Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-08-2010

Sarkozy, hacia el caos?

Nabila Ramdani
The Guardian / Presseurop


Se trata de un vdeo especialemente desgarrador, incluso para los estndares de la polica "vecinal" francesa. Las imgenes, grabadas por un videoaficionado, muestran a la polica antidisturbios en el conocido barrio de Seine-Saint-Denis de Pars, disolviendo una manifestacin de madres desahuciadas, algunas de ellas embarazadas. Los policas, dando muestras del tipo de respeto y sensibilidad que reservan normalmente para las personas ebrias, golpean, maltratan y arrastran a las manifestantes por la carretera, junto a sus bebs y nios pequeos que lloran sin cesar.

Las imgenes se grabaron a primera hora del 21 de julio en la localidad especialmente inestable de La Courneuve, fuera de un bloque de pisos llamado Balzac. Est prevista la demolicin de este decadente edificio de 15 pisos, por lo que decenas de ocupantes ilegales se quedarn sin hogar. Entre ellos se encuentran numerosas jvenes originarias de Costa de Marfil, como se observa en las imgenes, mientras se manifestaban durante una sentada. Se puede ver cmo al menos una mujer embarazada se desmaya, mientras un nio pequeo llora histricamente cuando le arrastran por el suelo bajo su madre. Mientras, los policas armados y rapados llevan chalecos antibalas y muestran claramente la insignia de la CRS, la infame Compagnie Rpublicaine deSecurit, famosa por su violencia al reprimir a los enemigos del Estado durante las manifestaciones estudiantiles y sindicales de mayo de 1968. Con una banda sonora de chillidos, llantos y splicas de "Dejadnos tranquilas!", las imgenes de La Courneuve han hecho que se exija una investigacin por la brutalidad de la polica y se castigue a los implicados.

A pesar de que la atencin se centra en las legendarias fuerzas del orden francesas, no hay duda de que el principal sospechoso de incitar el odio racial y la intimidacin es el mismo presidente Nicolas Sarkozy. No olvidemos que se trata del poltico que una vez describi a los alborotadores de lugares como La Courneuve como "escoria" que deban "quitarse del medio con una manguera de alta presin". Como ministro de Interior, se enorgulleci de su apodo de "Le Top Cop" y de enviar en masa a policas fuertemente armados al ms mnimo indicio de disturbio, por trivial que fuera.Tal y como se prevea cuando lleg a la presidencia en 2007, la administracin de Sarkozy se ha caracterizado por la generalizacin de los disturbios sociales, incluidos los acontecidos el mes pasado en Grenoble, al este de Francia. En esas batallas en plena calle, el fuego arras establecimientos y vehculos y se intercambiaron disparos entre la polica y los jvenes. En otro disturbio en Saint Aignan, en el centro del pas, una serie de bandas de enmascarados asaltaron una comisara de polica despus de que un gitano falleciera por los disparosdurante una persecucin policial.

Inmediatamente, Sarkozy culp de los disturbios a los inmigrantes y anunci una serie de medidas de gran alcance para mantenerlos a raya. Esto implicaba una "guerra a la delincuencia" a golpes de porra para solucionar lo que describa como los graves "problemas para la seguridad" planteados por indeseables "nacidos en el extranjero". Sarkozy, el pensador de derecha cada vez ms radical, adems afirm que revocara la nacionalidad francesa a cualquier inmigrante que cometiera algn delito, as como que actuara con cautela con respecto a los ciudadanos franceses con ascendencia extranjera. Se revisaran las prestaciones sociales concedidas a los inmigrantes sin papeles y se elevaran las penas mnimas a los delincuentes. Adems, la polica de Sarkozy comenz a arrasar campamentos gitanos, ya que el presidente prometi expulsar a los cngaros itinerantes de un modo que ya ha sido comparado a las limpiezas tnicas.

"Estamos sufriendo las consecuencias de 50 aos de regulacin insuficiente sobre inmigracin, lo que ha producido el fracaso de la integracin", aadi amablemente Sarkozy, por si alguien tena dudas sobre a quin consideraba como mayor amenaza de la estabilidad de la Repblica. Sarkozy no se pronunci sobre el lugar que ocupaban las embarazadas y sus hijos pequeos en esa amenaza, pero su silencio sobre el vdeo de La Courneuve es ms que elocuente. Mientras lucha por distanciarse de los numerosos problemas que invaden su administracin, sera de esperar que los desgarradores llantos de las jvenes madres y sus bebs sirvieran para que se diera cuenta de que atacar a objetivos fciles como inmigrantes vulnerables no sirve de nada.

Fuente: http://www.presseurop.eu/es/content/article/307121-sarkozy-hacia-el-caos



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter