Portada :: Opinin :: Sudfrica 2010: otra perspectiva
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-07-2010

Una versin algo ms generosa del mundo
Una nueva y noble Alemania

Ezequiel Fernndez Moores
canchallena


JOHANNESBURGO.- Sudamrica tiene apenas el seis por ciento de la poblacin de la Tierra. Representa menos del cinco por ciento del comercio mundial. Pero el cincuenta por ciento de las ocho selecciones clasificadas a cuartos de final de Sudfrica 2010 son suyas. Recuerdo siempre esa ancdota en la que Ronaldo contaba a Diego Maradona una fiesta de cumpleaos de David Beckham. El ingls mostraba a sus invitados sus goles en pantalla gigante. "Eran todos de tiro libre!", se rean Ronaldo y Maradona. En Sudamrica, ganadora de nueve Copas Mundiales, se hacen goles mucho ms bonitos que los de tiro libre. La Confederacin Sudamericana se fund en 1916 y al ao siguiente comenz la disputa oficial de la Copa Amrica. Casi cuatro dcadas antes que la Unin Europea de Ftbol (UEFA), fundada en 1954. Sudamrica tiene cultura futbolera. Slo esa cultura explica que haya clasificado a cuatro selecciones a cuartos de final de Sudfrica 2010 y que la quinta, Chile, haya cumplido su mejor Mundial en medio siglo? A la buena materia prima habitual se le suma, tal vez, una acertada eleccin de entrenadores.

Los Mundiales de la FIFA son una vidriera nica. Hacer paralelismos es tentador. Pero peligroso. Igual que las etiquetas. La Alemania que enfrentar el sbado a Argentina, por ejemplo, tiene once jugadores cuyos padres o abuelos nacieron fuera de Alemania. En Ghana, Tnez, Polonia, Turqua o Brasil. Con apellidos como zil, Trochowski, Khedira, Marin, Boateng, Cacau o Gmez. No tienen estatura alemana, ojos azules, cabellos rubios ni fuerza especial. Es tentador decir que la Nationalmansschaft (seleccin nacional) representa acaso a la nueva Alemania. La seleccin del DT Joachim Low, dijo un diario alemn, "es el producto de una necesaria revolucin cultural, en deportes, poltica y aspectos sociales". No todos estn contentos. En los mensajes a los diarios, se lean crticas porque algunos de estos jugadores no saban cantar el himno. Un poltico conservador de Berln, Peter Trapp, pidi hace unos das que los inmigrantes que quieran ingresar al pas rindan "un test de inteligencia". Me recuerda al chiste que public Le Monde cuando la seleccin francesa llena de inmigrantes gan el Mundial 98. "Qu te parece esta seleccin llena de inmigrantes?", preguntaba un tpico votante del xenfobo Jean Marie Le Pen. "Mientras sigan haciendo goles...", responda su colega. Aquella seleccin modelo del 98 hoy es tema de vergenza nacional en Francia.

Por eso, ms interesante acaso que eventuales paralelismos sociales, puede el dato, ms futbolero, de que los 23 jugadores convocados por el DT Jogi Low actan en clubes de su propio pas. Habla muy bien de la Bundesliga. Vale refrescar datos sobre cmo funciona la liga alemana. Los 412 millones de euros anuales que paga la TV tienen la reparticin ms democrtica en las ligas top de Europa. Se toma en cuenta los aos en Primera del club, el ranking actual, una media de los ltimos cinco aos, se paga un plus de 4 millones por el ttulo y hasta bonus por jugadores convocados a la seleccin. Los derechos se los reparten dos cadenas pblicas abiertas (ARD y ZDF) y los canales privados DSF (abierto) y Sky (pago y codificado). Algunos amigos alemanes critican que ahora los partidos se jueguen de viernes a domingo y en horarios extraos que busquen atraer el mercado asitico. Pero haba una oferta superior, monoplica, y fue rechazada por el tribunal de libre competencia. Los estadios, por otra parte, estn siempre llenos y tienen la mejor media de pblico de Europa. Son modernos y extremaron medidas de seguridad, aunque ya casi no hay episodios de violencia. La Bundesliga no adhiri al criterio FIFA de espectadores todos sentados. Hay sectores en los que se permite seguir el partido de pie. En el de Borussia Dortmund, que llena todos los partidos su capacidad para 81.000 personas, ya avisaron que prohibirn la vuvuzela.

Los clubes deben abrir sus balances todos los aos. Si gastaron de ms son sancionados. Tal vez haya trampas contables. Son la excepcin. Por segundo ao seguido, la Bundelisga tiene mejores nmeros que la Premier League de Inglaterra. Adems, el 51 por ciento de la propiedad debe permanecer en manos del club, lo que impide el desembarco de magnates con dineros de origen dudoso. La austeridad provoc quejas del siempre poderoso Bayern Munich, porque as perda competitividad en Europa. Pero Bayern Munich ya fue finalista en la ltima Liga de Campeones con un equipo que tena mayora de jugadores alemanes. El rival, Inter, estaba formado ntegramente por extranjeros. Bayern Munich, que cedi su gobierno a ex jugadores (Franz Beckenbauer, Karl-Heinz Rummenigge, Uli Hoeness), no pudo dilapidar fortunas en estrellas extranjeras y debi cuidar a las propias (Mller, Philipe Lahm, Bastian Schweinsteiger y Holger Badstuber). Todos los clubes fueron obligados a destinar presupuesto a mantener academias para la formacin de jugadores. La renovacin alemana, iniciada para el Mundial 2006 con la contratacin de Jurgen Klinsmann, se profundiz con su sucesor. Joachim Low, amante del yoga, no se aferr a viejas glorias como lo hicieron las selecciones de Italia o Francia. Sufri cinco lesiones un mes antes del Mundial, incluyendo al capitn Michael Ballack y lleg a Sudfrica con la segunda seleccin ms joven del torneo. Seis de los 23 jugadores del equipo actuaban en la seleccin Sub 21. Trece disputan su primer torneo y hay doce que tienen menos de diez partidos con la seleccin. Es la seleccin ms joven de Alemania desde el Mundial de 1934. Pero el cambio no fue slo generacional. Ni de cambios de posiciones, como efectivamente ocurri con muchos jugadores. Low supo aceptar los nuevos tiempos y se anim tambin a cambiar de estilo. Mesut Ozil, Sami Khedira y compaa no fueron obligados a aprender a jugar "en alemn". "Nuestro estilo ahora tiene un aire latino", dice Low, sin ruborizarse. La seleccin alemana, cuyos jugadores tienen la ventaja de que la Bundesliga comenz a usar en enero pasado a la polmica pelota Jabulani, de Adidas, se anim a cambiar de estilo. Y lo hizo pese a que desde 1960 gan dos Mundiales y lleg seis veces a semifinales.

Haberse clasificado a cuartos de final eliminando nada menos que a Inglaterra es algo bueno para el ftbol. Porque Inglaterra es el modelo opuesto. Sus clubes, dominados por magnates extranjeros, tienen un rojo de 5000 millones de euros. Al presidente de la Federacin que denunci el rojo, Lord Triesman, le hicieron una trampa y lo echaron. All mandan los clubes. Desde 1960, Inglaterra tiene un Mundial y una semi. Y no se clasific siquiera para la Eurocopa de 2008. Pero no cambia. O cambia para peor. Se anim otra vez con un DT extranjero, es cierto. Pero el italiano Fabio Capello, sucesor del sueco Sven-Goran Eriksson, llev a Sudfrica a la seleccin inglesa ms vieja de todos los Mundiales. Su sabidura tctica se derrumb cuando Wayne Rooney lleg al Mundial lejos de su mejor forma. Y su fama de "Mster Ltigo" se complic con el intento de amotinamiento de John Terry, el futbolista mejor pago de la Premier League. En Alemania interesa estudiar el ftbol (hay 34.970 tcnicos con licencia UEFA, contra 29.420 de Italia, 23.995 de Espaa, 17.588 de Francia y... 2.769 de Inglaterra, donde ha ganado el mero negocio.

Inglaterra perdi control del juego cuando en 1992 naci la Premier League. Durante aos recibi admiracin por sus estadios-teatro, su ftbol-espectculo y su concepto del marketing. Pero en la cuna del ftbol, la avaricia gan la batalla. El ftbol es algo ms serio que un simple negocio. Sudfrica podra tener motivos de enojo con Alemania, que le quit con malas artes el Mundial 2006. Ciudadanos sudafricanos tienen hoy juicios millonarios contra poderosas empresas alemanas acusadas de hacer formidables negocios en los tiempos del apartheid. Buena parte del dinero que reciba Alemania por su participacin en el Mundial ir a parar a la Fundacin Robert Enke, que atiende a jugadores con problemas mentales. Lleva el nombre del arquero que, si no se hubiese suicidado el ao pasado, sumido en la depresin, tal vez estara atajando el sbado contra Argentina. El ftbol, ms all de sus problemas, suele ser una versin algo ms generosa del mundo. Lo sabemos en Argentina, donde la pelota es uno de los pocos motivos de fiesta popular. Ojal lo siga siendo el sbado contra la noble seleccin alemana.

Fuente:http://www.canchallena.com/1280113-una-nueva-y-noble-alemania



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter