Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-08-2010

Gaza: el largo asedio
Qu lecciones se pueden sacar de la lucha contra el apartheid para vencer al asedio a Gaza?

Haidar Eid
al-Shabaka

Traducido del ingls para Rebelin por Beatriz Morales Bastos


Se ha prestado mucha atencin al relajamiento por parte de Israel de su asedio a Gaza a principios de julio de 2010. Los palestinos de Gaza ahora tienen acceso a productos que antes estaban prohibidos, como pasta y chocolate. Sin embargo, no existe libertad de movimientos para las personas ni para los productos. En otras palabras, Gaza contina bajo asedio como lo ha estado desde 2006, casi completamente aislada del resto del mundo. El asesor poltico de al-Shabaka Haidar Eid reflexiona sobre hasta qu punto la analoga con el apartheid se aplica a la situacin en Gaza. Establece elocuentes comparaciones con la lucha contra el apartheid en Sudfrica y argumenta que el movimiento nacional palestino ha ignorado aquellas lecciones en su propio detrimento.

Apartheid israel en Gaza?

El movimiento nacional palestino ha pasado por alto esta pregunta: se parece la Franja de Gaza a los racistas bantustanes de la Sudfrica del apartheid? Durante la era del apartheid la poblacin negra de Sudfrica fue mantenida aislada y sin derechos polticos y sociales, es Gaza similar? La respuesta es s y no.

Qu es el apartheid? Tal como lo defini la Convencin de la ONU de 1973, el apartheid es una poltica de segregacin racial o tnica basada en un conjunto de prcticas discriminatorias que favorecen a un grupo especfico para garantizar su supremaca sobre otro grupo 1 . En Israel la discriminacin racial institucionalizada se basa inequvocamente en garantizar la primaca de un grupo de colonos judos sobre los rabes palestinos. Cuando se comparan las aplicaciones de la poltica de apartheid resulta difcil identificar diferencias entre el gobierno blanco en Sudfrica y su homlogo israel en Palestina en trminos de segregacin y de designacin de ciertas zonas para judos israeles y otras para rabes, de delineacin de ciertas leyes y privilegios para los judos y del conjunto de leyes discriminatorias que slo se aplican a los palestinos.

Actualmente tanto en Israel como en los territorios palestinos ocupados (TPO) hay dos sistemas de carreteras, dos sistemas de viviendas, dos sistemas educativos y sistemas legales y administrativos diferentes para judos y no judos. Cada ley aprobada durante el sistema de apartheid sudafricano tiene una ley correspondiente en Israel. Esto incluye la Ley de zonas de grupo, La Ley que prohbe los matrimonios mixtos, la Ley sobre movimientos y permisos, la Ley de seguridad pblica, la Ley de registro de la poblacin, la Ley de inmoralidad, la Ley de la tierra y, por supuesto, la Ley de ciudadana de los homelands bantes. Las correspondientes leyes israeles son la Ley del retorno, las leyes temporales de 2003 que prohben los matrimonios mixtos, la Ley de registro de la poblacin, la Ley de ciudadana y entrada a Israel, la Ley de nacionalidad israel y las leyes sobre la tierra y la propiedad.

Como en Sudfrica, el tipo de apartheid de Israel se mezcla con colonialismo de colonos. Como en Estados Unidos y en Australia, el colonialismo de colonos en Israel y en Sudfrica tambin ha supuesto la limpieza tnica o el genocidio del pueblo originario por influencia de la idea de la supremaca religiosa y/o racista.

Cuando se evala desde este punto de vista, el trmino apartheid se aplica claramente a las polticas israeles en la Franja de Gaza. Los palestinos de Gaza estn aislados del resto de la poblacin de la Palestina histrica y no gozan de un mnimo de derechos polticos y de condiciones de vida bsicas de las que disponen los residentes judos porque han nacido de madres con la religin equivocada. En este contexto, habra que recordar que el 80% de la poblacin de la Franja sufri una limpieza tnica en 1948 y que se les prohbe retornar a los pueblos y ciudades de los que fueron expulsados.

Los bantustanes fueron parte de la frmula racista del rgimen de apartheid para separar a la poblacin blanca y preservar la primaca blanca. Aunque los bantustanes se denominaron homelands independientes no se concedi a sus habitantes derechos iguales o ni siquiera el poder de tomar decisiones polticas independientes (un precursor de lo que se planea para el llamado Estado palestino independiente dentro de las fronteras de junio de 1967). En Sudfrica el debate era en torno a once Estados que podan vivir unos al lado de otros en paz. A pesar de todos los esfuerzos de Pretoria, los bantustanes no obtuvieron reconocimiento internacional, excepto por parte de Israel.

A Gaza se le priva incluso de esta frmula racista. Parece que Israel ha aprendido una leccin de Sudfrica. No nombr a dirigentes locales para proporcionar un limitado autogobierno a Cisjordania y Gaza, sino que en coordinacin con Estados Unidos y protegido por la comunidad internacional, Israel permiti que se celebraran elecciones libres para que el proceso de bantustanizacin pudiera adquirir legitimidad y la aprobacin internacional con el consentimiento de la poblacin originaria. Aunque fueron aclamadas internacionalmente, las elecciones que tuvieron lugar bajo la ocupacin fueron una tragedia palestina. Israel consigui persuadir a la poblacin originaria de Palestina de promover la ilusin de una independencia potencial en partes del territorio que representaban el 22% de la Palestina histrica. Estas parcelas de terreno sin soberana se venderan al mundo como un Estado palestino independiente.

Gaza bajo asedio

Al mismo tiempo, la respuesta a la pregunta de si el [trmino] apartheid se aplica a Gaza tambin es no. La Franja de Gaza ha pasado de ser un bantustn entre los aos de los Acuerdo de Oslo (1993-2002) a ser un inmenso campo de concentracin. Varios activistas sudafricanos en contra del apartheid, incluyendo al premio Nobel de la Paz el arzobispo Desmond Tutu, afirmaron durante su visita a los TPO que lo que haban visto era mucho peor que lo que los sudafricanos haban conocido durante el apartheid. La diferencia entre ambos regmenes anlogos (Israel y la Sudfrica del apartheid) es la diferencia entre inferioridad y deshumanizacin. Como ha explicado Saree Makdisi es la diferencia entre explotacin y genocidio 2.

Nunca a lo largo de la historia del apartheid en Sudfrica las fuerzas racistas utilizaron toda la fuerza de su ejrcito contra la poblacin civil en las townships [distritos segregados]. En cambio, desde que estall la segunda Intifada palestina en septiembre de 2000 y culminando con la invasin del invierno de 2008-2009, Gaza ha sido atacada con F-16, helicpteros ametralladoras Apache, barcos de guerra, tanques Merkava y bombas de fsforo que estn prohibidas internacionalmente.

El asedio de Israel a Gaza se impuso despus de que los palestinos eligieran a Hams en unas elecciones sancionadas y observadas internacionalmente en 2006. El asedio se endureci despus de que Hams derrotara a las fuerzas leales a la faccin de Fatah leal al presidente de la Autoridad Palestina Mahmoud Abbas en junio de 2007. Desde entonces, la lista de productos que se prohbe entrar en Gaza consta de ms de 200 artculos incluyendo cemento, papel, medicacin contra el cncer e incluso pasta y chocolate! Segn la organizacin israel Gisha: Legal Center for Freedom of Movement [Centro legal para la libertad de movimiento] Israel permiti el acceso de slo 97 artculos en comparacin con los 4.000 que se autorizaban antes del bloqueo. Aproximadamente el 80% de la poblacin de la Franja de Gaza sobrevive gracias a la ayuda humanitaria. Han cerrado ms del 90% de las fbricas de Gaza.

Cuando los 18 meses de asedio fueron incapaces de quebrar la voluntad de los palestinos de Gaza, Israel emprendi su mortfera invasin a finales de 2008. Segn organizaciones de derechos humanos y el Informe Goldstone sancionado por la ONU, ms de 1.400 palestinos, incluyendo ms de 300 nios, murieron y miles de ellos resultaron heridos. Israel destruy al menos 11.000 viviendas, 105 fbricas, 20 hospitales y clnicas, as como 159 colegios, universidades e institutos tcnicos. Adems, provoc el desplazamiento de 51.800 personas de las cuales 20.000 continan sin hogar.

Comentando esta situacin Karen Abu Zayd, ex Comisionada General de la Agencia de la ONU de Ayuda a los Refugiados Palestinos (United Nations Relief and Works Agency for Palestine Refugees in the Near East, UNWRA) afirm: Gaza est a las puertas de convertirse en el primer territorio que es sometido intencionadamente a un estado de destruccin abyecta con el conocimiento, aquiescencia y, se podra decir, el aliento de la comunidad internacional.

Aprender de Sudfrica

En este momento histrico despus de la invasin de Gaza por parte de Israel en elinvierno de 2008-2009 hay una necesidad urgente de reformar a la opinin pblica mundial que apoya la causa palestina insistiendo en las mltiples similitudes entre el sionismo y el rgimen de apartheid en Sudfrica. Esto se puede lograr centrndose en el sufrimiento comn de la poblacin negra originaria y de los palestinos de hoy, no slo en Cisjordania y Gaza, sino tambin en la dispora palestina y dentro de Israel.

Es desafortunado que los dirigentes palestinos oficiales no hayan estudiado y sacado lecciones de la experiencia sudafricana. Al contrario, casi unnimemente aceptaron la creacin de un tipo de sistema basado en bantustanes, sistema que haba rechazado el movimiento contra el apartheid en Sudfrica. Hay que preguntarse cules son las verdaderas razones de esta deliberada indiferencia por una experiencia muy rica. Se deriva de la misma nocin equivocada que la de los dirigentes de los bantustanes que reivindicaron el nacionalismo racial africano? Implica chovinismo y falta de apertura a las experiencias de otros pueblos? Realmente nuestra causa es tan excepcional desde un punto de vista histrico que excepcionalmente debemos aceptar soluciones racistas promovidas como soluciones autnomas?

Por desgracia, la lucha por la liberacin se ha reducido a una lucha por los bantustanes. En otras palabras, la conciencia de la lucha palestina se ha dividido a consecuencia de la fetichizacin del concepto de Estado a expensas de la liberacin (con lo que se invalida sin decirlo el derecho al retorno) y de la tediosa reiteracin del proyecto nacional palestino. Esto est en contradiccin con las aspiraciones de la vasta mayora del pueblo palestino que son refugiados a quienes el derecho internacional reconoce el derecho al retorno.

La opcin de una Palestina independiente se ha vuelto imposible por varias razones, incluyendo los esfuerzos de Israel por convertir las colonias en ciudades, por aumentar el nmero de colonos hasta ms de medio milln, por construir el Muro del Apartheid en la ocupada Cisjordania, por expandir el Gran Jerusaln y limpiarlo de sus habitantes, y por convertir sistemticamente Gaza en el mayor centro de detencin sobre la faz de la tierra. Es obvio que el movimiento nacional palestino en su conjunto se ha infectado con el virus de Oslo. El virus de Oslo crea una falsa conciencia que transforma la lucha por la liberacin, el retorno de los refugiados, los derechos humanos y la igualdad plena en una luchas por la independencia con una soberana limitada: una bandera, un himno nacional y una pequea porcin de tierra en la que ejercer la soberana municipal y establecer ministerios, todo ello con permiso del ocupante 3. As pues, no es muy sorprendente que el ex primer ministro israel Ariel Sharon y el actual primer ministro Benjamin Netanyahu y su ministro de Exteriores Avigdor Lieberman ya no se opongan al establecimiento de un Estado palestino.

El otro lado de los dirigentes palestinos propone frecuentemente treguas de 10 y 20 aos argumentado que la tregua es un alternativa a la desaparicin de la solucin de dos Estados. Aunque no hay diferencias significativas en trminos del principio de aceptar una pura solucin nacionalistas para la causa palestina entre ambas partes, este desacuerdo menor ha ganado una mayor prominencia y se ha empleado para servir a la solucin racista. La llamada alternativa de una tregua de 20 aos apuesta por que la naturaleza pragmtica de este llamamiento persuadir a la comunidad internacional. De hecho, carece de una clara visin estratgica para resolver el conflicto de un modo que garantice el retorno de los refugiados. Qu significa una tregua de 20 aos? No es un mensaje a los refugiados de que aguanten otros 20 aos hasta que cambie el equilibrio de poder? Qu ocurre si no cambia?

Por desgracia, la solucin de los dos Estados se ha convertido en el discurso poltico preponderante en las dos ltimas dcadas. Algunos intelectuales tradicionalmente de izquierda, al haberse transformados en una derecha desde el punto de vista social y poltico o en una izquierda neoliberal defienden esta solucin como la nica posible dado el actual equilibrio de poder. Tambin defienden un esquema transitorio, esto es, provisional. De vez en cuando amenazan con abrazar el acuerdo de un Estado, utilizndolo como un espantapjaros no slo para asustar a Israel sino tambin contra nosotros, la poblacin originaria. Estos intentos revelan un declive ideolgico y una falta de fe en la capacidad del pueblo palestino y de los ms amplios movimientos de solidaridad para hacer cambios revolucionarios como los que tuvieron lugar contra el rgimen de apartheid.

En un relato corto titulado The Music of the Violin [La msica del violn] del escritor sudafricano Njabulo Ndebele uno de los personajes comenta las concesiones hechas por el rgimen de apartheid al pueblo originario: As es como se plane, darnos un poco de cada cosa de manera que el precio de lo poco que tenemos sea olvidarnos de la libertad. En el mismo relato un intelectual revolucionario negro afirma que prefiere ser un perro hambriento que corre libre por las calles a un perro gordo y encadenado cargado con su propio peso y el de la cadena 4. Estos dos ejemplos de Sudfrica resumen las lecciones que deberamos aprender de 2009. No haba posibilidad de coexistencia con el apartheid de Sudfrica y nosotros no debemos aceptar menos.

Notas:

1 http://untreaty.un.org/cod/avl/ha/cspca/cspca.html

2 Saree Makdisi, A racism outside of language: Israels Apartheid, Pambazuka News , 11 de marzo de 2010. http://www.pambazuka.org/en/category/features/62928

3 Vase el resumen poltico de Al-Shabaka de Camille Mansour "How Sovereign a State?" http://al-shabaka.org/policy-brief/politics/how-sovereign-state y el de Mouin Rabani "Palestine 2010: Time for Plan B" http://al-shabaka.org/policy-brief/politics/palestine-2010-time-plan-b

4 Njabulo Ndebele, Fools and Other Stories (1983).


El Dr. Haidar Eid es profesor asociado del Departamento de Literatura Inglesa de la Universidad al-Aqsa de Gaza, Palestina. Es miembro fundador del grupo One Democratic State Group ( http://odsg.org/co ) y miembro de la Campaa Palestina de Boicot Cultural y Acadmico a Israel, PACBI, en sus siglas en ingls ( http://PACBI.org ).


Fuente: http://al-shabaka.org/gaza-enduring-siege

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter