Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-08-2010

Pakistn
Del desastre natural a la catstrofe social

Snehal Shingavi
SocialistWorker.org

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez


Es posible que las inundaciones que han devastado reas inmensas de Pakistn sean obra de la naturaleza, pero el empeoramiento de la crisis humanitaria que las ha seguido es el resultado directo del fracaso de los venales dirigentes pakistanes y del impacto de la guerra contra el terror de EEUU.

Mapa de Pakistn con las zonas afectadas

Segn estimaciones oficiales, como consecuencia de las peores inundaciones de la historia de Pakistn, han muerto por ahora 1.600 personas y ms de veinte millones se han visto obligadas a desplazarse. En algunos lugares, las lluvias han hecho que el ro Indo tenga alrededor de 25 kilmetros de anchura, 25 veces ms de su ancho habitual.

Las inundaciones comenzaron cuando las lluvias monznicas atravesaron las montaas en la parte noroeste del pas (llamada ahora Khyber-Pukhtunkhwa). Mientras las aguas arrasaban cientos de miles de hogares y ms de 1,7 millones de acres [alrededor de 700.00 hectreas] de tierras cultivables. Varias fueron tambin las grandes ciudades que quedaron sumergidas, como los casos de Naushera, Muzaffarabad y Abottabad. La gente que logr salir de las zonas arrasadas por la riada se hacina en refugios improvisados o en atestados edificios del gobierno.

Quienes escaparon de la inundacin se encuentran sin acceso posible a alimentos, agua potable, saneamiento y medicinas. Todo esto exacerba infinitamente la crisis, ya que hay muchas ms personas en riesgo de muerte como consecuencia dediarreas, clera y otras enfermedades.

Conseguir ayuda en muchas de las zonas afectadas es tambin enormemente complicado, ya que las riadas se han llevado gran parte de la infraestructura que las agencias de ayuda humanitaria necesitan: las centrales elctricas han quedado inundadas, las tuberas de gas arrancadas y las reas de almacenamiento de grano prcticamente evaporadas.

Especialmente desalentador es el hecho de que muchas de las personas que ahora se han quedado sin hogar son precisamente las mismas que el pasado ao se vieron obligadas a abandonar sus hogares durante la campaa del ejrcito pakistan contra los talibanes y sus aliados en la regin de Swat. Todos y cada uno de los puentes en Swat han desaparecido del mapa y han vuelto a quedar destruidas muchas de las casas reconstruidas tras los bombardeos estadounidenses con aviones no tripulados por la zona. Adems, Pakistn no se haba recuperado an de los efectos del terremoto, especialmente mortfero, que se produjo en 2005.

Dos factores relacionados entre s han conseguido empeorar an ms los efectos de las inundaciones. Primero, el nmero de incidentes en Pakistn a causa del clima extremado ha venido aumentando en los ltimos aos, un hecho que muchos cientficos atribuyen a los efectos del cambio climtico global. Muchos comentaristas han vinculado la devastacin en Pakistn con los deslizamientos de tierras en China y las inundaciones de Bangladesh, como parte de un inmenso cambio en las pautas climatolgicas habituales en la regin.

Segundo, la red de canales e inmensas presas que se engarzan por todo Pakistn se construy ms para favorecer los intereses de grandes terratenientes y capitalistas que en beneficio del pueblo. Esto ha supuesto que la reparacin de la infraestructura y la ayuda de emergencia hayan sido extremadamente desiguales, y que se hayan organizado en aras a preservar los intereses de la elite terrateniente en vez de tratar de prevenir las inundaciones.

Despus de todo, las lluvias monznicas se producen cada ao y ha habido ms de una docena de inundaciones graves en Pakistn desde los aos setenta del pasado siglo. No obstante, el control de dichas inundaciones sigue siendo muy precario.

Nowshera, provincia de Khyber-Pakhtunkhwa, noroeste de Pakistn (Andrees Latif, REUTERS)

Red de canales

Desde la ocupacin britnica de la India en el siglo XIX, los gobernantes del Punjab y del Sindh trataron de transformar un paisaje rido en una zona agrcola frtil construyendo redes de canales y arterias de regado por toda la regin. En el Punjab y el Sindh no era la lluvia la que causaba las inundaciones, sino ms bien el hecho de que las redes de regado no contaban con mecanismos para poder controlar las grandes inundaciones.

El sistema cuenta con grandes presas, pero est tambin sembrado de diques bajos cuya funcin fundamental es desviar por los canales los flujos habituales de agua. Pero en lugar de preparar el sistema para la contingencia de una inundacin, el gobierno de Pakistn ha ido levantando diques para apuntalar estas malas infraestructuras. Como resultado, las aguas de las inundaciones han llegado hasta regiones mal equipadas para poder afrontar este tipo de problemas.

Two young men help an elderly woman along a flooded path in the Swat region of Pakistan (Qasim Berech)

Qasim Berech (Swat)

Como seala Mushtaq Gaadi, profesor en la Universidad Qaid-e-Azam de Islamabad:

Para empeorar an ms las cosas, es preciso destacar los manifiestos y egostas intereses que han dominado la asignacin de recursos y las decisiones de dnde y cmo actuar. Por ejemplo, en Kot Mittin al sur del Punjab, el gobierno construy un muro para salvar a una barriada de nivel acomodado. Pero en sus intentos por salvar la presa Taunsa, lo que lograron fue sumergir la barriada pobre que haba cerca. Unas 100.000 personas perdieron sus casas en ese proceso.

Pero ms condenatoria an ha sido la actividad de los terratenientes en Sindh, que han estado abriendo canales para salvar sus propias tierras. En el intento de asegurar la presa de Guddu, en Sindh, lo que consiguieron los terratenientes fue anegar a toda la gente que vive en Jacobabad. Y se dispone de informacin de actuaciones de polticos, como el Primer Minsitro Yousaf Raza Gilani, desviando la ayuda de emergencia de las secciones ms necesitadas de Pakistn a su propio distrito natal.

Corrupcin estatal

Esta catstrofe va a tener sin duda una serie de consecuencias sociales y polticas en Pakistn. En primer lugar, ha cuestionado seriamente la capacidad del estado pakistan para atender las necesidades de su propio pueblo. Aparte del hecho de que la nacin depende en gran medida de una inmensa inyeccin de ayuda internacional para mantenerse econmicamente a flote, gran parte de la misma va a parar a las arcas del ejrcito.

Para agregar ms sal a la herida, los polticos pakistanes, incluido el Presidente Asif Ali Zardari, estuvieron no se sabe dnde durante varios das mientras millones de pakistanes sufran el desastre. Como indicador de la creciente rabia que la gente senta, Hina Rabbani Kher, recin nombrado ministro por el Partido Popular del Pakistn, fue recibido a pedradas por los manifestantes de su circunscripcin tras una semana de ausencia una vez desatadas las inundaciones.

Como sostuvo Fatima Bhutto, la sobrina de la ex Primera Ministra Benezir Bhutto:

La mayora de los pakistanes consideraban ya a Zardari como un poltico muy corrupto. Lo que ms se le reprochaba ltimamente era el hecho de haber trabajado a beneficio del ejrcito pakistan, detrayendo fondos de la ayuda que deba haberse entregado a las vctimas de las inundaciones.

En segundo lugar, gran parte de la ayuda de emergencia saldr del dinero que haba sido asignado a proyectos de desarrollo. Eso significa que aunque la gente consiga sobrevivir durante los prximos meses (que probablemente vendrn marcados por el hambre y las epidemias), no tendrn realmente un proyecto de vida al que volver. La rehabilitacin y reconstruccin se producirn solo en un futuro lejano. Ya hay seales de que todo esto va a hacer que se desencadene un sentimiento de rabia masiva contra el estado pakistan. Los comentaristas especulan con la probabilidad de que se produzcan graves disturbios y protestas a causa de la falta de alimentos.

En tercer lugar, el desastre va a servir tambin para exacerbar la ya tensa situacin tnica en Pakistn. En los ltimos tres aos, ha estallado una ruptura grave entre las gentes desplazadas de Khyber-Pukhtunkhwa (antes Provincia Fronteriza del Noroeste) y los pueblos del Sindh y Punjab, que consideran que los refugiados estn agotando sus recursos y son responsables del aumento en la militancia islmica.

El aspecto peor del desastre humanitario en Pakistn es el hecho de que la ayuda internacional ha ido llegando con una lentitud exasperante. Hasta la fecha, la comunidad internacional ha logrado slo ofrecer la miserable suma de 150 millones de dlares de ayuda. Las autoridades pakistanes estiman que van a necesitar miles de millones de dlares para poder enfrentar la crisis.

En los medios de comunicacin estadounidenses, hay voces que sugieren que el problema es de fatiga de los donantes o fatiga pakistan (lo que implica que de algn modo las muertes pakistanes se consideran menos importantes que las causadas por otros desastres naturales). La comunidad internacional ofreci, por ejemplo, 1.000 millones de dlares de ayuda para el terremoto de Hait y alrededor de 13.000 millones para atender las consecuencias del tsunami en la India.

Imperialismo estadounidense

Pero el problema es mucho ms sencillo: el establishment dirigente en EEUU se ha pasado los ltimos aos culpando a Pakistn de sus males en Afganistn. Esto ha encontrado un feo corolario en la ya rampante islamofobia presente en EEUU y en Europa.

Washington, por ejemplo, consigue enviarle cada ao a Pakistn 1.000 millones de dlares de ayuda para que combata a los talibanes a lo largo de la frontera afgana. Pero cuando se trata de ayuda humanitaria, EEUU slo acierta a encontrar unos magros 70 millones de dlares.

Parte de las razones de esa msera suma es que EEUU est ms preocupado por su propia agenda geopoltica en la regin que por la ayuda humanitaria. Pero tambin refleja las presiones polticas desde el ala conservadora de establishment poltico estadounidense, que culpa a Pakistn de los fracasos estadounidenses en Afganistn.

Otros pases estn tambin proporcionando ayuda limitada. Por ejemplo, la vecina India, un pas bien situado para ofrecer ayuda significativa a Pakistn, ha puesto la rivalidad poltica por delante de la ayuda humanitaria, ofreciendo tan slo 5 millones de dlares en ayuda. Los oportunistas polticos de turno en la India estn avisando de que cualquier ayuda que se enve a Pakistn ir a parar a manos de las organizaciones terroristas.

La gente normal de Pakistn est atrapada entre la guerra en Afganistn, que cada vez mata a ms pakistanes, y los polticos corruptos, que estn destrozando la economa. La respuesta estadounidense y pakistan a las actuales inundaciones deja ver el fracaso de ambos gobiernos para proporcionar una autntica ayuda al pueblo de Afganistn.

Snehal Shingavi es profesor adjunto en la Universidad de California, en Berkeley, y colaborador habitual de SocialistWorker.org.

Fuente: http://socialistworker.org/2010/08/16/disaster-to-social-catastrophe

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter