Portada :: Opinin :: Sudfrica 2010: otra perspectiva
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-07-2010

Nueva derrota de Espaa

JF-Cordura
El Blog de Cordura


Doy principio a estas lneas ms de tres horas antes del gran evento. Aunque detesto el jrgol, conozco lo suficiente del deporte involucrado para saber que, salvo milagro u otro tipo de gruesa anomala, ganar la seleccin espaola. De ah el ttulo.

Ttulo que encierra un lamento. Lamento que nace de una conviccin: semejante xito ser una nueva huida hacia delante. Acompaada, eso s, de los tpicos excesos. Recordemos, por cierto, los de hace dos aos, a raz de la brillante Eurocopa de la Roja (no confundir con Pasionaria ni con ninguna otra figura del viejo comunismo trasnochado), constatados en un artculo que entonces reprodujimos aqu:

El saldo de la victoria: en Madrid, una batalla campal de festejantes a botellazo limpio contra la polica (cincuenta y dos detenidos), un aumento en casi el cien por cien con respecto a lo habitual de avisos al 112, de agresiones, de accidentes de trfico, de incendios y de intoxicaciones etlicas, al menos ciento cincuenta heridos, ms de 43.300 kilos de basura (que requirieron el doble de operarios de limpieza que lo inicialmente estipulado), un autobs con pasajeros apedreado, jvenes rompiendo los retrovisores de los vehculos que circulaban a ltima hora de la noche En Catalua, ms de 80 incendios de contenedores de basura y catorce detenidos. En Alcal de Henares, un hombre apareci vestido con la camiseta de la seleccin y un pantaln corto, tirado en el suelo, inconsciente, y en medio de un gran charco de sangre; muri poco despus, al parecer por haber cado ebrio y haberse golpeado brutalmente la cabeza contra el suelo de mrmol.

Ahora cabe esperar que la celebracin sea todava mayor. Se trata de un Mundial. De hecho, cuando el partido an no ha comenzado, y la ebriedad propiamente dicha tampoco, los bocinazos ya se dejan sentir en las calles y atraviesan los muros de las viviendas en esta calurosa tarde de domingo. Y muchos dan por hecha la victoria dado que el equipo es muy bueno pero tambin porque lo ha dicho un pulpo...

Si no fuera porque uno ya conoce el percal, pensara que gran parte de sus compatriotas la mayora, segn los medios masivos se han vuelto rematadamente locos. Depositar tantas esperanzas de felicidad en una final jurgolera no puede explicarlo, al menos en un sentido racional, ni siquiera el rampante pesimismo derivado de la crisis. (Acaso en tiempos de vacas gordas la celebracin hubiera sido menor?). Quin osa decir todava que en nuestra poca la religin est en horas bajas? En todo caso, endiosar a unos cuantos individuos, simples mortales como cualesquiera otros, y hacerlos an ms obscenamente millonarios de lo que ya lo son no parece indicio de sanidad mental. Sobre todo cuando el motivo, la conditio sine qua non, es que meten ms veces una bola por una puerta que otro grupo similar de millonarios.

Algunos, para inyectar racionalidad al asunto, aseguran que una victoria esta noche puede reactivar el maltrecho PIB espaol. A fin de cuentas, la economa es en gran medida cuestin de confianza. Se citan, incluso, estudios que avalaran esos buenos augurios. A la vez se recuerda que los problemas estructurales de Espaa son muy profundos como para que una simple victoria nos saque de ellos. Hay, con todo, quienes sostienen que la psicologa colectiva de un pueblo puede verse positivamente modificada, en forma de una mayor confianza en s mismo, por una victoria de este calibre. Y que eso redunda en revalorizaciones burstiles e incrementos del PIB. Pero se admite que se tratara de cambios efmeros y lo que no se dice se trata de algo que sistemticamente se omite es que tales procesos no suelen beneficiar al conjunto de la sociedad.

Maana, esos patriotas que han visto ganar a su seleccin no amarn ms a sus semejantes, espaoles o no, de lo que los aman hoy o los amaban ayer.

Que no se me entienda mal. Respeto el derecho de cualquiera a desear, incluso a anhelar, que gane Espaa. Incluso el de quienes no respetan el mo a desear lo contrario, convencido como estoy de que la derrota de ese equipo sera mucho ms saludable y enriquecedora para todos los espaoles (y sintindolo por los neerlandeses, a quienes no obstante tengo por ms cvicos en promedio).

Cuando maana el pueblo espaol amanezca resacoso tras la victoria (y algunos nos tengamos que levantar sin haber podido descansar gracias a las ruidosas celebraciones que nuestros queridos compatriotas nos han obligado a compartir), la realidad social, econmica y moral ser bsicamente la misma que la de hoy y la de hace un mes. A saber, la de un pas de soberana menguante sumido en una crisis oscuramente gestada, la de un pueblo manipulado por sus tan mediocres como mendaces polticos, la de una sociedad enferma que prioriza idoltricamente lo vacuo mientras se deja engaar cada da ms por los medios de imbecilizacin masiva.

Maana, esos patriotas que han visto ganar a su seleccin no amarn ms a sus semejantes, espaoles o no, de lo que los aman hoy o los amaban ayer (algunos an pensamos que la patria tiene que ver con eso...). No sern ciudadanos ms cvicos y responsables. No habrn visto crecer su espritu crtico todo lo contrario ni aprendido a estar ms atentos a las mentiras del Poder. Sern, si cabe, sbditos an ms sumisos, ebrios de (falsa) victoria, an ms resignados a una realidad que se degrada por das pero embriagados por los goles de unos ricachos a quienes sus congneres, uno a uno (que es lo que realmente cuenta), les importan un pimiento... salvo en la medida en que la gloria de los primeros no por ello menos infelices se asienta en la estulticia de los segundos.

La Polica del Pensamiento ya es legal y nosotros estbamos viendo un partido...

S, en la prctica la realidad ser an peor de lo que ya lo era antes de iniciarse el Mundial. Al socaire de la colosal distraccin facilitada por tan pinge espectculo, los seores de las tinieblas habrn consolidado sus posiciones. Mientras las masas duermen el sueo jurgolero, o mientras salen a la calle para celebrar un xito intil en lugar de salir para defender sus derechos, los mercados habrn dado pasos ya irreversibles para la demolicin del estado del bienestar. No contentos con ello, quienes los manejan por detrs y sus lacayos los polticos, en plena fase final del Mundial, habrn aprobado la vigilancia de cualquier tipo de discrepancia radical, pacfica o violenta, frente al Sistema imperante, como lo prueba el documento aprobado hace escasas semanas por la UE y del que la inmensa mayora de los europeos no tiene noticias. La Polica del Pensamiento ya es legal y nosotros estbamos viendo un partido... Y al mismo tiempo, a rebufo de la tontuna mundialera, la faccin ms belicosa de los siniestros seores de la noche no slo impona provocadoras sanciones contra el pueblo iran, sino que se ha venido dedicando estas semanas a realizar un despliegue militar sin apenas precedentes en el Golfo Prsico y zonas prximas.

En fin, todo sea por la victoria de la Roja. Aunque nos dejemos unos cuantos gramos ms de dignidad humana en ella. Amn.

Fuente: http://lacomunidad.elpais.com/periferia06/2010/7/11/nueva-derrota-espana

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter