Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-08-2010

La guerra contra Amrica Latina

Luis Britto Garca
Rebelin


1

Colombia en 2007 mantiene 459.687 efectivos destinados a Defensa y Seguridad; y gasta ese ao en su guerra 6,5 % de su PIB, unos 22.000 millones de dlares (Semanario VOZ, edicin 2427, cit. por lvaro Angarita: Crece el gasto militar. Guerra devora el presupuesto; 27-2- 2008 www.geocities.com/vozxcol/voz.pdf ). Ello crea un marcado desequilibrio con Venezuela, cuyo ejrcito mantiene unos 82.000 mil efectivos y segn el World Economic Outlook consume en 2005 unos 1.477 millones de dlares, el 1,6% de un PIB del cual destina casi 9% a la Educacin. Tambin desequilibra al pequeo Ecuador, que para 2007 mantiene 37.448 efectivos en los cuales gasta 1.691.776.803 dlares, 3,41% de su PIB y 10,7% de su Presupuesto (A comparative Atlas of Defence in Latin America, 2008).

2

Paralelamente, el gobierno de Colombia acepta la instalacin de por lo menos siete bases militares estadounidenses, con estatuto de inmunidad e impunidad para su dotacin ante leyes y tribunales colombianos, mientras Estados Unidos mantiene dos bases en Aruba y Bonaire y otra en Honduras y otra en Paraguay, instala dos nuevas en Panam, desembarca miles de marines en Costa Rica, mantiene la injustificada invasin militar de Hait y patrulla el Caribe con la resucitada IV Flota. Aducen fuentes estadounidenses y colombianas que esta descomunal militarizacin tendra por objeto defenderse contra algunas docenas de colombianos exiliados en Venezuela. Pero nada ms errneo que interpretar la situacin como una escaramuza local. No preguntes por quin doblan las campanas, que estn doblando por ti, reza un pungente verso de John Donne. Las campanas no taen por Venezuela; doblan por Amrica Latina.

3

Pues el mantenimiento de la base estadounidense en Honduras y el golpe contra el presidente electo de dicho pas, el hostigamiento contra Nicaragua, la apertura de dos nuevas bases en Panam y la ocupacin militar de Costa Rica no son ms que eslabones del viejo Plan Puebla-Panam, que intenta abrir un corredor estratgico por Centroamrica desde Mxico hasta Colombia. En sta operan en cantidad creciente fondos, efectivos, armamentos y bases estadounidenses en los llamados planes Colombia, Patriota y Victoria, supuestamente encaminados a controlar la insurgencia y la droga. Su fracaso ha sido rotundo. Colombia en 2005 totalizaba 640 toneladas mtricas de cocana de la produccin mundial de 910, de las cuales slo 180 provenan de Per y 90 de Bolivia ( United Nations Office on Drugs and Crime, "World Drug Report 2006, Volume 1:Analysis" ; United Nations: Viena, Austria, 2006, p. 82). En realidad, Estados Unidos, que ahora pelea sus guerras con mercenarios, se propone sacrificar las fuerzas armadas de Colombia, que no han podido dominar la insurgencia local, para restaurar su menguada hegemona continental. La situacin no es nueva. A mediados del pasado siglo, efectivos colombianos fueron enviados a pelear la remotsima guerra de Corea; a comienzos del presente, soldados colombianos han sido remitidos a Afganistn. Su prxima misin ser la de inmolarse por los intereses de la misma potencia que les arrebat Panam.

4

Demos una mirada al mapa. Cerca de la frontera oriental de Colombia, dentro de la cual se erigen la mayora de las bases militares estadounidenses, estn los ricos yacimientos de hidrocarburos de Venezuela. Ms al sur, en la misma divisoria, estn el ro Orinoco y la Amazonia venezolana, con sus caudales de energa hidroelctrica, hierro, aluminio, oro, diamantes y biodiversidad. Desechemos la ilusin de que Venezuela sea el nico objetivo de esta guerra largamente anunciada. El fuego se rompi contra el pequeo Ecuador, con un ataque de ensayo confesamente apoyado y dirigido por la base estadounidense de Manta, hoy afortunadamente erradicada. El objetivo era demostrar que se poda agredir la soberana de un pas de la regin con un ataque militar sin mayor consecuencia que algunas palabras duras en Unasur.

5

Ampliemos nuestra mirada al mapa. Por l se extiende la frontera con Brasil, pas que por su extensin de 8.547.404 km2 y su poblacin de unos 170 millones de habitantes constituye casi la mitad de Amrica del Sur. Como dueo de la mayor parte de la Amazonia y de recin descubiertos yacimientos costeros de hidrocarburos, que alberga segn el ao la sexta o la sptima economa del mundo y la octava industria mundial de armamentos, ncleo del Mercosur y actor poltico internacional de marcada independencia, para Estados Unidos es el verdadero adversario en la hegemona continental. Brasil lo ha entendido perfectamente en su Estrategia Nacional de Defensa aprobada por Lula da Silva en 2008. Su ejrcito de 210 mil efectivos ser incrementado con otros 59 mil; ha sumado 28 puestos de frontera a los 21 existentes, pero localizados esencialmente en la Amazonia, a la cual destina 40% de los nuevos reclutas (Zibechi, Ral: Brasil desafa el Plan Colombia, ALAI AMLATINA, 30-04-2010).

6

Pues cualquier agresin contra Ecuador o Venezuela abre de hecho hostilidades contra el gigantesco Brasil y Bolivia y Ecuador y Nicaragua y la inexpugnable Cuba y el Mercosur. El supuesto conflicto local se vuelve as apocalpticamente continental. Sera, ni ms ni menos, una guerra contra Amrica Latina. Y si tenemos en cuenta que la supervivencia de Europa y de Asia depende en buena parte de los recursos y de los mercados de Amrica Latina, el enfrentamiento podra devenir mundial.

7

En la vertiente del Pacfico, Estados Unidos presionara para que pelearan por sus intereses a los gobiernos de Per y de Chile. Este ltimo mantiene el ejrcito con mayor gasto militar y mayor nmero de efectivos per cpita en Amrica Latina. El imperio exigira la inmolacin de estas milicias para meter en cintura al colosal Brasil y a los progresistas gobiernos de Ecuador, Bolivia y quiz Paraguay y Uruguay. Esperando obtener vindicaciones territoriales y ventajas, los halcones entraran en un conflicto que no sera slo confrontacin militar, sino tambin encarnizada guerra social de insurgencia, y del cual todos saldran con las tablas en la cabeza. En primer lugar la potencia nortea, que ha perdido la hegemona econmica, diplomtica y cultural, y que desde hace casi una dcada no ha podido vencer en desastrosas guerras contra pases atrasados del Asia. Luego, sus aliados, a quienes histricamente utiliza, desecha y destruye. El primer toque de la campana ha sonado. Detengmosla antes de que doble por todos.

Versin en francs, gracias a la indispensable ayuda del amigo Romain Valle: http://luisbrittogarcia-fr.blogspot.com

http://luisbrittogarcia.blogspot.com

http://luisbritto.Wordpress.com

Libros de Luis Britto en Internet:

Rajatabla: www.monteavila.gob.ve

Dictadura meditica en Venezuela: www.minci.gob.ve

La paz con Colombia: www.minci.gob.ve

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter