Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-07-2010

Artculo publicado originalmente en el 2008
El debate Chomsky: Represin y fabricacin del consentimiento

Ron Ridenour
http://axisoflogic.com


Noam Chomsky es un infatigable y eficaz crtico de la poltica exterior imperialista de EEUU y el imperio global de las corporaciones (CGE), y quizs sea la voz en solitario ms influyente contra esas dos torres gemelas (1). Su prodigiosa y prolfica vida como analista-comentador y como lingista renovado ha servido de inspiracin a incontables miles de personas en muchos pases. Adems, sus dilogos con jvenes estudiantes han animado a muchos a organizarse contra el CGE.

Chomsky ha liderado una fructfera vida, llena de un progresivo beneficio para aquellos que desean un mundo en paz y para aquellos billones que sufren el yugo del CGE y sus lacayos nacionales que se venden al mejor postor (2). Y le considero un amigo, a pesar de que solo hemos coincidido una vez, a mitad de los aos 80, cuando cada uno apoyaba a su manera al gobierno sandinista mientras ste se trataba de mantener su soberana al ser invadido por el CGE (3).

Escribo esto despus de considerar detenidamente el propsito y su impacto potencial. Mi corazn me ha postergado a la hora de hacer algunas crticas sobre las ideas de Chomsky. En la izquierda estamos repletos de crticas destructivas y falta de cooperacin -para regocijo de nuestro enemigo comn, el CGE. Cuando Chomsky y yo ramos activistas contra la agresiva guerra de los EEUU en el Sudeste Asitico, existan dos coaliciones de organizaciones de carcter anti-blico, que apenas podan llevar a cabo una accin conjunta. Hoy, hay cuatro de esas coaliciones discrepantes en EEUU que se oponen a la guerra contra el terror, que no cooperan entre s. As que no quiero contribuir a ms divisiones.

El que suscribe este exabrupto es un fan de Chomsky y crtico de izquierdas. Lo que busco es clarificar lo que para m son incongruencias, e incluso contradicciones, en algunos enfoques chomskianos que tienen que ver con leyes nacionales, y con la poltica y prctica del gobierno de los EEUU. Tambin tengo ciertas discrepancias en cuanto a su postura anti-imperialista en algunos casos (como por ejemplo, lo que l quiere decir cuando se refiere a la revolucin cubana como a un sistema poltico-econmico vital, o a los luchadores por la liberacin/resistencia), pero en este artculo ceir mis crticas al monstruo interno.

Cuando se me ha confrontado amigablemente, y con crtica constructiva, algunas veces he cambiado mis percepciones analticas y mis tcticas. Mi esperanza, as pues, es ofrecer este tipo de crtica, que pueda llevar a Chomsky a que cambie algunas de sus opiniones.

Las ideas que cuestiono son: que EEUU sea una sociedad abierta, ms civilizada, y ms democrtica como nunca antes en el pasado e incluso ms que el resto del mundo; que EEUU, desde el gobierno de Woodrow Wilson en adelante (incluyendo la tesis de Chomsky de que el macartismo no fue tan represivo) ha sustituido el uso de la fuerza por la fabricacin del consentimiento.


1. LAS POSICIONES DE CHOMSKY

Para preparar este ensayo he visto ocho documentales, la mayora de Youtube, hechos con varios discursos de Chomsky (4), he ledo muchos de sus libros, artculos, discursos y entrevistas, as como artculos sobre sus puntos de vista.

Estos son extractos de afirmaciones suyas sobre temas importantes:

La prensa de mitad del siglo XIX era la ms libre en EEUU y Reino Unido, una prensa popular muy viva, muy leda y diversa a la hora de reflejar las preocupaciones pblicas. La forma de eliminar la prensa fue empezar a introducir anuncios y concentrar el capital. Con el tiempo, se pudo marginar el disentimiento rechazando la publicidad

La publicidad es parte, de la que ahora es, la gran industria de las relaciones pblicas que creci durante la Primera Guerra Mundial. Esto sustituye la represin, el uso de la fuerza para controlar

De hecho, hay una razn por la que los intelectuales wilsonianos [Woodrow Wilson, 28 Presidente de los EEUU, 1913-21] tuvieron que recurrir a la propaganda como tcnica de manipulacin y control, porque la fuerza ya no se usaba La gente estaba ganndose el derecho al voto, as que no podas machacarlos con la fuerza. (5)

No creo que hubiera tanta represin en los aos 50. Creo que estaba internalizada [presumiblemente dentro de los individuos]. La represin asociada con el Macartismo no era tanta. La gente que no quiso someterse, simplemente se rea de todo eso.

Podas hacer lo que quisieras; nada te ocurra. No haba represin. [El Macartismo] era poderoso porque la gente lo aceptaba. En los aos 60, lo intentaron de nuevo. La gente se ri de ellos, y se vino abajo. (g)

EEUU es una sociedad muy abierta El pas se ha civilizado ms gracias a los movimientos populares [] El pas se ha civilizado un montn una mejora constante desde la Guerra de Vietnam (a) (b) (g).

El gobierno no tiene influencia sobre los medios. (b)

Tenemos una enorme cantidad de libertad ms oportunidades que la mayora de la gente del resto del mundo; no hay problemas en llevar a cabo ciertas actividades [supongo que se refiere a protestas, disidencia]. (g)

Por ltimo cito una entrevista que tuvo lugar en La Habana con motivo de su nica visita a Cuba (27-31 de octubre de 2003), publicada en Counterpunch el 3 de noviembre de 2003. Le dijo a Bernie Dwyer que en EEUU apenas hay represin; es un pas inusualmente libre en trminos comparativos.

2. DISCREPANCIAS DE CHOMSKY

Ahora cito afirmaciones de Chomsky que muestran inconsistencias con su discurso de que EEUU es una sociedad muy abierta, ms civilizada, ms democrtica que antes en el pasado. Algunas veces se contradice en el mismo discurso.
La fabricacin del consentimiento [supuso] controlar la opinin y la actitud de la gente, dentro del trabajo y fuera del mismo. Hacan de la gente consumidores pasivos y obedientes atrapndolos, aislndolos los unos de los otros haciendo que las personas se vuelvan criaturas cuyas nicas preocupaciones sean cmo llegar al lmite de sus 5 tarjetas de crdito y que no presten atencin a lo que est pasando en el mundo. (g)

El gobierno quiere silenciar a los crticos Ese es el trabajo de los intelectuales Los objetores son encerrados en la crcel como el caso de Eugene Debs que fue encarcelado por protestar tmidamente contra la I Guerra Mundial Otros fueron reprimidos porque no la aceptaban A los crticos no se les permite existir. Tienen que unirse al desfile. En occidente hemos ido ms all del encarcelamiento; se usan vilipendios y mentiras No se puede informar de lo que dicen los que disienten. (a)

El pblico no puede reaccionar si no sabe.[] La Estrategia de Seguridad Nacional ha lanzado desde septiembre de 2002 una enorme campaa que se ha reflejado en los medios. La mayora de la gente entendi lo que EEUU deseaba, que Hussein e Irak eran una amenaza para EEUU y el mundo [creando as] malinterpretaciones. (e)

En EEUU no se matan [disidentes, traficantes de drogas], solo se les encierra en la crcel. El gobierno usa campaas internas de contra-inteligencia contra negros y pobres. (e)

La democracia, los derechos humanos, los seres humanos son una especie amenazada por culpa de los EEUU y su manera de tratar el 11-S. [] EEUU es uno de los peores pases terroristas del mundo (b).

EEUU protege a terroristas dentro de EEUU, como a varias organizaciones de terroristas exiliados cubanos, Orlando Bosh y Lus Posadas Carriles entre otros. (e)

La democracia requiere libertad de acceso a la informacin y de opinin. Con la fabricacin del consentimiento, se aparta al pblico del camino de las lites Cerca del 80% de la poblacin obedece ordenes y no piensa. Los medios son propiedad de grandes corporaciones cuya misin es embotar los cerebros de la gente evitar que la gente est atenta y preocupada por lo que las corporaciones y los gobiernos estn haciendo. El papel de los deportes consiste en lo mismo, fabricar actitudes irracionales de sumisin a la autoridad (f).

Para ir a la guerra, el gobierno de EEUU usa los medios para que nos vayamos preparando. Reagan atemoriz a la gente hacindoles creer que los sandinistas entraran en Texas, que Gadafi nos invadira, que Hussein nos invadira (g).

En el libro de Chomsky, ahora famoso gracias a Hugo Chvez, Hegemona o supervivencia, y su otro libro ms reciente Estados Fallidos, encuentro otra discrepancia en relacin a lo de sociedad abierta. Parte del anlisis del xito de EEUU en su esfuerzo por dominar el mundo est en el xito de sus gobiernos y sus aliados corporativos en fabricar ignorancia intencionada, creando un sentido de desesperanza, especialmente entre la masa de los estadounidenses.

En un artculo del peridico alternativo Georgia Straight (05-10-2006), el escritor Brian Lynch cit a Chomsky cuando afirmaba que ste es un pas muy atemorizado, en realidad lo ha sido durante toda su historia, porque ha sido muy fcil movilizar a la gente usando el miedo. Esto es cierto para muchos pases, pero especialmente en ste.

Una diferencia significativa entre los regmenes de Bush tras el 11-S y otros anteriores, es que suponen una vuelta ms de tuerca. Ha conseguido imponer "una sensacin de desesperanza. Es decir, tenemos todo tipo de oportunidades, y un legado incomparable de libertad, de privilegios y de oportunidades, y una cantidad de gente que nunca antes haba visto involucrarse, comprometerse y concienciada. Pero piensan que no pueden hacer nada. Estn desesperanzados."

La explicacin de Chomsky para esta obvia contradiccin es la deliberada erosin de claves institucionales y organizaciones estructurales, como los sindicatos, en torno a los cuales la gente sola juntarse para formarse sus opiniones y planificaban sus acciones conjuntas. Y a esta creciente marea de materialismo, l aade la fabricacin de los consumidores.

Pero si el gobierno y su jefe, el CGE, est haciendo todo esto, si los medios no son libres y manipulan, (ya sea porque as se les anima a hacerlo desde el gobierno y/o porque as responden a sus intereses financieros en tanto que son corporaciones mediticas capitalistas), entonces, Cmo puede la sociedad ser abierta y democrtica?

Si la gente est atrapada, adormecida, pasiva, si se encierra a los disidentes, entonces no son libres y no son capaces de beneficiarse de una sociedad abierta, democrtica y civilizada.

El Diccionario Random House de lengua inglesa define represin as: (1) mantener bajo control, comprobar o suprimir deseos, sentimientos, acciones, lgrimas, etc (3) limitar, acallar, (sedicin, desorden, etc) ; sinnimos: frenar, controlar, someter, sofocar, aplastar.

Me parece obvio que eso es exactamente lo que Chomsky quiere decir cuando habla del gobierno de EEUU y su cuarto estado. Por un lado la sociedad es abierta, por otro lado somete. Por un lado el gobierno no se entromete en los asuntos de los medios, pero por otro lado s que lo hace. Es confuso.


3. LOS HECHOS DE LOS GOBIERNOS REPRESIVOS Y LA SOCIEDAD

Todas las ramas del gobierno, desde el nacimiento de la nacin, han usado la represin cuando han estimado necesario controlar cualquier sector de la sociedad.

La segunda administracin del gobierno de EEUU aprob las primeras leyes de extranjeros y sedicin en 1798, con el propsito de encarcelar a los enemigos demcratas del Presidente John Adams, que perteneca al partido republicano de la poca, incluyendo a muchos editores de peridico que criticaban su poltica. Durante la I Guerra Mundial, el Presidente Woodrow Wilson us leyes similares para encarcelar a los crticos de izquierdas.

Preocupado por la revolucin socialista en Rusia, Wilson nombr a Mitchell Palmer como Fiscal General del Estado con instrucciones para detener huelgas e impedir que los sindicatos y las fuerzas de izquierda creciesen. Palmer reclut a J. Edgard Hoover como asistente especial en esta campaa. En un solo da de 1919, cuatro mil izquierdistas fueron acorralados en todo el pas. En muy poco tiempo, diez mil fueron arrestados en estas redadas de Palmer. La mayora de ellos eran miembros del sindicato de Trabajadores Industriales del Mundo (IWW). Podan ser detenidos indefinidamente sin las garantas de un debido proceso establecido en la decimocuarta enmienda de la constitucin. Muchos dijeron haber sido torturados. Quinientos extranjeros legales fueron deportados, entre ellos Emma Goldman.

Hoover us las renovadas leyes de subversin (la Ley de Espionaje de 1917 y la de Sedicin de 1918) para fichar a 150.000 ciudadanos estadounidenses en un registro especial de izquierdistas. Estas personas fueron puestas bajo vigilancia y acosadas donde quiera que fuese posible. Los productivos esfuerzos de Hoover por salvar la democracia lo llevaron a convertirse en el primer director de la Oficina Federal de Investigacin (FBI), en 1924, y continu siendo la cabeza de la ley y el orden hasta su muerte en 1972.

Esta Amenaza Roja ocurri a mitad del periodo wilsoniano, que es cuando Chomsky dice que la represin, el uso de la fuerza para controlar a los ciudadanos, fue desechada ya no era til- y fue sustituida por la fabricacin del consentimiento.

Durante la siguiente dcada, la Gran Depresin provoc que a la clase capitalista y a sus polticos les preocupara que las ideas radicales, incluso las revolucionarias, pudiesen calar en la clase trabajadora y la animase a derrocar ese sistema de beneficios para sustituirlo por otro ms igualitario.

Sindicalistas, y otros que podan llegar a serlo, fueron despedidos, puestos en listas negras, golpeados y encarcelados por policas, y algunos fueron asesinados. Hay muchos registros de esta realidad, incluyendo novelas y pelculas. Quizs la ms famosa sera Las uvas de la ira de John Steinbeck.

Est claro que la fabricacin del consentimiento no fue la nica herramienta que us la clase dirigente para acallar a la poblacin.

Durante la Segunda Guerra Mundial la clase trabajadora y la izquierda estaban ocupadas luchando contra el fascismo, no contra la democracia burguesa, y hubo pocas protestas cuando 110.000 americanos japoneses fueron acosados y encarcelados en campos de concentracin. Franklin Delano Roosevelt, considerado uno de los presidentes ms progresistas en la historia de EEUU, aprob la Orden Ejecutiva n 9066 con ese propsito. Para estos ciudadanos, esto supuso la prdida de sus casas, trabajos y negocios.

Ya incluso antes de que EEUU entrara en la guerra, la Ley de Registro de Extranjeros [Alien Registration Act] o Ley Smith, en 1940, criminalizaba el defender, inducir, aconsejar o ensear [] la idoneidad de derrocar al gobierno de EEUU. Dicha ley viola la libertad de expresin y de prensa garantizada en la Primera Enmienda de la Constitucin de los Estados Unidos.

Esta ley represiva fue usada primeramente contra los troskistas en Minnesota. Incluso antes de que EEUU entrase en guerra, el 27 de junio de 1941, miembros del Partido Socialista de los Trabajadores (SWP), activo en el Sindicato de Camioneros y otros activistas sindicales, fueron arrestados por provocar huelgas, lo que se interpret como conspiracin para derrocar al gobierno de EEUU. Veintitrs fueron condenados y sentenciados de 12 a 16 meses de prisin.

El Partido Comunista apoy al gobierno burgus y su ley anti-democrtica. Por lo visto el SWP era un enemigo mayor. Quizs pensaron que su colaboracin de clase les salvara de la ley Smith. Pero en 1949, once lderes del Partido Comunista fueron acusados bajo la Ley Smith. La acusacin fue que ellos conspiraron para organizar un partido comunista, e intencionadamente, defender y ensear los principios del marxismo-leninismo, lo que equivala a derrocar y destruir el gobierno de EEUU por la fuerza y la violencia. Tambin se les acus de conspirar para publicar y hacer circular libros, artculos, revistas y peridicos que defienden los principios del marxismo-leninismo. Libros de Marx y Engels, Lenin y Stalin fueron presentados como pruebas contra ellos.

Los comunistas fueron condenados y sentenciados a varios aos de prisin. Muchos pasaron cinco aos ms con multas de 10.000 Dlares. Cientos de comunistas y socialistas fueron perseguidos con esta ley hasta 1957, cuando el Tribunal Supremo anul algunas condenas alegando que violaban el derecho a la libertad de expresin. Sin embargo, esta ley junto con otras, todava est vigente, y de hecho se prohbe apoyar y/o actuar para establecer una economa y un gobierno socialista.

Justo despus de la II Guerra Mundial, EEUU comenz la Guerra Fra. En 1950, el Congreso aprob la Ley de Seguridad Interna (ISA, tambin conocida como Ley McCarran), que exiga a los comunistas (en un sentido amplio) que se registrasen en la Fiscala General del Estado, donde se cre el Comit de Control de Actividades Subversivas (SACB) para investigar actividades antiamericanas. Los miembros extranjeros de grupos que eran sealados por el SACB no podan adquirir la nacionalidad. Si alguien no se registraba, poda ser encarcelado por deslealtad, como de hecho algunos lo fueron.

Aunque Truman decret la Orden de la Lealtad [Loyalty Order] en 1947, vet la ISA por ser el mayor peligro a la libertad de expresin, de prensa y de asamblea desde las leyes de extranjeros y sedicin de 1798. Sin embargo, el Congreso rechaz su veto. El Senado cre entonces el Subcomit de Seguridad Interna del Senado (SISS), que se us para investigar la aplicacin de la ISA. Fue el equivalente en el Senado del todava ms infame y ampliamente usado Comit de Actividades Anti-estadounidenses (HUAC), creado en 1938 y abolido en 1975.

El trmino Macartismo englobaba toda esa histeria anti-comunista y mtodos anti-democrticos para reprimir la opinin y la ideologa que se pudiera oponer al capitalismo y su forma poltica, conocida como democracia parlamentaria o democracia burguesa. El Macartismo ya comenz con la aplicacin de la Ley Smith en 1940. El mismo ao que el HUAC trat de intimidar a la estrella de Hollywood Humphrey Bogart y al escritor John Howard Lawson citndolos a declarar por sus presuntas opiniones comunistas.

Al principio el HUAC se fij en la subversin nazi, pero pronto adquiri carcter permanente centrndose en la izquierda. En 1947 lleg la caza de brujas de Hollywood, citando a diez escritores y directores. A los pocos aos haba interrogado a cientos de trabajadores de Hollywood. Los estudios boicotearon a 300 estrellas, escritores y directores de Hollywood. Algunos no fueron capaces de encontrar trabajo; unos pocos se suicidaron. Despus de que el Macartismo perdiera su poder intimidatorio, tan solo un 10% de aquellos trabajadores que fueron boicoteados lograron restablecer sus carreras.

Una de las dianas del Macartismo fue la escritora Lillian Hellman. En 1976, escribi en el Scoundrel Times:

Se arruinaron muchas vidas y casi nadie nos ech una mano. McCarthy tambin arremeti contra los homosexuales, a pesar de que su ayudante en jefe, Roy Cohn, era homosexual y judo. Tambin persigui a Ethel Rosenberg, tal y como se reflej en la pelcula Ciudadano Cohn. El anti-comunismo/Macartismo conden a duras feministas con cargos polticos. Las purgas de rojos castigaban el comportamiento desviado, reforzaban la necesidad de emblemas patriarcales de masculinidad en la lucha contra el comunismo (6).

El Macartismo mat a los Rosenberg. Tambin castigo a fuertes organizadores y lderes sindicales, como Harry Bridges y el sindicato de la costa oeste [International Longshoremen & Warehouse], y otros militantes sindicales, que la AFL o CIO expulsaron de sus coaliciones sindicales.

Tambin algunos educadores progresistas fueron su objetivo. Cientos de profesores, especialmente en el rea de la Baha de California, fueron despedidos. Al menos uno de los citados como testigos de la Universidad de Stanford, William K. Sherwood, se suicid en 1957 antes que testificar ante el HUAC.

El Macartismo tambin gozaba de una amplia y duradera influencia en poltica social y en el desarrollo de la profesin de trabajador social [] provoc que las organizaciones de trabajadores sociales se retirasen de la orientacin progresista y reformista que se haba adoptado durante el New Deal y la Segunda Guerra Mundial, segn dijo la nieta de Sigmund Freud, Sophie Freud (6).

No he podido encontrar estadsticas definitivas, pero la segunda amenaza roja arruin el medio de vida de miles de personas y cientos fueron encarcelados por desacato, perjurio o por defender otras formas de economa o gobierno consideradas ilegtimas por los polticos capitalistas. El Macartismo tambin supuso la deportacin de varios comunistas nac idos en el extranjero, y tuvo el efecto de reducir el nmero de miembros del Partido Comunista de EEUU de 50.000 que tena al final de la guerra hasta 20.000 hacia mitad de los aos 50.

Y de manera paralela al Macartismo, el gobierno federal apoyaba a la clase capitalista haciendo difcil organizarse en los lugares de trabajo y luchar por la negociacin colectiva en la contratacin. La Ley de Taft-Hartley de 1947 era (y es) un instrumento principal para los empleadores que les permite expresar puntos de vista anti-sindicales, que incluso llega a permitirles que exijan de sus trabajadores que asistan a reuniones anti-sindicatos con el mismo tiempo que las que se dedican a las que son pro-sindicatos. Si los empleadores violan algn punto de la Ley Nacional de Relaciones Laborales de 1935, que regula las relaciones laborales para la mayora del sector privado, no hay ninguna indemnizacin por daos y perjuicios.

Segn el abogado sindicalista Andrew Storm, estas leyes han ayudado a la clase capitalista a reducir el nmero de trabajadores organizados en 1947, desde un 40% a un 10%. EEUU es el pas con el nmero ms bajo de trabajadores sindicados de entre todos los pases del primer mundo (7).

3.1. La represin en el post-macartismo.

Durante los aos 60 se prob de nuevo el Macartismo. Chomsky dice que desapareci entre burlas. El ridculo fue una medida efectiva pero el Macartismo fue sustituido por el programa COINTELPRO del FBI (1956) que fue ampliamente usado durante la dcada de los 60 y los 70.

El programa de contrainteligencia del FBI se convirti en el vehculo extra-constitucional por el que organizaciones de activistas sociales como la del Dr. Martin Luther King, la Conferencia Sur de Liderazgo Cristiano, los Panteras Negras, el movimiento liberacin gay/lsbico y la amplia y organizada oposicin a la Guerra de Vietnam, fueron objeto de espionaje, i nfiltracin y boicoteo por parte del gobierno de EEUU (8).

Me tomo a m mismo como un ejemplo concreto de cmo la represin se us por el gobierno federal y el Escuadrn Rojo del Departamento de Polica de Los ngeles, junto con empresas capitalistas.

Mi primer encontronazo con la interferencia del gobierno en mi vida econmica fue el verano de 1962 cuando trabajaba temporalmente como empleado de correo en la Industria Aeroespacial, en El Segundo, California. Tuve que rellenar un cuestionario de seguridad que inclua seis preguntas sobre lealtad y una lista de 47 organizaciones consideradas como subversivas. Cualquier relacin con alguna de ellas impedira mi contratacin. Escrib un no a todas sus preguntas y afirm no ser miembro de nada subversivo. Se me contrat el 25 de julio, quedando pendiente de una autorizacin final. El 31 de agosto fui despedido sumariamente. En 1977, cuando recib alrededor de 1000 pginas de expedientes de agencias de seguridad nacional sobre m, me enter por primera vez de la razn de mi despido. Un informe interno del FBI deca que haba falseado sobre mi persona en el cuestionario. No deca en qu aspecto en concreto lo haba falseado.

Alguien podra decir que ser despedido de un trabajo no es represin y que es algo que le sucede a millones de personas. Es posible, aunque necesitamos el salario para sobrevivir. El FBI me incluy dentro de sus listas de demagogos y agitadores, y un 15 de febrero de 1963, un informe del FBI me ubic en su ndice de Seguridad con prioridad uno. Fue ms tarde cuando se supo que Nixon haba preparado las redadas de miles de nosotros, radicales revolucionarios, e incluso algn que otro acadmico y crtico meditico, para encerrarnos en campos de concentracin al estilo americano-japons. Pero el Watergate estall y el escndalo le lleg antes de poder usar esa represin.

Cuando volv de la crcel durante una semana en Costa Rica, por haber participado en una manifestacin en contra de la subida de las tarifas elctricas por parte de la compaa elctrica de UK-EEUU, mi pasaporte fue confiscado por agentes federales. No pude viajar durante cinco aos, hasta 1968.

Ms tarde el FBI consigui que me despidieran de mi cargo como editor del peridico de California, el Riverside Press-Enterprise. Acababa de ser elogiado y promocionado por el dueo. Sin embargo cuando dos agentes del FBI le visitaron y le hicieron saber que yo era un subversivo, que apoy al Partido de los Panteras Negras y que tambin estaba intentando organizar el peridico, fui despedido inmediatamente. Se me vet para trabajar en la asociacin de empleadores de la prensa.

Yo fui uno de los diez mil que fueron apaleados y encerrados por oponerse a la Guerra de Vietnam y luchar por los derechos civiles. Algunas veces los agentes federales asistan a la polica local; otras veces se us a la Guardia Nacional. Al menos siete estudiantes fueron asesinados y 21 resultaron heridos por los guardias nacionales y la polica en las universidades estatales de Ohio y Mississippi y en el Peoples Park of Berkeley.

Al igual que otros miles de personas, fui objeto de detencin ilegal. La primera vez fue en Mississippi durante la campaa por el derecho de los negros a votar, conocida como el largo y caluroso verano de 1964, y las marchas organizadas por el Comit Organizado de Estudiantes por la No-violencia, que forzaron al estado a reconocer a los negros simplemente el derecho a votar. La polica local me arrastr por el csped de mi anfitrin y me golpearon en la crcel. Esto fue al mismo tiempo que otros policas de Mississippi, miembros del KKK, asesinaban a tres de nuestros colaboradores: James Chaney, Andrew Goodman y Michael Schwerner.

Durante los movimientos por los derechos civiles de los aos 50 y 60, la polica y sus aliados civiles golpearon, encerraron y asesinaron a un sinfn de negros y a algunos blancos. El FBI sola ayudar, especialmente bajo las rdenes de su director J. Edgard Hoover. Narrar una experiencia horrible.

Tomo el informe de la United Press International del 15 de septiembre de 1963, en Birmingham, Alabama donde 4 chicas fueron asesinadas: Denise McNair (de 11 aos); Carol Robertson, Cynthia Wesley y Addie Mae Collins (todas de 14 aos).

Una bomba lanzada desde un auto en movimiento estall contra una atestada iglesia de negros, causando la muerte de cuatro nias que asistan a sus clases de catecismo y desatando brotes de violencia que han resultado en dos muertes ms en plena calle.

Cuatrocientas personas, incluyendo 80 nios, estaban dentro de la iglesia cuando estall la bomba. sta fue la cuarta bomba en cuatro semanas con motivaciones racistas que estall en Birmingham, y la nmero 21 en ocho aos. Varios miembros del KKK, incluyendo su lder Robert Chambliss, fueron arrestados e interrogados por la polica y agentes del FBI, pero fueron dejados en libertad. Uno de los miembros del FBI relacionado con los sucesos de ataques racistas era un informador del FBI, Gary Rowe. Hoover describi entonces a Rowe como el mejor agente encubierto que jams hayamos visto.

 

Rowe escribi una autobiografa en la que afirma que en 1963, le propusieron ser un informante dentro del KKK. l accedi. En Birmingham mat a un hombre negro sin identificar en 1963. Sus enlaces le dijeron que guardara silencio sobre el asunto. Rowe tambin transport armas que seran usadas para impedir la integracin en las escuelas. Su superior en el KKK era Robert Chambliss. Los registros del FBI, y la investigacin del Departamento de Justicia de 1980 revelan que el FBI estaba al tanto de todo y que encubri los actos criminales de Rowe y los ataques mortales contra negros. Concretamente Hoover, escondi las pruebas sobre la ejecucin de estos nios. Pens que era ms importante preservar la identidad de su informante.

Solo tras la muerte de Hoover, pudieron las autoridades de Alabama acceder a los registros del FBI que les permitieron llevar a Chambliss ante los tribunales por aquellos asesinatos, pero este desenlace fue un caso aislado. La mayora de los asesinatos de personas negras apenas fueron investigados y casi nunca hubo acusaciones o castigos sustanciales por estos crmenes racistas. Desde 1882 hasta 1954, cuando el Tribunal Supremo puso fin a la segregacin en las escuelas con la Decisin Brown, a la que Hoover se opuso, 4500 asesinatos por linchamiento fueron registrados por las autoridades. Muchos ms no se llegaron a registrar. Mientras que Hoover estuvo en el cargo como el director de la principal agencia encargada de hacer cumplir la ley en el pas se llegaron a contabilizar 2000 asesinatos por linchamiento. Apenas hubo cargos o condenas.

Pero este tipo de crmenes racistas no se limitaron al Sur o a la polica local y sus aliados racistas. Cuando el movimiento del Poder Negro creca dentro del movimiento por los derechos civiles de mediados de los aos 60, Hoover declar la guerra al Partido de los Panteras Negras (BPP) y lo convirti en enemigo nmero uno. El BPP, y otros negros reclamaban el derecho a la autodefensa, el derecho a portar armas, ese mismo derecho que cientos de millones hombres blancos exigen y mantienen, iba a ser eliminado.

Yo apoyaba al BPP y estaba al tanto de su programa y la represin ejercida contra ellos. Muchas de sus actividades eran de carcter social, educativas o programas alimentarios en los guetos. Esta amenaza al sistema era tal que la polica y el FBI mataron a muchos y ayudaron a crear un ambiente de desconfianza para que surgieran las luchas internas. Durante un periodo de dos aos (1969-71), ms de 30 Panteras Negras murieron a manos de la polica o en luchas internas.

El FBI y la CIA usaban los trminos: falsos topos o falsos infiltrados [bad-jacketing o snitch-jacketing] para referirse a su prctica de levantar sospechas diseminando desinformacin y fabricando pruebas para que sus enemigos pareciesen los perpetradores del terrorismo y otros crmenes cuyos responsables en realidad eran la propia CIA o el FBI. La CIA (Operacin Caos) y el FBI (COINTELPRO) hicieron eso precisamente contra el Partido de los Panteras Negras, el Comit Coordinado de Estudiantes Nacionales, la Conferencia Sur de Liderazgo Cristiano del Dr. Martin Luther King, el Movimiento de Indios Americanos y otras liberaciones tnicas. Tambin cometieron este tipo de crmenes polticos contra disidentes de la Guerra de Vietnam y algunos sindicatos, como los Trabajadores Unidos de las Granjas.

A m tambin se me intent presentar como un falso topo cuando trabaj para LA Free Press. Alguna agencia del gobierno, quizs algn escuadrn rojo de la polica, hizo circular cierta informacin proveniente de un amigo, segn la cual yo era una agente militar infiltrado en la izquierda. Enviaron un informe tributario falsificado, que yo supuestamente haba rellenado, y que indicaba que haba recibido dinero de varias fuentes, desde la inteligencia militar hasta un peridico alternativo de la competencia e incluso de grupos anti-guerra. Afortunadamente fui capaz de convencer al peridico de que las pruebas eran falsas e impedir la publicacin de un artculo en el que me desenmascaraban.

A este tipo de actividades yo lo llamo represin.

El Departamento de Polica de Los ngeles tena varios departamentos dedicados a reprimir diferentes grupos polticos: la tradicional izquierda comunista, la nueva izquierda (blancos en su mayora), grupos de derechos civiles y el poder negro, los boinas cafs y otros grupos chicanos. A muchos de nosotros se nos llev a prisin, otros resultaron asesinados. En el periodo de 1966-70 se conocieron 55 asesinatos de personas negras a manos de la polica, principalmente en el gueto de Watts, y ni un solo oficial de polica ha sido perseguido por ello, segn Marge Buckley, candidato a Ministro de Justicia por el Partido Paz y Libertad [Peace and Freedom Party], en una entrevista de L.A. Free Press el 30 de octubre de 1970.

Lo mismo se puede decir para muchas de las grandes ciudades de EEUU. Cuando la polica se carga a algunos negros no pasa nada, y el FBI lo respalda. Eso es complicidad federal con la represin de las autoridades locales. Muchos de los negros asesinados son delincuentes de poca monta, algunos eran transentes inocentes y otros eran activistas polticos. Los activistas polticos que no resultan muertos, son detenidos ilegalmente o condenados errneamente por culpa de pruebas fabricadas, persecuciones racistas, y jurados y jueces racistas.

Algunas veces la polica poltica tambin arresta a activistas blancos con cargos falsos y consigue condenas con pruebas falsas. Arremeter contra acusados inocentes es algo endmico al trabajo de "hacer cumplir la ley". Estos son un par de ejemplos personales.

Durante un piquete a un empleador de una fbrica de explotacin en Los ngeles, la compaa Chic Lingerie, que contrat a esquiroles para sustituir a trabajadores que trataban de organizar un sindicato, me asaltaron 4 policas vestidos de paisano. Yo estaba informando en espaol a unos espaldas mojadas de que la compaa los iba a usar como esquiroles, porque en esos momentos haba una huelga. El uso de la libertad de expresin me cost 6 meses en la crcel.

En 1972 fui arrestado por fotografiar a dos policas de paisano, Joe Robinson y Mike Moran, que haban fingido ser manifestantes, y aporrearon al parapljico Ron Kovic cuando protestaba sentado en su silla contra la reeleccin de Richard Nixon en Los ngeles (9). No import que yo fuera reportero para el semanario Los Angeles Free Press y estuviese ah para cubrir la manifestacin en frente de la oficina para la campaa de Nixon. Un polica encubierto de Los ngeles, Stanley Frugard, alias Bob Burns, estaba entre la multitud y orden mi arresto. Mi carrete fue tambin confiscado. Fui condenado en base a la tpica falsa acusacin de resistencia a un arresto, la misma que se us contra m en la protesta de Chic Lingerie.

Me pegaban porque representaba la innegable verdad de la guerra. Representaba la guerra, los crmenes de esta guerra. No podan entender que una persona que hubiese perdido tres cuartas partes de su cuerpo todava se mostrase tan abiertamente en contra la guerra. Es absurdo que t [yo] debieras pasar un ao en la crcel por sacarme fotos mientras me apaleaban, dijo Ron Kovic.

Mi sentencia fue revocada en apelacin. El testimonio de la ex mujer de Frugard ayud bastante.

As que la represin todava es primordial como poltica y prctica. La fabricacin del consentimiento es todava una herramienta principal para la clase capitalista, pero el gobierno s que interviene para ayudar a sus colegas capitalistas en el imperio meditico, contrariamente a lo que Chomsky afirma. Doy un ejemplo personal.

Durante el periodo de gobierno de Salvador Allende que fue elegido democrticamente, Ariel Dorfman y Armand Mattelart escribieron el libro, Para leer al Pato Donald: la ideologa imperialista en los cmics de Disney.

Ellos demostraron cmo se usaba ideolgicamente el mundo de Disney en contra de la socialdemocracia y a favor de los intereses imperialistas de EEUU. En diciembre de 1971, un cmic de Disneilandia era un arma dentro de todo un arsenal de guerra psicolgica. Su publicacin coincidi con las primeras concentraciones de fascismo autctono, las "caceroladas de amas de casa". El objetivo era "conquistar las mentes", segn las palabras del General Pinochet. Y as, el afable Pato Donald defenda la necesidad de "restaurar al rey".

Despus de que triunfara el golpe militar fascista, apoyado por EEUU, el libro se tradujo al ingls y se distribuyeron 4.000 copias para su distribucin en New York. Pero el gobierno de EEUU intervino en contra de la libertad de expresin y de prensa de la Primera Enmienda para favorecer a la empresa privada. Tal y como Dorfman escribi ms tarde:

"La edicin inglesa de este libro fue prohibida en la frontera de EEUU. Casi 4.000 copias del libro fueron confiscadas por el gobierno de EEUU (1976). Es de suponer [que el gobierno] actu en favor de los intereses de la empresa Walt Disney, la cual no aprobaba la crtica acadmica de los personajes de sus comics."

En aquellos tiempos yo era editor del semanario Los Angeles Vanguard. Conseguimos una copia pirata del libro subversivo e imprimimos un total de cuatro pginas con extractos de algunos captulos. Nuestro titular de portada del 21 y 28 de mayo de 1976 fue:

"Para leer al Pato Donald: el libro denunciado por Disney, censurado en la frontera y publicado en exclusiva por el Vanguard."

De hecho recibimos una carta amenazadora de parte de Aduanas de EEUU, pero al final no se tom ninguna medida contra este pequeo semanario. De haber tenido que ir a los tribunales, el coste de la defensa en esta "sociedad abierta" nos habra supuesto la bancarrota.

 

Termino esta seccin sobre la represin citando un libro sobre los crmenes de las agencias norteamericanas de inteligencia. Uno de los cuatro autores de "El Estado sin ley" es Morton Halperin, el ex-ayudante de seguridad nacional de Henry Kissinger (10).

 

Para 1952, el FBI haba investigado a cerca de 6.6 millones de ciudadanos por posible deslealtad, comprobado la lealtad y ver si mantenan su trabajo y podan seguir en su cargo. A los sujetos no se les permiti [en las audiencias de deslealtad] confrontarse con sus acusadores, violando as la Carta de Derechos.

Los autores demuestran que la autoridad del FBI para vigilar las actividades subversivas no fue recortada, en consonancia con la censura de Joseph McCarthy de 1954.

El programa COINTELPRO del FBI [] transform el Macartismo en una operacin encubierta. Con el COINTELPRO, sin embargo, el FBI haba tenido incluso ms libertad de accin para desbaratar la actividad poltica de ciudadanos y organizaciones, y llevar a cabo su guerra en secreto sin que le estorbase la ley.

El ndice de Seguridad tena prioridad en casos de crisis nacional con 11.982 nombres para ser detenidos preventivamente. Yo era uno de esos.

Los agentes del FBI llevaron a cabo operaciones de envo annimo de cartas para que los subversivos fueran despedidos de sus trabajos.

El FBI infiltr a los denominados falsos topos [] para que pareciese que eran informadores de la polica [] El FBI invadi la privacidad de asociaciones polticas para provocar la paranoia dentro de los grupos [] Mientras que esto es lo que cabra esperar de agencias de inteligencia de pases extranjeros, el FBI acosaba as a ciudadanos americanos.

En 1970 el Presidente Nixon autoriz el Plan Huston, un programa conjunto del FBI, la CIA, la NSA y el ejrcito para obtener informacin de inteligencia sobre el movimiento anti-guerra y el movimiento negro usando informantes, allanamiento de morada para robar, apertura de correo Cientos de agentes usaron todas las tcnicas disponibles Cada da [la CIA] se abran alrededor de 10.000 cartas. La mayora de la informacin era enviada al FBI. El FBI y la CIA abran cartas sin orden judicial ni causa probable, en clara violacin de las leyes de EEUU.

Los autores afirman que muchas de las pruebas de aquellos crmenes se han destruido pero se sabe que el FBI llev a cabo al menos 239 operaciones de entradas ilegales contra quince grupos del pas y cerca de 90 robos en el Partido Socialista de los Trabajadores en un periodo de tiempo relativamente corto.

Los agentes incluso atizaron a los activistas radicales anti-guerra para atemorizarlos o para desbaratar las protestas.

La CIA se lleg a involucrar en desbaratar las manifestaciones en Washington DC. El ejrcito que tambin comparta informacin con el FBI, realiz vigilancia fotogrfica de los manifestantes para que supieran que estaban siendo vigilados [] Amrica estaba al borde de adquirir una polica secreta a gran escala con el FBI en su centro.

Incluso despus de los intensos aos de protesta y audiencias en el Congreso sobre discrepancias en las agencias de seguridad nacional, el FBI todava segua vigilando a americanos con actividades polticas totalmente legales.

El anticomunismo/Macartismo estableci las bases ideolgicas y propagandsticas para la poltica exterior de agresin imperial durante los aos de Reagan los oscuros aos 80 y 90. Reagan es considerado el presidente de los EEUU ms popular porque derrot al comunismo. La cada del estado socialista en la URSS y en el este de Europa, fue celebrado no solo por la clase capitalista y sus gobiernos sino por la vasta mayora de ciudadanos del Primer Mundo. Esta realidad marc el comienzo de los aos de Bush y sus abiertas bravuconadas con las guerras contra el terror para conseguir recursos energticos y dominar al mundo entero.

3.2. 2000 + la Ley Patriota

Una vez que los neo-cons consiguieron lo que deseaban una catstrofe tan grande como la de Pearl Harbor- su programa imperial (Project for a New American Century) estaba garantizado. El primer paso fue la Autorizacin para el Uso de la Fuerza Militar (AUMF, en septiembre de 2001). El ataque a Afganistn ya estaba en marcha. El objetivo principal era el uso de su territorio para un oleoducto, cuya contratacin correspondera a Unocal, empresa petrolfera de Texas. Esto supondra reducir el coste del transporte de petrleo desde Turkmenistn hasta Pakistn, una dictadura militar y aliada clave de EEUU. Hay suficiente petrleo para cubrir las necesidades de EEUU durante 30 aos. El rgimen talibn, instalado previamente gracias a EEUU, no haba aceptado las condiciones de Unocal para el oleoducto.

Con su guerra en curso, los neo-cons arremetieron con su Ley Patriota (Patriot Act, PA) contra un Congreso complaciente. La mayora de los legisladores admitieron que ni siquiera la haban ledo. Con el pas atravesado por el miedo, Bush se declar a s mismo Protector contra el Terrorismo, y su PA le confiri unas potestades nunca vistas antes en ningn presidente.

sta es la diferencia entre esta ley y las dems leyes anti-terroristas o anti-subversivas que han estado vigentes.

En pocas palabras, las leyes penales, normas de investigacin y procedimientos judiciales que salvaguardaban nuestras libertades civiles garantizadas constitucionalmente en previas legislaciones anti-terroristas fueran apartadas por la Ley Patriota. Han sido sustituidas por un sistema de rdenes ejecutivas autorizadas unilateralmente, institucionalizado en el Departamento de Seguridad Nacional (8).

Estoy seguro de Chomsky y la mayora de los lectores de este ensayo se dan cuenta de cmo la Ley Patriota limita las libertades civiles de los estadounidenses, incluso la abolicin por decreto presidencial de derechos bsicos constitucionales que salieron de la propia creacin de los Estados Unidos de Amrica, y como se usa para encerrar a residentes y visitantes extranjeros sin el ms mnimo debido proceso. Lo que no logro entender es porque Chomsky no ve los ataques posteriores al 11-S contra derechos democrticos bsicos como el uso de la fuerza, como una represin.

Bajo la rbrica de unir y reforzar Amrica proveyndola de herramientas necesarias para obstruir el terrorismo, los EEUU han creado una cmara de tortura en el territorio ocupado ilegalmente a Cuba, en Guantnamo. Se encarcela en lugares secretos dentro o fuera de EEUU, a miles de ciudadanos no americanos sospechosos de tener alguna conexin terrorista, conculcando as la garanta bsica del Habeas Corpus, artculo 4 de la Constitucin de EEUU.

El principio del Habeas Corpus de presentar el cuerpo, que permite a un prisionero ser llevado ante un juez o requerir su intervencin inmediata, ya no puede ser usado por los no nacionales. Se les puede coger en la oscuridad y torturarlos de mltiples maneras durante el resto de sus vidas.

Con el miedo al terrorismo, se ha conseguido instalar 30 millones de cmaras de vigilancia en territorio estadounidense. La web http://www.look-themovie.com/ concluye que una persona normal es vigilada unas 200 veces al da.

El coautor de El caso de la impugnacin, David Lindorff, escribi recientemente que las mltiples agencias de espionaje han llegado a producir una lista de 325.000 sospechosos de terrorismo (11). Segn l, algunos de estos sospechosos son en realidad ciudadanos estadounidenses que estn detenidos sin derecho a abogado o a ser visitados.

Se estn planeando de nuevo detenciones indefinidas en nuevos campos de concentracin. La corporacin del CGE favorita del Vice-Presidente Richard Cheney, Halliburton, fue compensada con 385 millones de dlares para construir campos de concentracin secretos en territorio estadounidense que pudiesen albergar a 400.000 personas.

Lindorff tambin escribi que segn un documento del Pentgono, fechado el 11 de junio de 2007, se considera que hay una creciente insurgencia dentro de EEUU. Esta valoracin lleva al Pentgono a trazar toda una campaa de contrainsurgencia de ley marcial contra el disidente legal.

Al respecto, Lindorff concluye que tenemos todos los ingredientes para un golpe militar en los Estados Unidos.

La disposicin de la Ley Patriota conocida como las Cartas de la Seguridad Nacional (NSL) permite investigar telfonos, emails, acceso a registros empresariales, incluyendo registros bibliotecarios y financieros. Y las personas que son objeto de esta disposicin son forzadas, bajo pena de ser encarceladas, a no revelar que estn siendo investigadas. Recientemente, tribunales federales han dictaminado que la NSL es inconstitucional. Pero eso no ha detenido a este anti-terrorismo de este gobierno terrorista.

El propio inspector general del Departamento de Justicia estableci que el nmero de NSL que se han usado entre 2003 y 2005 asciende a 143.000 (12).

Las definiciones de terrorismo y apoyo al terrorismo son tan amplias que cualquier ciudadano de EEUU puede ser encerrado durante diez aos por el hecho de realizar trabajos solidarios con supuestas organizaciones terroristas. Organizaciones de liberacin tales como las FARC en Colombia, la PFLP en Palestina, o cualquiera de cualquier parte del mundo que se haya levantado en armas contra los brutales gobiernos respaldados por EEUU- ya no son consideradas legtimas sino terroristas. Esto significa que apoyar al entonces Congreso Nacional Africano habra supuesto actualmente ir a la crcel. Por supuesto, Israel no es considerado un estado terrorista por lo que apoyarlo resulta ser algo bastante admirable.

Por lo menos 1.000 ciudadanos estadounidenses han sido incluidos en una lista negra para volar. Varios activistas anti-guerra han sido marcados y se les ha denegado el derecho a viajar fuera de EEUU. Incluso el ltimo de los hermanos Kennedy, Ted Kennedy, ha sido marcado cinco veces en Marzo de 2004. A este poderoso miembro del Congreso y a su personal le llevo tres semanas convencer al Departamento de Seguridad Nacional de que a l se le debera permitir volar sin necesidad de ser parado, cacheado o interrogado (13).

Bajo la Ley de la Comisin Militar de 2006, el Congreso extendi la mayora de las provisiones citadas anteriormente. Unas pocas fueron alteradas. E independientemente de lo positivo de algunos casos judiciales que han rechazado partes de algunas leyes, lo esencial de estas leyes de estado policial y su puesta en prctica, continua, al igual que el desacato de Bush a la decisin del Tribunal Supremo de que los presos de Guantnamo tienen derecho al debido proceso.

Pete Seeger afirma que la represin actual es mucho peor que la del Macartismo, y ha servido para prevenir las protestas por la guerra en Afganistn. Al presidente de la AFL-CIO, John Sweeney, le preocupa que estas leyes supriman derechos sindicales, frenen la negociacin colectiva y supongan un obstculo para hacer huelga. Bush ha impedido algunas huelgas haciendo uso de la PA.

Tom Engelhardt capt la esencia represiva de la Ley Patriota en su artculo The Bush Legacy (Take One). Estos son algunos extractos (14):

Esto es lo que Seguridad Nacional significa hoy en da en EEUU. Significa poner a todo el pas bajo confinamiento. Significa gruir en la frontera, hacer comentarios soeces en la sala de espera, esposar e incluso encadenar. Significa ser humillados. Significa una falta total de correccin o moderacin.

Un nuevo trmino del Pentgono se puso en prctica durante la era Bush. Con la invasin de Irak se deca que los reporteros iban incorporados en unidades militares de EEUU. Este trmino que suena parecido a encamados*- debera tener usos ms amplios. Podramos decir, por ejemplo, que desde septiembre de 2001 los americanos han sido incorporados, en su mayor parte voluntariamente, en un nuevo universo de confinamiento caracterizado por la aceptacin general de actos de tortura y abusos que son pblicos, as como por el derecho de secuestrar (conocido como entregas extraordinarias), y la creacin y expansin de un triangulo de las bermudas de injusticia basado en el principio de que todo el mundo es culpable a menos que se demuestre la inocencia (a veces incluso demostrndola). Lo que originalmente poda parecer que eran medidas de emergencia en un momento de crisis es ahora una forma de vida totalmente institucionalizada. Nos gusten o no, estos mtodos definen cada vez ms lo que significa ser americano.

Pero no piense ni por un segundo que algo ha cambiado. Parte del legado de Bush reside en un nuevo espritu de este pas. En mi niez durante los aos 50, por ejemplo, sabamos quienes eran los torturadores. Los veamos en las pelculas. Eran los sdicos japoneses con sus campos de concentracin, la Gestapo en sus prisiones, y la polica secreta sovitica, el KGB, en sus gulags (an cuando ese trmino no haba entrado en nuestras vidas). Tal y como ahora dice el presidente cada vez que tiene ocasin, y tal y como nosotros lo sabamos entonces, los americanos no torturan."

Hoy en da, una medida de nuestro cambiante mundo americano, sera un chico que pone la serie 24 o que busca emociones fuertes en pelculas de accin en los cines multi-salas de su ciudad, y que sabe que los americanos torturan y que esa tortura, que una vez fue parte de la cultura de nuestros ms malvados enemigos, es ahora una prctica 100% americana y perfectamente justificable (normalmente por la premura del tic-tac de una bomba a punto de estallar). Y tan solo unos pocos pestaean. En la Amrica carcelaria, se acepta. El gruido en la frontera encaja bastante bien con la expresin es de cajn que nuestro Vice-Presidente ha usado para referirse a la necesidad de torturar asfixiando bajo el agua. Ya no queda nadie que rechace la tortura en las pelculas y muy pocos que lo hagan en la realidad. (14)
Chomsky tiene razn cuando dice que todo esto no ha conseguido detener las protestas. Pero discuto que eso signifique que no se est usando represin real. Es bien posible que las protestas contra las guerras de los gobiernos, contra cada una de sus represiones, no hayan sido tan fuertes y compaginadas como podran haberlo sido de no haberse adoptado estas leyes y estas prcticas. Por ejemplo, es difcil or a alguien incluso dentro de la izquierda y los grupos anti-guerra, que apoye a los luchadores por la liberacin, especialmente el movimiento de resistencia que lucha por los derechos de soberana en Irak y Afganistn. Manifestaciones de ese tipo podran llevarle a uno fcilmente a la crcel, o por lo menos traeran repercusiones laborales y sociales. Y sobre las detenciones, los pasivos americanos no son proclives a protestar, con lo que nuestro nmero e importancia es todava menor con la PAT y la PA.

Chomsky escribi en su libro 9/11 que semejantes acciones terroristas son un regalo para los elementos ms severos y represivos en todos los bandos [] (y conseguir) acelerar los planes para la militarizacin, para controlar, para trastocar programas social-democrticos, para transferir la riqueza a sectores minoritarios y minar la democracia en cualesquiera de sus formas.

As que por qu l no reconoce que el estado est usando todava la represin, sobre la cual afirma que ya no se usaba desde los tiempos wilsonianos?

En la pgina 35 parece darnos una respuesta:

No creo que vaya a suponer una prolongada restriccin interna de derechos de manera seria.

Yo sostengo que estas restricciones que he citado y muchas otras no incluidas aqu- demuestran lo contrario.

Incluso el poder legislativo de Vermont parece coincidir conmigo en su declaracin de que la Ley Patriota es el reto ms grande a las libertades civiles desde que se aprob la ley de extranjeros y sedicin de 1978.

3.3. La Ley Patriota y la guerra son buenas para los negocios.

Qu puede resultar mejor para los grandes negocios que lanzar una guerra? Los beneficios se incrementan para la industria aeronutica y armamentstica, para la siderrgica y para la encargada de la reconstruccin en la postguerra. Y hay una recompensa especial para la clase capitalista que es la divisin de la clase trabajadora. Varios millones de trabajadores en esas industrias son distinguidos con buenos salarios por producir los instrumentos para matar a sus hermanos ideolgicos. Estos trabajadores se identifican con el imperialismo. No ven inters material en actuar en solidaridad con trabajadores que han sido invadidos militarmente y se hayan oprimidos.

Hay muchos ms intereses econmicos e ideolgicos que se han conseguido con esta guerra contra el terror, que yo denomino la Era de la Guerra Permanente.

En los primeros meses siguientes a la guerra contra el terror, la tasa de beneficios de los EEUU fue la mayor del mundo. Desde entonces ha descendido pero la guerra todava es rentable para sectores de la clase capitalista. Las bases y los soldados yanquis se han asentado ahora alrededor de Rusia, en la antigua URSS. EEUU consigui destituir al irritante e independiente director de la Organizacin para la Prohibicin de las Armas Qumicas (OPCW). La OPCW que se compone de 188 estados miembros, el 98% de los pases del mundo, aspira a eliminar la categora de armas de destruccin masiva tal y como est definida en la Convencin sobre Armas Qumicas. Como lder responsable de la OPCW, Jos Bustani haba propuesto que se debera inspeccionar a todos los pases, incluyendo a EEUU, que es quien tiene la mayor cantidad de este armamento en el mundo entero. Un responsable as no responda a los intereses del gobierno de EEUU y fue destituido en 2002. Esta superpotencia tambin consigui destituir a Mary Robinson de su cargo como Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU. Ella critic la violacin del derecho internacional en relacin a los prisioneros de EEUU en la base de Guantnamo y critic a Israel por racismo. La lista de ventajas es larga. Nada en esta lista me indica que los EEUU sean ms civilizados, ms democrticos que antes. Creo que este enfoque puede llevar a engao a muchos de sus admiradores y puede frenar su desarrollo como pensadores revolucionarios y activistas.

El diccionario establece que civilizar significa: ilustrar, refinar; el mundo civilizado debe luchar contra la ignorancia.

No es civilizado que tantos estadounidenses sean tan pasivos y no piensen. No es civilizado torturar a la gente y hacerlo tan abiertamente, incluso con orgullo, por parte de muchos estadounidenses de hoy en da. Una sociedad civilizada no encarcela a una gran cantidad de gente en comparacin con el resto de pases del mundo, ni ejecuta a ms prisioneros que cualquier otro pas del mundo muchos de ellos declarados inocentes tras su muerte. No es civilizado que una sociedad que encarcele a la gente durante muchos aos por haber fumado un cigarrillo de marihuana. No es civilizada una sociedad en la que los guardias de las prisiones y la polica torturan a la gente sin reproches, no siendo raro que los lleguen a matar aunque no exista peligro para sus propias vidas.

Cmo puede Chomsky, por una parte, decir que Estados Unidos es el mayor estado terrorista del mundo, y despus considerar que es el ms civilizado? Quiere decir que es incivilizado fuera de sus fronteras pero civilizado dentro de las mismas? Es civilizado en algn caso? Uno no puede matar a gente o hacer que mueran de hambre sistemticamente y de manera diaria y ser civilizado.

Segn mis clculos basados en lecturas de documentos gubernamentales de EEUU, muchos libros y pginas web (un ejemplo es http://www.krysstal.com/democracy ) los EEUU han intervenido con toneladas de dinero, sanciones perjudiciales, bombas y otras armas convencionales, y/o con armamento qumica biolgico o radiactivo, con tropas militares y mercenarios asesinos, o directamente invadiendo 66 pases un total de 159 veces desde 1947.

Eso incluye amaar 35 golpes de estado en 28 pases. Seis de los gobiernos de esos pases fueron derrocados dos o tres veces desde la II Guerra Mundial: Grecia en 1949, 1967; Guatemala en 1954, 1963; Vietnam del Sur en 1955, 1963; Laos en 1958, 1959, 1960; Corea del Sur en 1960, 1979; Bolivia en 1964, 1970. Fall en Venezuela en 2002.

Invasiones de carcter militar han sido justificadas en inters de la seguridad nacional, que es como decir que se hace por la civilizacin y la democracia, contra 15 pases desde la II Guerra Mundial: Corea 1950-53; Cuba 1961; Vietnam desde 1962 hasta 195; Repblica Dominicana 1965; Laos entre 1965 y 1972; Camboya 1969-73; Lbano 1982-3; Nicaragua 1982-88; Panam 1989; Irak 1991, seguida de duros bombardeos y sanciones hasta la nueva invasin en 2003; Somalia en 1992 y 2007; Sudn 1998; Afganistn 2001.

Y antes de la II Guerra Mundial, EEUU actu de la misma manera pero se centr en su patio trasero, Amrica Latina, y en cientos de guerras contra los nativos americanos.

Y cuando la mquina de guerra es tan gigantesca y horripilante, muchos soldados de la sociedad civilizada y sus mercenarios privados bien pagados son lgicamente reducidos a asesinos. Algunos de ellos se convierten en fascistas paramilitares racistas, asesinos comunes o en serie, y violadores. Esta es la mentalidad que lleva a cientos de asesinatos de pobres trabajadores mejicanos en la frontera cada ao, simplemente porque buscan un trabajo ms all de la frontera impuesta por los EEUU. Esta mentalidad patriota engendra un racismo tan extremo que legitima asesinar y torturar a la gente por su color de piel, cultura o religin, incluso por los fetos que abortan. Esta sociedad civilizada crea ciudadanos subhumanos, anestesiados, violentos.

Me avergenza resaltar todo esto, porque Chomsky lo sabe perfectamente. Lo que no entiendo es cmo puede l concluir que a pesar de estas conductas EEUU es todava una sociedad abierta, democrtica, civilizada. No ha diferencias significativas entre un hombre blanco rico que sea presidente y una mujer negra de clase media-alta, o un americano de origen mejicano que sea elegido o propuesto para ser parte del gobierno de la clase capitalista. De qu sirve si las mujeres, o Tos Tom de las minoras, usan sus derechos de igualdad para llegar a ser directores de banco con calculados beneficios, ministros o presidentes de guerra o boxeadores que ensalzan la violencia?

La nica forma de que la gente pueda alcanzar el poder y ejercitarlo es tomando y demoliendo las estructuras de la economa y gobierno capitalista. Y no pueden hacerlo a menos que sean decenas de millones preparados para luchar hasta la muerte. Y eso no puede suceder a menos que sean conscientes de la necesidad de hacerlo. Y no pueden ser conscientes de ello ya que estn atrapados, adormecidos por un sentimiento de desesperanza.

As pues, la represin y no solo la fabricacin del consentimiento- se usa para limitar el apoyo y las acciones orientadas a reformar el sistema o dirigidas a crear un sistema de economa y gobierno distinto del capitalismo y la democracia burguesa, que en realidad es una forma de parlamentarismo dirigido por una minora: la clase capitalista.


NOTAS

1. Chomsky se refiere al sistema de monopolio capitalista de los EEUU como el imperio global de las corporaciones. Como columnista de axisoflogic.com, usar las iniciales CGE para el trmino que sus editores acuaron: Corporate Global Empire. Ambos trminos significan la misma cosa: la hegemona transnacional del sistema econmico capitalista y sus estados aliados imperialistas bajo la tutela del gobierno de EEUU, lo cual incluye la mayora de los partidos polticos del mundo.

2. Los intermediarios en los pases del Tercer Mundo sirven a los intereses de negocios y/o gobiernos extranjeros. Ellos son intermediarios de negocios o lderes polticos, ya sean locales o nacionales, con frecuencia dictadores o militaristas, pero tambin gobiernos democrticos que traicionan a su cultura tradicional nativa y sus economas igualitarias por un poco de dinero suministrado por el CGE y sus lderes polticos del Primer Mundo. La historia est repleta de lacayos de este tipo, desde el siglo XVIII con sus criados chinos hasta el actual gobierno impuesto por el CGE en Afganistn e Irak, incluyendo el as llamado Partido Comunista de Irak.

3. Chomsky escribi un comentario a mi libro Yankee Sandinistas: interviews with North Americans living & working in the new Nicaragua [Sandinistas Yanquis: entrevistas con norteamericanos viviendo y trabajando en la nueva Nicaragua], y otro comentario a mi otro libro Backfire: The CIAs Biggest Burn [El tiro por la culata: El fiasco ms grande de la CIA], sobre agentes dobles cubanos luchando contra la subversin de la CIA.

4. Pepe Crespo de Almera, Espaa, me anim en este ensayo. l hace DVDs de temas polticos. Transcribe y traduce del ingls al espaol. Su DVD nmero 12 es una recopilacin de siete documentales con entrevistas y discursos de Chomsky. He tomado las propias palabras de Chomsky de los siguientes: (a) Poder, Disidencia y Racismo; (b) Poder y Terror; (c) Chomsky sobre Irak; (d) Moralidad Tergiversada; (e) La Gran Estrategia Imperial y Latino Amrica; (f) La Fabricacin del Consentimiento; y (g) Rebelde sin Pausa. El ttulo del DVD de Crespo es: Historia, Mentiras y Guerras 12: Noam Chomsky. Ver: Producciones Porcinas Crespo.

5. Estas citas estn sacadas de (g) Rebelde sin Pausa y de (f) La Fabricacin del Consentimiento. He podido cometer algn error de puntuacin o en alguna palabra, ya que transcribo conforme veo los documentales y no dispongo de los textos originales. Este ser el caso para la mayora de mis citas de Chomsky. Lamento cualquier error pero estoy seguro de que no afectar al contenido o el significado.

6. De An Absent Presence de Caroline Chung Simpson, que cita a Wendy Kozol, una profesora de estudios de gnero y mujeres.

7. U.S. Labor Law, revista Dollar & Sense, septiembre/octubre de 2003.

8. What is the USA Patriot Act? de Kellie Gasnik y William Pleasant del Partido Verde en Savannah, Georgia.

9. Ron Kovic lleg a ser un activista en contra de la Guerra muy conocido. Haba sido seriamente herido cuando era soldado en Vietnam. Escribi el libro Born on the Fourth of July [Nacido el cuatro de julio] del que se hizo una pelcula.

10. The Bureau (FBI) in War and Peace tomado del libro The Lawless State, Penguin, 1976.

Algunas veces no me queda claro si cito directamente las palabras de los autores del libro o de sus citas. Ya sean mis citas las palabras de los autores o las de sus citados, confo en que los hechos sean precisos. Ver tambin: Agents of Repression de Ward Churchill y Jim Vander Wall, South End Press, 1988.

11. Tomado de su artculo Martial law threat is real [La Amenaza de la Ley Marcial es Real], 31 de Julio de 2007. Dave a un antiguo colega mo en Los Angeles Vanguard, premiado periodista y coautor de The Case for Impeachment: Legal Arguments for Removing President George W. Bush from Office [El Caso de la Impugnacin: Argumentos Legales para apartar al Presidente George W. Bush del Cargo].

12. Segn American Civil Liberties Union.

13. El 20 de agosto de 2004, el Washington Post sac una historia sobre el senador Kennedy que haba sido parado y preguntado cinco veces en marzo de aquel ao, porque estaba en la lista negra para volar.

14. Journey to the Dark Side: The Bush Legacy [Viaje al Lado Oscuro: El Legado de Bush].

* Se trata de un juego de palabras que pierde su sentido en espaol. El trmino original en ingls es embedded, que suena algo parecido a estar en la cama con alguien (to be in bed with), lo cual permite cierto sarcasmo de connotacin sexual sobre estos reporteros cuya objetividad estaba contaminada por su proximidad con las tropas sobre las que deban informar.

(Artculo publicado originalmente el 16/01/2008, en ingls en www.axisoflogic.com y editado con algunas modificiaciones en la propia pgina de Ron Ridenour.)

Traduccin: Pepe Crespo

Fuente: http://elchiroilustrado.blogspot.com/2010/07/el-debate-chomsky.html


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter