Portada :: Cultura :: Arte
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-02-2005

Arte en la frontera

Carolina del Olmo
Ladinamo


Mxico es este ao el pas invitado de ARCO, la feria de arte contemporneo de Madrid. Entre las exposiciones paralelas a la feria, hay diversas muestras de arte de Tijuana, una ciudad indisolublemente ligada al adjetivo fronteriza. Entre ellas, en el Parque Ferial Juan Carlos I se prev la instalacin de una reproduccin de 1,5 km del muro que construy EE UU para separar San Diego de Tijuana, cubierto por reproducciones de obras de artistas locales con ocasin del polmico foro Tijuana, la Tercera Nacin.

 


Buena parte de la actividad artstica y cultural tijuanense gira en torno a una supuesta identidad fronteriza y transnacional que no todos los artistas locales viven como algo propio. Tijuana lleva muchos aos desde la ley seca siendo el lugar donde los norteamericanos sienten que pueden hacer todo lo que no les est permitido en su pas, una ciudad donde reina la violencia, la explotacin y el narcotrfico. En los ltimos aos han proliferado los discursos que tratan de mejorar la imagen de esta urbe, alejada a la fuerza de la identidad cultural mexicana, presentndola como el smmum del mestizaje, la hibridacin y la fusin de culturas.

Uno de los ejemplos ms recientes de esta reconversin cultural ha sido el foro Tijuana, la Tercera Nacin, un conjunto de conferencias, exposiciones, ciclos de cine y conciertos celebrado entre abril y agosto de 2004. Este encuentro multicultural en torno a la riqueza y la diversidad creativa de la frontera, en el que se dan cita los elementos de fusin cultural de una ciudad concebida como una tercera nacin entre Mxico y EE UU, fue objeto de polmica desde el principio. Entre otras cosas, se acus a los organizadores del foro de montarlo desde el centro, de espaldas a Tijuana y su tejido artstico y cultural.

Lo cierto es que quien organiz, ide y financi (junto a Telefnica y Coca-Cola) el evento fue el empresario espaol Antonio Navaln, representante del poderoso grupo Prisa en Mxico e intermediario comercial ligado a los ms sonados escndalos de corrupcin poltica y financiera en Espaa, en palabras de Luis Hernndez Navarro, del diario mexicano La Jornada. Para colmo, una de las dos grandes exposiciones que componan la vertiente de artes plsticas del foro, El corazn sobre el asfalto, era obra de una pintora espaola, Mnica Roibal, que ni siquiera haba pisado Tijuana y que, mira t por donde, result ser la esposa de Navaln.

Humberto Flix Berumen, autor del libro Tijuana la horrible, se pregunta: A qu se debe que un empresario, que un grupo llegue a Tijuana y empiece a invertir cantidades importantes en la ciudad? Por qu ese inters? No se tratar de mostrar la cara amable de un consorcio econmico espaol que quiere abrir mercado en esta zona y hacia Estados Unidos? Y adems, somos una tercera nacin? Yo creo que no, el ttulo suena muy bonito pero no se corresponde con la realidad.

Para los organizadores, el foro carece de implicacin poltica o social y simplemente pretender mostrar cmo a travs de la cultura puede alcanzarse un entendimiento y un respeto multicultural entre los dos lados de la frontera, que conviven da a da en relacin de igualdad. Sin embargo, las crticas en torno a este concepto de tercera nacin han arreciado en un cierto sector del mundo cultural tijuanense que se niega a reconocerse en esta presentacin dulcificada de la realidad. Para Heriberto Ypez, artista y escritor local, Tijuana no es realmente transfronteriza. En algunas partes Tijuana tiene hasta tres muros que la dividen de Estados Unidos, as que ms que transfronterizas, Tijuana y San Diego son kafkianas.

En efecto, Tijuana es una ciudad cercada por un muro, fabricado con restos de la primera invasin norteamericana de Iraq, en el que han muerto ms de dos mil quinientas personas en diez aos, vctimas de la operacin Gate Keeper, un dispositivo anti-inmigracin del gobierno estadounidense. Esta barda, como la llaman all, fue el lugar elegido por el empresario Antonio Navaln para la exposicin colectiva Grito Creativo, dos kilmetros y medio de muro cubiertos con reproducciones de obras de artistas locales.

Precisamente Heriberto Ypez fue uno de los artistas cuyo trabajo fue seleccionado sin ni siquiera consultarle para la exposicin. A travs de una carta dirigida a los organizadores, Ypez pidi que se retirara su obra y asegur que Grito Creativo era un espectculo intelectualmente pobre y una falta de respeto, un show visual en un cementerio. Das despus los organizadores le avisaron de que retiraran su pieza y pondran otra en su lugar. Los comprendo dijo Ypez, si dejaran que el muro se viera entre las obras de arte, su fea realidad les iba a echar a perder el art show. Que pongan lo que quieran. Que tomen fotos y justifiquen eso ante las empresas multinacionales patrocinadoras. Todo el mundo sabe que la frontera es una lnea de muerte: 2.650 cadveres desde 1994. Aunque, claro, como no hay fotos de esos muertos ni de los abusos que ocurren en la frontera, resulta que sta es mega cool, su arte instalacin lo prueba, la frontera es acogedora, moderna, happyland! Viva el art show!. Veamos cul es su opinin .


Crees que vivimos una poca en la que cabe exigir al artista alguna forma de "toma de postura"?

No tener postura es estar invertebrado. El arte apoltico es una anacrona pura. Las obras de arte que slo estn preocupadas por lo que llaman la forma no existe una forma sin ideologa no me parecen ms interesantes o audaces que la mayonesa o el talco.


Qu opinas de la exaltacin del concepto de identidad fronteriza de Tijuana, la Tercera Nacin?

Desde los aos noventa conceptos como hibridacin, fusin y ahora tercera nacin han sido utilizados para definir la cultura de la frontera de Mxico y Latinoamrica con Estados Unidos. Me parecen metforas hegelianas, neoliberales y, en el mejor de los casos, ingenuas. Esta frontera no se define por sus fusiones sino por sus fisiones. No por sus hibridaciones sino por sus des-encuentros. El fenmeno central de este frontera amurallada es la asimetra, la desigualdad, la resistencia, no la hibridacin.


Qu motivos te llevaron a pedir la retirada de tu obra de Grito Creativo?

No estoy ticamente de acuerdo con que usen mi obra para fines polticos evidentes y que, por supuesto, quieren ocultarse. Las imgenes acompaadas de palabras como unida, universal, solidaria, moderna, fusin estn siendo utilizadas de manera decorativa, como encubrimiento de una dolorosa realidad de la cual ese sitio es emblemtico: la mortandad en la migracin mexicana hacia EE UU, el carcter criminal de la poltica migratoria estadounidense y la complicidad del Estado mexicano. El arte no puede colaborar o callar ante esto. El arte se define precisamente como visin crtica. Si el artista ya no sabe cmo criticar, por lo menos debe tener la decencia de no estorbar a que la realidad misma se muestre tal como es. Quiz ha llegado el momento en que la funcin del artista sea retirarse de ciertos tiempos y espacios, remover las formas particulares de arte que han servido para la fijacin de un discurso oficial y culturalmente nocivo.


El artista espaol Rogelio Lpez Cuenca dijo en una ocasin que el arte pblico se haba convertido en la guinda del pastel especulativo que son las ciudades espaolas. T has hablado de cmo se ha usado el arte para limpiar la imagen de Tijuana. Qu margen de accin crees que le queda al arte pblico?

Creo que el arte pblico, especialmente el no institucionalizado, tiene que redefinirse. No servir de ornamentacin o remate de ningn negocio. En Mxico acaban de instalar una tienda Wal-Mart junto a la pirmide del Sol en Teotihuacan. El arte instalacin, como dialctica de redefinicin y resistencia social en las ciudades, es ms necesario que nunca.


Crees pertinente defender algn tipo de relacin especfica entre arte e identidad nacional o cultural?

Lo que creo es que habemos naciones que estamos siendo agredidas por la cultura norteamericana, las corporaciones y otras formas de imperialismo. En estas naciones hablo desde mi posicin glocal resistir desde el arte y resistir las prebendas que el mundo del arte ofrece es una labor clave. De no hacerlo, como escriba Richard Rodrguez, todas las ciudades sern como Tijuana. La narcocultura aflora. Las corporaciones tienen el control de la ciudad. Una buena parte de la poblacin labora en las maquiladoras y vive en barrios jodidos. La corrupcin impera y los norteamericanos nos vigilan. Cranme, no se lo recomiendo.


Heriberto Ypez ha publicado recientemente la novela El matasellos (Sudamericana, 2004)

www.hyepez.blogspot.com




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter