Portada :: Amrica Latina y Caribe :: Golpe militar y resistencia popular en Honduras
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-07-2010

Frente Nacional de Resistencia: el funeral del bipartidismo

Selvin Aguilar
Rebelin


El Maniquesmo con su visin dual de las cosas, siempre ha pretendido reinar en las relaciones de cualquier naturaleza que se suscitan en el mundo, y ha encontrado abrigo a su medida en las concepciones filosficas que se originaron al rumor del mediterrneo, y en los principios que rigen las cosmovisiones religiosas; y desde estos espacios ha querido irradiar luz, para dar claridad a la mayora de problemas que hasta nuestros presentes das no encuentran una solucin univoca. Es ejemplificativo la lucha de contrarios en los procesos tericos dialecticos, el bien y el mal en las religiones histricas, el cuerpo y el alma en las concepciones rficas, y la materia y la antimateria incluso en las concepciones cientficas ms modernas.

El recin fallecido escritor portugus Jos Saramago, escribi sobre ello unas lneas clarividentes en su novela El Evangelio Segn Jesucristo, la que en su momento fue denostada por la Iglesia Catlica. En un paisaje apacible en el mar de Galilea, con una brisa marina y una niebla casi metafsica, un sitio propicio para las apariciones muy comunes en los relatos de la Biblia, aparece Dios Padre en una conversacin de camaradera con el Diablo, el Prncipe de las Tinieblas. El Diablo le suplica a Dios Padre que le d la oportunidad de ser uno de sus ngeles para adorarlo, como lo adoraba antes, que ya est cansado de ser lo que es, que viva mejor siendo un ngel. Dios padre le replica: Eso ya no se puede, porque si tu no existes mi existencia carece de sentido.

La poltica no se ha salvado de este sesgo, y si revisamos la historia de las formas en que se ha organizado el poder en el mundo, es fcil entrever la existencia de dos fuerzas que han pujado por el poder pblico, al grado de monopolizar las visiones del mundo de las cosas y de sacralizar su existencia. Si Europa no ha podido librarse de esas taras, y de ese mundo de momias que le tienen miedo a los cambios Qu podemos esperar de pases que sufren la imposicin de una forma ms cavernaria de ejercicio del poder, y que persuadidas por los centros de control social o los llamados aparatos ideolgicos del Estado, niegan la historia y le atribuyen una aura casi intemporal a su existencia?

El bipartidismo es dueo del mundo. Es una pldora anticonceptiva que se traga la oposicin para negarle el nacimiento al progreso y al cambio, y para aceptar la alterabilidad del poder como una cuestin de simple espera y paciencia, con la condicin bsica de que las lneas estructurales del sistema, dueo del juego y de las maas, no se muevan ni una centsima del lugar en que por los siglos de los siglos fueron trazadas.

En Honduras, el Golpe de Estado y la reaccin del Frente Popular de Resistencia, demoli el bipartidismo. Es interesante ver como la readecuacin del Partido Liberal, resquebrajado por la posicin de apoyo de empresarios, Diputados y funcionarios liberales al Golpe, pasa por los principales puntos de la Agenda de la embajada americana en Tegucigalpa y por los medios escritos, radiales y televisivos de la derecha que crean debates pblicos para que la institucionalidad liberal recobre el apoyo de las bases populares que se decidieron por Manuel Zelaya Rosales y el Frente Nacional de Resistencia.

Hay algunos pocos que no han entendido las directrices del Frente nacional de Resistencia, y urgidos por liderazgos y reconocimientos pujan por la reorganizacin del partido liberal, y para legitimar ello, sealan que se debe de expulsar a los falsos liberales. Estas posiciones ingenuas desconocen el sistema vertical de eleccin de los partidos de derecha como el liberal y el nacional, y que la reorganizacin del partido no es otra cosas ms que volver a los brazos ahora hurfanos de los caciques del partido liberal como Carlos Roberto Flores Facusse, Roberto Micheletti Bain, Elvin Ernesto Santos y otros grupos de empresarios que si bien conservan sus millones bien cuidados. Sin embargo en la actualidad carecen de los votos de los pobres liberales para seguir saqueando al paisito.

Por eso, quienes propician la reorganizacin del partido liberal o estn infectados de una gran ceguera histrica o sus bolsillos son testigos de ciertas bonanzas, porque de otra forma no se explica que esta gesta histrica que se ha forjado con el sudor y la sangre de muchas vctimas inocentes, se la donemos como trofeos ldicos a esos avorazados, que desde sus cmodos asientos en el papel de simples espectadores se han redo de nuestras esperanzas y han ordenado la muerte, la detencin y la persecucin de los verdaderos hondureos.

Y es que en realidad, eso significa volver al partido liberal. La tarea de reunir a un rebao de inconscientes y olvidadizos, y conducirlos nuevamente al redil de los caciques venales quienes amaaran las convenciones del partido, nombrarn los candidatos a eleccin popular que les convengan, elegirn los presidentes para que custodien los bienes de los ricos, y por si acaso en el vaivn de la historia, encontramos a un hombre progresista como el presidente Zelaya, se le volver a dar otro Golpe de Estado, puesto que el mundo puede cambiar pero la lgica caverncola de estos oligarcas no cambiar ni de aqu a mil generaciones.

Pese a lo sealado son poqusimos los liberales que se han decidido por esa reorganizacin ingenua, pero la sola tentativa muestra claramente como los oligarcas liberales que apoyaron el golpe de Estado, han infiltrado sus intereses en el Frente Nacional de Resistencia, pretendiendo negar la presencia multitudinaria del Bloque Popular y de otras organizaciones populares que en esta y muchas otras luchas no han dejado de interpretar las aspiraciones y los sueos del pueblo hondureo.

Hoy, saludamos con mucha esperanza la aceptacin del Presidente Manuel Zelaya Rosales como Coordinador del Frente Nacional de Resistencia. En una carta enviada al frente en horas de la maana, ha reconocido la heterogeneidad de los grupos sociales que lo integran y el objetivo comn de justicia social que se persigue, ha enfatizado en la inconveniencia de ver en el frente un partido poltico, pero sobre todo con mucha clarividencia ha dilucidado la ontologa de la rebelin popular, como una manera de ser permanente, y no atada a momentos coyunturales ni a oportunidades egostas, sino ms bien como la encarnacin de un proyecto histrico que privilegiar la integracin centroamericana y latinoamericana y que confrontar de forma ininterrumpida la lgica numrica de un sistema neoliberal que asesina a la humanidad con agendas de lujo y con cartas de malas intenciones.

La urgencia de la derecha incluyendo al partido nacional, por reorganizar el partido liberal no es otra cosa ms que el reconocimiento del bipartidismo como mecanismo venal de alternabilidad y como una trampa para defraudarnos con la ilusin de las falsas oportunidades que brinda la democracia liberal, y es en esta lgica poltica de la existencia esencial de las alteridades formales, donde la conversacin de Dios Padre con el seor de las tinieblas alcanza un valor significativo: porque si tu no existes, mi existencia carece de sentido.

Selvin Aguilar, escritor hondureo

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter