Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-07-2010

Sorpresa de Octubre, el eslabn perdido en una gran narrativa poltica en EE.UU.
Irn-Contra: Una nueva perspectiva

Robert Parry
Global Research

Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens


El punto de vista convencional del escndalo Irn-Contra es que cubri el perodo 1985-86, cuando el presidente Ronald Reagan se preocup por la suerte de rehenes estadounidenses en el Lbano y acept la venta secreta de armas al gobierno islamista de Irn para obtener su ayuda en la liberacin de los cautivos.

El plan fracas supuestamente cuando el asistente de la Casa Blanca, Oliver North, y otros participantes se entusiasmaron con la decisin de North de desviar beneficios de las ventas de armas a otra de las prioridades de Reagan, los rebeldes nicaragenses de la Contra cuya ayuda por la CIA haba sido recortada por el Congreso.

El escndalo Irn-Contra sali a la luz en el otoo de 1986 despus del derribo sobre Nicaragua de un avin de suministro de North y revelaciones en el Lbano de las ventas de armas de Reagan a Irn. Una reestructuracin del personal de la Casa Blanca, con el despido de North, y algunos tirones de orejas del Congreso para la supuesta falta de atencin por los detalles de Reagan resolvieron el escndalo, por lo menos as lo vio el Washington oficial.

Los pocos disidentes que no estaban dispuestos a aceptar esa conveniente conclusin como el fiscal especial para Irn-Contra Lawrence Walsh sufrieron las burlas y la marginalizacin de los medios noticiosos, incluido el Washington Post (que public un artculo concluyendo que la consecuencia de Walsh en la investigacin del escndalo era muy anti-Washington y que al partir sera considerado como un perdedor).

Pero un nmero creciente de pruebas sugiere que la percepcin tradicional de Irn-Contra era equivocada, y que esa visin convencional del escndalo era cmo comenzar una novela por la mitad y suponer que se est leyendo el primer captulo.

Por cierto, ahora parece evidente que el affaire Irn-Contra comenz cinco aos antes, en 1980, con lo que ha sido tratado a menudo como una controversia aparte, llamada el caso de la Sorpresa de Octubre, que trataba de presuntos contactos entre la campaa presidencial de Reagan e Irn.

En vista de la ltima evidencia y del derrumbe del ya antiguo encubrimiento de Sorpresa de Octubre parece haber habido una sola narrativa de Irn-Contra que cubre los 12 aos del gobierno de Reagan y de Bush I, y que representa una historia mucho ms tenebrosa.

Y no fue simplemente una historia de mentiras y traiciones electorales republicanas, sino posiblemente algo ms inquietante, una historia de agentes delincuentes de la CIA y de partidarios de la lnea dura del Likud de Israel que sabotearon a un presidente de EE.UU. en ejercicio, Jimmy Carter.

Adems, por el hecho de que Washington no haya llegado a la verdad mayor sobre el affaire Irn-Contra, se establecieron modelos cruciales: los republicanos actuaron agresivamente, los demcratas se condujeron tmidamente y los medios noticiosos nacionales de EE.UU. fueron transformados de perros vigilantes en la era del Watergate en perros falderos, y finalmente en perros guardianes para proteger las fechoras de la seguridad nacional.

En ese sentido, el escndalo Irn-Contra/Sorpresa de Octubre represent el eslabn perdido en una narrativa poltica estadounidense ms amplia que cubri la visin de conjunto de varias dcadas, explicando cmo EE.UU. pas de ser una nacin que enfrentaba problemas que hacen poca, de la dependencia energtica y de la degradacin medioambiental, a presupuestos militares inflados y una obsesin con el imperio.

A pesar de todos sus defectos y medidas a medias, el presidente Carter haba comenzado a promover la energa solar y otras energas alternativas; impuls programas de preservacin y trabaj para reducir el dficit federal; y en el extranjero, propugn un mayor respeto por los derechos humanos y se apart de la presidencia imperial.

Para ser preciso, despidi a muchos irresponsables partidarios de la Guerra Fra de la CIA y exigi concesiones de tierra por paz de Israel.

Peligros inaceptables

Un posible segundo perodo de Carter presentaba peligros inaceptables para algunos intereses poderosos dentro y fuera del pas. Los Viejos Muchachos de la CIA (a los que el legendario agente de la CIA Miles Copeland consideraba la CIA dentro de la CIA) pensaban que comprendan los genuinos intereses nacionales incluso si el pblico de mente perezosa y los polticos indecisos no lo hacan.

El primer ministro israel Menachem Begin y su Partido Likud crean en un Gran Israel y estaban decididos a no negociar ms territorios conquistados en la Guerra de Seis Das de 1967 por promesas de paz con los palestinos y otros rabes. En 1980 Begin todava estaba furioso por la presin de Carter en Camp David para que entregara el Sina a cambio de un acuerdo de paz con Egipto.

En otras palabras, las preocupaciones profundamente arraigadas de muchas fuerzas influyentes se entrecruzaron en 1980, todas con un deseo comn de hundir la campaa por la reeleccin de Carter. Y la mejor forma de hacerlo era debilitar sus esfuerzos por obtener la libertad de 52 rehenes estadounidenses que estaban retenidos en Irn. [Para detalles (en ingls) vea The CIA/Likud Sinking of Jimmy Carter en Consortiumnews.com]

Las relaciones secretas, nacidas de las negociaciones por los rehenes de 1980, crearon el marco para la aprobacin por el gobierno de Reagan de embarques clandestinos de armas de Israel a Irn que comenzaron inmediatamente despus de que Reagan lleg al poder en 1981, precisamente cuando los rehenes estadounidenses fueron finalmente liberados. Esas ventas iniciales israeles de armas se convirtieron gradualmente en las transferencias de armas de Irn-Contra.

Por lo tanto, cuando el escndalo Irn-Contra apareci en el otoo de 1986, el encubrimiento subsiguiente no tuvo lugar simplemente para proteger a Reagan de una posible recusacin por violar la Ley de Control de Exportacin de Armas y la prohibicin por el Congreso de ayuda militar a los contras nicaragenses, sino por la revelacin de la fase anterior an ms tenebrosa del escndalo, que implicara a Israel y a la CIA.

Al autorizar la primera investigacin de Irn-Contra, el Fiscal General [Ministro de justicia] de Reagan, Edwin Meese, estableci los parmetros cronolgicos como 1985 y 1986. Las investigaciones del Congreso tambin se concentraron en ese limitado perodo, a pesar de indicaciones de que el escndalo comenz antes, como con el misterio de un vuelo charter israel con armas que fue derribado en julio de 1981 despus de extraviarse en el espacio areo sovitico.

Walsh y su equipo de investigacin comenzaron a sospechar, ms tarde, en la investigacin criminal de Irn-Contra que la nica explicacin para los ftiles tratos de armas por rehenes respecto al Lbano en 1985-86 cuando cada rehn liberado fue reemplazado por un nuevo cautivo era que la relacin tripartita de Irn-Israel-Reagan ocurri antes de la crisis libanesa, en 1980.

Ese fue un motivo por el cual los investigadores de Walsh preguntaron al consejero nacional de seguridad de George H.W. Bush (y ex agente de la CIA) Donald Gregg, por su posible rol en el retraso de la liberacin de los rehenes en 1980. Su negativa fue considerada engaosa por un polgrafo del FBI.

Gente de las altas esferas

Nicholas Veliotes, secretario adjunto de Estado de Reagan para Oriente Prximo, describi su descubrimiento de las anteriores conexiones con Irn despus de la cada del avin israel en la Unin Sovitica en 1981.

Tena claro despus de mis conversaciones con gente en las altas esferas que ciertamente haban aceptado que los israels transbordaran a Irn algn equipamiento militar de origen estadounidense, dijo Veliotes en una entrevista con Frontline de PBS.

Al verificar el vuelo israel, Veliotes lleg a creer que los tratos del campo de Reagan con Irn se remontaban a antes de la eleccin de 1980.

Parecen que comenzaron en serio en el perodo anterior a la eleccin de 1989, ya que los israeles haban identificado quines llegaran a ser los nuevos protagonistas en el rea de la seguridad nacional en el gobierno de Reagan, dijo Veliotes. Y entiendo que algunos contactos se hiciero en esa poca.

Aunque cerca de dos docenas de testigos incluyendo altos oficiales iranes y una gran variedad de protagonistas internacionales han entrado en detalles sobre el descubrimiento de Veliotes, la presin se hizo abrumadora en los ltimos aos de la presidencia de George H.W. Bush para que no se aceptaran las conclusiones obvias.

Fue ms fcil para todos los involucrados con seguridad los republicanos, pero tambin los demcratas y gran parte del cuerpo de prensa de Washington desacreditar las afirmaciones corroboradas de 1980. A la cabeza iba la neoconservadora revista New Republic.

En el otoo de 1991, mientras el Congreso deliberaba si realizar una investigacin completa del asunto Sorpresa de Octubre, Steven Emerson, periodista con estrechos lazos con el Likud, produjo un artculo de primera plana para The New Republic en el que afirma que demuestra que las afirmaciones constituan un mito.

Newsweek public una historia de primera plana concordante que tambin atacaba las afirmaciones sobre Sorpresa de Octubre. El artculo, me dijeron, haba sido ordenado por el editor ejecutivo Maynard Parker, quien era conocido dentro de Newsweek como un estrecho aliado de la CIA y admirador del destacado neoconservador Elliott Abrams.

Los dos artculos influyeron en la configuracin de la sabidura convencional de Washington, pero ambos se basaban en la mala interpretacin de documentos de participacin en una conferencia histrica en Londres a la que William Casey fue en julio de 1980.

Las dos publicaciones ubicaron a Casey en la conferencia en una fecha clave probando supuestamente que no poda haber asistido a una supuesta reunin en Madrid con emisarios iranes-. Sin embargo, despus de la aparicin de los dos artculos, entrevistas de seguimiento con participantes en la conferencia, incluido el historiador Robert Dallek, mostraron de manera concluyente que Casey no estuvo en la conferencia hasta ms tarde.

El veterano periodista Craig Unger, quien haba trabajado en el artculo de Newsweek, dijo que la revista saba que la coartada de Casey fue un engao pero la utiliz a pesar de todo. Fue la cosa ms deshonesta por la que he pasado en mi vida en el periodismo, me dijo Unger posteriormente.

Sin embargo, incluso a pesar de que los artculos de Newsweek y de New Republic haban sido desenmascarados, eso no impidi que otras publicaciones dominadas por neoconservadores, como el Wall Street Journal, prodigaran el ridculo contra cualquiera que se atreviera a tomar en serio el caso de Sorpresa de Octubre.

Periodismo peculiar

Emerson tambin era un estrecho amigo de Michael Zeldin, abogado jefe adjunto del grupo de trabajo de la Cmara que investig el asunto Sorpresa de Octubre en 1992. Aunque el grupo de trabajo tuvo que echar por la borda la coartada engaosa de Emerson para Casey, investigadores de la Cmara me dijeron que Emerson visit frecuentemente las oficinas del grupo de trabajo y asesor a Zeldin y a otros sobre cmo interpretar la evidencia de Sorpresa de Octubre.

Exmenes subsiguientes del tipo peculiar de periodismo de Emerson (que segua invariablemente la lnea del Likud y a menudo satanizaba a los musulmanes) revelaron que Emerson tena vnculos financieros con patrocinadores derechistas como Richard Mellon Scaife y haba sido anfitrin del comandante derechista de inteligencia israel Yigal Carmon cuando ste fue Washington a cabildear contra las conversaciones de paz en Oriente Prximo.

En 1999, un estudio del artculo de Emerson por John F. Sugg para la revista Extra! de Fairness and Accuracy in Reporting, cit a un periodista de Associated Press que haba trabajado con Emerson en un proyecto, y dijo hablando de Emerson y Carmon: No tengo dudas de que esos sujetos trabajan juntos.

El Jerusalem Post inform de que Emerson tiene estrechos vnculos con los servicios de inteligencia israeles. Y Victor Ostrovsky, quien desert de la agencia de inteligencia Mosad de Israel y ha escrito libros revelando sus secretos, llama a Emerson la trompeta porque pregona a los cuatro vientos las afirmaciones del Mosad, inform Sugg.

Sin embargo, por la manera en que Washington trabajaba a fines de los 12 aos de la era Reagan-Bush, haba poco inters por llegar al fondo de un difcil escndalo de seguridad nacional. El grupo de trabajo de la Cmara simplemente aplic algo de lgica fantstica, como al afirmar que porque alguien anot el nmero de telfono de la casa de Casey en otra fecha clave se demostraba que estaba en casa, para concluir que nada haba pasado.

Entre el resultado de ninguna evidencia creble del trabajo del grupo de la Cmara y el subsiguiente ridculo acumulado sobre las afirmaciones por parte de importantes medios noticiosos de EE.UU., el caso de Sorpresa de Octubre se dej a un lado como si fuera teora conspirativa, como todava lo califican personas informadas en Washington y Wikipedia.

Sin embargo, revelaciones posteriores han mostrado que una inundacin de nueva evidencia incriminatoria para los republicanos lleg al grupo de trabajo de la Cmara en sus ltimas semanas, en diciembre de 1992, tanta que el abogado jefe Lawrence Barcella dice que recomend que el jefe del grupo, el representante Lee Hamilton, demcrata de Indiana, ampliara la investigacin en varios meses. Sin embargo, Barcella dijo que Hamilton rehus, citando dificultades de procedimiento.

En su lugar, la evidencia incriminatoria simplemente se ocult a otros miembros del grupo de de trabajo, y la investigacin acab con un resultado de inocencia republicana. Incluso parece que un informe tardo del gobierno ruso de su propia inteligencia sobre el caso que corrobora afirmaciones sobre un trato republicano-iran ni siquiera fue mostrado a Hamilton.

Cuando se le pregunt en este ao, Hamilton me dijo que no recordaba haber visto nunca el informe ruso (aunque vena dirigido a su persona) y Barcella agreg que no recordaba si haba mostrado [a Hamilton] el informe ruso o no.

Segn otras entrevistas recientes, el disenso dentro del grupo de trabajo respecto a algunos de los argumentos irracionales utilizados para absolver de todos los cargos a los republicanos fue suprimido por Hamilton y Barcella.

En otras palabras, el Washington oficial prefiri barrer este desagradable escndalo bajo la alfombra que enfrentar los hechos y sus inquietantes implicaciones.

Sin embargo, como Reagan sigue siendo un cono conservador y sus polticas antigubernamentales siguen estando de moda entre millones de estadounidenses recortar los impuestos para los ricos, debilitar las regulaciones para las corporaciones, rechazar la energa alternativa, y expandir el presupuesto militar la historia perdida del escndalo Irn-Contra ms amplia ha resultado ser un caso en el cual el pas result perjudicado por lo que no saba.

--------------

Robert Parry revel en los aos ochenta muchas historias de Irn-Contra para Associated Press y Newsweek. Su ltimo libro: The Disastrous Presidency of George W. Bush, fue escrito con dos de sus hijos, Sam y Nat, y puede pedirse en neckdeepbook.com. Sus dos libros anteriores: Secrecy & Privilege: The Rise of the Bush Dynasty from Watergate to Iraq y Lost History: Contras, Cocaine, the Press & 'Project Truth' tambin estn disponibles all. O en Amazon.com.

Fuente: http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=19992

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter