Portada :: Europa :: La regresin de Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-06-2010

La UE vigilar a los ciudadanos de opiniones radicales

Cuarto Poder


Entre los logros de la Presidencia espaola de la Unin Europea, ha pasado prcticamente desapercibida la aprobacin de un programa de vigilancia y recoleccin sistemtica de datos personales de ciudadanos sospechosos de experimentar un proceso de radicalizacin. Este programa puede dirigirse contra individuos involucrados en grupos de extrema izquierda o derecha, nacionalistas, religiosos o antiglobalizacin, segn figura en los documentos oficiales.

El pasado 26 de abril, el Consejo de la Unin Europea reunido en Luxemburgo abord el punto del orden del da titulado Radicalizacin en la UE, que concluy con la aprobacin del documento 8570/10. La iniciativa forma parte de la estrategia de prevencin del terrorismo en Europa, y se concibi inicialmente para grupos terroristas islmicos. Sin embargo, el documento extiende la sospecha de tal forma y en trminos tan genricos que da cobertura a la vigilancia policial de cualquier individuo o grupo sospechoso de haberse radicalizado. As, un activista de una organizacin civil, poltica o ciudadana, sin vnculos con el terrorismo, podra ser espiado en el marco de un programa que invita a investigar desde el grado de compromiso ideolgico o poltico del sospechoso, hasta si su situacin econmica es de desempleo, deterioro, prdida de una beca o de ayuda financiera.

El documento aprobado recomienda a los Estados miembros que compartan informacin relativa a los procesos de radicalizacin. Qu entiende la UE por radicalizacin? El texto debera definir el concepto, pues eso permitira acotar la vigilancia al mbito del terrorismo islamista, pero no lo hace. Se insta, por el contrario, a considerar entre los objetivos a todo tipo de defensores de ideas heterodoxas. El acuerdo pone tambin bajo la lupa policial a ciudadanos que defiendan las ideas radicales clsicas, las de aquellos partidarios del reformismo democrtico que tanto bien han hecho a la democracia. Incluso podra aplicarse contra quienes se consideren radicales en sentido etimolgico, pues radical es, ni ms ni menos, el que aborda los problemas en su raz.

El acuerdo pulveriza el espritu europeo de tolerancia hacia todas las ideas, siempre que se defiendan mediante la palabra pues, en su afn de prevenir el terrorismo, amplia el abanico de sospechosos hasta diluir la notable diferencia entre los medios con que se defienden las ideas y las ideas mismas.

El programa completo de vigilancia est recogido en un documento anterior, el 7984/10, titulado Instrumento para almacenar datos e informacin sobre procesos de radicalizacin violenta, de marzo de este ao. Casualmente, a este texto se le dio carcter confidencial, y slo se ha conocido gracias a que la organizacin de defensa de las libertades civiles statewatch.org ha tenido acceso a l y lo ha hecho pblico. La ONG denuncia que este programa no se dirige en primer lugar hacia personas o grupos que pretendan cometer atentados terroristas, sino a gente que tiene puntos de vista radicales, a los que se define como propagadores de mensajes radicales.

Entre los objetivos del documento secreto figura combatir la radicalizacin y el reclutamiento, e incluye alusiones relativas a la persecucin de quienes inciten al odio o a la violencia que s parecen dirigidas a grupos terroristas o filoterroristas. Sin embargo, stas resultan innecesarias, pues ya estn castigadas en la legislacin penal de los pases europeos. El texto alude indistintamente a la radicalizacin y la radicalizacin violenta, asociando el recurso a la violencia con todo tipo de ideas extremas o antisistema. El documento invita a los gobiernos a vigilar los mensajes de radicalizacin hasta un punto rayano en la vulneracin de la libertad de expresin. El programa invita a escrutar las audiencias a las que se dirigen los mensajes radicales, si stos apoyan o no la violencia, si existen otros grupos con las mismas ideas que renieguen de la violencia, cmo se transmiten los mensajes radicales, etc.

Al descender al detalle de la vigilancia individual, recomienda investigar incluso los sentimientos de las personas que militen en grupos sospechosos, mediante planteamientos como el que insta a recabar informacin sobre los sentimientos de la persona en relacin con su nueva identidad colectiva y los miembros del grupo. Y con preguntas como: Ha hecho la persona comentarios sobre asuntos, principalmente de naturaleza poltica, usando argumentos basados en mensajes radicales? Ha hecho comentarios sobre su intencin de tomar parte en un acto violento?. De este modo, el acuerdo abre una peligrosa va de persecucin de las ideas, los argumentos y hasta los estados de nimo.

La reunin en la que se aprob este programa de vigilancia ciudadana estuvo presidida por el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel ngel Moratinos, ya que Espaa ostentaba la Presidencia de turno de la UE. Asisti tambin el secretario de Estado para la UE, Diego Lpez Garrido, as como la mayor parte de los ministros de Asuntos Exteriores comunitarios.

http://www.cuartopoder.es/casidesnuda/la-ue-vigilara-a-los-ciudadanos-de-opiniones-radicales/210



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter