Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-06-2010

El plan para destruir a Cuba

Heinz Dieterich
Rebelin


A Raimundo Franco, ejemplar cientfico y comunista cubano

El plan para destruir a la Revolucin Cubana es una combinacin del modelo de subversin que se us para terminar con el socialismo realmente existente en Polonia y en la Alemania socialista (RDA). Ese plan, que est en plena ejecucin, cuenta con cuatro elementos: la crisis interna de Cuba, la campaa mundial de presin y chantaje, la liberalizacin mercantil subversiva de Obama y, la Iglesia Catlica.

1. El intento del ataque final contra Cuba se basa en la hiptesis imperialista de que hay cuatro crisis particulares en Cuba, cuya sinergia llevar pronto a la disolucin del sistema creado por Fidel y Ral. Reforzar las tendencias caticas de este proceso y determinar la configuracin del rgimen de poder post-revolucionario, son las funciones de la actual ofensiva global.

Las cuatro crisis parciales son: a) la grave crisis econmica, causada, por un lado, por factores externos y, por otro, por serios errores endgenos, como en la agricultura y la poltica de precios; b) la severa crisis de sucesin de la direccin histrica que no ha logrado renovarse; c) la bifurcacin del Partido en dos centros de poder de decisin y visiones de desarrollo (Fidel y Ral) y, d) la extrema lentitud de reformas y la invisibilidad ---discursiva y estratgica--- de un Nuevo Proyecto Histrico.

El gobierno ha reaccionado ante las cuatro crisis con una mayor cerrazn poltica hacia la crtica interna de izquierda y una mayor apertura hacia el Vaticano. En general, ha perdido la iniciativa estratgica reaccionando esencialmente a las presiones externas.

2. La campaa global contra Cuba es encabezada por dos Estados regionales gangsterles, Estados Unidos y la Unin Europea, y secundada por actores menores, como NGOs, la derecha global, los medios burgueses y Estados terroristas menores, como Israel. Su grito de guerra para los desprevenidos son los derechos humanos. Pero, su comunicacin para las clases polticas expresa con claridad y cinismo sus pretensiones reales. Por ejemplo, en la reciente resolucin de condena a Cuba planteada por un grupo de miserables parlamentarios en la plenaria de la Unin Europea (10.3.2010), estos eurodiputados solicitan firmemente el apoyo incondicional y enftico de las instituciones europeas para iniciar en Cuba una transicin poltica hacia una democracia pluripartidista; asimismo, iniciar de inmediato un dilogo estructurado con la sociedad civil cubana y todos aquellos que apoyan una transicin pacfica en la isla.

3. El gobierno de Obama apoya la estrategia de presin mundial mediante bien dosificados pasos de liberalizacn subversiva del bloqueo, como ciertas medidas de aflojamiento del turismo, intercambio comercial, comunicativas y financieras, que permiten la penetracin cultural-poltica del espacio cubano con la fuerza seductora de las catedrales del consumo de clase media. Esa poltica tiene el pleno apoyo de la mayora de los disidentes cubanos, como muestra la llamada Carta de los 74.

4. Ante la fuerte presin de la campaa global, el impacto de la liberacin subversiva mercantil y la propia debilidad, el gobierno cubano ha echado mano de intermediarios para alivianar la presin, desde Juanes y Bos hasta la Iglesia Catlica. Juanes y Bos son, como es obvio, los payasos del circo cuya funcin es distraer. La misin real recae sobre el tyrannosaurus rex del circo: el Vaticano.

En efecto, el primer y, hasta hoy, nico Estado global existente, el Vaticano, ha tenido notables xitos en Cuba en el negocio que le ha hecho grande en sus dos mil aos de existencia: hacer pactos con el diablo, es decir, servir a las clases dominantes; en este caso a la burguesa atlntica (EU y UE). El cardenal cubano Jaime Ortega ha obtenido el permiso para que las Damas en Blanco puedan manifestarse libremente y en una reciente reunin con el Presidente Ral Castro se ha llegado a un acercamiento sobre el pronto excarcelamiento de algunos presos polticos enfermos. Actualmente se negocia la posibilidad de que Benedicto XVI visite la isla en el 2012. De esta manera, la Iglesia Catlica ---en la cual es casi imposible encontrar a un cristiano--- se constituye en el desinteresado y humanstico protagonista social de la transicin de la Revolucin Cubana hacia un rgimen con mayor democracia y derechos individuales. Exactamente el mismo papel que jug en la disolucin del Socialismo del Siglo XX en Polonia y la Alemania Democrtica.

5. En Polonia, la subversin fue exitosa debido a la alianza entre el Vaticano, los gobiernos de la burguesa atlntica, encabezados por Reagan, y el movimiento obrero polaco (Solidarnosc). En la Alemania socialista el xito se bas en la alianza entre la Iglesia protestante, el movimiento de los derechos humanos (Buergerrechtsbewegung) y la burguesa atlntica. En Cuba se trata de la alianza entre la Iglesia Catlica y el movimiento por los derechos humanos, con el protagonismo de la burguesa atlntica y la derecha global.

6. El diagnstico imperialista sobre las cuatro crisis parciales de la Revolucin cubana es, esencialmente, correcto. Impedir el desenlace que Bruselas y Washington desean darle a la crisis depende del gobierno cubano. Si logra reactivar a las masas con profundas y prontas reformas autodeterminadas, puede ganar. Si pierde su tiempo con los payasos y el predador jursico del sistema, terminar como Polonia y la RDA.

*  Este texto corresponde a la ponencia presentada en el evento: Guerra fra contra Cuba la instrumentalizacin de los derechos humanos por la Unin Europea, organizada en Berlin (18.6.) por Cuba s, con diputados del Parlamento Europeo, Alemn y delegados de Amnista Internacional y del Comit Central del PCC.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter