Portada :: Europa :: El rapto de Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-07-2010

Gobierno econmico de Europa

Juan Francisco Martn Seco
Pblico


Lo malo de profesar un optimismo trascendental es que las decepciones pueden ser enormes. El Gobierno, de manera bobalicona, haba cifrado en la Presidencia rotatoria de Europa grandes perspectivas, de cara a presentar como triunfo en el interior el protagonismo exterior. El chasco, aun prescindiendo de ancdotas tales como la del acontecimiento planetario, ha sido notorio. Con todo, lo ms pattico es ese empeo con el que algunos miembros del Ejecutivo continan insistiendo acerca del enorme xito cosechado. Ello no tendra demasiada importancia si todo quedase en un mero acto de propaganda poltica. Pero no es as. Lo grave de la cuestin radica en que, con la finalidad de ensalzar el papel de la Presidencia espaola, presentan una imagen de Europa acicalada que no guarda relacin alguna con la realidad.
Si algo ha quedado demostrado en estos seis meses es que las instituciones diseadas en el Tratado de Lisboa no funcionan. La flamante alta representante exterior est missing y el presidente del Consejo ha asumido un discreto papel de comparsa. Una vez ms, se ha demostrado que el nico gobierno de la Unin es la voluntad de Alemania acompaada, si acaso, de Francia y de Reino Unido como corifeos.
Presentar el raqutico respaldo a Grecia o la creacin de ese fondo virtual virtual porque no existe en la realidad de posibles rescates como un paso de gigante en el gobierno econmico de Europa es estar ciego o, lo que es peor, no querer ver la realidad. Ninguna de esas cosas habra sido necesaria si el Banco Central Europeo no hubiese nacido perniquebrado por la voluntad de Alemania y tuviese y las ejerciese las competencias de un verdadero banco central.
Las polticas de ajuste adoptadas, lejos de contribuir al gobierno econmico, son la prueba palpable de que tal gobierno no existe y de que lo que prevalece es la dictadura germana sobre el resto de los pases, que en el caso espaol lleva a la situacin grotesca de que el Ejecutivo pase en dos das a defender todo lo contrario de lo que vena manteniendo. Un gobierno econmico poltico en Europa exige con carcter previo la unin econmica. Slo la unin fiscal y presupuestaria podra legitimar que Europa imponga a los pases miembros limitaciones en esta materia. Mientras los impuestos y los presupuestos continen siendo nacionales, los Estados no pueden perder su soberana presupuestaria.

http://blogs.publico.es/delconsejoeditorial/608/gobierno-economico-de-europa/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter