Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-08-2010

De prncipe a mendigo

Pedro Gonzlez Munn
bloguerosrevolucion.ning.com


Recuerdo a Jaime Ortega Alamino cuando era obispo en Pinar del Ro. En ese entonces yo presida all la Brigada Hermanos Saiz de escritores y artistas jvenes y muri en un accidente automovilstico un poeta catlico pinareo, Jose Garrido, viajando en Santiago de Cuba con el padre Jose Conrado -hoy all todo un "telogo de la liberacin". Nuestra primera confrontacin fue entonces al despedir el duelo en el cementerio catlico de mi pueblito, con sendos discursos por cada bando.

Entonces pude calibrar las ambiciones polticas del entonces obispo, a la par de su inteligencia. No fue la ltima vez que nuestras vidas se cruzaran en el transcurso de nuestras carreras profesionales y a la vez, por supuesto, de la fe.

Ahora este correveidile a Washington y La Habana del "prncipe" de la iglesia cubana, esta vez de VIP y liberado de las humillaciones sufridas en el aeropuerto de Miami, al llegar con su pasaporte gris de cubano, le ha conquistado el odio del exilio cubano, algo inexplicable pues se supona que sus gestiones en pro de la liberacin de presos y las llamadas "Damas de Blanco" seria para ellos algo positivo y sin embargo demostr, una vez mas, que con esta gente no hay arreglo.

La Iglesia no ha durado 20 siglos por gusto y al Vaticano le interesa promover intenciones y posiciones en un pas mayoritariamente creyente de la santera, el cual sin embargo, por su relevancia internacional y sobre todo continental, pudiera ser puente para otras intenciones de la curia. Todo ello sin apartar el sentimiento cristiano de mejorar las condiciones de vida del pueblo cubano, tras 50 aos de un embargo terrible a manos del pas mas poderoso del mundo.

Los buenos oficios del prncipe Ortega, las intenciones del Vaticano y hasta las presiones de grupos catlicos en este pas, no sern suficientes para torcer la mano de un Presidente Obama timorato y vendido a los peores grupos hegemnicos de los Estados Unidos. Sin ser demasiado pesimista, las intenciones imperiales con Cuba, un pas que no est, no ya entre sus prioridades, sino ni en el men de los problemas internacionales urgentes que enfrenta.

De prncipe devenido a mendigo, de obispo de una feligresa limitada y cada vez menor, al desprecio de otra al Norte donde el grupo ms vociferante y radical lo califica de traidor, el papel de Ortega Alamino puede llevarlo lejos, tal vez al Vaticano, pero sus buenos oficios no lograrn resolver la separacin por cinco dcadas de la familia cubana, por la soberbia del imperio y el odio de la generacin perdida de esta Cinaga.

Tal vez orar sea la mejor va y dejar en manos de Dios la solucin a los problemas, porque manos de los hombres, sobre todo con los que se ha entrevistado el Cardenal, no guardo muchas esperanzas.

Fuente: http://bloguerosrevolucion.ning.com/profile/PedroGonzalezMunne



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter