Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-07-2010

En Barcelona, el PP y CIU arremeten contra la okupacin como tema estrella en sus campaas electorales
Medidas penales contra las okupaciones

Patricia Manrique
Diagonal


La reforma del Cdigo Penal, que entrar en vigor dentro de seis meses, recoge penas de crcel para las ocupaciones de inmuebles realizadas con "violencia. Una medida anticrisis para proteger a los propietarios.

- El Estado identifica al okupa como delincuente

"Aunque la Reforma no vaya destinada directamente contra el movimiento de okupacin, seguramente s ha venido motivada por un aumento de ocupaciones por motivos econmicos fruto de la actual crisis.

Cada vez son ms las personas que, ante la dificultad de acceso a la vivienda, deciden dar ese paso, valora Jaume Asens, abogado del movimiento de okupacin barcelons. Y es que la ltima reforma del Cdigo Penal (CP), la nmero 26 en 15 aos, que ha sido aprobada por el Senado a primeros de junio y que entrar en vigor en diciembre, endurece los castigos para ciertos delitos de usurpacin.

En respuesta a una peticin de CiU, el artculo 245.1, relativo a la usurpacin violenta (las realizadas con violencia o intimidacin en las personas), ha sido modificado y su castigo ascender a uno o dos aos de crcel dependiendo de la utilidad obtenida y del dao causado. Antes, la okupacin violenta se castigaba con penas de entre seis y 18 meses. Hibai Arbide, otro abogado con experiencia en la defensa de okupaciones en Barcelona, coincide en la valoracin de este cambio legal.

Considera que, junto a otras medidas como el desahucio exprs, son reformas legislativas que supuestamente son medidas anticrisis y que pretenden dar la sensacin de que se protege ms a los propietarios.

Ambos letrados coinciden tambin en que la modificacin del artculo estara destinada, en todo caso, a la llamada ocupacin con c, la realizada por personas que, empobrecidas, no tienen acceso a una vivienda o la pierden y deciden entrar sin ms planteamiento poltico en una casa vaca. As, segn aclara Asens, el cambio no afecta al movimiento de okupacin, puesto que la primera caracterstica del delito de usurpacin violenta es que sta ha de ser ejercida sobre las personas, no las cosas, y en el caso de las okupaciones con k, las politizadas, esto no se produce.

La okupacin pacfica recogida en el artculo 245.2, no ha sufrido cambios y sigue estableciendo penas de multa de tres a seis meses, que pueden agravarse con acusaciones de resistencia a la autoridad, o por infracciones relacionadas con pinchar el agua o la electricidad. Apenas ha habido condenas por este delito desde 1995 y los casos suelen ser archivados. Por ello, a juicio de Arbide, la reforma podra tener una funcin simblica, ya que el mensaje que se lanza es que se protege todava ms la propiedad.

Para Iaki Carro, abogado de la Oficina de Okupacin de Bilbo, podra tratarse de mrketing, para decir que se endurecen las penas, cuando no es as. Carro, que est realizando un estudio de jurisprudencia relativa a la okupacin, remarca la nula aplicacin de este supuesto al movimiento desde 1995. Una preocupacin electoral En Barcelona, tanto PP como CiU estn utilizando la okupacin como tema estrella en sus actuales campaas electorales. A la peticin de CiU de endurecer las penas por usurpacin, recogida ya en la reforma del CP, se suma la campaa Desocupar Barcelona de Okupas, impulsada por el PP. El candidato popular Alberto Fernndez ha propuesto la creacin de Oficinas Antiokupas para respaldar a propietarios y vecinos.

Asimismo, plantea modificar la ley para establecer de modo ms contundente el desalojo exprs: que el Ayuntamiento se persone judicialmente en todas las diligencias abiertas por okupacin, incrementar la plantilla de la Guardia Urbana o que se actualice el censo de los inmuebles ocupados, que en marzo se estimaban en 249 frente a los 307.859 pisos vacos segn el ltimo censo del Instituto Nacional de Estadstica, que data de 2001, para su desocupacin inmediata. Fernndez denuncia el efecto llamada de radicales y antisistema que se produce en Barcelona.

Tanto PP como CiU han realizado en la prensa duras declaraciones en las que descalificaban a los okupas y acusaban al Tripartito de estar de su lado. En su imaginario, atacar a la okupacin implica poner en un aprieto al Tripartit, explica Arbide, cuando en la prctica todos sabemos cmo actan tanto los Mossos como el Tripartit. Sin embargo, mediticamente lo utilizan.

La reforma aprobada en el Senado es, segn apunta Arbide, plenamente coherente con el desahucio exprs, incluido en la Ley de medidas de fomento y agilizacin procesal del alquiler [ver DIAGONAL n 121]. Este conjunto de cambios en la Ley de Enjuiciamiento Civil fue introducido en diciembre para agilizar al mximo el proceso de desahucio. Cuando el juez admite la demanda, ya puede sealar no slo el da de juicio sino tambin el del desalojo, y se crean oficinas de sealamiento inmediato. Para Jaume Asens se trata de otra vuelta de tuerca, en clave neoliberal, de las sucesivas reformas para favorecer a los propietarios, en perjuicio de los inquilinos. En el actual momento de crisis econmica, reflexiona el letrado, igual que con la actual reforma laboral se nos dice que para fomentar el trabajo deben facilitarse los despidos, en materia de vivienda se nos dice que para incentivar el alquiler deben facilitarse los desalojos, en vez de proteger al que por razones econmicas no puede hacer frente a sus hipotecas o al alquiler.

Y es precisamente este tipo de procedimientos, de carcter civil, los que estn suponiendo una amenaza para el movimiento de okupacin. En ciudades como Barcelona, donde el Ayuntamiento estima que en el ltimo ao la okupacin ha ascendido un 11.2%, su verdadero enemigo son los procedimientos civiles, que permiten al juez dictar el desalojo desde el mismo momento de la denuncia. Los propietarios acuden cada vez ms a los juzgados civiles que a los penales, cuando no a los dos a la vez, para conseguir un desalojo rpido, seala Asens, y as las okupaciones cada vez duran menos. En estos procesos, las posibilidades de defensa a diferencia del penal son casi nulas y el desalojo es un fin inevitable, afirma. Arbide, por su parte, subraya que lo que cansa a la gente no es tanto una condena, como que cada tres o cuatro meses te echen de tu casa y tengas que buscarte otra. Para Asens, la reforma del desahucio, de hondo calado, se ha hecho sin apenas contestacin en la calle y el movimiento de okupacin no ha demostrado ninguna capacidad de reaccin a pesar de ser una grave amenaza para su supervivencia. En eso debemos ser autocrticos.


Jornadas Europeas en Cornell

Adrin Crespo

Entre el 16 y 20 de junio se celebraron en el Centro Social Okupado Laforsa, de Cornell de Llobregat (Barcelona) las Jornadas Europeas de Okupacin. En ellas, colectivos de todo el continente (Alemania, Francia, Holanda) se reunieron para analizar el papel de la okupacin, con el objetivo de reforzar las luchas de resistencia que intentan plantar cara al sistema capitalista, ante un escenario europeo cada vez ms uniforme e interrelacionado.

Para ello, se plantearon charlas y debates en las que se valoraron tanto los cambios legales, polticos y sociales en torno a la ocupacin como las respuestas de los distintos colectivos. Las jornadas se cerraron el sbado con una manifestacin en defensa de los espacios liberados, en el barrio barcelons de Vallcarca.

Desalojos sin orden judicial

Otro motivo reciente de preocupacin para el movimiento de okupacin cataln es el aumento de desalojos policiales sin orden judicial. En Catalunya, en los ltimos aos, era prcticamente mayoritaria la interpretacin policial de no actuar cuando se produca una okupacin. Se esperaba a que los jueces resolvieran sobre el desalojo.

En los ltimos meses, en cambio, algunas comisaras de los Mossos dEsquadra seala el abogado Jaume Asens aplican el controvertido criterio de la flagrancia del delito para desalojar por su cuenta y de forma ilegal.

Fuente: http://www.diagonalperiodico.net/Medidas-penales-contra-las.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter