Portada :: Europa :: Fortaleza Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-07-2010

Consecuencias de la poltica migratoria italiana: el ejrcito libio deporta a 300 eritreos de la crcel de Misratah
"He odo sus voces. Estaban en contenedores bajo el sol del Sahara"

Gabriele del Grande
Fortress Europe

Traducido por Gorka Larrabeiti


Un ruido me persigue desde hace tres das. Ruedan ruedas, chocan, vibran y chirran hierros. De fondo se oyen lamentos de personas. Lo so tambin anoche. Es el ruido de las deportaciones.

El ejrcito libio irrumpi en la crcel de Misratah el 30 de junio al alba, al da siguiente de la revuelta de los eritreos. Muchos estaban durmiendo todava. Se llevaron as a unas 300 personas, algunos todava desnudos, otros heridos de las palizas de la vspera. Los encerraron en dos camiones dentro de un contenedor de hierro de esos que se usan en los trenes mercancas y en los cargueros. Cuando consegu ponerme en contacto con ellos el 30 de junio por la tarde estaban an dentro de los contenedores. El camin iba rpido por la carretera y en cada bache la chapa del contenedor chocaba contra el remolque. A. no hablaba ingls, pero cuando oy la palabra "Italy" pas el mvil a otras personas balbuceando algo en lengua tigria. En la oscuridad del contenedor, en ese horno que debe ser ese cajn de hierro bajo el sol del Shara, repleto con 150 personas una encima de otra, de mano en mano, el telfono lleg a manos de D. Era el nico telfono que haban conseguido salvar de los registros. El ltimo hilo con el mundo exterior. D. hablaba en ingls. "Hay mujeres y nios desmayados aqu en medio. No hay aire".

Vi esos contenedores en 2008 en Sebha. Los fotografi a escondidas. Los vio igual que yo el gobernador Mario Morcone, del Ministerio italiano del Interior en sus misiones en Libia. Los vieron tambin Marcella Lucidi y Giuliano Amato cuando en 2007 volaron a Trpoli para firmar el acuerdo sobre devoluciones impulsado por el gobierno Prodi -cosa que se olvida a menudo-, antes que llegaran Maroni y Berlusconi.

En esos contenedores les metera a todos estos seores. Es ms: metera a sus hijos. Luego les sentara a la vera de los padres y madres que en estos momentos estn llorando por el destino de sus seres queridos en Libia. Porque -este es un aspecto que suele olvidarse- todos los eritreos que atraviesan el mar tienen en Italia un familiar que los espera, un familiar que les mand con Western Union dinero para dejar atrs la dictadura. Y frentea esos nombres, la razn poltica vacila. Conforme a qu inters de Estado consolar el ministro Maroni a una madre que tiene a su hijo dentro de ese contenedor con destino a una de las prisiones del Shara? O peor a su hija, que acaso ser violada o apaleada por sus carceleros libios.

Pero por qu tomrsela con los polticos? Despus de todo son la expresin de la voluntad popular. Es Italia entera la que ha olvidado los nombres de la dispora eritrea y los de todas las disporas que cruzan la frontera desde hace aos por mar. La poltica y la prensa nos han enseado a borrar sus nombres, a llamarlos "clandestinos", no hombres. Esta prensa perezosa, atentsima a sacar brillo a los mocasines de los polticos de turno, deshabituada a mancharse los zapatos en el campo. Quin dijo ley mordaza. El silencio de los medios de comunicacin sobre el destino de los migrantes devueltos se llama autocensura. Y es un silencio culpable. Porque cuando dejemos de contar estas historias ser como si nada hubiera ocurrido jams. Se nos seguir llenando la boca de retrica, acaso condenando las deportaciones de los judos mientras alrededor de la "civilizada" Europa los muertos de la dispora eritrea se cuentan por miles. Nos obstinamos en no entender que son nuestros muertos: son familiares de nuestros nuevos conciudadanos. Si no se lo creen, vayan a Alemania.

Hoy en Frankfurt se celebra una misa en memoria de los 77 eritreos que fueron abandonados frente a las costas de Malta en agosto de 2009 tras 23 das a la deriva. La organizaron los eritreos alemanes. La seora Gergishu Yohanes, de Colonia, tena a su hermano pequeo, un chico de 16 aos en esa barca. Fue ella quien se puso en contacto con los familiares del resto de vctimas. Llegarn a Frankfurt de toda Alemania, de Inglaterra, Suecia, Noruega, Suiza, Estados Unidos e Italia, donde hoy viven como refugiados. Tambin los eritreos de Libia hubieran querido celebrar una misa por esos muertos. Pero los hechos de Misratah han sembrado el pnico. Mis amigos e informadores eritreos en Trpoli ya no salen de casa ni siquiera para actualizar sus blogs en los internet cafs de la capital. Tienen un miedo atroz. Miedo de que los 300 eritreos deportados desde la crcel de Misratah sean repatriados y acaben en las crceles del rgimen eritreo. Y de que los prximos sean ellos.

http://fortresseurope.blogspot.com/2010/07/ho-sentito-quelle-voci-nel-container.html

rJV



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter