Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-08-2010

Una nueva depresin

Juan Francisco Martn Seco
Pblico


Frente al optimismo del Gobierno espaol, segn el cual todos los das estamos saliendo de la crisis, se sita la opinin de los analistas internacionales especialmente los de EEUU que no ven las cosas tan claras y no descartan la posibilidad de que una segunda depresin aceche en lontananza. El mismo Ben Bernanke, gobernador de la Reserva Federal, advirti hace unos das del riesgo que existe de que se interrumpa la recuperacin de la economa, tanto de la americana como de la global. Lleg a calificar como inusualmente inciertas las perspectivas, y es que son mltiples las seales que indican que, por mucho que se quiera, la tempestad no ha pasado.

Tales conjeturas no tienen por qu extraarnos; en realidad, lo sorprendente sera lo contrario. Si en los inicios de la crisis los mandatarios internacionales parecan haber entendido la gravedad de la situacin y todos los pases se apresuraron a tomar medidas, estas, pasando el tiempo, han quedado reducidas al salvamento de los bancos con dinero pblico, porque hasta los parcos planes de estmulo fiscal que se adoptaron en el primer ao se han desinflado en todas las latitudes, e incluso en alguna regin, como Europa, se han transformado, bajo un brote de esquizofrenia, en ajustes dursimos. Da la impresin de que lo nico que importaba era salvar las entidades financieras y que, una vez conseguido este objetivo, se retorna a las andadas con las prcticas ms duras del neoliberalismo econmico. Todo apunta a que se estn cometiendo los mismos errores que en los aos treinta.

Pero es que, adems, se ha extendido un velo de silencio sobre los tmidos intentos que se haban realizado para identificar las verdaderas causas de la crisis: la globalizacin econmica y financiera y, en Europa, la Unin Monetaria. Mientras persista la libre circulacin de capitales y continen los brutales desequilibrios en las cuentas exteriores de los pases, mientras permanezca la Unin Monetaria con las actuales reglas y no se creen los adecuados mecanismos de compensacin, ser difcil que el fantasma de la depresin se aleje por completo. Los mismos planes de estmulo pueden resultar ineficaces. Quin impedir que los acometidos en EEUU, lejos de reactivar la economa americana, generen un mayor supervit de la balanza de pagos de China y un incremento de la deuda estadounidense?

http://www.attac.es/una-nueva-depresion/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter