Portada :: Ecologa social :: Ciencia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-06-2010

Los predicadores de la gentica extrema

Herv Le Crosnier
blog.mondediplo.net

Traducido para Rebelin por Roco Anguiano


Nuestro ltimo artculo sobre la biologa sinttica (vase La bote de Pandore de la biologie synthtique) se atrajo las iras del genetista Philippe Marlire (vase, en el sitio web de Vivagora, Promthe, Pandore et Petri). Para l, sera de desear que la biologa tomara hoy el camino demirgico de la construccin de nuevas formas de vida. Analizamos ese discurso proftico que, desautorizando de un manotazo las opiniones crticas, pretende mostrar a los gobernantes polticos que la nica opcin es apoyar esta investigacin extremista.

La geoingeniera, la gentica extrema, la manipulacin de la materia a escala nanomtrica, las tecnologas informticas y cognitivistas contribuyen en distinto grado a la explosin de un nuevo modelo de investigacin cientfica. En el origen de este modelo suele estar la voluntad de definir los grandes problemas a los que las sociedades, y concretamente los polticos, seran incapaces de responder. As, los anhelos de bienestar, seguridad, una larga vida tranquilamente instalado al lado del cuerno de la abundancia, deben encontrar respuesta no en la organizacin del mundo y la decisin democrtica, lo que quiz llevara a renunciar a la depredacin de la naturaleza, sino en las tecnologas de nuestros demiurgos; en su plan B. Sin que se pregunten nunca por las presuposiciones de los anhelos as definidos, que en el fondo solo reflejan la visin ombliguista de la humanidad rica y dominante. Sin plantearse tampoco nunca que podran darse fracasos tcnicos, cuyas consecuencias pagaramos todos. Para nuestros Prometeos de bata blanca, solo est abierta la va del brillante xito. Adems, sus productos se venden incluso antes de tenerlos totalmente acabados, sus tecnologas se patentan antes de salir de los laboratorios, y los nuevos mercados especulativos, como el mercado del carbono, son actualmente el principal motor de sus actividades.

Lo que resulta interesante de la situacin actual es que estos artfices ideolgicos, estos charlatanes de feria y estos bravucones de la filosofa televisual salgan a la luz. Ah estn, alentados de un lado por la lentitud de las regulaciones internacionales, vase el caso de la Cumbre de Copenague y, de otro, por la mistificacin por parte de la gente de la ciencia, que resultara en esencia salvadora. En pocas de crisis, las soluciones simplificadoras suelen captar la atencin de la gente y se ven recompensadas con el dinero de los gobernantes. Lo que justifica las mltiples estrategias propiamente mediticas a las que se recurre.

Philippe Marlire, director de la sociedad Isthmus, situada en el Gnoscope de Evry, investigador y asesor en biologa sinttica, ha asumido as un papel que transcribe negro sobre blanco el breviario de este opcin ideolgica. Al intentar responder a las crticas de la experiencia de Craig Venter, un colectivo al que tengo el honor de pertenecer, Philippe Marlire desvela en realidad la estructura misma del discurso de los genetistas extremos. Les recomiendo que lean la totalidad de su artculo Promthe, Pandore et Petri, publicado en el sitio web de Vivagora. Recojo muchos fragmentos de ese artculo en estas lneas. Empezando por este anuncio, pronunciado con el tono proftico que caracteriza al conjunto de su prosa: Los poderes polticos tendrn que tomar conciencia de la extraordinaria capacidad de intervencin que proporciona la sntesis qumica del material hereditario, el ADN, y de su potencial para modelar el mundo. El mensaje no va destinado a sus colegas, sino a los gobernantes... a los que  pone entre la espada y la pared: como si el hecho prometeico de encarnacin genmica fuera reversible y su proceso de realizacin pudiera ser olvidado deliberadamente en el futuro.

A toda velocidad hacia la singularidad

Ya no es tiempo de preguntas, la singularidad ha llegado. Aleluya. Adems, atreverse a plantear cualquier duda supone automticamente la inclusin en el campo de los flagelantes, interesante imagen que remite, en la mitologa de este grupo, a una doble condena: el momento histrico medieval y la voluntad de considerar a aquellos que no quieren ser vctimas de sus promesas como tristes seores. La dicha estara con ellos. La falla epistemolgica que se abre se mide por el mutismo de nuestros bardos y druidas, Bioetix et Deontologix, normalmente tan prontos y dispuestos a apelar a la inteligencia colectiva de nuestro pueblo hexagonal cuando se trata de clonado, madres portadoras o calentamiento climtico. Una vez ms, el uso de la lengua de Asterix contribuye a poner los puntos sobre las es: querer regular y llamar a la reflexin sera pura y simplemente folclore anticuado. Por lo dems, Jos Bovix no andaba errado: Sin embargo, en la qumica orgnica la tendencia constructivista prevalece desde hace ms de un siglo. Por desgracia, a la gente no le gustan ni los OGM ni la qumica, que se percibe como contranatura a pesar del consumo masivo y benfico de sus productos. Con el advenimiento de la biologa sinttica, las tendencias constructivas de la qumica se imponen a la biologa deductivista para hacerla progresar en una direccin y a un ritmo hasta ahora nunca vistos. La afirmacin gratuita sobre los beneficios de la qumica olvida el gran incremento de los cnceres medioambientales, el descenso de la fecundidad, las amenazas a las abejas,... a no ser que se fundamente en los beneficios econmicos de la industria qumica.

Porque, en el fondo, cualquier manifestacin meditica de este grupo de ingenieros solo tiene un objetivo: darle a la sociedad el hecho consumado, para que sea ms fcil rechazar cualquier regulacin, jugando con el mensaje subliminal de que regulacin es igual a retrgrado y que truncara las esperanzas que sus mtodos demirgicos proponen... Eso es precisamente lo que convierte a la biologa sinttica en una ciencia, en el sentido moralmente ms elevado e intelectualmente ms arriesgado del trmino. Ya nadie puede saber lo que va a suceder en las biociencias y las biotecnologas, ni siquiera Craig Venter. No solo la suerte ya est echada sino que adems los mtodos de razonamiento que se utilizan en la ciencia seran incapaces de adaptarse a este nuevo mundo: Ha sido precisamente una crisis del mtodo analtico lo que ha implantado la demiurgia genmica. Porque si los beneficios son, sin lugar a dudas, el final del camino, el camino es imprevisible. En efecto, la asamblea plenaria de todos los expertos del mundo sera, segn sus propias y consensuadas declaraciones, incapaz de predecir qu texto genmico viable garantizara la colonizacin de un medio dado por un organismo propagndolo, o provocara su extincin en ese medio. La biologa sinttica hace un planteamiento totalmente distinto: comprender construyendo, inferir para construir, construir para comprender. Y si el camino es imprevisible, hay que adentrarse y aceptarlo, como en cualquier discurso carismtico: Todos debemos hacernos a la idea de que la biosfera va a tener que convivir a partir de ahora con una biodiversidad artificial.

Philippe Marlire no es el nico que defiende este discurso intrincado. Los defensores de la biologa sinttica estn tan orgullos de su postura demirgica que ellos mismos explican sus objetivos con una candidez que llega a asustar. Este es el caso de Markus Schmidt, coordinador del Programa de Investigacin Europeo Synbiosafe (Safety and Ethical Aspects of Synthetic Biology) en el que participa Philippe Marlire. En su artculo Xenobiology dice:  a new form of life as the ultimate biosafety tool, al final de una introduccin en la que cita las especialidades que abordan las formas de vida no convencionales, es decir la investigacin de los orgenes de la vida, la astrobiologa, la qumica de sistemas y la biologa sinttica, y aade: Sin embargo, la principal diferencia entre estas especialidades se basa en el hecho de que la comunidad de investigadores sobre el origen de la vida y sobre la astrobiologa se centra en la comprensin del fenmeno de la evolucin y de la vida, mientras que la mayor parte de los defensores de la biologa de sntesis quiere 'aplicar' los principios de la ingeniera gentica para crear formas inhabituales de vida, que tendran usos interesantes. Hay que precisar que el artculo se posiciona desde el principio mediante una cita de Peter Drucker, el principal terico estadounidense de la gestin empresarial: La mejor forma de predecir el futuro es crendolo.

Los nuevos Galileo... dicen!

Tras definir la ortogonalidad como un componente esencial de la ingeniera industrial, que permite modificar un elemento de un sistema complejo sin que esto repercuta sobre los otros componentes, Markus Schmidt decidi convertirla en el eje central de la biologa sinttica. Cuando todos podemos constatar, sobre todo tras la proliferacin de los sistemas informticos, que los efectos colaterales, consecuencias imprevistas de la modificacin de una parte de un sistema, estn intrnsecamente unidos al propio funcionamiento de las mquinas complejas, la aplicacin de la ortogonalidad en sistemas biolgicos, autorreproducibles por definicin, estara al alcance de la mano de nuestros ingeniosos bioingenieros. Cmo? Realizando, gracias a los sintetizadores de ADN, como los que utiliza Craig Venter, un AXN (cido xenonucleico), que utilizara otras bases y sera en teora incapaz de interactuar con el ADN biolgico. Un mtodo que hara de la biologa sinttica el ltimo cortafuegos biolgico capaz de garantizar la bioseguridad de los experimentos de gentica extrema. Un giro excepcional... que no se basa, claro est, en ninguna verificacin, como es la tendencia en la nueva ciencia de promesas. Y se dictan diez reglas para una biologa sinttica totalmente segura, llenas de should (debera) y de must (debe)... de las que el propio artculo acaba dudando, cuando deja caer la posibilidad de que las reglas de xenobiologa no se apliquen correctamente o que algunos las utilicen para crear armas nuevas. Pero nada de todo esto debe empaar el optimismo neoreligioso de rigor. Ni siquiera la aparicin de una red de biohackers que utiliza los componentes biolgicos para llevar a cabo experimentos de saln... segn sus propias afirmaciones, con total bioseguridad tica y social, claro.

Adems no debemos olvidar la colaboracin entre Philippe Marlire y Markus Schmidt en el programa Synbiosafe, que sera el primer proyecto europeo de investigacin sobre la seguridad y los aspectos ticos de la biologa sinttica. Por un lado, alguien que se burla de toda voluntad Ethix y, por otro, alguien que utiliza los trminos societal o tica en los ttulos de sus artculos. Su vinculacin pone en evidencia la operacin meditica necesaria para que se desarrolle su proyecto tecnomitolgico y que pueda continuar la saga demirgica: hay que acallar a los gobernantes para tener va libre. Los mtodos son simples y conocidos: El poli malo se sita a la derecha del gobernante al que se habr colocado juiciosamente bajo la lampara meditica de la sala de interrogatorios. Le explica que es demasiado tarde para reflexionar, que ya no se puede hacer nada y que la suerte est echada. Adems: No va a encontrar, en el arsenal del Venter Institute, ningn aparato, ni molcula, ni clula que la prctica habitual de las biotecnologas rechace o exija que se controle de forma draconiana. Cada una de las operaciones que su equipo y sus proveedores llevan a cabo se realiza de forma aislada en miles de laboratorios, especialmente la sntesis qumica del ADN, la PCR, el clonado en cromosomas artificiales de levadura (artculo de Philippe Marlire). No hay arma del crimen, as que no puede haber investigacin... Despus interviene el poli bueno que agarrar al gobernante por los sentimientos, sacando a relucir el biocontainment que no solo va a garantizar que no se produzca ninguna interaccin entre la xenobiologa y el mundo biolgico real, sino que adems va a cerrar el pico de los opositores a las manipulaciones genticas en plena naturaleza. Porque el poli bueno sabe engatusar al gobernante sospechoso de regulacionismo: La xenobiologa va a desencadenar un nuevo paradigma y a cambiar nuestro concepto de la naturaleza y la vida... Igual que cuando la Tierra dej de ser el centro del Universo (artculo de Markus Schmidt). Una vez ms, un mtodo de marketing garantizado, la capacidad de aludir a grandes momentos histricos, de todos conocidos... y da igual si no tienen nada que ver con lo que se est tratando. Aunque huela claramente a su servicio de relaciones pblicas, Philippe Marlire se sirve tambin de la tcnica manipuladora para que el neoltico d el primer paso de la biologa sinttica en la tierra. En cuanto a ustedes, gobernantes, periodistas, responsables, ciudadanos/as, no van a ponerse de todas formas a regular lo que ya es el nuevo paradigma en marcha. La historia les mirara mal y no querrn quemar a Galileo de nuevo verdad?

La necesidad de profundizar en la reflexin sobre las ciencias prometeicas va ms all de los riesgos biolgicos y medioambientales, que sin embargo soy muy grandes. Lo que hay que preservar es la alianza entre la ciencia y la razn, la experimentacin, la falsabilidad... todos los criterios que existen para que unos iluminados no puedan presumir ante la opinin pblica y encontrar financiacin, apoyos, absolucin y gloria independientemente de su labor real, independientemente de cualquier hipottica realizacin y, lo que es ms grave, de las repercusiones positivas para la sociedad. El juego intelectual de la biologa sinttica, como de otras tcnicas de ruptura, es sin duda atractivo. Quiz incluso podra dar a conocer funcionamientos desconocidos de la maquinara biolgica. Pero la forma en que se promueve ese paradigma, impuesto por la coaccin, la forma en que controla la credibilidad evitando cualquier posibilidad de crtica, de cuestionamiento y de regulacin, la forma en que asocia el peor discurso positivista a sus trabajos, son suficientes razones para convertirlo ante todo en un tema poltico. Retiremos el carburante de los mercados especulativos (patentes, mercados de carbono, financiacin de promesas) y volvamos al debate cientfico, a las controversias basadas en razonamientos. Veremos como somos capaces de hacer algo til.

Tenemos tiempo para reflexionar de forma colectiva. Eso es la democracia, aunque no le guste a nuestros neorreligiosos demirgicos.

Fuente: http://blog.mondediplo.net/2010-06-17-Les-predicateurs-de-la-genetique-extreme

rJV



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter