Portada :: Opinin :: Sudfrica 2010: otra perspectiva
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-07-2010

Los sudafricanos ms pobres, los grandes olvidados del Mundial

Afp


Nelpruit. Una reja metlica de dos metros de altura se erige entre el flamante estadio de Nelspruit y el township que se extiende bajo su sombra, una circunstancia que deja al descubierto cmo fueron olvidados los ms pobres en este Mundial sudafricano.

"Las mejoras fueron realizadas del otro lado, pero en este otro no hubo nada nuevo", se queja Zanele Mathebula, de 18 aos de edad, mostrando el estadio Mbombela, donde los asientos son cebrados y los pilares tienen forma de jirafa, algo que cost unos 110 millones de euros.

"Yo nunca pude entrar al estadio y estoy aqu arrinconada. Haban prometido empleos, pero no hubo nada", continu la joven mujer desde su vivienda de Mattafin, una choza construida con chapas onduladas. "La gente no gan nada" con la Copa del Mundo.

Su frustracin es la misma que en la mayora de los dems barrios pobres de Sudfrica, cuyos habitantes se manifiestan en trminos similares, seguros de que los beneficios econmicos de la gran misa deportiva ecumnica no tendrn el menor efecto sobre sus realidades.

Una amargura que, al mismo tiempo, hace temer por un fuerte rebrote de la violencia despus del pitido de la final dominical entre Espaa y Holanda.

El grupo de reflexin The Elders (Los Ancianos), integrado por ex dirigentes polticos internacionales, como Kofi Annan o Jimmy Carter, advirti sobre "la posibilidad de ataques xenfobos", despus que aquellos que haban encontrado trabajo en la construccin "vuelvan a salir a buscarlo nuevamente".

"Ahora que las obras estn terminadas, la gente no va a tener ms empleo y la criminalidad podra aumentar an ms", se explica con temor Gladness Maluka, de 34 aos, quien vende verduras por las calles de Mattafin.

En 2008, la violencia alimentada por las frustraciones econmicas dirigida contra los extranjeros, sobre todo africanos, provoc 62 muertos y empuj a decenas de miles de personas a huir de los townships del pas.

Esta vez, el gobierno se manifiesta dispuesto a actuar: "continuamos vigilando las eventuales amenazas, y si se revelan crebles se aplicarn inmediatamente medidas para impedir cualquier estallido de violencia", afirm el ministro de la Polica, Nathi Mthethwa.

Las asperezas ya se han dejado ver, pacficamente, durante una manifestacin en Durban, al comienzo del torneo.

"Si tenemos dinero para construir estadios, no deberamos tener 'sin-techo' o gente mal alojada en viviendas precarias", haba lanzado uno de los organizadores, Allan Murphy.

Sudfrica ha gastado casi cuatro mil millones de euros para construir o renovar los diez estadios que acogieron los partidos de esta primera Copa del mundo en suelo africano, modernizar sus infraestructuras de transporte, preparar a las fuerzas del orden...

Diecisis aos despus de la cada del rgimen racista del apartheid, el 43% de su poblacin, en su mayora negra, sigue viviendo con menos de dos dlares diarios. Y, los ms pobres no se han beneficiado del 'man' cado durante estas cuatro semanas largas del Mundial.

"Yo vend una vaca para comprar mercanca", revela Kwenzekile Nzama, de 54 aos, quien ofrece canastas de mimbre y mscaras en el exterior de un fan park de Durban.

"Me muerdo los dientes. Los clientes no vienen a ver mis productos", aade, reprochando a la Federacin Internacional de ftbol (FIFA) y al gobierno sudafricano de haber tenido que venderlos sin autorizacin y de manera ambulante, al margen de los sitios oficiales, solo usufructuados por los patrocinadores de la FIFA.

"Esta barrera ha sido dramtica para nuestros negocios", apostilla mientras seala con un ndice ms all de la reja que circunda la zona donde se difunden los partidos en las pantallas gigantes.

Tomado de: http://www.jornada.unam.mx/ultimas/sudafrica-2010/2010/07/10/los-sudafricanos-mas-pobres-los-grandes-olvidados-del-mundial-2010



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter