Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-07-2010

Los refugiados palestinos en Lbano, huspedes poco gratos

Dalal Yassine
The Electronic Intifada

Traducido del ingls para Rebelin por Beatriz Morales Bastos


La creacin de la poblacin palestina refugiada fue una consecuencia directa del establecimiento del Estado de Israel en 1948. Desde 1947-1950, en lo que los palestinos llaman la Nakba o la catstrofe, las milicias sionistas (y despus el ejrcito israel) expulsaron o instigaron la huida de sus hogares de ms de 750.000 palestinos. Aproximadamente 100.000 refugiados palestinos buscaron refugio en Lbano a consecuencia de la Nakba y su presencia se consider una amenaza para el poco fundado sistema poltico sectario del pas [1]. Ms de sesenta aos despus el gobierno de Lbano sigue sin ofrecer unas estadsticas pblicas de los refugiados palestinos en el pas. En su informe estadstico de este mes de enero de 2010 la Agencia de la ONU para los Refugiados Palestinos (UNRWA, en sus siglas en ingls) afirmaba que actualmente haba 425.640 refugiados palestinos viviendo en Lbano. De estos, el 53% reside en 12 campos de refugiados oficiales, mientras que el resto vive tanto en ciudades y pueblos libaneses como en campos de refugiados no oficiales o reuniones de palestinos [2]. Sin embargo, las estadsticas de la UNRWA no son completas ya que no incluyen a los refugiados palestinos no registrados que llegaron a Lbano entre 1952 y 1956 ni a los que entraron en el pas despus de 1970 y que son considerados palestinos indocumentados [3].

Las relaciones palestino-libanesas han ido fluctuando a lo largo de los aos. La temprana acogida de refugiados por parte de Lbano se vio pronto ensombrecida por cuestiones de seguridad: los campos de refugiados fueron considerados zonas de seguridad que podan explotar en cualquier momento. El Deuxime Bureau (la inteligencia militar) y la polica libanesa establecieron una presencia dentro de los campos para controlar a los refugiados y hacer un seguimiento de sus actividades polticas. En 1959 el ministerio del Interior estableci una junta directiva para administrar los asuntos de los refugiados palestinos y coordinarse con la UNRWA para la provisin de ayuda y asistencia a los refugiados palestinos, expedir documentos de viaje y facilitar las peticiones de reunin de familias separadas [4]. En realidad, el objetivo de la junta directiva era asegurar el inters pblico del Estado libans, en particular, supervisar los servicios que requeran el pago de honorarios que beneficiaban al gobierno libans [5]. El papel de la junta directiva dentro de los campos de refugiados estaba relacionado con las cuestiones polticas y de seguridad, mientras que se descuidaron las necesidades de los refugiados palestinos, ya fueran econmicas, sociales, culturales o polticas.

La situacin cambi con el ascenso del movimiento de la resistencia palestina en la dcada de 1960 y la firma del Acuerdo de El Cairo entre la Organizacin para la Liberacin de Palestina (OLP) y Lbano, el cual regulaba la presencia civil y militar palestina en el pas. Despus de la invasin israel de Lbano en 1982 la OLP se retir de la mayora del pas y se cerr su oficina. Lbano anul unilateralmente el Acuerdo de El Cairo en 1987 pero no cre otro marco para regular las relaciones entre ambas partes. A consecuencia de ello, una serie de polticas, leyes y prcticas aislaron y marginaron a los refugiados palestinos.

En 2005 Lbano trat de mejorar las relaciones con los palestinos que vivan dentro de sus fronteras y trascender las diferencias pasadas. Se cre el Comit de Dialogo Palestino-Libans (LPDC) encargado de tratar cuestiones relacionadas con el bienestar social y econmico, y la seguridad de los refugiados palestinos en Lbano y de formalizar las relaciones entre Lbano y Palestina [6]. Esto inclua tanto el establecimiento de relaciones diplomticas oficiales con la Autoridad Palestina (AP) y la reapertura de la oficina de la OLP el 15 de mayo de 2006, como el inicio del dilogo con las diferentes facciones polticas palestinas.

Sin embargo, el LPDC no cumpli su otro objetivo bsico, es decir, tratar la situacin humanitaria de los refugiados palestinos. El LPDC sola citar como excusa la falta de una sola autoridad representativa palestina con la que dialogar en relacin a las cuestiones humanitarias. Con todo, a pesar de sus diferencias polticas internas, las facciones palestinas estaban de acuerdo en que se deba mejorar la situacin humanitaria de los refugiados palestinos en Lbano [7]. As, aunque el LPDC consigui reconstruir las relaciones entre los altos cargos libaneses y palestinos, las relaciones entre ambas comunidades dentro de Lbano siguen estando marcadas por la falta de confianza.

Barreras legales e institucionales

Lbano considera a los palestinos que viven en su territorio refugiados que estn bajo el cuidado del la UNRWA y otras organizaciones humanitarias. Sin embargo, esto no anula la responsabilidad del Estado libans, que ha ratificado declaraciones, cartas y convenciones internacionales y regionales de derechos humanos [8]. De hecho, el Estado ha negado los palestinos que residen en su territorio la mayora de los compromisos ms legales y humanitarios. Las leyes y regulaciones libanesas no proporcionan ninguna descripcin o definicin de los refugiados en general o de los refugiados palestinos en particular. En la prctica, unas veces se ha tratado a los palestinos como refugiados y otras como extranjeros y como personas que no tienen la nacionalidad de un Estado reconocido [9].

Las leyes y decretos ministeriales de Lbano han erigido una serie de barreras legales e institucionales que privan a los refugiados palestinos del derecho al trabajo, a la seguridad social y a sindicarse en sindicatos libaneses. Por ejemplo, los refugiados palestinos estn sujetos a las regulaciones legales que afectan a los trabajadores extranjeros, incluyendo el principio de reciprocidad y el requisito de obtener un permiso de trabajo [10]. Como no existe un Estado palestino con relaciones diplomticas y acuerdos de reciprocidad con Lbano, esto crea inmediatamente un obstculo que impide a los refugiados palestinos obtener permisos de trabajo, especialmente en las asociaciones profesionales. Esta regulacin existe y se aplica en Lbano a pesar del hecho de que el Artculo 7 de la Convencin de 1951 de las Naciones Unidas relativa al Estatuto de Refugiados, que Lbano no ha ratificado, exime a los refugiados del principio de reciprocidad y les permite trabajar sin permiso tres aos despus de que establezcan su residencia en el pas de asilo.

A los estudiantes palestinos no se les permite matricularse en los establecimientos educativos libaneses ya que la ley libanesa exige que los estudiantes tengan la nacionalidad libanesa [11]. Aunque los refugiados palestinos pueden obtener titulaciones en cualquier materia en escuelas y universidades privadas, se les prohbe ejerce ms de veinte profesiones diferentes, entre las que se incluyen medicina, derecho, ingeniera y farmacia. Adems, no pueden trabajar en profesiones que requieren afiliarse a un sindicato particular porque las normas de estos sindicatos exigen que sus miembros sean ciudadanos libaneses o que se ejerza la reciprocidad [12].

Tras los Acuerdos de Taif de 1989, que pusieron fin a la guerra civil libanesa, Lbano no se ocup de los derechos humanos de los refugiados y los excluy del proceso de reconciliacin nacional y de la Ley General de Amnista [13]. A consecuencia de ello continuaron existiendo las difciles condiciones de vida dentro y fuera de los campos de refugiados. Lbano argumentaba que cualquier mejora en el estatuto de los refugiados o en las provisiones de sus derechos humanos fomentara el reasentamiento y hara que los palestinos abandonaran su derecho al retorno a sus hogares en la Palestina histrica. Adems, la falta de inters oficial occidental por apoyar el derecho palestino al retorno provoc el temor entre las facciones polticas libanesas de que las potencias extranjeras impusieran el reasentamiento de los refugiados palestinos en el pas [14]. Las declaraciones de algunos polticos israeles, estadounidenses, canadienses e incluso palestinos exacerbaron estos temores y dieron a los actores polticos libaneses una excusa para esgrimir la cuestin del reasentamiento para oponerse a cualquier paso para mejorar la situacin de los refugiados palestinos [15]. Subrayando este discurso poltico est el apenas velado intento de proteger el poder y los privilegios consagrados en la constitucin sectaria de Lbano, particularmente entre ciertos sectores de la poblacin cristiana del pas.

Por ejemplo, en 1994 algunas facciones polticas libanesas se opusieron al proyecto de construir un campo de refugiados en al-Qurea para los refugiados desplazados de los campos destruidos durante la guerra civil libanesa, lo que consideraban un preludio para el reasentamiento palestino [16]. La relacin entre el temor al reasentamiento y la negacin de los derechos bsicos palestinos sigue marcando el tratamiento oficial libans a esta comunidad. Por ejemplo, en 2001 el Parlamento libans aprob la Ley de Propiedad que limita la propiedad de bienes inmuebles (incluyendo apartamentos residenciales, tierras y propiedades comerciales) a personas que tengan la nacionalidad de algn pas reconocido por Lbano. La ley tambin prohbe poseer propiedades a cualquier individuo cuyo estatuto legal viole las provisiones constitucionales que rechazan el reasentamiento de refugiados [17]. En la prctica esta ley abroga el derecho de los palestinos a heredar propiedades ya que los descendientes no pueden cumplir los requisitos de registro. A consecuencia de ello el Estado confisca la propiedad.

Despus de la invasin de Israel en 1982 y de la retirada de la OLP de Lbano el movimiento hacia y desde los campos de refugiados, particularmente en los del sur, estuvo sujeto a estrictas medidas de seguridad. El ejrcito libans mantiene checkpoints en las entradas de la mayora de los campos del sur. Adems, el ejrcito controla estrictamente (y restringe) los materiales de constriccin y renovacin que entran en los campos del sur, especialmente en la regin de Tiro. En mayo de 2010 tambin prohibi los materiales de construccin del campo de refugiados de Bourj al-Barajneh en Beirut basndose en rdenes del ministerio de Defensa libans [18]. A principios de este ao el ministerio del Interior y Ayuntamientos pidi a la Junta Directiva General de las Fuerzas de Seguridad Interna que investigara los centros y oficinas de organizaciones sociales y humanitarias sin licencia en el destruido campo de Nahr al-Bared y exigi a 23 asociaciones que solicitaran licencia bajo riesgo de una sancin legal [19]. Esta amenaza se hizo a pesar de que las asociaciones no pueden obtener licencia segn Ley de Asociaciones [20].

A principios de 2009 el Comit de Mujeres y Nios del Parlamento Libans propuso un proyecto de ley para enmendar el Artculo 15 de la Ley de Nacionalidad Libanesa de 1925. El Artculo 15 da derecho a todo nio nacido de padre libans a obtener la nacionalidad libanesa. La enmienda de la ley permitira a todo nio nacido de madre libanesa obtener la nacionalidad. Sin embargo, la propuesta del Comit exclua del derecho a la nacionalidad a los nios nacidos de padre palestino y madre libanesa, a todas luces para impedir el reasentamiento de los refugiados. Tambin exclua a los nios nacidos de padres de pases que no conceden reciprocidad a nios libaneses. Estas exclusiones suponen una flagrante violacin del Artculo 7 de la constitucin de Lbano, que estipula que todos los libaneses son iguales ante la ley y gozan de iguales derechos polticos y civiles sin distincin alguna. Tambin violan la Convencin Internacional de 1965 sobre la Eliminacin de Toda Forma de Racismo, de la que Lbano es signatario. Del mismo modo viola la Convencin de 1951 referente al Estatuto de los Refugiados que estipula que el trato de los refugiados en pases de asilo debe ser mejor que el trato a los extranjeros; como hemos indicado antes, Lbano no ha firmado este acuerdo.

As, ms de seis dcadas despus de la Nakba Lbano sigue negando a los refugiados palestinos muchos derechos civiles, econmicos y sociales bajo el pretexto de no fomentar el reasentamiento y de proteger el derecho de los refugiados al retorno. Las organizaciones de derechos humanos y las ONG describen las condiciones de los refugiados palestinos en Lbano como las ms trgicas de las diferentes poblaciones de refugiados palestinos y afirman que su estatuto legal carece de todo marco regulador de proteccin [21]

La sociedad civil muestra el camino

En los diez ltimos aos la sociedad civil palestina ha desempeado un papel vital en la defensa de los derechos humanos de los refugiados palestinos. Grupos de la sociedad civil libanesa se han unido a esta campaa para concienciar acerca de la difcil situacin de los refugiados y de los problemas y restricciones a los que se enfrentan diariamente. Diferentes grupos de la sociedad civil palestina y libanesa han emprendido una serie de campaas ideadas para movilizar a la opinin pblica con el objetivo de implementar los derechos de los palestinos. Esto incluye una campaa en defensa de los derechos de los individuos indocumentados (o no documentados), la Campaa 194 iniciada por la juventud palestina y libanesa para hacer respetar la Resolucin 194 de las Naciones Unidas que reafirma el derecho de los refugiados al retorno, y la campaa Derecho al Trabajo.

Lanzada en 2005 la campaa Derecho al Trabajo posiblemente es la campaa ms eficaz hasta la fecha y la que goza de la ms amplia base de apoyo. Por medio de la presin y defensa activa la campaa obtuvo el apoyo de ms de 80 ONG, sindicatos y figuras polticas y activistas clave, tanto libaneses como palestinos. Con la ayuda de aliados en los medios de comunicacin libaneses, la campaa pudo atraer la atencin de todo el espectro poltico y llevar el caso al Parlamento libans. Sin embargo, un reciente revs en el Parlamento revela que la lucha por los derechos humanos palestinos est lejos de haber acabado.

Durante la sesin legislativa del Parlamento libans del 15 de junio de 2010 el Partido Progresista Socialista (PSP, en sus siglas en ingls) dirigido por Walid Jumblatt abord el tema de los derechos civiles de los palestinos. El PSP present cuatro proyectos de ley para permitir a los palestinos nacidos en suelo libans trabajar, beneficiarse de planes de pensiones, recibir seguros gratis y atencin sanitaria por accidentes laborales, poseer una vivienda y poseer propiedades a travs de la herencia [22]. El Parlamento se dividi entre las lneas sectarias, y la oposicin y los parlamentarios cristianos unionistas se unieron para bloquear esta propuesta. El presidente del Parlamento Nabih Berri remiti la propuesta de ley al Comit de Administracin y Justicia para su estudio. En respuesta a la votacin el primer ministro Saad Hariri hizo una descarnada advertencia afirmando que llegara el da en que vendra gente para levantar el bloqueo a los campos [de refugiados] de Beirut como estn navegando ahora para levantar el bloqueo a Gaza [23]. Organizaciones de derechos humanos, como Human Rights Watch, por ejemplo, se hicieron eco de ello y pidieron a Lbano que aprovechara la oportunidad de acabar con la discriminacin de los palestinos [24].

Las leyes libanesas impiden que emerja dentro de sus fronteras una comunidad palestina efervescente. El empobrecimiento, el hecho de estar recluidos en ghettos y la marginacin social de la comunidad palestina ha llevado a la dispersin y fragmentacin de los palestinos por otros pases y ha debilitado su derecho al retorno ms que contribuido a que se aplique [25]. Adems, la forma libanesa de considerar la lucha palestina por el derecho a la autodeterminacin se basa en la falsa dicotoma entre los valientes palestinos que resisten a la ocupacin y los vilipendiados refugiados palestinos en el exilio. Esta actitud y las polticas asociadas a ella slo sirven para contribuir a la fragmentacin del pueblo palestino y a crear una distincin artificial entre Palestina (la causa santa) y los palestinos (una carga y una cuestin de seguridad), con lo que garantizan que ni Palestina ni los palestinos son libres.

Un llamamiento a la accin

La incapacidad del Parlamento libans para asumir sus responsabilidades segn el derecho internacional demuestra la necesidad de un esfuerzo internacional para garantizar los derechos de los palestinos y es un llamamiento a la accin para los activistas de la solidaridad con Palestina de todo el mundo. Los movimientos de solidaridad con Palestina en la dispora se deberan coordinar con las organizaciones de la sociedad civil palestinas y libanesas para desafiar y vencer los obstculos y restricciones legales en Lbano. Este tipo de colaboracin implicara trabajar con organizaciones internacionales, activistas palestinos y sus aliados para hacer que el Estado libans asuma sus responsabilidades como Estado miembro de las Naciones Unidas y de la Liga de Estados rabes, y como signatario de las principales convenciones internacionales de derecho internacional y de derechos humanos. En el contexto de cualquier lucha global contra el racismo, Lbano no puede y no debe ser considerado un caso excepcional al continuar alegando ste que el racismo institucional es necesario para proteger el derecho al retorno de los refugiados palestinos, cuando de hecho sus polticas debilitan activamente este derecho.

El centrarse en el racismo institucional de Lbano tampoco debe restar valor o negar la responsabilidad de Israel en la creacin de la poblacin refugiada palestina, su continua negativa a asumir sus responsabilidades segn el derecho internacional, incluyendo el derecho de los refugiados a retornar a sus hogares y a compensaciones, sus polticas de discriminacin de sus propios ciudadanos palestinos y su sistema de apartheid en los territorios palestinos ocupados. Los activistas de la solidaridad con Palestina deben reconocer que el logro de los derechos humanos palestinos en Lbano no es mutuamente exclusivo de o a expensas de lograr los derechos humanos y polticos en Israel-Palestina, sino que, de hecho, estn indisolublemente unidos.

Lbano no puede seguir justificando el aislar a los palestinos en campos ni seguir negndose a integrarlos en la sociedad. Los palestinos en Lbano no son meramente una cuestin de seguridad o una fuente de beneficios econmicos para el gobierno, tienen derechos humanos bsicos consagrados en el derecho internacional que Lbano tiene el deber de respetar. Lbano debe aprobar una legislacin que salvaguarde los derechos de los palestinos al trabajo, a la seguridad social, a poseer propiedades y a heredar, a la educacin y a la libertad de movimientos y de asociacin. El ejercicio de estos derechos no contradice el derecho al retorno y no es un preludio para el reasentamiento, sino que la proteccin legal por medio de la provisin de servicios bsicos es esencial para romper el ciclo de pobreza y de dependencia, y para fortalecer la capacidad de los refugiados palestinos para trabajar en favor de su derecho al retorno. Adems, contribuye a construir y fortalecer la confianza entre ambas partes.

En 1948 Lbano contribuy a elaborar la Declaracin Universal de Derechos Humanos [26]. Ms de seis dcadas despus la declaracin ministerial del gobierno de Hariri compromete al gobierno a seguir proporcionando derechos humanos y sociales a los palestinos que residen en territorio libans [27]. Es ms que el momento de llevar estas palabras a la prctica.

Dalal Yassine es asesora poltica de Al-Shabaka, The Palestinian Policy Network. Es abogada y defensora de los derechos humanos y de gnero de los refugiados palestinos en Lbano y fue coordinadora de la campaa Derecho al Trabajo para los refugiados palestinos en Lbano. Este artculo lo public originalmente Al-Shabaka, The Palestinian Policy Network y se reproduce con su permiso.

Notas

[1] El sistema poltico confesional de Lbano est consagrado en su constitucin. El presidente de la Repblica libanesa debe ser cristiano, el primer ministro musulmn sunn y el presidente del Parlamento musulmn chi. En 1949 los refugiados palestinos en Lbano representaban aproximadamente el 10% de la poblacin total del pas. Como la mayora de los refugiados palestinos son musulmanes sunnes, durante mucho tiempo los polticos cristianos han temido que su reasentamiento permanente desbarate el precario equilibrio sectario. Esto ha sido especialmente cierto en relacin a los partidos cristianos maronitas. Para una discusin de las causas y consecuencias de la poblacin palestina refugiada, vase Ilan Pappe, La limpieza tnica de Palestina, Barcelona, Crtica, 2008; traduccin al castellano de Luis Noriega.

[2] La Asamblea General de las Naciones Unidas 4/302 del 8 de diciembre de 1948 estableci la UNRWA, que empez a operar el 1 de mayo de 1950 y tena su sede central regional en Beirut. El papel de la Agencia no abroga la responsabilidad de la comunidad internacional en presionar a Israel para que implemente la Resolucin 194 aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 11 de diciembre de 1948 y que estipula el retorno de los refugiados a sus hogares y compensaciones por los daos a sus personas y propiedades.

[3] Los palestinos siguieron buscando refugio en Lbano despus de la Nakba hasta finales de la dcada de 1980. Los refugiados que huyeron de sus pueblos y ciudades del norte de Palestina atravesaron ms de un pas de acogida y no de acogida, y algunos de ellos se movieron entre ms de un campos dentro y fuera de Lbano. El hecho de buscar refugio en Lbano tambin fue consecuencia de conflictos entre rabes, especialmente la guerra civil jordana en septiembre de 1970. Adems, algunos palestinos fueron a Lbano para unirse a las filas del movimiento nacional de resistencia (vase: UNRWA In Figures, http://www.unrwa.org/userfiles/20100628261.pdf ).

[4] Decreto legislativo N. 42, publicado el 31 de marzo de 1959. El Decreto del gobierno libans n. 4082, publicado el 4 de octubre de 2000 cambi el nombre de esta junto directiva al de Junta Directiva General de Asuntos Polticos Refugiados.

[5] Artculo 1 del Decreto n 3909, publicado el 26 de abril de 1960.

[6] El LPDC fue creado por un decreto del gobierno el 23 de octubre de 2005. Aunque el Comit sigue estando activo y tiene un nuevo presidente, Wael Abu Faour, ministro de Estado y miembro del Parlamento por el Partido Socialista Democrtico, tambin se ocupa de las relaciones cristiano-libanesa.

[7] Esto incluye la Alianza de las Fuerzas Palestina, que se opone a los Acuerdos de Oslo, y el Comit de Facciones de la OLP.

[8] Ms notables son la Declaracin Universal de Derechos Humanos de 1948, la Convencin Internacional sobre Derechos Econmicos, Sociales y Culturales, la Convencin Internacional sobre Derechos Civiles y Polticos y el Protocolo de Casablanca sobre el Trato a los Palestinos en Pases rabes, 11 de septiembre de 1965.

[9] Dalal Yassine y Souheil el-Natour, The Legal Status of Palestinian Refugees in Lebanon and the Demands of Adjustment (Human Development Center y the International Development Research Centre, 2007).

[10] Artculo 59 Ley del Trabajo libanesa.

[11] Artculos 3 y 102 de la Decisin n. 820, 5 de septiembre 1968. Habra que indicar que la ley libanesa permite la admisin de alumnos nacidos en el extranjero en el caso de que haya vacantes en el sistema escolar. Sin embargo, raramente hay vacantes.

[12] En 2005 Lbano estableci un sistema de permiso de trabajo que permita a los palestinos trabajar como obreros. Sin embargo, estos permisos se deben renovar anualmente o cada vez que el trabajador cambie de jefe. Aunque los trabajadores palestinos no se benefician del Estado libanes, un porcentaje de la tasa del permiso de trabajo se destina a la seguridad social.

[13] Artculo 1 de la Constitucin de Taif estipula: La tierra de Lbano est unida y pertenece a todo los libaneses. Cada libans tiene derecho a vivir en y a disfrutar de cada parte del pas bajo la supremaca de la ley. No se pueden establecer categoras entre el pueblo sobre la base de ninguna afiliacin de ningn tipo y no habr fragmentacin ni particin, ni repatriacin [de los palestinos en Lbano]."

[14] Para ejemplos de esta tendencia, vase Sobhi Munzer Yaghi, Una obsesin que domina el pensamiento libans, a pesar de su consenso de rechazarlo: el reasentamiento [de los refugiados palestinos en Lbano] es un plan real y efectivo o simplemente un espantapjaros, una baza y un chantaje?, An-Nahar, 19 de septiembre de 2008. Vase tambin 11 MPs from the majority propose a constitutional amendment requiring consensus for any [future] amendment in order to ensure rejection of resettlement of refugees, An-Nahar, 13 de noviembre de 2008

[15] El 13 de julio de 2005, el presidente de la AP Mahmoud Abbas afirm que no tena objecin alguna a que los pases rabes concedieran la nacionalidad a los palestinos que viven en sus territorios. Estas declaraciones provocaron un conflicto entre los delegados palestinos y libaneses el 18 de julio. La delegacin libanesa hizo hincapi en la negativa de su gobierno a conceder la nacionalidad a los palestinos que residen en Lbano, mientras que la delegacin palestina mantena que negar a los palestinos la nacionalidad de otros pases rabes haba sido una recomendacin en la dcada de 1950, pero que posteriormente haba sido revocada.

[16] As-Safir, 14 de septiembre 1994. El campo se reconstruy con fondos del gobierno canadiense y un acuerdo con el ministerio de Desplazados, la UNRWA y la facciones polticas palestinas.

[17] Ley n. 296, aprobada por el Parlamento libans el 3 de abril de 2001.

[18] Qassim Qassim, Construction is Prohibited in Bourj al-Barajneh Camp, Al-Akhbar, 29 de mayo de 2010.

[19] Decreto del ministerio del Interior y Ayuntamientos, Ziad Baroud, n. 4286. 15 de febrero de 2010. En 2007 el ejrcito libans asedi y destruy el campo de refugiados de Nahr al-Bared en el norte de Lbano cuando luchaba contra el grupo militante Fatah al-Islam, una organizacin no palestina que tiene combatientes de toda la regin. Aproximadamente 27.000 refugiados palestinos huyeron del campo durante el asedio de tres meses que estuvo marcado por bombardeos areos indiscriminados y los disparos de la artillera y los tanques. Segn la UNRWA, casi el 95% de los edificios e infraestructuras del campo fueron o bien completamente destruidos o daados sin posibilidad de reparacin. Tres aos despus todava no se ha materializado la reconstruccin rpida que el gobierno libanes haba prometido a los habitantes del campo. Adems, el asedio continua estando vigente y las entradas al campo estn sujetas a la aprobacin previa de los servicios militares de inteligencia (vase "Nahr el-Bared refugee camp", http://www.unrwa.org/etemplate.php?id=144).

[20] Ley Otomana de Asociaciones 1909. Esta ley requiere que toda asociacin registrada legalmente en Lbano est compuesta por ciudadanos libaneses. A consecuencia de ello, las organizaciones y asociaciones palestinas en Lbano se forman con la ayuda de ciudadanos libaneses, aunque en realidad estn dirigidas por palestinos. No obstante, dentro de los campos de refugiados palestinos operan varias ONG que no estn registradas formalmente.

[21] Vase Amnesty International Report, 2010: The State of the World's Human Rights [Informe de Amnista Internacional 2010: Estado de los Derechos Humanos en el Mundo]. En su informe sobre Lbano, Amnista Internacional afirmaba que los refugiados palestinos se enfrentan a leyes y regulaciones discriminatorias que les niegan el derecho a heredar propiedades, a trabajar en unas veinte profesiones y otros derechos bsicos (Amnesty International 2010, Lebanon, http://thereport.amnesty.org/sites/default/files/AIR2010_AZ_EN.pdf#page=152 ).

[22] Previamente el PSP haba propuesto crear un ministerio para asuntos de los refugiados palestinos, pero se retract despus de que fuera atacado por algunos partidos polticos. Jumblatt explic que el PSP propona que el tema de los refugiados palestinos se uniera al ministerio para asuntos de los refugiados palestinos, pero cuando el partido vio que se le echaba encima una manada de lobos, como algunos consideraban la cuestin sectaria de los palestinos, retir la propuesta, porque no quera entrar en el valle de los lobos, Jihad Bazi, A Big Dream if it Happens, As-Safir, 14 de enero de 2010.

[23] Elie al-Ferzli, Rights of Palestinians Divide the Alliance, As-Safir, 16 de junio de 2010.

[24] Lebanon: Seize the Opportunity to End Discrimination Against Palestinians Human Rights Watch, 18 de junio de 2010.

[25] Aziza Khalidi, Economic Participation of Palestinian Refugees in Lebanon, Najdeh Association, 2008.

[26] Charles Malik, representante de Lbano ante la ONU, contribuy a elaborar el borrador de la Declaracin de Universal de Derechos Humanos.

[27] Vase prrafo 11 de la declaracin ministerial, 8 de diciembre de 2009.

Fuente: http://electronicintifada.net/v2/article11388.shtml



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter