Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-02-2005

Bolivia ecolgica!! Ya no existe?

RALLT-Bolivia


En el contexto econmico actual, la tecnologa viene siendo promovida como el instrumento que sacar de la pobreza y conducir al desarrollo y modernizacin a las sociedades econmicamente deprimidas. Bajo el mismo argumento, los organismos genticamente modificados (OGM) o transgnicos estn siendo masivamente promocionados en el agro boliviano por el sector industrial privado soyero del pas influenciado por la transnacional Monsanto. Lamentablemente, este argumento de modernizacin se difunde sin considerar los altos costos socio-econmicos y ecolgicos que la tecnologa transgnica trae consigo.

Los defensores de la introduccin de soya transgnica argumentan que El sector soyero busca una sostenibilidad del cultivo porque cada vez los costos operacionales son mayores, las plagas van en aumento, el mercado internacional es ms exigente y cada vez son amenazados por los mercados andinos con la liberacin de aranceles (Hilton Heredia, El Deber, Enero 2005). Esta aseveracin y otras tantas resultan ambiguas e incompletas. Ellas no mencionan que los costos operacionales de la soya genticamente modificada (GM) son iguales y mayores desde el mediano plazo, que la produccin convencional debido a: Pago de las patentes de la semilla GM; el mayor uso de herbicidas por surgimiento de malezas resi! stentes a glifosato, que obliga a usar volmenes cada vez mayores de este herbicida; y el deterioro de los suelos y los gastos relacionados con su rehabilitacin, incluyendo cantidades crecientes de fertilizantes. Tampoco indican otros daos como la contaminacin gentica, todos ellos exacerbados por la necesaria produccin de soya GM en extensos monocultivos.

Por lo tanto, el argumento de reducir los costos de produccin para lograr espacios econmicamente ms competitivos en el mercado internacional resulta incongruente con la realidad de la tecnologa transgnica. Tristemente, los medios de comunicacin solo se muestran al pequeo productor la falsa envoltura brillante de una tecnologa que terminar expulsndolo del campo y relegndolo a la pobreza, como sucedi y sucede en la Argentina, precisamente con la introduccin de soya GM.

Por otro lado, Bolivia ocupa menos del 1% en el mercado mundial de soya (carta del Diputado Isaac valos dirigida al Ministro de Desarrollo Sostenible el 1ro de Septiembre de 2004), entonces, de qu competitividad se habla? La nica forma que Bolivia pueda competir en el mercado internacional de soya es a travs de una produccin diferenciada, que es la ecolgica.

En otro mbito, el proceso de aprobacin de soya transgnica en Bolivia es incoherente y solo demuestra que este ha sido manejado en funcin a los intereses de los productores industriales de Santa Cruz y de la transnacional Monsanto.

Ante denuncias y protestas de diferentes agrupaciones de base sobre la introduccin de cultivos genticamente modificados, el 6 Octubre de 2000 mediante el Decreto 25929 se suspendieron las pruebas de campo de produccin de alimentos transgnicos hasta la emisin y revisin de un informe final sobre el cual el Comit de Bioseguridad de Bolivia establecera recomendaciones a los reglamentos de acceso a recursos genticos y bioseguridad. El 11 de Noviembre del mismo ao, se lleg al Acuerdo Nro. 16 en el que el gobierno se comprometi nuevamente a suspender experimentos de campo en la produccin de alimentos transgnicos en tanto no se establezca una reglamentacin consensuada. Los informes pertinentes nunca fueron emitidos, al menos no de manera pblica, as como tampoco se finaliz el marco legal de bioseguridad, menos de manera consensuada. Por tanto, como consecuencia lgica, la investigacin, produccin y comercializacin de cultivos genticamente manipulados no deberan estar an permitidas en Bolivia.

A pesar de ello y de que el 20 Octubre de 2004 representantes de la Cmara de Diputados recomendaron al Presidente de la Repblica Carlos D. Mesa Gisbert suspender cualquier aprobacin de las solicitudes de introduccin de semillas transgnicas, incluyendo experimentos y ensayos debido a los riesgos que ellos representan en la biodiversidad y la soberana alimentaria, el avance de los OGM en Bolivia ha sido casi implacable:

Ante estos acontecimientos, surgen muchas interrogantes: Quin y cmo se autorizaron las investigaciones sobre soya GM?, Con qu instrumento legal se procedi a esta autorizacin? (segn el conocimiento general de la poblacin boliviana el marco legal para este efecto an no existe o, por lo menos, no es pblicamente conocido como lo exige la ley), Dnde estn los informes tcnicos de las anteriores pruebas realizadas?, Por qu hasta la fecha no se han hecho pblicos?, En vista de que ya existen datos sobre estos experimentos Por que seguir probando cultivos GM? No ser que el adjetivo demostrativo semicomercial es una mscara para la produccin comercial ilegal de OGM en Bolivia?

Desafortunadamente, estas preguntas urgentes se vuelven retricas ante el silencio de las autoridades y la indiferencia de diferentes sectores ahora ocupados con la coyuntura actual del pas (hidrocarburos autonomas Asamblea Constituyente). La produccin de cultivos transgnicos en Bolivia es una penosa realidad y las amenazas que ellos representan en el equilibrio ecolgico, en la salud humana y, especialmente, en el bienestar socioeconmico, no reconocen la legalidad o ilegalidad de su introduccin. Con la implementacin de cultivos genticamente modificados Bolivia limita la posibilidad de proveer a sus habitantes y al mundo, soya ecolgica, entre otros alimentos.

Sin embargo, la lucha para detener y revertir el proceso de introduccin y legalizacin de transgnicos en Bolivia an sigue. La lectura crtica de los acontecimientos vinculados a la introduccin, investigacin, produccin y comercializacin de transgnicos es un instrumento para comprender que la tecnologa transgnica NO constituye una apuesta a la modernizacin y desarrollo del sector agrcola de un pas megadiverso como Bolivia. Por el contrario, perpetuar la dependencia y degradacin de sus recursos naturales y tejido social.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter