Portada :: frica :: 50 aos de las independencias? africanas
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-08-2010

Siniestros personajes muy prximos al poder han liderado la estrategia francesa para mantener su control sobre frica
De Foccart a Mitterrand, las alcantarillas del Elseo (II)

Jos Naranjo
Guinguibali


Las ramificaciones de la Franafrique, esa especie de nebulosa de oscuros intereses pblicos y privados franceses en el continente cuyo timn se ha manejado siempre desde el Elseo, se han extendido a lo largo de estos cincuenta aos. Para beneficiar a estos intereses, Francia no ha dudado en apoyar a dictadores, participar en asesinatos y alentar genocidios, como el de Ruanda. Ejemplos de ellos hay muchos y variados. Pero siempre que se habla de estos temas hay que poner el foco sobre un siniestro personaje, de nombre Jacques Foccart.

Considerado el brazo ejecutor de la Franafrique entre 1958 y 1974, Foccart, apodado seor frica, era uno de los hombres de confianza del general Charles de Gaulle. Fue fundador, junto a Charles Pasqua y otros, del Servicio de Accin Cvica (SAC), una especie de agencia parapolicial al servicio de De Gaulle que tena como misin la proteccin personal del general y de los altos cargos del partido, Sin embargo, en la prctica, sus tcnicas incluan desde infiltrarse en la sociedad civil para la denuncia y desarticulacin de los movimientos de izquierda hasta el espionaje puro y duro, pasando por el asesinato, la extorsin o los fraudes. Y Foccart siempre mantuvo el control.

Su estreno internacional fue la guerra de Argelia. El SAC se uni sin ambages a la lucha contra los independentistas argelinos del FLN, pero tras el fin de la guerra y el nacimiento de Argelia, el SAC tena mucho trabajo por hacer en las recin independizadas ex colonias francesas, especialmente tras el fracaso de la Comunidad Francesa, un intento de Commonwealth gala que no dur mucho tiempo. Entonces, se busc otro mtodo. Mediante comisiones, sobornos y asignacin de fondos pblicos, el gobierno gaullista logr mantener en el poder a regmenes profranceses en todos los nuevos pases. Y all donde no lo lograba, financiaba a grupos rebeldes para que llevaran a cabo golpes de estado. La idea, en definitiva, era seguir manteniendo el control.

Entre los logros atribuidos a Foccart se cuentan la eliminacin del presidente de Togo, Sylvanus Olympio; el apoyo al dictador de Zaire (hoy Repblica Democrtica del Congo) Mobutu Sese Seko; su respaldo a la secesin de Biafra, en Nigeria, por intereses econmicos franceses, lo que dio lugar a una guerra con un milln de muertos; la muerte de o la injerencia activa en Camern, tanto con el asesinato por parte de los servicios secretos franceses del lder marxista Flix-Roland Moumie como con su participacin militar en el conflicto contra la UPC y en apoyo del presidente Ahidjo... Y stos son slo algunos ejemplos.

SURVIE

Para tener una rpida visin de algunas de las injerencias galas en frica durante estos aos es muy recomendable la recopilacin de conferencias de Franois-Xavier Verschave, autntico creador del trmino Franafrique en su acepcin actual. Verschave, lder de la asociacin Survie, lo defina, muy acertadamente, como un iceberg. Est la cara de arriba, la parte emergida del iceberg: la Francia mejor amiga de frica, la patria de los Derechos Humanos, etc. Y luego, est ese 90% de la relacin que est sumergido; la unin entre los mecanismos de mantenimiento de la dominacin francesa en frica con los aliados africanos.

Foccart sobrevivi polticamente a De Gaulle y se mantuvo en el cargo de consejero para asuntos africanos durante la Presidencia de Georges Pompidou, pero en 1974 el presidente Giscard d'Estaing le releva por fin y nombra a Ren Journiac, quien sigue los pasos de su maestro Foccart en pases como Benn, con una tentativa fallida de invasin con participacin de mercenarios franceses para derrocar al rgimen socialista de Mathieu Krkou, y el protagonismo francs en la operacin militar Barracuda, que repone en 1979 en el cargo de presidente de la Repblica Centroafricana a David Dacko, una autntica marioneta en manos galas. El 6 de febrero de 1980, Journiac muri en un misterioso accidente de aviacin en el norte de Camern.

El 21 de mayo de 1981, el socialista Franois Mitterrand se convierte en nuevo presidente de Francia y nombra a Guy Penne su consejero para frica. Sin embargo, en esos aos emerge la figura de Jean-Christophe Mitterrand, hijo primognito del presidente, quien entre 1973 y 1982 ejerci como periodista para France Press en frica occidental. Penne le llama al Elseo y se convierte en su ayudante hasta 1986, ao en que le releva como consejero plenipotenciario para asuntos africanos. A Mitterrand junior se le conoci en esa poca como Papamadi (alteracin de la frase Papa m'a dit, es decir, pap me ha dicho, lo que deja bien a las claras su manera de conducirse en el continente).

MUERTE DE THOMAS SANKARA

Coincidiendo con el debut de Jean-Christophe como consejero para frica, y con la rehabilitacin temporal de Foccart en el Elseo de la mano de Jacques Chirac, se produce el asesinato de Thomas Sankara en Burkina Faso, que cont con el apoyo y la complicidad de Francia, encarnada en la figura del nuevo presidente burkins, Blaise Compaor, y asesino de su antecesor, gran amigo de la causa gala.

Jean-Cristophe mantena unas excelentes relaciones con el senador Charles Pasqua, uno de los fundadores de la SAC junto a Foccart, y ambos siguieron ejerciendo el control francs sobre los pases africanos a su particular manera. El Angolagate es el mejor ejemplo de ello. A finales de los noventa se destap este caso por la venta ilegal de armas por parte de Francia a Angola por valor de 790 millones de dlares, en el que adems de Mitterrand junior y Pasqua estaban implicados, entre otros, el consejero de Franois Mitterrand, Jacques Attali, y los empresarios Pierre Falcone y Arcadi Gaydamak, estos ltimos como principales acusados. El hijo del presidente galo fue acusado y condenado por trfico de influencias y por cobrar comisiones millonarias derivada de esta venta de armamento sovitico.

Y es que todo este tinglado, montado con participacin de la CIA e incluyendo la entrada en combate de mercenarios franceses, estaba dirigido al enriquecimiento de unos pocos y al beneficio de grandes empresas francesas, como la petrolera Elf, con enormes intereses en la extraccin petrolfera en frica, dispuestas a apoyar a los sucesivos presidentes franceses, como De Gaulle, Chirac, Pompidou o Mitterrand. Ello inclua, como se demostr precisamente en el caso Elf-Total-Fina, el trfico de armas y otras actividades ilcitas relacionadas con el juego, la corrupcin y el trfico de influencias.

Tambin en los aos noventa, militares franceses participaron de forma directa en el genocidio de Ruanda, cuando el ejrcito ruands (hutu) masacr a cerca de un milln de tutsis y hutus moderados. No slo saban perfectamente que se estaba preparando un genocidio, sino que formaron a los soldados ruandeses en las tcnicas necesarias para asesinar a los tutsis, participaron en las maniobras y luego, mediante la Operacin Turquesa, ayudaron a los asesinos a escapar del pas.

Noticia relacionada: Independencias contra Francfrica (I)

Fuente: http://www.guinguinbali.com/index.php?lang=es&mod=specials&task=view_special_new&cat=3&id=749 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter