Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-06-2010

Puerto Rico
Los elefantes que arrancaron la estaca

Carlos Rivera Lugo
Claridad


La esperanza es a veces antojadiza: se nos aparece cmo, cundo y dnde le da la soberana gana. Parecamos empantanados en un punto muerto en que la tirnica voluntad del gobierno colonial campeaba por sus respetos. Asestaba golpe tras golpe al bienestar de sectores significativos del pueblo y slo nos limitbamos a una crecientemente inconsecuente oposicin que no pasaba esencialmente de un ejercicio de un derecho al pataleo. Hasta que los estudiantes de los once recintos de la Universidad de Puerto Rico dijeron basta ya! Se negaron a someterse a los rigores ordenadores y asfixiantes de lo polticamente razonable y se plantaron en sus trincheras hasta conseguir que los representantes del gobierno colonial les tuvieran que prestar atencin a sus demandas.

Ante un gobierno que se haba negado hasta ahora a dialogar con los amplios sectores afectados por sus insensibles polticas neoliberales, los estudiantes universitarios lo oblig a negociar y ceder en sus afanes privatizadores de la esfera pblica. Los estudiantes tomaron conciencia de su poder y lo ejercieron magistralmente frente a un gobierno colonial fatalmente embriagado de su propio poder, el cual crea absoluto. La Universidad de Puerto Rico nunca ser igual. Ojal tambin el pas.

El viernes pasado, a pocas horas de haberse suscrito el acuerdo que puso fin al conflicto universitario, sujeto a la ratificacin por el estudiantado, tuve la fortuna de entrevistar a cuatro representantes del movimiento huelgario del Colegio de Mayagez. Haca tiempo que alguien o algo me provocase tanta admiracin o me motivase tanta esperanza. Su militancia es fruto natural de la vida y no de dirigismos vanguardistas. Su verdad no surge de un programa poltico-partidista ni fue impuesta por un estado. La fuimos encontrando en el camino, me aseguran. Son hijos e hijas de ese movimiento real de la vida que refuta y supera el estado de cosas actual. Y tienen mucho que decir y proponer.

El Colegio se transform

Para Kasielis Molina, una estudiante que confiesa un amor especial por el periodismo y el teatro ms all de sus estudios en Ciencias Agrcolas y Administracin de Empresas, el Colegio es el recinto que ms se transform a partir del conflicto. Se deca que el Colegio de Mayagez es esa mquina que slo se dedica a producir profesionalesSus bachilleratos no son para cambiar el mundo. Pero eso se rompi. Afirma que muchos se dieron cuentan que no se trata de la cantidad de dinero que vas a hacer al graduarte sino que de luchar por tu derecho a una educacin de calidad.

Segn Eury Gonzlez, estudiante de Teora del Arte y teatrero, una mayora del estudiantado sabe que la opinin de los estudiantes no se toma en cuenta. Por su parte, Kasielis asiente: Los estudiantes lograron que la administracin prestar atencin a los estudiantes y por primera vez se sentaron a negociar con nosotros.

Sin embargo, al movimiento estudiantil no le bast con meramente expresar sus opiniones, sino que se constituyeron en una comunidad democrticamente participativa desde la cual producan colectivamente sus decisiones. Hubo tres asambleas en el Colegio y un referndum auspiciado por la administracin. En cada uno de estos eventos aseveran que estaban dispuestos a acatar los resultados. Por ello, insisten, haba que prepararse para ganarlos y se prepararon para ganarlos.

Ganamos porque nos preparamos para ganar, garantiz sin titubeos la arecibea Eyla Santos, una estudiante de quinto ao de Ingeniera Mecnica. Hubo ms de 150 estudiantes repartidos entre los 6 portones del Recinto Universitario de Mayagez, numerosos comits (seguridad, finanzas, limpieza, prensa, entre otros). De afuera les lleg comida y agua, pero sobre todo mucho apoyo. Hasta en los semforos le donaron dinero a favor de su causa. Se organizaron ctedras en la calle, fuera de los salones acostumbrados, sobre distintos temas en las que, con la ayuda de profesores solidarios, se aprendi mucho, muchsimo. Cada noche constituan plenos para tomar colectivamente sus propias decisiones.

La democracia tiene que ser participativa

Nunca haba tenido la oportunidad de participar en un proceso colectivo de toma de decisiones, admite Kasielis,.

Seala Eury que el pas est acostumbrado a una democracia de cada cuatro aos, donde se va a votar por alguna de las tres opciones: Piensan que por nosotros votar por ellos, pueden de all en adelante hacer lo que les d la gana con nosotros.

Enseguida interviene Eyla para aadir que se vota pero luego los elegidos no le hacen caso al pueblo. La democracia es lo que hicimos nosotros en esta huelga, cada da en los plenos La comunidad estudiantil es muy grande y amplia para que un estudiante o unos pocos estudiantes la representen todaDe ah que en la huelga las decisiones se tomaban por todosSe era participativo en esta toma de decisiones.

All en la huelga fue que entend lo que verdaderamente es una democracia, insiste Eyla y aade: Aprendimos la diferencia entre una democracia representativa y una democracia participativa.

Subestimaron nuestra capacidad

Eury puntualiza que stas ideas no les vienen de afuera sino que de la misma Universidad: Subestimaron lo que la misma Universidad en teora ensea a travs de muchos de sus profesores. Se nos peda siempre que participramos, hasta que lleg la situacin en que tuvimos que tomar una posicin. De paso, se decidi poner fin a ese conformismo que a veces encuentran entre sus padres y en el resto de la sociedad. Lleg una generacin que dijo basta ya!, seal el estudiante mayagezano.

Para Eyla, quien es Presidente del Instituto de Ingeniera Mecnica, Captulo Estudiantil e integrante del Grupo de Teatro del Colegio, su deseo de participar surgi del coraje que fue acumulando ante tanto atropello. Explot!, confiesa. En el caso de Kasielis fue un despertar. De momento nos dimos cuenta que tenamos la capacidad, asegura, para aadir que el gobernador Luis Fortuo nos subestim. Los legisladores del partido gobernante igualmente pretendieron predicarles una democracia que al fin y a la postre no practican, denunci Eyla.

Segn Kasielis el movimiento empez a gestarse a partir de la imposicin de la notoria Ley 7 que afect a muchos padres de familia. Se sinti en ese momento impotencia, no slo por los efectos nocivos de dicha legislacin sobre miles de familias sino que tambin por la desinformacin que llevaba a muchos a achacarle dichas medidas draconianas a la existencia de una crisis. Ante ello, a Eyla le retumbaba en la cabeza, por su hipocresa, la consigna electoral fortuista: Es tiempo de cambiar!

Somos estudiantes, no clientes

Sin embargo, al examinar la documentacin financiera y administrativa de la Universidad, no les resultaba lgico el argumento acerca de la insuficiencia de fondos producto de la crisis, sobre todo a la luz de algunos de los sueldos de los administradores de la institucin. Es un descaro, entienden, que por un lado se diga que hay que hacer ajustes en la economa del pas y por otro de despachen unos pocos con la cuchara grande.

El fin de la Universidad es la educacin y el inters principal es el del estudiante, puntualiza Eyla. Abunda Kasielis: La administracin es la que debe luchar con el gobierno para que se atiendan nuestros interesesLa educacin debe ser una de las prioridades del gobiernoLa educacin no es un privilegio; es un derecho.

Para el joven mayagezano Andrs Arias, estudiante de Teora del Arte y Cinematografa, el problema es que se empez a ver al estudiante como cliente y no como estudiante.

Una huelga meditica y performtica

Pero, cmo consiguieron vencer en un pas como el nuestro en que demasiadas veces la imagen desplaza el mensaje o el argumento racional? Desde un principio, nos indican, estuvieron luchando contra ese temor a que no pudieran llegar a la gente que estaba afuera de los portones. Sin embargo, con esta huelga nos dimos cuenta que no tiene que ser as, dice Eury. Pone como ejemplo la inefectividad de los anuncios publicados en la prensa y difundidos en la radio por la Junta de Sndicos y la Presidencia de la UPR: En este proceso nos dimos cuenta que podemos destruir esa imagen.

Para ello decidieron convertir el conflicto en una guerra meditica y le imprimieron un carcter bien performtico. De ah la creacin de Radio Huelga en el internet, la produccin de dos videos que circularon por You-Tube y el uso constante del teatro para comunicar sus ideas.

Sus razones se encarnaron en mltiples mensajes de todo tipo y formas que fueron penetrando en la conciencia comn de la gente. Rompieron as el cerco de desinformacin que pretendi tenderle el gobierno colonial y la administracin universitaria.

Nos ganamos un respeto. Ahora queda continuar, subraya Kasielis. Ampla al respecto Eyla: Ahora comienza otra etapa para encaminarnos hacia otro fin: trabajar para que los acuerdos se cumplan.

El pas s puede cambiar

Por otra parte, Eury le ve un alcance mayor a lo logrado: Ya le demostramos al pas que si nos unimos, podemos lograr que nos escuchen. Yo era uno que deca que este pas no va a cambiarEste proceso me demostr que s se puede cambiar. Yo empec a creer en la gente de nuevo.

Kasielis aade que si bien la lucha de los estudiantes no trat de ideologas ni de partidos, s hubo intentos desde el gobierno para enmarcarlos poltica e ideolgicamente, pero ellos no se dejaron encerrar en eso.

Incluso, contina Kasielis sealando como esta experiencia me sirvi para estar ms consciente de mis derechos y deberes como estudiante, a convivir con gente nueva, con gente distinta. En fin, aprend muchsimo ms de lo que hubiese aprendido en dos meses en el Colegio.

Aqu Andrs, quien es graduando, nos obsequia un ilustrativo relato acerca del pequeo elefante que se cri atado a una estaca. Creci acostumbrado a las limitaciones que le impona la estaca a su movimiento. Hasta que, una vez creci y tom conciencia de su enorme fuerza, decidi romper la estaca. Nosotros somos como ese elefante. Hemos arrancado la estaca, sentencia.

El autor es Catedrtico de Filosofa y Teora del Derecho y del Estado en la Facultad de Derecho Eugenio Mara de Hostos, en Mayagez, Puerto Rico. Es, adems, miembro de la Junta de Directores y colaborador permanente del semanario puertorriqueo Claridad.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter