Portada :: Opinin :: J. Petras
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-08-2010

El Sindicato Mexicano de Electricistas contra el Presidente Caldern
Clase social, lucha, represin y auge del poder del narcotrfico

James Petras
Rebelin

Traducido para Rebelin por Ricardo Garca


Existe relacin directa entre el auge de las bandas delictivas, la profundizacin del neoliberalismo y la represin de los movimientos sociales y los sindicatos.

El despido llevado a cabo por el Presidente Caldern de ms de 44.000 electricistas sindicados es el ltimo de una serie de actos de represin que ha hecho pedazos el tejido social. La negacin de un puesto de trabajo coherente y bien remunerado y la criminalizacin de organizaciones sindicales legtimas como el Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) han desembocado en emigracin masiva y en un incremento del nmero de jvenes que se incorporan a bandas dedicadas al narcotrfico. La represin estatal y la corrupcin electoral han impedido que los trabajadores mexicanos canalicen sus quejas por vas legales y han contribuido y fomentado la aparicin de un narco-Estado paralelo que controla grandes regiones del pas y recluta a los hombres y mujeres jvenes que pretenden huir de la pobreza.

En los ltimos 25 aos, Mxico ha retrocedido desde el punto de vista social, econmico y poltico como consecuencia de la ofensiva neoliberal iniciada con las elecciones fraudulentas de 1988, en las que Carlos Salinas arrebat la presidencia a Chuahtemoc Crdenas. A continuacin, Salinas suscribi el tratado de libre comercio, el NAFTA, que llev a la quiebra a ms de 10 millones de agricultores, campesinos y pequeos comerciantes mexicanos, lo que impuls a muchos de ellos a emigrar, a otros a unirse a movimientos sociales y, a algunos, a rebelarse, como sucedi con el Ejrcito Zapatista de Liberacin Nacional (EZLN). Desde la firma del NAFTA han emigrado ms de 10 millones de mexicanos.

La represin estatal y el aislamiento forzoso del EZLN, en Chiapas, y de otros movimientos de mbito rural en Guerrero, Michoacn y otras zonas, y la denegacin de justicia agraria obligaron a muchos campesinos a huir a suburbios urbanos donde finalmente algunos ingresaron en las bandas emergentes dedicadas al narcotrfico.

A principios del nuevo milenio, el experimento de Mxico con las reformas neoliberales agrav las crisis sistmicas: las desigualdades se agudizaron, la economa se estanc y la pobreza aument. En consecuencia, millones de mexicanos huyeron cruzando la frontera para penetrar en Norteamrica o se unieron a movimientos populares que pretendan transformar el sistema.

Surgieron dos movimientos sociales y polticos poderosos que trataron de invertir el deslizamiento de Mxico hacia la descomposicin poltica y la desintegracin social. En el frente poltico, Andrs Manuel Lpez Obrador, el candidato presidencial de una amplia coalicin ciudadana, condujo a millones de ellos a una victoria electoral en el ao 2006, que le negaron mediante el fraude electoral masivo perpetrado por los partidarios de Caldern. El segundo movimiento, una coalicin de sindicatos y movimientos sociales liderada por el SME, luch para preservar el sistema pblico de seguridad social y evitar la privatizacin y explotacin de la red elctrica de la voraz depredacin de la clase capitalista nacional y extranjera.

En Ciudad de Mxico y en todas las dems provincias hubo movilizaciones masivas en las que se manifestaron miles de personas, mientras millones de consumidores expresaban su solidaridad, como hicieron todos los principales sindicatos de Europa, Amrica Latina y otras regiones.

Lo que estaba en juego no era slo el empleo de los trabajadores sindicados del sector elctrico y el sistema de seguridad social, sino uno de los movimientos sociales ms eficaces a la hora de defender una red de proteccin social para la clase trabajadora.

Al atacar al SME y al sistema de seguridad social, una de las ltimas grandes instituciones sociales que proporciona cohesin social, Caldern y el sistema judicial estaban negando adems a los mexicanos instrumentos sociales y polticos legales mediante los cuales pudieran aspirar a defender su nivel de vida.

Al desbaratar la red social a travs de la privatizacin de programas e instituciones pblicos mediante la represin de movimientos sociales esenciales como el de los zapatistas de Chiapas, los maestros y sindicatos de Oaxaca o el SME de Ciudad de Mxico, el Estado mexicano est negando de hecho las esperanzas de mejora a travs de procesos polticos democrticos.

El estancamiento neoliberal, la represin que sufren los movimientos populares democrticos a manos del Estado y el robo reiterado de victorias electorales obtenidas por movimientos populares en 1987 y 2006 se ha traducido, como siempre, en un desencanto profundo y generalizado hacia la poltica. Y lo que resulta an ms amenazador: ha convertido a miles de jvenes mexicanos en enemigos del Estado y los ha impulsado a integrarse en las numerosas bandas violentas dedicadas al trfico de droga. El rechazo de los estados de Mxico a los cambios electorales pacficos, su insistencia en reprimirlos y la negacin de los derechos de los movimientos sociales como el SME han dejado pocas salidas a la frustracin generalizada que se filtra bajo la superficie de la sociedad.

En los ltimos cuatro aos han sido asesinados en el conjunto de las regiones del pas ms de 25.000 policas, soldados, civiles y narcotraficantes. Pese a la militarizacin impuesta por Caldern en todo el territorio nacional, los 40.000 soldados presentes en las calles no han logrado impedir la escalada de violencia, lo que demuestra con claridad el fracaso de la opcin represora para poner fin a la violencia e impedir en Mxico una desmembracin que lo convierta en Estado fallido.

La recuperacin y reconstruccin de Mxico pasa por el fortalecimiento del tejido social mexicano: la promocin de los movimientos sociales y urbanos y, concretamente, de los sindicatos democrticos de masas como el SME.

Estos movimientos y sindicatos son los ladrillos fundamentales para la transformacin de la sociedad mexicana: el fin del neoliberalismo, la anulacin del NAFTA y la reconstruccin de un sector pblico pujante bajo el control de los trabajadores. Para combatir los males gemelos que representan el Estado neoliberal corrupto y militarizado y su versin paralela, el narco-Estado violento que estalla de forma recurrente y aterroriza al pas, se debe aglutinar un nuevo movimiento poltico y social de masas que ane la solidaridad con los sindicatos como el SME y el carisma popular de lderes polticos como Lpez Obrador para presentar un programa radical de reconstruccin nacional y justicia social. La alternativa es una desintegracin mayor del Estado mexicano y una degradacin que deje sumido al pas en una situacin de violencia generalizada e interminable, donde los ricos vivan en fortalezas armadas y los pobres queden sometidos a la depredacin violenta del Ejrcito y de los narco-terroristas.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter