grandes esferas de influencia. Ello no result positivo para el socialismo.

En los aos subsiguientes en que se desencadena la guerra fra, ni Stalin ni sus sucesores pudieron comprender las formas y posibilidades que le hubiera brindado la alianza entre las sociedades del Tercer Mundo y el socialismo porque para ello se necesitaba una concepcin universal de fundamentos culturales de los que ellos carecan.

En 1959, triunfa la Revolucin Cubana cimentada en la tradicin histrica nacional y con una proyeccin de alcance latinoamericano, caribeo y universal. Las tesis tercermundistas de Fidel y el Che significaron, a partir de entonces, un intento de cambiar el mundo bipolar desde el socialismo.

El asalto al cielo representaba para los revolucionarios verdaderos del siglo XX superar definitivamente la bipolaridad establecida, desde posiciones de izquierda y no de derecha, como ocurri ms tarde en los aos 80. El examen de algunos de los ms importantes acontecimientos de la dcada del 60, muestra que con independencia de sus diversos matices polticos, vienen caracterizados por la necesidad de superar el mundo bipolar.

Veamos algunos de ellos: el triunfo de la Revolucin Cubana en 1959; la Crisis de Octubre de 1962; la trgica escisin del movimiento comunista internacional que desencaden la ruptura entre China y la URSS; el surgimiento y desarrollo de la guerra de liberacin de Vietnam, la guerra de liberacin de Angola; el desplome de! sistema colonial en Asia y frica; el nacimiento y auge del Movimiento de Pases no Alineados; el crecimiento de los movimientos de liberacin en Amrica Latina; el Movimiento Revolucionario Sandinista; los movimientos militares progresistas de Amrica Latina, en especial Per y Panam; el Mayo francs; la crisis checoslovaca y previamente las situaciones creadas en Hungra y Polonia.

Los herederos de la obra de Stalin no podan responder a este desafo porque estaban encerrados en la poltica derivada de los acuerdos de Yalta y Potsdam y en la idea de la construccin del socialismo en un solo pas que tras la Segunda Guerra Mundial se haba extendido a varias naciones. No podan los sucesores de Stalin enfrentar el dilema porque en 1956, tras su muerte, cuando se denunci al estalinismo por sus crmenes, no se hizo un anlisis profundo, radical y consecuente de la naturaleza y carcter de su rgimen. Se podra decir que entonces no era posible hacerlo y menos an por quienes haban nacido de aquella poltica, pues bien, eso fue lo que pas. Hoy, 80 aos despus, no slo es posible, sino indispensable, porque mientras esto no se haga, las ideas de Marx y Engels no podrn emerger triunfantes del caos en que las introdujeron en el siglo XX.

Se acus ms tarde a quienes deseaban cambiar el mundo bipolar, desde el socialismo, como lo hicieron Fidel y el Che en Amrica Latina, de violar las leyes econmicas, y en realidad los que no las tuvieron en cuenta fueron los que ignoraron que el desarrollo de las fuerzas productivas y el progreso cientfico llevaba a rebasar la bipolaridad. El curso posterior de los acontecimientos vino a subrayar dramticamente que, por el contrario, quienes desconocieron las leyes econmicas o trataron de acomodarlas a su posicin conservadora fueron, precisamente, los que con las banderas del socialismo rechazaban las tesis revolucionarias cubanas.

Hay tres conclusiones importantes sobre las cuales reflexionar desde este siglo recin comenzado: La primera, que este cambio era una necesidad de la creciente internacionalizacin de las fuerzas productivas y, por consiguiente, de la evolucin econmica y poltica del mundo. La segunda, que como no se hizo desde la izquierda ocurri desde la derecha; y la tercera, que dicho cambio desde la izquierda solamente podra hacerse promoviendo la lucha de liberacin nacional en Asia, frica y Amrica Latina y tratando de vincularla con las ideas del socialismo. Ese era el reto que el socialismo tena ante s.

Isaac Deutscher en su biografa sobre Stalin, que ya es un clsico, seala que el dirigente sovitico sustituy la idea de Marx acerca de que la violencia era la partera de la historia, por la que era la madre de la historia. El refinamiento intelectual para entender la sutileza de la definicin de Marx estaba, en mi opinin, ms all de las posibilidades culturales de Stalin.

Precisamente, el error fundamental de la poltica revolucionaria en el siglo XX, en ltima instancia condicionada por Stalin, estuvo en que march divorciada y separada de la cultura, incluso en el caso de la URSS, como se sabe, lleg a los extremos ms dramticos. En Cuba como sealbamos tuvimos la inmensa suerte de contar con la sabidura del ms grande poltico revolucionario y el ms grande intelectual del siglo XIX, que fue Jos Mart. La enseanza singular de la revolucin cubana en estos dos siglos y en la actualidad consiste, precisamente, en haber planteado y enriquecido esta relacin. En ella est la singularidad de Mart y de Fidel Castro.

La radicalidad del pensamiento revolucionario de Mart iba acompaado de un intenso y consecuente humanismo en el tratamiento a los hombres y los pueblos de las metrpolis opresoras: Estados Unidos y Espaa. Sobre este fundamento hizo una contribucin singular al convocar a la guerra necesaria, humanitaria y breve contra el dominio espaol y, a la vez, no generar odio contra los que se oponan a este altsimo propsito. Esta es una contribucin que debiera estudiarse en el mundo por aquellos que lanzan calumnias contra quienes aspiran a transformaciones radicales y tambin para los que se proponen alcanzarlas con procedimientos extremistas. La nica manera de hacerlos triunfar est en promover la cooperacin entre los humanos y garantizar su plena libertad y dignidad. Esta es la forma de ser consecuentemente radical.

En Cuba se entendi la idea marxista sobre la violencia en la forma en que la concibi y llev a cabo Jos Mart y la mejor tradicin revolucionaria de nuestro pas. Ella nos ense que junto con la firmeza de principios y la lucha por obtener objetivos sociales y polticos, debamos incorporar a los espaoles y a los norteamericanos, a nuestros objetivos o, al menos, a la comprensin de nuestro propsito. En Cuba se super radicalmente la idea del divide y vencers y se estableci el principio de unir para vencer. Esa es una poltica mucho ms radical y consecuente que la de los extremistas.

Sobre el socialismo, tenemos juicios de Mart muy reveladores que muestran dnde estuvieron las debilidades de la poltica llevada a cabo por Stalin.

Fermn Valds Domnguez, su amigo ntimo desde la infancia, le escribi desde Cuba acerca de las labores que realizaba a favor del socialismo. El Apstol le respondi a su hermano del alma de esta forma:

(...) Una cosa te tengo que celebrar mucho, y es el cario con que tratas; y tu respeto de hombre, a los cubanos que por ah buscan sinceramente, con este nombre o aqul, un poco ms de orden cordial, y de equilibrio indispensable, en la administracin de las cosas de este mundo: Por lo noble se ha de juzgar una aspiracin: y no por esta o aquella verruga que le ponga la pasin humana. Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantndose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenticos defensores de los desamparados. Unos van, de pedigeos de la reina, (...) Otros pasan de energmenos a chambelanes, como aquellos de que cuenta Chateaubriand en sus Memorias. Pero en nuestro pueblo no es tanto el riesgo, como en sociedades ms iracundas, y de menos claridad natural: explicar ser nuestro trabajo, y liso y hondo, como t lo sabrs hacer: el caso es no comprometer la excelsa justicia por los modos equivocados o excesivos de pedirla. Y siempre con la justicia, t y yo, porque los errores de su forma no autorizan a las almas de buena cuna a desertar de su defensa (...). [Vase Mart, Jos, Obras Completas, t. 3, p. 168].

Desde 1884, Jos Mart, escribi, en ocasin de la muerte de Carlos Marx, una crnica que puede ayudarnos a esclarecer lo que sucedi con el socialismo en el siglo XX. Dijo el Apstol lo siguiente:

Ved esta gran sala. Karl Marx ha muerto. Como se puso del lado de los dbiles, merece honor. Pero no hace bien el que seala el dao, y arde en ansias generosas de ponerle remedio, sino el que ensea remedio blando al dao. (...) [Mart, Jos, O. C. t. 9, p. 388].

Ms adelante seala:

Karl Marx estudi los modos de asentar al mundo sobre nuevas bases, y despert a los dormidos, y les ense el modo de echar a tierra los puntales rotos. Pero anduvo de prisa, y un tanto en la sombra, sin ver que no nacen viables, ni de seno de pueblo en la historia, ni de seno de mujer en el hogar, los hijos que no han tenido gestacin natural y laboriosa. Aqu estn buenos amigos de Karl Marx, que no fue slo movedor titnico de las cleras de los trabajadores europeos, sino veedor profundo en la razn de las miserias humanas, y en los destinos de los hombres, y hombre comido del ansia de hacer bien. El vea en todo lo que en s propio llevaba: rebelda, camino a lo alto, lucha.[Ibidem].

Se apreciarn la estimacin y profundidad que para Mart tena el pensamiento de Marx. Sobre la crtica que formula en cuanto al extremismo, es necesario tener en cuenta que entonces en Nueva York las ideas anarquistas estaban muy confundidas con las marxistas. Engels, desde Europa, sealaba que en Norteamrica no se estaban aplicando las ideas de Marx. Es aceptado que ambos alertaron siempre contra los extremismos y las formulaciones de los anarquistas. Sobre la idea de que se estaban lanzando unos hombres contra otros, hay que tomar en cuenta que en esa fecha Mart preparaba una guerra que aunque aspiraba fuera necesaria, humanitaria y breve implicara obligadamente el enfrentamiento armado.

En unas lneas posteriores a la descripcin hermosa, humana y profunda que Jos Mart hizo de Carlos Marx se seala:

Aqu est un Lecovitch, hombre de diarios: vedlo cmo habla: llegan a l reflejos de aquel tierno y radioso Bakunin: comienza a hablar en ingls; se vuelve a otros en alemn: da! da! responden entusiasmados desde sus asientos sus compatriotas cuando les habla en ruso.

Son los rusos el ltigo de la reforma: mas no, no son an estos hombres impacientes y generosos, manchados de ira, los que han de poner cimiento al mundo nuevo: ellos son la espuela, y vienen a punto, como la voz de la conciencia, que pudiera dormirse: pero el acero del acicate no sirve bien para martillo fundador. [Ibidem].

Todo esto fue lo que le falt a Stalin. No comprendi que el acero del acicate no resulta suficiente para edificar una nueva sociedad.

Deutscher en su clebre biografa sobre Stalin apunta:

Aqu suspendemos la historia de la vida y la obra de Stalin. No abrigamos ilusin alguna de que podamos extraer de ella conclusiones finales o formar, sobre su base, un juicio digno de confianza sobre el hombre, sus logros y sus fracasos. Despus de tanto clmax y anticlmax, el drama de Stalin apenas ahora parece aproximarse a su culminacin; y no sabemos en qu nueva perspectiva podra colocar su ltimo acto a los anteriores. Lo que parece definitivamente establecido es que Stalin pertenece a la estirpe de los grandes dspotas revolucionarios, la misma a que pertenecieron Cromwell, Robespierre y Napolen. [Vase Deutscher, Isaac. Stalin biografa poltica, Polmica, Instituto del Libro, La Habana, 1968].

Podemos estar de acuerdo con la comparacin de Cromwell, Robespierre y Napolen aunque apuntando la siguiente reflexin:

Robespierre muri de manera trgica defendiendo un ideal que result imposible en su poca, las ms puras ideas de los forjadores del pensamiento revolucionario francs del siglo XVIII. El ascenso de la burguesa se lo impidi. Napolen sent las bases jurdicas y polticas de la burguesa francesa y paradjicamente le abri camino a la alianza burgus-feudal que conform la poltica capitalista en el siglo XIX. Cromwell tambin logr forjar un camino positivo para la burguesa inglesa y dej abiertas las posibilidades para un ascenso ulterior.

Stalin no alcanz estos objetivos con relacin al socialismo. Ni pudo alentar la revolucin socialista en Europa y en el mundo ni tampoco consolidarla en la URSS. En Rusia se volvi al capitalismo siete dcadas despus de la Revolucin de Octubre en condiciones nuevas y radicalmente diferentes, y ese retroceso est marcado, entre otros factores, por los graves errores de Stalin a quien falt la estatura y la visin histrica necesarias.

Podemos llegar a la conclusin de que la hora de Stalin est definitivamente concluida y que las perspectivas de una nueva poca estn a nuestra vista. Si Stalin pertenece a la categora de los dspotas revolucionarios, habr que extraer la leccin de que con ellos no es posible abrirle camino de forma perdurable a una sociedad socialista que necesita del amor y de la cultura para edificarse.

Es evidente que si los dspotas revolucionarios pudieron abrirle paso al capitalismo, la construccin del socialismo no puede hacerse bajo la direccin de un dspota. Se le acus de culto a la personalidad, pienso que lo que falt fue una gran personalidad socialista, falt lo que s tiene la revolucin cubana, la revolucin de Mart, retomada por Fidel, que se afinca en lo mejor de la tradicin patritica de nuestro pueblo con un sentido verdaderamente universal.

Como una conclusin final derivada de lo expuesto, y en especial de lo que decamos al principio, la experiencia nos ensea la importancia de las llamadas categoras de la superestructura. Ah est una de las claves indispensables para descubrir lo que pas y encontrar caminos para el socialismo en el siglo XXI.

La economa opera a travs de ellas, entre una y otra hay una relacin dialctica. Si la evolucin natural y social viene marcada por la relacin inseparable entre forma y contenido como dijo Engels se comprender que el rigor, seriedad y pasin con que se traten las formas estn en el centro de nuestros deberes revolucionarios. La moral est ntimamente relacionada con la cuestin social y con los sistemas de derecho. Estas categoras: moral, cuestin social y sistema de derecho constituyen el ncleo central a partir del cual se pueden realizar las investigaciones filosficas y establecer la prctica poltica y jurdica vlida para encontrar caminos nuevos del socialismo. En fin, el tema de la cultura y en especial del papel de los factores subjetivos adquiere una significacin prctica porque se proyecta en las necesidades de principios ticos, jurdicos y en las formas de hacer poltica.

Para el xito de cualquier empeo transformador resulta imprescindible articular la prctica poltica y la cultura. La victoria y continuidad de la revolucin cubana confirman la validez de este razonamiento. Se impone en nuestros das una reflexin profunda en torno a esta cuestin.

La ruptura de los vnculos entre cultura y poltica estuvo, sin duda en la raz de los graves reveses sufridos. En Amrica Latina, la tradicin de nuestras patrias sustent la aspiracin a una cultura de emancipacin y de integracin multinacional a la que se refiri el libertador Simn Bolvar y Jos Mart llam repblica moral de Amrica. La tendencia fundamental de esa cultura era antimperialista y sus races principales estn en la poblacin trabajadora y explotada. Lo ms inmediatamente importante para la poltica revolucionaria era y es alentar esa tendencia. Y esto se puede y debe hacer procurando la incorporacin de la intelectualidad al empeo emancipador que se halla presente en lo ms revolucionario de nuestra evolucin espiritual.

Obviamente, esto hay que realizarlo con cultura e informacin acerca de la gnesis e historia de las ideas latinoamericanas. Para ello se requiere sabidura y clara comprensin del papel de los factores subjetivos en la historia de las civilizaciones, que fue precisamente lo que se ignor en la prctica poltica socialista. Como se trasluce de la prctica histrica tras la muerte de Lenin y a partir de Stalin se impuso un materialismo vulgar, tosco, que paraliz el enriquecimiento y actualizacin de las ideas de Marx y Engels. Ello requera, como s hizo Maritegui, desde su visin indoamericana, un estudio del papel de la cultura desde el punto de vista materialista histrico, pero quien se introdujera en esto era combatido por revisionista. As se paralizaron las posibilidades de arribar a una escala ms profunda de las ideas de los clsicos.

El abordaje de una concepcin como la que estamos planteando traa dificultades propias al intentar incursionar sobre complejos problemas ideolgicos, pero que resultan infinitamente menores a los que conlleva ignorar la necesidad de alcanzar la relacin de confianza entre la poltica revolucionaria y la inmensa y creciente masa de trabajadores intelectuales.

En conclusin, si no se establecen relaciones fluidas entre las revoluciones y el movimiento cultural nunca triunfarn los procesos de cambios. Se trata no slo de una cuestin cultural, sino de algo esencial para la prctica poltica. Para saber hacer poltica revolucionaria hay que asumir la importancia movilizativa del arte y la cultura, y comprender que en ella se hallan los fundamentos de nuestras ideas redentoras.

Deutscher lo haba dicho en su libro en una forma muy elocuente y creo que es la principal conclusin a que en el orden terico podemos llegar con relacin a Stalin:

En este desdn por los factores inmateriales en los grandes procesos polticos resida la debilidad principal de su vigoroso pero limitado realismo. [Vase Deutscher, Isaac, obra citada, p. 420]. Enseanza ejemplar para los que se proclaman realistas.

Sin tener en cuenta lo que llaman factores inmateriales, es decir, los de carcter subjetivo no podremos hallar las rutas nuevas porque los mismos influyen objetiva y materialmente en la historia. Relacione el lector estas palabras con lo que deca Engels autocrticamente y que mencionamos al principio. No olvidemos nunca que el hombre y su sociedad forman parte tambin de la realidad material del mundo para decirlo en el lenguaje que tanto se emple por los socialistas es decir, de la naturaleza, para expresarlo en forma martiana, recurdese aquel verso de Mart: Todo es hermoso y constante,/Todo es msica y razn,/Y todo, como el diamante,/Antes que luz es carbn. [Vase Mart, J. O. C. Versos sencillos, t. 16, p. 65].

En el 2005, cualquier poltico revolucionario ha de examinar la historia del siglo XX a partir de la inmensa cultura acumulada sin sectarismo alguno y buscando la esencia de las ideas revolucionarias en lo mejor de la historia milenaria del hombre.

Alguien, en tiempos de la perestroika, afirm que Marx quedara como una cuestin cultural. Yo pens: y le parece poco? Para encontrar nuevos caminos hay que hallar el de la cultura, no hay otra alternativa poltica prctica, y quien no crea en eso, no podr contribuir a hacer revoluciones en el siglo XXI.

Quiero subrayar que dedico estas palabras a todos los comunistas y revolucionarios que lucharon a favor del socialismo, se mantuvieron fieles y presenciaron con dolor el desenlace trgico del socialismo, en especial a los de los pueblos de nuestra Amrica. Quienes sientan en el corazn la causa de la justicia humana de una forma radical y universal y tienen mirada en profundidad, han de reconocer como subray Mart que Marx merece honor porque se puso del lado de los dbiles, y han de tomar cada vez ms conciencia de que l y su leal compaero Federico Engels constituyen la expresin ms elevada del pensamiento social y filosfico de Europa en el siglo XIX. Los fanticos negadores del marxismo no son postmodernos, sino premodernos, y no han podido analizar las races profundas de lo que pas con Stalin.

La sabidura romana, en el marco de una sociedad esclavista, desde luego, sealaba que lo dejado como herencia por alguien al morir poda ser aceptado a beneficio de inventario, es decir despus de determinar que no sera afectado por el pago de las deudas del difunto. En el siglo XXI, los hombres perfeccionarn la prctica socialista, y sobre los errores cometidos tendrn que emplear las herramientas necesarias para transformar el mundo, y no podrn hacerlo echando en saco roto la herencia socialista. Por eso, he recomendado a los jvenes asumir conscientemente la prctica socialista del siglo XX a beneficio de inventario. No renunciamos a la herencia de Marx, Engels y Lenin y al ideal socialista de los siglos XIX y XX, pero asummosla a partir de una profunda evaluacin de lo ocurrido. Slo con el pensamiento de Marx, Engels y Lenin podremos realizar esta tarea. Pero no slo de ellos.

En la dcada de 1920, Julio Antonio Mella y los fundadores del primer Partido Comunista de Cuba, rescataron del olvido o menosprecio en que haba cado el programa de Mart durante los primeros aos de la repblica neocolonial. Hoy, en el 2005, con el pensamiento del Apstol cubano y su programa ultrademocrtico podemos los cubanos fortalecer las fibras socialistas en nuestro pas y contribuir a rescatarlas del descrdito y el aislamiento a que las condujo la prctica poltica que se gener a partir de Stalin.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter