Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-02-2005

El tratado constitucional europeo y la seguridad interna
Europa te vigila

Hendrik Vaneeckhaute
Rebelin


Poco a poco, dentro de la Unin Europea, se estn creando unidades de polica (grupos de trabajo temticos, unidades operativas, etc.) que tienen todo tipo de poderes y manejan diferentes datos de los ciudadanos, sin que haya el mnimo control democrtico. Europol, el Sistema de Informacin de Schengen (SIS), el sistema de huellas dactilares digitales Eurodac, una Base de datos comn sobre visados, un cuerpo de polica de fronteras, un acuerdo con EEUU para pasar todos los datos de los pasajeros en vuelos que pasan por su espacio areo, etc.

Muchas personas, sin ninguna duda entre ellas lectores de Rebelin, se encuentran en una o varias listas, sin que hayan sido informadas, o acusadas, ni mucho menos hayan sido condenadas por algn delito. Basta que hayan pasado por algn control policial durante una de las grandes manifestaciones contra la Europa del Capital, o que hayan participado en unas acciones de desobediencia civil para encontrarse registrado como sujeto peligroso y verse sus derechos violados.

Uno de los principales derechos de los ciudadanos europeos es el derecho a la libre circulacin dentro de la Unin europea: Todo ciudadano de la Unin tiene derecho a circular y residir libremente en el territorio de los Estados miembros. (Art. II-105) Ese derecho puede ser suspendido para la salvaguardia seguridad nacional o el mantenimiento del orden pblico, conceptos que dejan va libre para una amplia interpretacin. Adems, el tribunal de Justicia Europea no tiene en ningn caso competencia alguna sobre las medidas o decisiones adoptadas segn el Artculo 68 del Tratado CE, con lo cual no cabe recurso contra el cierre selectivo de la frontera por parte de un estado europeo.

En los ltimos aos, muchas personas han visto negadas su entrada a otro estado europeo por razones completamente arbitrarias. El Tratado de Schengen que regula la circulacin de los ciudadanos europeos y extra-comunitarios es aplicado de una forma arbitraria y manipulada segn los intereses de los gobiernos. La herramienta principal de este tratado es el Sistema de Informacin de Schengen, SIS. Esta base de datos de Europol, originalmente desarrollada para registrar a las personas extracomunitarias que son expulsadas y deben ser rechazadas en las fronteras, ha ido evolucionando hacia una herramienta de control interno. Contiene por ejemplo informacin de personas (y vehculos) que deben ser vigiladas por la polica porque pueden ser potencialmente peligrosas.

Hooligans polticos

Para combatir el hooliganismo en los torneos europeos de ftbol, se elabor un procedimiento que incluye el uso de listas elaboradas por los estados de origen, con las personas supuestamente peligrosas, el uso de oficinas de contacto nacionales, y de los llamados spotters, policas infiltrados que conocen a los peligrosos hooligans.

Dado el xito de las medidas, se han ido aplicando tambin a los que llaman hooligans polticos, los que cruzan las fronteras de los estados europeos para manifestarse contra la Europa del capital u otras reuniones de organismos internacionales financieros y econmicos. Las oficinas de contacto nacional son utilizadas para reunir informaciones sobre las personas y los grupos que viajan para participar en determinadas manifestaciones. La informacin incluye todo tipo de datos sobre el nmero de personas, sus rutas, los vehculos, su supuesta peligrosidad, etc. Los datos se centralizan en la oficina de contacto de aquel estado, en el que vaya a tener lugar el acontecimiento. Los llamados spotters son funcionarios de enlace de las policas o servicios de seguridad que viajan con (o cerca de) los grupos desde los diferentes estados europeos. [1]

No existen criterios ni procedimientos jurdicos para determinar quines deben ser incluidos en estas listas. Sin pruebas, ni acusacin ninguna, centenares de personas se ven afectadas en su derecho a la libertad de reunin y de movimiento dentro de la UE. Durante las manifestaciones se aplica un control y registro masivo de participantes, con el cual se obtienen datos adicionales para la base de datos SIS.

Se sabe por ejemplo que las personas que participaron en una entrada masiva, pblica y no-violenta en la base militar belga dnde se almacenan armas nucleares, fueron registradas en las listas SIS, y despus fueron se les neg la entrada en Italia. En 1998, Holanda neg la entrada de un ciudadano de Nueva Zelanda, porque Francia le registr en la lista como activista de Greenpeace. Cuando la afluencia es tan grande que estas medidas no son posibles, simplemente se cierra las fronteras y se niega masivamente la entrada. Son medidas que convierten a todos en sospechosos de ser potenciales violentos o delincuentes.

Actualmente se est elaborando el sistema SIS II, que tendr ms capacidad y criterios. Se est hablando tambin de impedir la salida del pas de ciertas personas en ciertos momentos, en vez de impedir la entrada en el pas de destino.

Europol en el tratado constitucional.

Segn el Artculo III-276 del tratado constitucional, la funcin de Europol es apoyar y reforzar la actuacin de las autoridades policiales y de los dems servicios con funciones coercitivas de los Estados miembros, as como su colaboracin mutua en la prevencin de la delincuencia grave que afecte a dos o ms Estados miembros, del terrorismo y de las formas de delincuencia que lesionen un inters comn que sea objeto de una poltica de la Unin, as como en la lucha en contra de ellos. Un inters comn que sea objeto de una poltica europea, en realidad, puede ser cualquier cosa, desde reuniones europeas o del G8 por ejemplo, hasta la poltica de liberalizacin de los servicios pblicos. Y quin determinar lo que es una forma de delincuencia contra ese inters comn?

Entre las competencias de Europol estn la recogida, almacenamiento, tratamiento, anlisis e intercambio de la informacin, en particular la transmitida por las autoridades de los Estados miembros o de terceros pases o terceras instancias El tratado constitucional tambin prev adems una colaboracin ms estrecha, por la cual se crear un comit permanente en el Consejo con objeto de garantizar dentro de la Unin el fomento y la intensificacin de la cooperacin operativa en materia de seguridad interior. (Artculo III-261)

De est forma se estn creando nuevas estructuras policiales de control y vigilancia que acten fuera de cualquier control parlamentario o jurdico, pero que s pueden ser utilizadas por los poderes gubernamentales a nivel nacional y europeo para suspender los derechos bsicos.

Lista de organizaciones y personas terroristas

Otra herramienta poltica utilizada dentro de lo Unin europea que carece de toda garanta jurdica, y por lo tanto viola los principales derechos civiles y humanos, es la llamada Lista de organizaciones y personas terroristas. En ella figuran decenas de personas y organizaciones que segn algn gobierno europeo son consideradas como terroristas. El procedimiento para decidir quin ha de ser incluido en la "lista de terroristas" es totalmente arbitrario y no incluye garantas jurdicas de ninguna forma. Son los gobiernos que toman la decisin de considerar a una persona u organizacin como terrorista, a base de criterios no establecidos que de esta forma criminalizan ciertos grupos e individuos por motivos ideolgicos y polticos. Ni siquiera hace falta una investigacin preliminar, y mucho menos una sentencia jurdica que demuestra algn vnculo con actividades terroristas. La lista es acordada por un simple "procedimiento escrito" y, en ocasiones, sin debate (a veces se han limitado a enviarlas por fax a los quince (actualmente 25) ministros de exteriores y se adoptan si no hay objeciones).


Derechos precarios

Cuantas ms palabras bonitas utilizan para convencernos, ms hay que desconfiar. El texto del tratado constitucional europeo est lleno de buenas intenciones, cuando en realidad oculta un proyecto de desmantelamiento de los derechos sociales y civiles.

La Carta de los Derechos Fundamentales de la Unin Europea, estipula en sus artculos II-67, II-71 y II-72: Toda persona tiene derecho al respeto de su vida privada y familiar, de su domicilio y de sus comunicaciones., Toda persona tiene derecho a la libertad de expresin y Toda persona tiene derecho a la libertad de reunin pacfica y a la libertad de asociacin en todos los niveles.

Pero en la Nota del Praesidium que explica (o mejor dicho, limita y desmonta) los derechos previstos, se aclara el alcance real de estos derechos. Se pueden anular, por ejemplo, para garantizar el bienestar econmico del pas o para la proteccin de la moral. Formulaciones de libre interpretacin de cualquier estado y rgimen europeo.

A los estados est permitido violar este derecho cuando est prevista por la ley y constituya una medida que, en una sociedad democrtica, sea necesaria para la seguridad nacional, la seguridad pblica, el bienestar econmico del pas, la defensa del orden y la prevencin del delito, la proteccin de la salud o de la moral, o la proteccin de los derechos y las libertades de los dems.[2]

El Artculo II-70 del tratado constitucional supuestamente reconoce el derecho a la objecin de conciencia. Pero, la segunda parte de la misma frase anula ese mismo derecho, dado que el derecho est sometido a las leyes nacionales que regulen su ejercicio. En la actualidad, en Finlandia, varias personas cumplen condenas en la crcel por exigir este derecho.

Segn el Artculo II-102, Todo ciudadano de la Unin o toda persona fsica o jurdica que resida o tenga su domicilio social en un Estado miembro tiene derecho a acceder a los documentos del Parlamento Europeo, del Consejo y de la Comisin. Pero el Consejo puede libremente limitar este derecho de acceso por razones de inters pblico o privado, y de hecho, ms del 50% de los documentos de la Comisin son clasificados como secretos, y por lo tanto, ningn ciudadano ver estos papeles.



[1] Ms informacin sobre este tema se puede encontrar en www.statewatch.org y en el texto La polica europea: Un peligro para la democracia?,de Heiner Busch, Wolfgang Kaleck

[2] Limitaciones a los derechos mencionados previstas en el Convenio Europeo para la Proteccin de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales. La Carta de los Derechos Fundamentales, bsicamente es un resumen de este Convenio, del cual se ha omitido todas las limitaciones previstas. Como resumen incompleto es engaoso y dibujo una imagen falsa de derechos precarios que pueden ser anulados o limitados bajo cualquier pretexto.




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter