Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-08-2010

Preparando la III Guerra Mundial (I)
Objetivo Irn

Michel Chossudovsky
Global Research


La humanidad est en una encrucijada peligrosa. Los preparativos de guerra para atacar a Irn estn en un estado avanzado de preparacin. Sistemas de alta tecnologa, incluyendo las armas nucleares, estn totalmente desplegados.

Esta aventura militar ha estado en el tablero de dibujo del Pentgono desde mediados de la dcada de 1990. Primero Iraq, luego Irn segn documentos desclasificados de 1995 del Comando Central de EE.UU.

La escalada es parte de la agenda militar. Mientras que Irn, es el prximo objetivo junto con Siria y el Lbano, este despliegue estratgico militar tambin amenaza a Corea del Norte, China y Rusia.

Desde 2005, los EE.UU. y sus aliados, incluidos los interlocutores de los Estados Unidos de la OTAN e Israel, han estado involucrados en el amplio despliegue y el almacenamiento de los sistemas de armas avanzados.

Los sistemas de defensa area de los EE.UU., los pases miembros de la OTAN e Israel estn totalmente integrados.

Se trata de una tarea coordinada del Pentgono, la OTAN, de la Fuerza de Defensa de Israel (FID), con participacin activa de los militares de varios de los pases de la OTAN y no-socios, incluyendo los estados rabes de primera lnea (los miembros de la OTAN del Dilogo Mediterrneo y la Iniciativa de Cooperacin de Estambul), Arabia Saudita, Japn, Corea del Sur, India, Indonesia, Singapur, Australia, entre otros. (La OTAN se compone de 28 estados miembros. Otros 21 pases son miembros del Consejo de la Alianza Euro-Atlntica (EAPC); el Dilogo Mediterrneo y la Iniciativa de Cooperacin de Estambul cuenta con diez pases rabes e Israel.

El papel de Egipto, los Estados del Golfo y Arabia Saudita (dentro de la alianza militar ampliada) es de particular relevancia. Egipto controla el trnsito de buques de guerra y buques petroleros por el Canal de Suez. Arabia Saudita y los Estados del Golfo ocupan la costa occidental del sur del Golfo Prsico, el estrecho de Ormuz y el Golfo de Omn.

A principios de junio, informa Egipto, que permiti a once buques de EE.UU. y de Israel pasar por el Canal de Suez, en una aparente seal . a Irn. El 12 de junio, puntos de venta de prensa regional informaron que los saudes haban concedido a Israel la autorizacin para sobrevolar su espacio areo (Mirak Weissbach Muriel, Israels Insane War on Iran Must Be Prevented, Global Research, 31 de julio de 2010) En la doctrina militar posterior al 11-S, el despliegue masivo de armamento militar se defini como parte de la llamada Guerra Global contra el Terrorismo, apuntando a organizaciones terroristas no estatales como Al Qaeda y los llamados Estados patrocinadores del terrorismo , entre ellos Irn, Siria, Lbano y Sudn.

La creacin de nuevas bases militares de EE.UU., el almacenamiento de los sistemas de armas avanzadas, incluyendo las armas nucleares tcticas, etc . se llevaron a cabo como parte de la preventiva doctrina militar defensiva bajo el paraguas de la Guerra Global contra el Terrorismo.

G
uerra y crisis econmica

Las consecuencias de un ataque ms amplio de Estados Unidos y la OTAN a Israel contra Irn son de largo alcance.

La guerra y la crisis econmica estn ntimamente relacionadas. La economa de guerra se financia por Wall Street, que se erige en el acreedor de la administracin de EE.UU.

Los productores de armas de EE.UU. son los destinatarios de miles de millones de dlares del Departamento de Defensa de EE.UU. por los contratos de adquisicin de sistemas de armas avanzados.

A su vez, la batalla por el petrleo en Oriente Medio y Asia Central sirve directamente a los intereses de los gigantes del petrleo anglo-estadounidenses. Los EE.UU. y sus aliados estn batiendo los tambores de guerra a la altura de una depresin econmica mundial, por no mencionar la catstrofe ambiental ms grave de la historia mundial. En un giro amargo, uno de los grandes jugadores (BP) en el tablero de ajedrez geopoltico de Asia Central en el Medio Oriente, antiguamente conocida como la Anglo-Persian Oil, ha sido el instigador de la catstrofe ecolgica en el Golfo de Mxico.

Medios de desinformacin

La opinin pblica, influida por el bombo los medios de comunicacin, ofrece apoyo tcito, indiferente o ignorante de los posibles impactos de lo que se mantiene como un ad hoc punitivo de la operacin dirigida contra las instalaciones nucleares de Irn en lugar de una guerra total.

Los preparativos de guerra incluyen el despliegue de los fabricantes de armas nucleares de EE.UU. e Israel.

En este contexto, las consecuencias devastadoras de una guerra nuclear se trivializan o simplemente no se mencionan.

La crisis real que amenaza a la humanidad es el calentamiento global, segn los medios y Gobierno, y no la guerra.

La guerra contra Irn se presenta a la opinin pblica como un tema entre otros. No se ofrece como una amenaza a la Madre Tierra, como el caso del calentamiento global. No es noticia de primera plana. El hecho de que un ataque contra Irn podra llevar a una potencial escalada y desencadenar una guerra global no es motivo de preocupacin.

C
ulto a la muerte y la destruccin

La mquina global de matar tambin es sostenida por el culto a la muerte y la destruccin que impregna las pelculas de Hollywood, por no mencionar las guerras en prime time y las series de televisin sobre delincuencia.

Este culto a la matanza est respaldado por la CIA y el Pentgono, que tambin apoy (financi) producciones de Hollywood como instrumento de propaganda de guerra:

El Ex-agente de la CIA Bob Baer dijo: Hay una simbiosis entre la CIA y Hollywood y revel que el ex director de la CIA, George Tenet, se encuentra actualmente en Hollywood, hablando con los estudios. (Matthew Alford and Robbie Graham, Lights, Camera Covert Action: The Deep Politics of Hollywood, Global Research, 31 de enero de 2009). La mquina de matar se despliega a nivel global dentro del marco de la estructura de comando de combate unificado. Y se mantiene habitualmente por instituciones de gobierno, medios corporativos, y mandarines e intelectuales a las rdenes del Nuevo Orden Mundial, y desde los think tanks de Washington y los institutos de investigacin de estudios estratgicos, como instrumento indiscutible de la paz y la prosperidad mundial. La cultura de la muerte y la violencia se ha grabado en la conciencia humana.

La guerra es ampliamente aceptada como parte de un proceso social: la Patria tiene que ser defendida y protegida.

La violencia legitimada y las ejecuciones extrajudiciales contra los terroristas se mantienen en las democracias occidentales, como instrumentos necesarios de seguridad nacional.

Una guerra humanitaria es sostenida por la llamada comunidad internacional. No se condena como un acto criminal. Los arquitectos principales son recompensados por sus aportes a la paz mundial. En cuanto a Irn, lo que se est desarrollando es la legitimacin directa de la guerra en nombre de una idea ilusoria de seguridad mundial.

Un ataque areo preventivo contra Irn llevara a una escalada.

En la actualidad hay tres teatros de guerra por separado en el Oriente Medio Asia Central: Irak, Af-Pak, y Palestina.

Si Irn fuera objeto de un ataque areo preventivo por las fuerzas aliadas, toda la regin, desde el Mediterrneo Oriental hasta la frontera occidental de China con Afganistn y Pakistn, podra estallar, lo que nos conduce potencialmente a un escenario de Tercera Guerra Mundial.

La guerra tambin se extendera al Lbano y Siria. Es muy poco probable que los atentados, si se aplicaran, quedasen circunscritos a las instalaciones nucleares de Irn como afirman las declaraciones oficiales de EE.UU. y la OTAN. Lo ms probable es un ataque areo tanto a infraestructuras militares como civiles, sistemas de transporte, fbricas, y edificios pblicos.

Irn, con un diez por ciento estimado del petrleo mundial, ocupa el tercer lugar mundial de las reservas de gas, despus de Arabia Saudita (25%) e Iraq (11%) en el tamao de sus reservas. En comparacin, los EE.UU. tiene menos de 2,8% de las reservas mundiales de petrleo. (Vase Eric Waddell, The Battle for Oil, Global Research, diciembre de 2004).

Es de importancia el reciente descubrimiento en Irn, en Soumar y Halgan, de las segundas mayores reservas mundiales conocidas que se estiman en 12,4 billones de pies cbicos. Apuntar a Irn no slo consiste en recuperar el control anglo-estadounidense sobre el petrleo y la economa de gas, incluyendo rutas de oleoductos, sino que tambin cuestiona la presencia e influencia de China y Rusia en la regin.

El ataque planificado contra Irn forma parte de un mapa global coordinado de orientacin militar. Es parte de la larga guerra del Pentgono, una provechosa guerra sin fronteras, un proyecto de dominacin mundial, una secuencia de operaciones militares.

Los planificadores militares de EE.UU. y la OTAN han previsto diversos escenarios de la escalada militar. Tambin son muy conscientes de las implicaciones geopolticas, a saber, que la guerra podra extenderse ms all de la regin del Oriente Medio a Asia Central. Los efectos econmicos sobre los mercados del petrleo, etc. tambin se han analizado. Mientras que Irn, Siria y el Lbano son los objetivos inmediatos, China, Rusia, Corea del Norte, por no hablar de Venezuela y Cuba, son tambin objeto de amenazas de EE.UU.

Est en juego la estructura de las alianzas militares. Los despliegues militares de la OTAN-EEUU-Israel, incluyendo las maniobras militares y ejercicios realizados en Rusia y sus fronteras inmediatas a China tienen una relacin directa con la guerra propuesta contra Irn.

Estas veladas amenazas, incluyendo su calendario, constituyen un claro aviso a los antiguos poderes de la era de la Guerra Fra, para evitar que puedan interferir en un ataque de Estados Unidos contra Irn.

Guerra Mundial

El objetivo estratgico a medio plazo es llegar a Irn y neutralizar a sus aliados, a travs de la diplomacia de los caonazos. El objetivo militar a largo plazo es dirigirse directamente a China y Rusia.

Aunque Irn es el objetivo inmediato, el despliegue militar no se limita a Oriente Medio y Asia Central. Una agenda militar global se ha formulado.

El despliegue de tropas de la coalicin y los sistemas de armas avanzadas de los EE.UU., la OTAN y sus socios se est produciendo de forma simultnea en todas las principales regiones del mundo.

Las acciones recientes de los militares de EE.UU. frente a las costas de Corea del Norte en forma de maniobras, son parte de un diseo global.

Los ejercicios militares, simulacros de guerra, el despliegue de armas, etc de EE.UU., la OTAN y sus aliados que se estn llevando a cabo simultneamente en los principales puntos geopolticos, van dirigidos principalmente a Rusia y China.

- La Pennsula de Corea, el Mar de Japn, el estrecho de Taiwn, el Mar Meridional de China, amenaza a China.

- El despliegue de misiles Patriot en Polonia, el centro de alerta temprana en la Repblica Checa, amenaza a Rusia.

- Despliegues navales en Bulgaria, Rumania en el Mar Negro, amenazando a Rusia.

- Despliegues de tropas de la OTAN y EE.UU. en Georgia.

- Un despliegue formidable naval en el Golfo Prsico, incluidos los submarinos israeles dirigidos contra Irn.

Al mismo tiempo, el Mediterrneo Oriental, el Mar Negro, el Caribe, Amrica Central y la regin andina de Amrica del Sur, son las zonas de la militarizacin en curso. En Amrica Latina y el Caribe, las amenazas se dirigen contra Venezuela y Cuba.

Ayuda militar de EEUU

A su vez, transferencias de armas a gran escala se han llevado a cabo bajo la bandera de EE.UU. como ayuda militar a pases seleccionados, incluyendo 5 mil millones de dlares en un acuerdo de armamento con la India que se destina a mejorar las capacidades de la India contra China. (Huge U.S.-India Arms Deal To Contain China, Global Times, 13 de julio de 2010).

[La venta de armas] significar mejorar las relaciones entre Washington y Nueva Delhi, y, de forma deliberada o no, tendr el efecto de contener la influencia de China en la regin. (Citado en Rick Rozoff, Confronting both China and Russia: U.S. Risks Military Clash With China In Yellow Sea, Global Research, 16 de julio de 2010).

Los EE.UU. han alcanzado acuerdos de cooperacin militar con algunos pases del sur de Asia Oriental, como Singapur, Vietnam e Indonesia, incluyendo su ayuda militar, as como la participacin en maniobras militares dirigidas por Estados Unidos en la Cuenca del Pacfico (julio-agosto 2010). Estos acuerdos son de apoyo a las implementaciones de las armas dirigidas contra la Repblica Popular de China. (Ver Rick Rozoff, Confronting both China and Russia: U.S. Risks Military Clash With China In Yellow Sea, Global Research, 16 de julio de 2010).

Del mismo modo, y ms directamente relacionado con el ataque planificado contra Irn, los EE.UU. est armando a los Estados del Golfo (Bahrein, Kuwait, Qatar y los Emiratos rabes Unidos) con el interceptor de misiles tierra-aire, Patriot Advanced Capability-3 y la Terminal High Altitude Area Defense (THAAD), as como los basados en estndar de misiles mar-3 interceptores instalados en buques de guerra de clase Aegis en el Golfo Prsico. (Ver Rozoff Rick, NATOs Role In The Military Encirclement Of Iran, 10 de febrero de 2010).

Calendario de almacenamiento militar y de implementacin

Lo que es crucial en lo que respecta a las transferencias de armas de EE.UU. a los pases socios y aliados, es el momento real de la entrega y el despliegue. El lanzamiento de una operacin militar patrocinada de EE.UU. normalmente ocurrira una vez que estos sistemas de armas estn en su lugar, tras el despliegue efectivo de la aplicacin de la capacitacin del personal. (Por ejemplo, la India).

Lo que estamos tratando es un diseo militar mundial cuidadosamente coordinado controlado por el Pentgono, con la participacin de las fuerzas armadas combinadas de ms de cuarenta pases. Este despliegue militar multinacional mundial es, con mucho, el mayor despliegue de sistemas de armas avanzados de la historia.

A su vez, los EE.UU. y sus aliados han establecido nuevas bases militares en diferentes partes del mundo. La superficie de la Tierra est estructurada como un enorme campo de batalla . (Ver Jules Dufour, The Worldwide Network of US Military Bases, Investigacin Global, 01 de julio 2007).

El Comando Unificado de la estructura geogrfica dividida en comandos de combate se basa en una estrategia de militarizacin a nivel global. Los militares EE.UU. tiene bases en 63 pases. Marcas de nuevas bases militares han sido construidas a partir de 11 de septiembre 2001 en siete pases. En total, hay 255.065 militares desplegados de EE.UU. en todo el mundo. (Ver Jules Dufour, The Worldwide Network of US Military Bases, Investigacin Global, 01 de julio 2007.

Escenario de la III Guerra Mundial

Este despliegue militar se produce en varias regiones al mismo tiempo bajo la coordinacin de los comandos regionales de EE.UU., con la participacin en el almacenamiento de los arsenales de EE.UU. por los aliados de Estados Unidos, algunos de los cuales son antiguos enemigos, incluyendo Vietnam y Japn.

El contexto actual se caracteriza por una acumulacipn militar global controlada por una superpotencia mundial que est utilizando a sus aliados para desencadenar numerosas guerras regionales.

La diferencia con la Segunda Guerra Mundial, que fue tambin una conjuncin de distintas salas de una guerra regional, es que con la tecnologa de comunicaciones y sistemas de armas de la dcada de 1940, no haba estrategia en tiempo real para coordinacin en las acciones militares entre grandes regiones geogrficas.

La guerra mundial se basa en el despliegue coordinado de una sola potencia militar dominante, que supervisa las acciones de sus aliados y socios.

Con la excepcin de Hiroshima y Nagasaki, la Segunda Guerra Mundial se caracteriz por el uso de armas convencionales. La planificacin de una guerra mundial se basa en la militarizacin del espacio ultraterrestre.

Si una guerra contra Irn se inicia, no slo el uso de armas nucleares, sino toda la gama de nuevos sistemas de armas avanzadas, incluso armas electromtricas y las tcnicas de modificacin ambiental (ENMOD) se utilizaran.

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas

El Consejo de Seguridad aprob a principios de junio una cuarta ronda de sanciones de amplio alcance contra la Repblica Islmica de Irn, que incluyen el embargo de armas, y controles financieros ms estrictos.

En una amarga irona, esta resolucin fue aprobada pocos das despus de la negativa pura y dura del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para adoptar una mocin de condena a Israel por su ataque a la Flotilla por la Libertad de Gaza en aguas internacionales.

Tanto China como Rusia, presionados por los EE.UU., han apoyado el rgimen de sanciones del CSNU, en su propio perjuicio. Su decisin en el Consejo de Seguridad contribuye a debilitar su propia alianza militar, la organizacin de Cooperacin de Shanghai (OCS), en la que Irn tiene estatuto de observador. La resolucin del Consejo de Seguridad congela los respectivos acuerdos de cooperacin militar y econmica de China y Rusia con Irn. Esto tiene repercusiones graves en el sistema de defensa area de Irn que en parte depende de la tecnologa y la experiencia de Rusia.

La Resolucion del Consejo de Seguridad otorga, de hecho, luz verde para librar una guerra preventiva contra Irn.

La inquisicin estadounidense: la construccin de un consenso poltico para la guerra

En coro, los medios occidentales han calificado a Irn como una amenaza a la seguridad mundial en vista de su supuesto (inexistente) programa de armas nucleares. Hacindose eco de las declaraciones oficiales, los medios de comunicacin ahora estn exigiendo la aplicacin de los bombardeos punitivos dirigidos contra Irn a fin de salvaguardar la seguridad de Israel.

Los medios de comunicacin occidentales hacen sonar los tambores de guerra. El propsito es inculcar tcitamente en la conciencia interna de las personas, a travs de repetir informes en los medios hasta la saciedad, la idea de que la amenaza iran es real y que la repblica islmica debe ser expulsada.

El proceso de creacin de consenso para hacer la guerra es similar a la Inquisicin espaola. Se requiere y se exige la sumisin a la idea de que la guerra es una labor humanitaria.

Conocida y documentada, la verdadera amenaza a la seguridad global emana de la alianza Estados Unidos-OTAN-Israel; sin embargo, la realidad en un ambiente inquisitorial es al revs: los belicistas estn comprometidos con la paz, las vctimas de la guerra se presentan como los protagonistas de la guerra.

Considerando que en 2006, casi dos tercios de los estadounidenses se oponan a la accin militar contra Irn, segn un reciente Reuter-Zogby 02 en 2010 la encuesta indica que el 56% de los estadounidenses estn a favor de una accin militar de la OTAN contra Irn.

La construccin de un consenso poltico que se basa en una mentira no puede, sin embargo, confiar nicamente en la posicin oficial de aquellos que son la fuente de la mentira.

Los movimientos contra la guerra en los EE.UU., que en parte han sido infiltrados y cooptados, han asumido una posicin dbil con respecto a Irn. El movimiento contra la guerra est dividido. El nfasis se pone en guerras que ya se han producido (Afganistn e Iraq) en lugar de oponerse con fuerza a guerras que se estn preparando y que se encuentran actualmente en el tablero de dibujo del Pentgono.

Desde la inauguracin de la administracin Obama, el movimiento contra la guerra ha perdido parte de su mpetu.

Por otra parte, aquellos que se oponen activamente a las guerras en Afganistn e Iraq, no necesariamente se oponen a la realizacin de bombardeos punitivos, dirigidos a Irn, ni entran en la categora de estos atentados como un acto de guerra, la que podra ser el preludio de la Tercera Guerra Mundial.

La escala de la protesta contra la guerra en relacin a Irn ha sido mnima en comparacin con las manifestaciones masivas que precedieron a los bombardeos de 2003 y la invasin de Iraq.

La verdadera amenaza a la seguridad global emana de la alianza Estados Unidos OTAN Israel.

La operacin Irn no se opuso en el mbito diplomtico por parte de China y Rusia, sino que cuenta con el apoyo de los gobiernos de los estados rabes de primera lnea que estn integrados en el dilogo OTAN-Mediterrneo. Tambin cuenta con el apoyo tcito de la opinin pblica occidental.

Hacemos un llamamiento a la gente de todos los pases, en Amrica, Europa Occidental, Israel, Turqua y en todo el mundo, A levantarse en contra de este proyecto militar, en contra de sus gobiernos que apoyan la accin militar contra Irn, contra los medios de comunicacin que sirven para camuflar las devastadoras consecuencias de una guerra contra Irn.

Esta guerra es una locura.

La III Guerra Mundial es terminal. Albert Einstein entenda los peligros de la guerra nuclear y la extincin de la vida en la Tierra, que ya ha comenzado con la contaminacin radiactiva resultante de uranio empobrecido. No s con qu armas se luchar en la III Guerra Mundial, pero en la IV Guerra Mundial se pelear con palos y piedras .

Los medios de comunicacin, los intelectuales, los cientficos y los polticos, a coro, ofuscan la verdad no contada, a saber, que la guerra que utiliza cabezas nucleares destruye a la humanidad, y que este complejo proceso de destruccin gradual ya ha comenzado.

Cuando la mentira se convierte en la verdad, ya no hay vuelta atrs.

Cuando la guerra se mantiene como una labor humanitaria, la justicia y todo el sistema jurdico internacional son todo lo contrario: el pacifismo y el movimiento contra la guerra son criminalizados. Oponerse a la guerra se convierte en un acto criminal.

La mentira debe ser expuesta como lo que es y hace.

Sanciona la matanza indiscriminada de hombres, mujeres y nios.

Destruye familias y personas. Destruye el compromiso de las personas hacia sus semejantes.

Impide a las personas expresar su solidaridad por los que sufren. Defiende la guerra y el estado policial como la nica va.

Destruye el internacionalismo.

Romper la mentira significa romper un proyecto criminal de destruccin global, en ella la bsqueda del beneficio es la fuerza primordial.

Este beneficio impulsando la agenda militar destruye los valores humanos y transforma a la gente en zombis inconscientes.

Vamos a invertir la marea.

Desafo a los criminales de guerra en los altos cargos y a las poderosas corporaciones y grupos de presin que los apoyan.

Fin de la inquisicin estadounidense.

Fin de la cruzada militar de Estados Unidos OTAN Israel.

Cierre de las fbricas de armas y de las bases militares.

Retirada de las tropas.

Los miembros de las Fuerzas Armadas deben desobedecer las rdenes y negarse a participar en una guerra criminal.

Michel Chossudovsky es un laureado autor,
profesor (emrito) de Economa de la Universidad de Ottawa y director del Centro para la Investigacin sobre la Globalizacin (CRG), Montreal. Es autor de La Globalizacin de la Pobreza y el Nuevo Orden Mundial (2003) y de La guerra de Amrica contra el terrorismo (2005). Tambin es colaborador de la Enciclopedia Britnica. Sus escritos han sido publicados en ms de veinte idiomas.

Fuente: http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=20403

Traducido por Zibern en Huelga General


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter