Portada :: Espaa :: Laboral y sindical (luchas locales, frentes globales)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-07-2010

Los efectos de la reforma laboral
Ms desempleo, ms retraso en la recuperacin econmica, ms precariedad

Vidal Aragons
Rebelin


Si bien pareca haber unanimidad sobre el hecho que la crisis no tena origen en las relaciones laborales, estas estn a las puertas de sufrir su ms grave crisis. Las medidas que introduce el RD-Ley 10/2010 incorporan la idea que el Derecho de Trabajo es un freno para superar la crisis cuando desgraciadamente las mismas van a retardar la salida de la misma a travs de aumentar la precariedad.

El discurso del Ejecutivo espaol sobre la contrarreforma laboral realiza un doble discurso: por un lado se nos ha repetido que los trabajadores y trabajadoras no perdan derechos. Por otro lado se indican como objetivos esenciales la reduccin del desempleo y la temporalidad as como el incremento de la productividad.

Analicemos en primer lugar si existe o no prdida de derechos. La norma, ms all de la reduccin del preaviso de 30 a 15 das establece que cualquier incumplimiento de requisitos formales de la extincin objetiva ya no supondr la nulidad del despido sino su improcedencia, con lo que a la vez se consolida el despido no causal en toda la legislacin espaola. Pero sin duda que la gran merma en cuanto al despido la encontramos en la salvaje disminucin de la indemnizacin por improcedencia de los nuevos contratos de fomento del empleo de 45 a 33 das por ao trabajado y de tope de 42 a 24 mensualidades, suponiendo ello una reduccin de la indemnizacin de entre el 27,7% y el 42,86% .

Si nos acercamos a otras de las materias objeto de cambio normativo, las condiciones establecidas en convenio colectivo referentes a horario, rgimen de trabajo a turnos, sistema de remuneracin y sistema de trabajo y rendimiento no podan ser objeto de modificacin, tras el RD-Ley 10/2010 no slo las mismas pueden ser modificadas con simple acuerdo con representacin de los trabajadores en la empresa sino incluso inaplicar las condiciones retributivas.

En cuanto a la contratacin temporal se extienden los contratos de prcticas y formacin que cuentan con la posibilidad de retribuciones del salario mnimo interprofesional durante los primeros dos aos o entre el 60 y 75% del que corresponde a un trabajador que realiza las mismas funciones, respectivamente, a la vez que se permite a las ETTs actuar en todos los sectores.

En cuanto a los objetivos se nos dice en esta contrarreforma que el desarollo de la indemnizacin a 33 das por ao favorecer la reduccin de la temporalidad, ello choca con la evolucin que ha tenido esta modalidad contractual con indemnizacin ms reducida tras las reformas laborales de 1997, 2001 y 2006, que lejos de eliminar contratacin temporal han mantenido la misma inalterable 33,51, 32 y 33% respectivamente.

Se nos insiste en el hecho que la supuesta limitacin desarrollada sobre la contratacin temporal tambin afectar sobre la disminucin de la misma. Esta normativa exista aunque con un redactado algo menos garantista desde mayo de 2006, pudindose observar los dos aos siguientes como prcticamente ninguna afectacin tuvo sobre la temporalidad (del 33,33 del da de la aprobacin de la norma al 30,15% del inicio del 2008, a las puertas de la crisis). Ello encuentra explicacin porqu est pensada para actuar sobre un contrato concreto de un trabajador y no sobre el puesto de trabajo, lo que no impide que en un mismo puesto de trabajo puedan pasar indefinidamente trabajadores con contratos temporales. La otra idea que se traslada es que con el aumento de la indemnizacin por finalizacin de contrato a 12 das por ao a partir del 2014 ello reducir la temporalidad, slo es necesario observar el desarrollo de la contratacin a travs de ETTs (que ya cuentan con indemnizacin de 12 das por ao) en los ltimos aos para confirmar que no se disminuir la temporalidad.

Si efectivamente se quisiese actuar contra la temporalidad se penalizara la contratacin temporal en fraude de ley, que es segn algunos estudios es del 75% de los contratos temporales. Mientras el cumplir la legalidad, formalizando contratos indefinidos en los supuestos en los que no hay causa de temporalidad, y el no cumplirla, formalizando contratos temporales cuando correspondera un indefinido, no tienen un efecto jurdico ms gravoso, se est incentivando en fraude y la apuesta por la falsa temporalidad. Si nos encontramos con contratos indefinidos cuya extincin suponen menos costes para los empresarios y garantas para los trabajadores estos se vern abocados permanentemente a la temporalidad, por observar como se les extinguen sus contratos con total facilidad. Por el contrario si realmente se limitasen los contratos temporales a las causas que los justifican ello limitara su temporalidad.

En todo caso ninguna garanta supone tampoco un contrato indefinido si el empresario lo puede extinguir en cualquier momento, con costes reducidos o inexistentes. La expresin ms extremista de esto sera el modelo de capitalizacin, que propone el RD-Ley para el futuro, que realmente no supone un coste para los empresarios sino un traslado de una parte de la masa salarial al fondo de capitalizacin y por lo tanto la inexistencia de un coste variable para el despido. En todo caso lo esencial en la temporalidad del contrato o rotacin de los trabajadores no es la mera formalidad del mismo (contrato temporal o contrato indefinido) sino las garantas ante la extincin.

En cuanto al desempleo, las medidas adoptadas por el ejecutivo no reducirn el mismo. En primer lugar porqu la contratacin no encuentra su origen en la facilidad que tenga el empresario para despedir el trabajador sino una mera necesidad productiva, la propia existencia de demanda. Las propias medidas adoptadas el Gobierno podrn suponer para los trabajadores y trabajadoras una reduccin en su capacidad de consumo (de subsistencia en algunos casos) por permitirse la inaplicacin de los salarios establecidos en la negociacin colectiva sectorial. De la misma manera el reducir el coste del despido para las empresas de 45 a 37 de 33 a 25 de 20 a 12 das por ao (del 45,45% y 40% de las indemnizaciones) si que tiene una afectacin sobre la creacin de empleo, por optar las empresas a este recurso y no otros cuando existen descensos en sus demandas productivas, por lo tanto no slo se frenar el desempleo sino que se ponen las bases para su aumento. En la poltica de lo absurdo se bonifica prcticamente todo tipo de contratacin, algo que no slo no supondr un estimulo a la misma sino que no actuar sobre un colectivo concreto, documentos internos del Ministerio de Trabajo reconocen que ello no incentiva la contratacin y que tiene un efecto peso muerto o efecto ganga, nos deberan por tanto explicar porqu regalan miles de millones a las empresas mientras limitan en el sector pblico retribuciones y dotaciones.

Por ltimo, por lo que respecta a la productividad, las medidas que traslada el Ejecutivo no fomentan la misma. El efecto de mayor precariedad (flexibilidad en su lxico) supone mayor facilidad para despedir, modificar las condiciones de trabajo e inaplicaciones de retribuciones que rebajarn los niveles salariales. Ello separa a las empresas de una necesaria apuesta por la productividad como mecanismo para su desarrollo y se opta por una actuacin que persigue reducir el coste de mano de obra, si bien debemos vaticinar que esta medida es a su vez intil para aquellos sectores cuya actividad se puede desvincular del rea geogrfica en la que se ubican, porqu nunca podrn competir con el coste de la mano de obra del Norte frica o la Europa del Este.

As ms precariedad no slo tiene una afectacin sobre los derechos laborales sino sobre la potencial recuperacin productiva y descenso del desempleo.

Vidal Aragons. Abogado del Collectiu Ronda.

Fuente: http://www.correntroig.org/spip.php?article1790〈=ca

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter