Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-08-2010

Obama firma una ley para militarizar la frontera entre Estados Unidos y Mxico

Bill Van Auken
World Socialist Web Site

Traducido del ingls para Rebelin por Beatriz Morales Bastos


El pasado viernes el presidente Barack Obama firm una ley que militarizar an ms la frontera entre Estados Unidos y Mxico. Esto incluye el despliegue de aviones drone sin piloto Predator, como los utilizados en Afganistn y Pakistn, para llevar a cabo la vigilancia contra los emigrantes que cruzan la frontera.

Obama firm la cuenta por valor de 600 millones de dlares sin hacer comentario alguno. Anteriormente, la administracin y quienes la apoyan haban afirmado que las medidas enrgicas en la frontera eran un paso previo necesario de una reforma total de la emigracin a incluir una va al estatuto legal para los trabajadores indocumentados.

El silencio del presidente respecto a cualquier va hacia la legalizacin no hace sino poner de relieve que la legislacin de la frontera forma parte de un giro a la derecha en el periodo previo a las elecciones de mitad del periodo del gobierno en 2010. El Partido Demcrata se prepara para competir con los Republicanos en convertir a los emigrantes en chivos expiatorios vanglorindose de su rcord de persecucin policial de una de las secciones ms explotadas de la clase trabajadora estadounidense.

Unas declaraciones de la Casa Blanca afirmaban que la legislacin, la Ley de seguridad en la frontera sudoeste, destinara 600 millones de dlares para mejorar la tecnologa en la frontera, compartir informacin y apoyo con el Estado, hacer cumplir la legislacin local y tribal e incrementar la presencia (federal) y las actividades para hacer cumplir la ley en la frontera.

Aada que la ley proporcionar ms cantidad de agentes, investigadores y fiscales como parte de la campaa mltiple en contra de las redes ilcitas de trfico de personas, drogas, armas ilegales y dinero.

La ley contratar a 1.000 agentes ms de la Patrulla de Fronteras para que se desplieguen a lo largo de la frontera sudoeste. Con 20.000 agentes, esta Patrulla de la Frontera ya ha doblado su nmero desde 2005. El gobierno tambin a contratado a 250 nuevos agentes de Proteccin de Aduanas y Frontera y a 250 miembros del personal del Departamento de Emigracin y Aduanas.

La legislacin destina 32 millones de dlares para el despliegue de ms aviones drone Predator para llevar a cabo vuelos de espionaje a lo largo de la frontera. Se destinar una cantidad de dinero adicional a establecer bases estilo militar en la zona de la frontera y a asistir a las agencias de polica local.

El gobierno de Obama ya ha destinado a la frontera entre Estados Unidos y Mxico a 1.500 agentes de la Guardia Nacional. Todas estas unidades debern estar en sus destinos en las prximas semanas.

Una declaracin escrita firmada por Obama y publicada el jueves, despus de que el Senado aprobara la legislacin en una sesin extraordinaria, haca hincapi en las medidas enrgicas en la frontera al tiempo que no haca mencin alguna a la normalizacin del estatuto de aproximadamente 12 millones de trabajadores inmigrantes indocumentados que se enfrentan a unas condiciones de superexplotacin y de represin dentro de Estados Unidos.

A principios de esta semana el director del Departamento de Emigracin y Aduanas del gobierno, John Morton, neg vehementemente los informes sobre planes de una amnista a gran escala para los indocumentados. Grupos de derecha denunciaron al gobierno despus de que se filtrara un memorandum interno que supuestamente contemplaba la posibilidad de conceder un aplazamiento de la deportacin a categoras limitadas de inmigrantes.

El presidente no apoya la amnista, [el secretario de Seguridad Nacional] no apoya la amnista y yo no apoyo la amnista, afirm Morton en unas declaraciones a Fox News. Prometi que su agencia duplicara los esfuerzos para aumentar las deportaciones. No hay ningn gobierno en la historia de este pas que haya expulsado a ms personas de Estados Unidos, afirm.

En su declaracin Obama se vanaglori de haber convertido el asegurar la frontera sudoeste en una mxima prioridad desde que asum el cargo. Afirm que la nueva ley fortalecer nuestros esfuerzos con xito para proteger a las comunidades a lo largo de la frontera sudoeste y en todo el pas.

Al tiempo que prometa trabajar con el Congreso para una reforma de la inmigracin exhaustiva y bipartidista, la declaracin afirmaba que el propsito de esta legislacin sera asegurar nuestras fronteras y restablecer la responsabilidad de nuestro maltrecho sistema de inmigracin.

Ha desaparecido toda referencia incluso a las medidas punitivas que se incluan en una va que se haba presentado para [otorgar] la residencia legal para los inmigrantes ilegales presentada a principios de este ao. La propuesta bipartidista exigira que estos inmigrantes confiesen sus crmenes a inmigracin, paguen una multa y se vuelvan a poner al final del cola de aquellos que solicitan un estatuto legal.

La secretaria de Seguridad Nacional de Obama, Janet Napolitano, compareci el viernes en la Casa Blanca para elogiar la nueva legislacin sobre la frontera por proporcionar recursos permanentes para hacer cumplir la ley y calific esta campaa de cuestin de seguridad nacional.

Mientras que Napolitano haca una breve referencia a la reforma de la inmigracin no indicaba un calendario para la promulgacin de dicha legislacin y afirmaba que la cuestin estaba en manos del Congreso. En otras palabras, habiendo incumplido una promesa electoral de presionar por una reforma electoral durante su primer ao de gobierno, la Casa Blanca de Obama est dejando claro que no har nada para llevar adelante la normalizacin del estatuto de los indocumentados. En vez de ello, se est uniendo a la derecha republicana en un intento de fomentar un chovinismo en contra de los inmigrantes con una campaa para convencer a la opinin pblica de que los inmigrantes son responsables del aumento de la criminalidad, de la desaparicin de empleos y de las amenazas a la seguridad nacional.

La ley se aprob en una condiciones extraordinarias, en sendas sesiones especiales tanto del Senado como del Congreso. En el caso del Senado se trataba de la segunda vez que se celebraba una sesin especial durante el receso de agosto desde que se formaliz el periodo de vacaciones en 1970. La otra ocasin fue en respuesta al huracn Katrina en 2005. Una vez asegurado el consenso tanto de los demcratas como de los republicanos, el formalismo de la votacin se llev a cabo con la presencia de slo dos senadores.

El hecho de representar el cumplimiento de la ley de inmigracin como una especie de crisis nacional se basa completamente en una propaganda de la derecha en contra de la inmigracin fomentada por el Partido Republicano y secundada por los demcratas.

La reciente aprobacin de una legislacin en contra de los inmigrantes en Arizona (declarada inconstitucional por un tribunal federal la semana pasada) ha ido seguida de una propuesta presentada esta semana en Florida de una ley estatal an ms reaccionaria. Como su homloga de Arizona, la ley de Florida ordenara al personal encargado de cumplir la legislacin nacional investigar el estatuto de inmigracin de los residentes del estado [de Florida] cuando exista una sospecha razonable de que son indocumentados.

En un intento de superar a un rival incluso ms de derecha para la nominacin republicana a gobernador, la legislacin propuesta por el Fiscal General del estado de Florida Bill McCollum impondra penas de 20 das de prisin incluso a extranjeros residentes legales si son sorprendidos sin llevar documentos. Tambin autorizara a los jueces a imponer penas ms duras a los inmigrantes que a los ciudadanos.

Las afirmaciones de que estas medidas se justifican por una oleada de crmenes debidos a la inmigracin, lo cual es la especialidad de polticos republicanos como el gobernador de Arizona Jan Brewer, no tienen base objetiva alguna. La propia Arizona ha visto cmo el ndice de criminalidad bajaba un 12% el ao pasado y entre 2004 y 2008 un 23%, a pesar de haber aumentado su poblacin inmigrante.

Y segn las cifras del FBI, las cuatro ciudades estadounidenses con poblaciones superiores a los 500.000 habitantes que tuvieron los ndices ms bajos de crmenes violentos San Diego, California, Phoenix, Arizona y las ciudades de Texas de El Paso y Austinestn todas en los estados fronterizos a los que ahora Washington trata ahora como el escenario de una emergencia nacional.

Existe un intento deliberado en ambos partidos, ayudados por los medios de comunicacin, de asociar a los inmigrantes con el crimen, el trfico de drogas y la actual guerra entre el ejrcito mexicano y los crteles de la droga. Niegan la realidad esencial: que las intolerables condiciones econmicas y sociales creadas por los bancos y corporaciones transnacionales que subordinan todo al beneficio estn empujando a millones de personas de todo el mundo a dejar sus hogares.

Obama est superando al gobierno Bush en la brutalidad de las medidas enrgicas por parte del Departamento de Inmigracin y Aduanas (ICE, en sus siglas en ingls) contra inmigrantes indocumentados. Segn unas cifras del ICE recientemente publicadas, durante los primeros nueve meses del actual ao fiscal el gobierno estadounidense deport a 279.035 personas. Esto representa un ascenso del 10% en comparacin con el mismo periodo para el ao fiscal 2008, el ultimo ao fiscal completo del gobierno Bush. La cantidad de personas deportadas es aproximadamente el doble que hace cinco aos.

Mientras que el gobierno Obama haba afirmado que el objetivo de su campaa eran los llamados extranjeros criminales, las cifras del ICE revelan que slo el 17% de los deportados estaban acusado de crmenes graves. Ms de la mitad (el 51%) no tenan antecedentes criminales, mientras que el resto haban sido acusados de crmenes menores.

Destacados republicanos rechazan la nueva legislacin represiva respaldada por Obama y los demcratas del Congreso al considerarla insuficiente, e insisten en que se despliegue mucho ms personal y recursos en la frontera combinado con unas medidas an ms draconianas contra los millones de inmigrantes indocumentados que viven y trabajan en Estados Unidos. El debate oficial sobre la inmigracin se mueve inexorablemente an ms a la derecha.

A algunos trabajadores inmigrantes se les arranca de sus familias, que a menudo incluye un cnyuge o hijos que son ciudadanos estadounidenses. Los trabajadores indocumentados tambin dudan en viajar a sus pases para visitar a sus familiares por temor a ser arrestados en un aeropuerto estadounidense y a la subsiguiente deportacin. Estas tragedias humanas son cuestiones que dejan indiferentes a los dos grandes partidos de los negocios.

Toda la clase dirigente poltica trata ms bien de fomentar y explotar el chovinismo en contra de los emigrantes como un medio de desviar la creciente ira popular por un paro rcord y por el descenso del nivel de vida del origen de ambos fenmenos, el sistema del beneficio.

Al mismo tiempo, el Estado policial y las medidas militarizas que se estn empleando contra los inmigrantes supone un agrave amenaza contra los derechos democrticos de todas las secciones de la clase trabajadora. No hay razn para creer que los aviones drone que vuelan las zonas fronterizas del sudoeste de Estados Unidos se vayan a limitar a espiar a los inmigrantes. Muy podran usarse para asesinatos selectivos al estilo de Afganistn. Verdaderamente entra dentro de las decisiones polticas posibles de una Casa Blanca que ya ha exigido el derecho a asesinar ciudadanos estadounidenses en el extranjero.

La lucha para defender los derechos democrticos, el empleo, los salarios y las condiciones sociales de la clase trabajadora en Estados Unidos slo se pueden emprender con xito unificando a todos los sectores de la clase trabajadora (tanto los nacidos en el pas como los inmigrantes) contra las polticas reaccionarias y pro capitalistas tanto de los demcratas como de los republicanos. Esta lucha debe incluir la defensa de los trabajadores inmigrantes contra las redadas, las deportaciones y la explotacin por parte de los patrones. La clase trabajadora debe oponerse a la militarizacin de las fronteras estadounidenses y defender el derecho de los trabajadores de cualquier pas a vivir y trabaja en la tierra que ellos elijan.

Fuente: http://www.wsws.org/articles/2010/aug2010/immi-a14.shtml




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter