Portada :: Espaa :: Laboral y sindical (luchas locales, frentes globales)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-07-2010

En solidaridad con los trabajadores del Metro de Madrid

Jos Antonio Errejn
Rebelin


Es una obligacin y una responsabilidad no solo de los trabajadores madrileos sino del conjunto de ciudadanas y ciudadanos. Frente al ataque despiadado de la clase poltica y los medios de comunicacin que, con el pretexto de la preocupacin por los usuarios, est descargando todo su odio sobre estos trabajadores que en un acto de dignidad colectiva estn defendiendo sus derechos consagrados en el Convenio Colectivo frente a las agresin de los gobiernos del Estado y la Comunidad de Madrid obedientes de los designios de los mercados y los poderes financieros.

Les han tachado de egostas aquellos que nunca bajan al Metro porque viajan en coche oficial de sus empresas.

Pregonan sus privilegiados sueldos para azuzar contra ellos el odio y el resentimiento de los trabajadores pobres y los parados de Madrid, esa inmensa multitud que cada da se arrastra a un trabajo mal pagado, precario y embrutecedor en busca de la oportunidad de ser explotado.

Lo dicen ellos cuyos ingresos obtenidos con el esfuerzo, el sufrimiento y la incertidumbre de esa multitud, multiplican por mucho los de los trabajadores del Metro.

Lo dicen esos polticos que regaan y amenazan a los huelguistas por no cumplir la ley. Ellos, el Gobierno del Estado, que acaban de violar el Estatuto Bsico del Empleado pblico que consagra la obligacin de cumplir los Acuerdos alcanzados con los representantes de los empleados pblicos. O esos otros, el gobierno de la Comunidad de Madrid que acaba de violar el Convenio Colectivo del Metro, ley entre partes segn proclama la Constitucin y las leyes laborales.

Los gobiernos del Estado y la Comunidad de Madrid se burlan y desprecian las leyes cuando consagran los derechos de los trabajadores que estorban los planes al servicio de sus amos capitalistas. Pero las invocan para machacar la defensa de estos derechos, para sembrar el odio y la divisin en el mundo del trabajo, para desorganizar estos propsitos de recuperacin de la dignidad y la identidad colectiva del mundo del trabajo.

Cada da millones de mujeres y hombres trabajadores somos conducidos a nuestros trabajos y nuestras casas por los trabajadores del Metro. Cada da la convivencia en esta ciudad es posible porque estos miles de trabajadores evitan que los desplazamientos por Madrid (un milln de trabajadores recorren ms de 20 km. para ir al trabajo) se conviertan en el infierno de congestin, contaminacin y agresividad al que la ordenacin capitalista de la ciudad nos condena.

Esperanza Aguirre les amenaza con expedientar a los que hayan incumplido servicios mnimos que, por abusivos, representan una burla al ejercicio del constitucional derecho de huelga. Con el apoyo del gobierno de Zapatero, explcitamente agradecido, quieren hacer un escarmiento que atemorice de forma suficiente al conjunto de los trabajadores para este prximo perodo de guerra abierta contra los trabajadores y el conjunto de derechos ciudadanos. Cuanta hipocresa la de esos gobernantes que invocan el respeto a la ley cuando ellos las violan sistemticamente!.

No los podemos dejar solos frente a esta jaura de lobos sirvientes del capital. Defendindolos nos defendemos, luchando junto a ellos nos preparamos para las luchas que deberemos afrontar cuando vengan a por nosotros.

Solo si no luchamos nuestra derrota es segura. Si luchamos ahora con los trabajadores del Metro es posible que cuando tengamos que defender nuestros derechos, nuestros empleos, nuestro futuro y el de nuestros hijos, no estemos solos, se agrupen junto a nosotros cientos, miles de trabajadores y de ciudadanos que hayan comprendido que nosotros producimos la riqueza, hacemos la ciudad y la convivencia social, que no somos esclavos ni queremos serlo, que vamos a tomar nuestro destino en nuestras manos

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter