Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-02-2005

Entrevista con Mara Mederos, directora general de la XIV Feria Internacional del Libro de La Habana, para La Jiribilla.
Patricia gutirrez: escndalo, mentiras y deseos de publicidad

Nirma Acosta
La Jiribilla


Segn declaraciones de la directora de la editorial Plaza Mayor, las autoridades culturales cubanas rechazan invitar a la Feria Internacional del Libro de este ao a la editorial Plaza Mayor. Cmo tuvo lugar el proceso de convocatoria a esta feria y qu sucedi realmente con la participacin de Plaza Mayor en la misma?

La historia con esta editorial es ms larga que lo que cuenta ahora su directora, y ha sido muy manipulada. Pero de eso si quieres hablamos despus. En esta edicin, la convocatoria a la XIV Feria Internacional del Libro de La Habana (FILH) fue enviada por e-mail a todo el directorio de la Cmara Cubana del Libro desde el mes de junio del ao 2004. Dentro de esa lista se encuentra el Gremio de Empresas Editoriales de Puerto Rico (GEEPR) al que pertenece la Editorial Plaza Mayor. Con la convocatoria extendida a todas las instituciones que suelen participar en nuestra feria y a otras nuevas, comenz el proceso de contratacin de espacios.

En diciembre de 2004, en ocasin de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, me acerqu al seor J. Burgos, hasta entonces presidente del GEEPR y le pregunt si no pensaban participar en nuestra Feria. Me respondi que ya no estaba al frente del Gremio y que los dems sentan temor de asistir por las medidas anunciadas por el Gobierno de EE.UU. Incluso me coment que todas las agencias que vendan pasajes de Puerto Rico a Cuba estaban siendo cerradas.

Recientemente, recib una llamada de Patricia Gutirrez, directora de Plaza Mayor, en la que me informaba que no haba recibido la convocatoria. Entre otras cosas, le indiqu que se dirigiera a la direccin del Gremio a quien le haba sido enviada haca meses.

Durante la conversacin, le expliqu mi punto de vista personal acerca de su actitud poco tica durante la Feria anterior, pero en ningn momento le comuniqu que el Comit Organizador haba decidido no invitarle, aunque realmente estbamos valorando si tena sentido contaminar nuestra Feria con una editorial de poco valor cultural y que solo busca escandalitos polticos en su obsesin por encontrar algn respaldo meditico. Despus de esa fecha nunca ms nos hemos comunicado de manera verbal, ni por va electrnica, a pesar de que le solicit que volviera a llamarme.

En la edicin anterior de esta Feria, hubo otras manipulaciones en la prensa espaola en la que se destac la presencia de esta editorial en la cita de La Habana mientras se silenci la participacin de importantes nombres de las letras de Espaa...

Por eso comenc dicindote que esta historia no empezaba aqu. Al trmino de la Feria pasada, el peridico espaol El Pas no haba notado la presencia de escritores espaoles como Andrs Sorel, Carlo Frabetti, Beln Gopegui y de editores como Constantino Brtolo y Eva Forest, a los que solo vino a aludir despus que se denunciara ese silencio en la clausura de la Feria, pero ya desde la cobertura a la inauguracin haba destacado la presentacin de Plaza Mayor, y luego no escatim su espacio para resaltar el "papel" en la Feria de esta editorial. No hay que asombrarse mucho de las manipulaciones de El Pas al respecto, sobre todo si se tiene en cuenta que, de hace un tiempo para ac, una de las principales lneas editoriales de dicho diario parece ser la de atacar sistemticamente a Cuba. Pero no voy a abundarte sobre ello, La Jiribilla cuenta con un extenso expediente sobre el tema . Solo te recordara que El Pas es el vocero en Espaa de la revista Encuentro, una publicacin anticubana pagada por la CIA, como todo el mundo sabe. No es de extraar entonces ciertas coincidencias, sus directivos publican all cada vez que lo desean, mientras que grandes intelectuales como Alfonso Sastre estn condenados al silencio por este y por el resto de los medios espaoles. Recordemos ms recientemente el congelamiento de Ignacio Echevarra, uno de los crticos espaoles ms importantes.

Ya en el pasado, desde las primeras conversaciones que tuvimos con la Directora de Plaza Mayor con vistas a su participacin en aquella Feria como parte de un gremio de empresas editoriales portorriqueas, siempre tratamos de facilitar, en todo lo posible, tanto la presencia del gremio como de la Editorial dirigida por ella. Por cierto, primero nos plantearon que venan 14 editoriales como parte de ese gremio, despus dijeron que, adems, vendran 11 escritores y editores, pero no vinieron ni unos, ni otros. Burgos, el presidente del gremio de editores de Puerto Rico en aquel entonces nos explic las enormes dificultades que tenan con el Departamento de Tesoro de los Estados Unidos para venir a Cuba.

En el caso de Plaza Mayor tuvimos algunas deferencias, desde la concesin de pagar el stand una vez que estuvieran en Cuba o en lo referente a venta de los libros, ya fuera en moneda nacional o en divisa, o la de concederle gratuitamente una computadora cuyo alquiler de 75 dlares adujo que, por falta de dinero, no poda pagar. Para la segunda presentacin de la editorial, Patricia Gutirrez plante un gran acto musical dentro de la Feria, pero las magnitudes del mismo impedan hacerlo all. Se le permiti que el mismo se realizara en la sala Garca Caturla del Teatro Amadeo Roldn, nuestro mejor escenario para la msica. Se trataba de la presentacin un libro relacionado con una importante figura de nuestra cultura. Para ello, el Consejo Nacional de las Artes Escnicas ofreci un director artstico del nivel de Nelson Dorr y los cantantes del Teatro Lrico Nacional, sin cobrarle un centavo.

Por un lado, me comenta una cosa y por otro hace discursos llenos de falacias. Es una pena que se haya dedicado a mentir y politiquear.

Otra de las acusaciones hechas por la Directora de Plaza Mayor en aquella ocasin es la de asegurar que en Cuba se ha publicado una obra, cuyos derechos, afirma, pertenecen en exclusiva mundial a Plaza Mayor.

El libro Las criadas de La Habana, del autor cubano que vive en Londres, Pedro Prez Sarduy, fue publicado en Cuba con el consentimiento de su autor quien autoriz la publicacin de la obra a travs de un correo electrnico y firm adems con el director de Letras Cubanas, Daniel Garca, un contrato para que la misma se publicara en Cuba. Sin duda, esta es otra falsedad de ella, que no se ha acercado a la editorial a discutir eso, porque al parecer lo que le interesa es la publicidad. Es curioso, como ya dijimos, que no tenga esas mismas reservas para esos virus de la mentira y el mercenarismo que son la revista Encuentro y el gobierno norteamericano. Por cierto, tampoco se dice que Pedro Prez Sarduy es uno de las decenas y decenas de escritores cubanos residentes en el exterior que vienen siendo publicados por nuestras editoriales desde hace casi 20 aos y que tambin han visitado nuestra Feria.

La poltica cultural de la Revolucin no margina a los autores cubanos que residen fuera de la Isla. Todo lo contrario. En esta Feria, por ejemplo, se incluyen en el programa de presentaciones de la Editorial Letras Cubanas, a Enrique Sacerio Gar con su libro Poemas interreales, de Mauricio Fernndez, su libro Al despertar los alisios y de Manuel Cachn su libro de cuentos Solamente un sueo. Asimismo, Ren Vzquez Daz, estar en una de las mesas redondas del coloquio en La cultura en defensa de la Humanidad, as como el poeta Juan Carlos Zamora, residente en Miami que tambin presenta en esta ocasin un libro suyo. Adems, Alberto Serran, residente en Miami, est estrenando su puesta en escena de Morir del cuento, de Abelardo Estorino.

De igual modo, los concursos literarios que se convocan en Cuba estn abiertos a cualquier autor cubano con independencia de su lugar de residencia.

Sabemos que es el Gobierno de los EE.UU. quien ha censurado la Feria, impidiendo la presencia de importantes figuras como James Petras y editoriales norteamericanas en el encuentro de La Habana .

Efectivamente el Gobierno de EE.UU. no le otorg permiso a James Petras para viajar a Cuba, ni permiti la publicacin del libro La ciudad de las Columnas, de Alejo Carpentier por la editorial Smithonian. Para m, es muy curioso que Plaza Mayor haya participado en las ltimas ediciones de la FILH sin recibir sancin alguna, mientras ninguna otra editorial norteamericana puede asistir. Habra que ver si esta vez el gobierno norteamericano le hubiera permitido viajar a La Habana, pero eso no se sabr porque su renuncia a asistir levanta una cortina de humo y la pregunta queda sin respuesta.

La decisin de Plaza Mayor de autocensurar su presencia en la FILH, bajo el pretexto de que no ha sido invitada, no resta magnitud cultural y alcance social al evento. Estamos hablando de una editorial con un catlogo muy dispar que se apuntala en algunos pocos autores de reconocido prestigio, pero que presta una atencin muy especial a otros con obras de muy dudosa calidad literaria, y que acude sin cuidado al sensacionalismo como cuando tom la decisin de darle el nombre de Guillermo Vidal a su premio cuando todava no haban pasado 24 horas de su fallecimiento decisin que tuvo que revocar ante la manifiesta indignacin que provoc entre muchos intelectuales, premio para el que adems no ha convocado para el jurado a ningn escritor cubano o a estudiosos de la literatura de cubana de reconocido prestigio.

Un hecho real y concreto de censura y bloqueo cultural es el que no le otorgaran las visas a los autores y editores cubanos que la solicitaron para viajar a la Feria Internacional del Libro de Puerto Rico en las dos ltimas ediciones. Que yo sepa, la voz de Patricia Gutirrez no se hizo escuchar en la prensa ni en ningn otro escenario pblico para condenar esa violacin grosera de la libertad de expresin. En ese caso, el famoso dilogo se tom en silencio cmplice. Sin duda, es un accionar bastante hipcrita. Cuando hablamos con la Directora de Plaza Mayor en Guadalajara en el 2003, nos dijo: "Despreocpate, Mara, que yo no voy a ligar la gimnasia con la magnesia...", pero lamentablemente parece que ha decidido ligarse al floreciente negocio que paga el eje Washington-Miami-Madrid para alentar la agresin contra Cuba.

Algo que causa pena es que quienes se han entusiasmado con su provocacin hayan sido Encuentro en la Red y El Nuevo Herald; este ltimo, precisamente, el mismo medio que ya durante la XI Feria Internacional del Libro de la Habana manipul la presencia de Plaza Mayor, asunto sobre el que en su momento la propia Patricia Gutirrez exigi una reparacin a la que El Nuevo Herald prest odos sordos. Ms penoso aun resulta que sea Wilfredo Cancio Isla, cuasi vocero de la terrorista Fundacin Nacional Cubano Americana, quien esta vez meta las manos en el asunto y con el beneplcito de esta seora.

LO QUE EL HERALD NO PUBLIC
(La Jiribilla Nro 46. 23 de marzo de 2003)



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter