Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-07-2010

Rehenes del odio

Pedro Gonzlez Munn
Blogueros y Corresponsales de la Revolucin


En estos das de sentimientos encontrados, de derrumbe de altares, de confirmaciones sangrientas, no queda espacio para la duda: estamos en el centro del epicentro y el Armagedn existe, es una realidad patente y cotidiana, tan clara como mi caf mezclado en las maanas.

A quienes disfrutan la capacidad de asombro les preocupan las elecciones en los Estados Unidos, o el renacer de la Intifada, tal vez tambin el nuevo Maine en el Yemen. Pero la amenaza no usa turbante, ni siquiera alfanje o pual enjoyado. Viene esta vez en abogado de negro, personaje tras su computadora porttil, en un penumbroso suburbio de Nueva Inglaterra.

No es de extraar el calentamiento de la atmsfera, el ominoso hueco en la capa de ozono que barrer con las doradas baistas, ya ni siquiera me altera el sabor metlico del agua embotellada. Todo es parte de la gran conspiracin para el fin, aqu sobre la tierra, pues la cuenta regresiva empez.

No es ya la promiscuidad, la falta de moral, el egosmo rampante y la costra gris en las ciudades que carcome los huesos, lo que hoy nos oxida el alma es la falta de esperanza, de ese brillo aguzado en las pupilas de los nuevos, ese olor a limpio que explota en cada parto.

Cuando los hombres crean en las palabras y las mujeres amaban su fertilidad, las uniones bendecidas traan retoos a la sociedad, hoy nos llenamos de cdigos para evitar el roce del cario y con cada contacto tememos un golpe. Quien permite el amor en nmeros nunca ser completo.

No es extrao que muchos consideren a la sociedad norteamericana como el templo, encandilados ante su grandilocuencia y alarido. Pero si lo es, se trata de su desmesurado afn por la hipocresa y la codicia, en el fondo su pragmatismo desaforado no es ms que la ejecucin descarnada de la cadena alimenticia de la naturaleza.

Las soluciones son sencillas y quienes huyen ante la jaura caen primero. Es necesario expurgarnos en lo hondo y dar la espalda a los altares del dogma.

Slo en los ojos de los nuevos est la salvacin: "la patria es ara y no pedestal.

Fuente:http://bloguerosrevolucion.ning.com/profiles/blogs/rehenes-del-odio

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter