Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-08-2010

Sobre terroristas y C-4

Carlos Fazio
La Jornada


El 5 de agosto, en un nuevo acto de propaganda al servicio de su diplomacia de guerra, el Departamento de Estado difundi en Washington su reporte anual sobre la llamada lucha antiterrorista en el mundo. El informe reprob a Venezuela, Bolivia y Cuba por su falta de colaboracin y elogi a Colombia y Mxico, pases que al igual que Estados Unidos practican el terrorismo de Estado. A saber, la tortura sistemtica, las ejecuciones sumarias extrajudiciales, la desaparicin forzosa de personas, el paramilitarismo, los falsos positivos y la tercerizacin de matanzas selectivas como actos de violencia reguladora burocrtica del tipo de las tropas de asalto nazis.

La intencin poltica-ideolgica del mensaje meditico propalado por el despacho de la seora Clinton es obvia. No tiene nada que ver con el combate al terrorismo sino con las guerras asimtricas encubiertas del Pentgono y la Agencia Central de Inteligencia (CIA), y la implantacin de matrices de opinin que, en el marco de operaciones sicolgicas de masas, buscan fijar una agenda poltica e informativa va noticias intoxicadas y temas seleccionados y jerarquizados, que repetidos hasta el cansancio lleguen a ser credos y hasta defendidos. Con Barack Obama en la Casa Blanca persiste y se reproduce la visin conductista, neodarwinista y autista de la administracin Bush, prdiga en la generacin de violencia y caos urbi et orbi.

Sobran ejemplos que permiten calificar de mendaz e hipcrita el reporte del Departamento de Estado. Uno, por su cercana, vuelve a exhibir el doble rasero de Washington. Nos referimos al caso Francisco Chvez Abarca, el terrorista salvadoreo detenido en Venezuela el 1 de julio pasado, cuando intentaba ingresar en el pas con un pasaporte guatemalteco falso. Circulado en Interpol con cdigo rojo y jefe en su pas de la banda Los Profesionales (que segn la Polica Nacional salvadorea es una de las principales estructuras del crimen organizado en el mbito nacional e internacional), Chvez Abarca es cmplice del criminal internacional confeso Luis Posadas Carriles, autor intelectual de la voladura de la nave de Cubana de Aviacin sobre Barbados en 1976, con saldo de 73 civiles muertos.

Condenado por ese hecho en Venezuela, de donde se fug en 1985, Posada Carriles anda suelto en Miami, Florida, tras ser indultado en 2004 por la entonces presidenta de Panam, Mireya Moscoso, luego del intento de asesinato, mediante explosivos, del presidente cubano Fidel Castro, en el marco de la X Cumbre Iberoamericana, en noviembre de 2000.

En julio de 2005, con base en leyes internacionales; la Convencin de Montreal de Actos Ilcitos contra la Aviacin Civil y la Proteccin de Pasajeros, y la Convencin Internacional contra Actos Terroristas Cometidos con el Uso de Bombas, Venezuela pidi formalmente a Estados Unidos la extradicin de Posadas Carriles, pero gracias a la proteccin del clan Bush, la CIA, el Departamento de Justicia y la Fundacin Nacional Cubano Americana (FNCA), el criminal sigue apacible desde su casa el juicio que, por mentir a las autoridades migratorias, le sigue la jueza Kathleen Cardone, de El Paso, Texas, a pesar de los datos que posee la Oficina Federal de Investigaciones de Estados Unidos (FBI, por sus siglas en ingls), que permitiran condenarlo por asesinato mltiple y terrorismo.

Sobre Chvez Abarca cabe consignar que antes de ser deportado a Cuba, donde en 1997 organiz y particip en una serie de atentados con explosivo plstico C-4 contra infraestructura turstica de La Habana y Varadero, que ocasionaron la muerte del joven italiano Fabio di Celmo y cuantiosos daos materiales, confes frente a las cmaras de TeleSur que haba recibido instrucciones de Posadas Carriles, a travs del guatemalteco Daniel Barrundia (tambin vinculado a la FNCA), para perpetrar acciones conspirativas y de desestabilizacin en Venezuela, en vsperas de las elecciones parlamentarias de septiembre prximo. Segn el ministro del Interior venezolano, Tareck El Aissami, su misin era cometer actos terroristas en complicidad con sectores de la contrarrevolucin fascista interna, para generar miedo y caos entre la poblacin.

Ahora que se pusieron de moda en Mxico los coches-bomba y el explosivo C-4 lo que ha permitido a Estados Unidos incorporar en la agenda meditica el narcoterrorismo de los crteles mexicanos y una respuesta militar intrusiva del Pentgono y la CIA contra esa mafia-insurgente (Edgardo Buscaglia dixit), conviene recordar que Chvez Abarca y Posadas Carriles estn ligados a la mafia anticastrista de Miami. En particular, a la Fundacin Nacional Cubano Americana, aquella que alimentara los egos de Vicente Fox y Jorge G. Castaeda y algunos negocios inconfesables en el sexenio pasado.

Igual que en Mxico, donde los ahora llamados narcoterroristas han penetrado los crculos del Estado, la poltica, la banca y las grandes empresas, Posada Carriles y su pupilo Chvez Abarca han contado con nexos protectores en la clase poltico-empresarial estadunidense, particularmente entre congresistas y magnates de origen cubano. La ruta del dinero conduce, entre otros, a los legisladores republicanos por Nueva Jersey, Robert Bob Menndez y Albio Sires, quienes ahora deben estar intranquilos por la deportacin del sicario de Posadas a Cuba. A Chvez Abarca le consta que Menndez y Sires estuvieron muy vinculados con el ex presidente de la FNCA, Arnaldo Monzn Plasencia, y el millonario de la industria de la salud Abel Hernndez, quienes financiaron los actos terroristas contra Cuba en 1997 y el intento de magnicidio frustrado, ese ao, contra Fidel Castro en isla Margarita, Venezuela, durante la sptima Cumbre de Presidentes de Iberoamrica.

Ah, por cierto, el 24 de mayo de 1997, Chvez Abarca estaba en Mxico cuando estall una bomba en la sede de la corporacin Cubanacn en el Distrito Federal

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2010/08/09/index.php?section=opinion&article=021a1pol



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter